familia monoparental y adopción

Cuando empecé el trámite del CI, esperaba muchas preguntas sobre la decisión de ser madre en solitario. Sin embargo, sólo me hicieron una: “Tú eres muy joven, todavía puedes encontrar pareja… ¿Qué pasará si te enamoras?” Yo respondí que si encontraba pareja, tendría que aceptar que yo era madre de un niño. Que si no lo aceptaba, no iba a poder estar conmigo.

Han pasado años desde entonces, y la verdad es que la pareja no llegó. Quizás porque encadené un puerperio con otro… quizás porque necesitaba encontrarme a mí misma antes de encontrar a otra persona con quien caminar… quizás porque mi vida era un lugar cómodo desde el que ver el mundo… pero también por las dificultades logísticas que implica ser madre sola (y sin mucho apoyo familiar) primero de un niño y luego de dos con necesidades importantes que cubrir.

Leo en el blog de Mónica Cruz esta entrada donde vuelve a hablar sobre la monoparentalidad… como suele suceder cuando aún estás en proyecto, quizás su visión es excesivamente edulcorada y cuajada de tópicos. Pero me llaman la atención este par de párrafos.

Creo que todas las madres solteras –da igual si son separadas o han decidido enfrentarse a la maternidad en solitario como yo– nunca deberíamos pensar que por el hecho de tener un hijo nos va a resultar más difícil encontrar pareja en el futuro. Creo que sucede todo lo contrario. El ser madre ya te coloca en un lugar donde nunca antes habías estado, un sitio donde la protección es lo que prima en tu vida. Estar en esa situación, de algún modo, nos facilita las cosas: nos ayuda a elegir mejor y a evitar a tanto cantamañanas que hay por ahí suelto.

Porque, aparte del tema pareja, ¿ninguna os habéis parado a pensar por qué desde que te quedas embarazada haces una burbuja de tu mundo y te dedicas a echar a los vampiros energéticos -como yo les llamo- de tu vida y de la de tu hijo? Es increíble, es un instinto animal, como una leona cuidando de su manada. Incluso antes de que el bebé esté aquí ¡Todo son cosas buenas!

Yo no creo que sea exactamente así: creo que hay madres monoparentales – o separadas – que encadenan una relación tóxica tras otra, en una huída hacia adelante, llevadas por el pánico a quedarse solas; otras que llegan a la monoparentalidad por sus dificultades para encontrar pareja; otras que usan a sus hijos como escudo para no comprometerse con nadie… y por supuesto, otras que se sienten cómodas en su soledad.

Lo que sí creo, al menos así lo he vivido yo, es que una parte del “buscar pareja” (o “querer pareja” si la búsqueda no es activa) tiene un componente animal relacionado con el instinto de reproducirnos, incluso aunque no queramos hijos; y creo que el tener hijos sola, aligera mucho esta presión. Puede seguir estando el deseo… pero no la necesidad. Te relajas.

Estoy empezando a andar de la mano de otra persona. Aún es muy reciente, pero intuyo, intuimos, que hay un proyecto de futuro, una historia que compartir. Se abren nuevos retos, nuevas dificultades, nuevas dudas… pero también muchas posibilidades que sin duda vamos a encontrar la manera de afrontar.

Y por supuesto, mi pareja acepta a mis hijos como parte del pack. Y yo a los suyos. Como no podía ser de otra manera.

Anuncios

Comentarios en: "¿Y si encuentras pareja?" (31)

  1. Coincido contigo, al menos mi experencia, es que te relajas. El deseo sigue pero no la urgencia. Claro! yo llevo bien mi soledad adulta, y desde ella deseo la llegada de alguien pero sólo para mejorar lo que ya tengo. Para aportar a lo que ya es, porque, y enlazo con tu post anterior, cada persona merece una vida propia y no sólo la vida que es con y para otro. Enhorabuena!…me das esperanza 😉

    • Esta es de las pocas cosas que tenía claras, clarísimas, además de que quien llegara tenía que aceptar a mis hijos: que tenía que venir a sumar. Que no quiero renunciar a mi vida, mis amigos, mi autonomía, mis aficiones, mi espacio, mi tiempo, mis lecturas, mi carrera profesional, mis proyectos… Sino hacer todas estas cosas, y otras, de la mano de alguien.

      • Elegir una pareja, no necesitarla o ir renunciando a tí misma por costumbre o comodidad. Ahí está la diferencia.
        Creo que os va a salir de rechupete.

      • Bueno, o encontrarla… porque no buscábamos, y desde luego, no buscábamos donde terminamos encontrando.

      • Pues yo si pienso que el grado de exigencia se eleva cuando tenemos hijos, así que yo creo que si que coincidiría un poco con lo que se comenta en los dos parrafos. También pienso que con el paso del tiempo cada vez se tiene más claro “lo que no se quiere” y no es tan sencillo encontrar pareja. Así que enhorabuena porque recordando aquello de ¿Tú cueces o enriqueces? pues eso ahora enriquecer y sumar.
        Roser

      • Yo me identifico en esta frase en lo personal: para mí también es así. Yo no voy a meter en mi casa a cualquiera, desde luego. Pero veo las relaciones de mujeres que conozco, y creo que no es una norma que valga para todas… que hay muchas a las que les pasa lo contrario: les da tanto miedo la dificultad de encontrar alguien que les quiera con hijos, que se conforman con cualquier cosa…

      • Cierto que no es norma que valga para todas las personas. Pero en mi caso no querría estar acompañada a cualquier precio, pienso que el estado emocional y el carácter de la persona tiene mucho que ver. Por suerte, hace tiempo que en cuanto huelo una relación tóxica tengo la habilidad para alejarme de ella. Eso no siempre es fácil, pero con el tiempo (si se quiere) se aprende.

      • Estoy de acuerdo en que se aprende, de hecho yo fui, durante un buen tiempo, tan aficionada a las relaciones chungas, que mis amigas solían decir que si un chico se acercaba a mí, casi seguro que era chungo; si yo le hacía caso, entonces ya era seguro del todo.

        Ha hecho falta mucho tiempo y mucho tiempo de estar sola para ser capaz de analizar por qué y cambiar el chip.

        Y no puedo estar más feliz de haber esperado hasta ahora.

  2. Mi compañera de trabajo dejó de ser madre soltera hace más de un año. Se casó al poco de conocer a su pareja. La adaptación con su hijo está siendo lenta y no exenta de dificultades. Y me comentaba que lo tenía muy claro. Se había puesto un plazo, si las cosas no mejoraban aún sintiéndolo mucho su marido tenía que irse. Ella es féliz con su compañero, pero…lo primero de lo primero es su hijo. Me impresionó su determinación y su decisión de renunciar a una parte tan importante… un día su hijo se irá y ella habrá dejado atrás un buen compañero de vida… Aunque trasformar los problemas en retos es un buen punto de partida.

    Te deseo lo mejor. ¡animo y enhorabuena¡

    • Tiene que ser difícil encontrar el equilibrio entre tus necesidades como adulta y las necesidades de tu(s) hijo(s). Yo tengo muy claro que tengo derecho a hacer mi vida, a tener vida aparte de ellos; pero también que mi vida está condicionada por su existencia. Creo que por esto es importante medir los tiempos, los pasos, dar espacio para que las cosas se asienten… No conozco a tu compañera, pero pienso que empezar a convivir al poco de conocerte puede ser quizás algo prematuro… ¿no crees que los niños pueden necesitar una transición de la familia monoparental a la biparental algo más elaborada?

      • Lo mismo valdría para cualquier otro “paso” de familia… Un compañero mío de trabajo se enamoró de otra mujer, dejó a la suya, ella a su marido, y a los dos meses vivían juntos… a los 6 esperaban otro hijo… Los 3 hijos que tenían (1 él, 2 ella), no vivieron nada bien este cambio, yo creo que no les dio tiempo a digerirlo… Y pienso que por muy enamorado que estés, muchas ganas que tengas de estar con alguien, de tener otro hijo… los hijos que ya tienes tienen derecho a que pienses en ellos, a ser tenidos en cuenta.

  3. Como sabes, soy madre separada y tengo, desde hace tiempo, una nueva pareja que no es el padre de mi hijo.

    Él tiene sus propios hijos y eso , para mí, es fundamental para que podamos comprendernos y respetar nuestras formas de vivir.

    No es fácil, en general, pero para mí es muy, muy enriquecedor.

    Mucha suerte. Que lo que sea, sea para bien.

    • Yo también creo que que haya hijos por los dos lados hace algunas cosas más fáciles. Quizás complica algunas logísticas… pero desde luego, facilita tener listas de prioridades parecidas.

      Ya os pediré consejo si me encallo…

      Me alegro de volverte a leer por aquí.

    • Filla, yo también me alegro de leerte por aquí. Ojalá te quedes. Me gusta también que tengas una vida enriquecedora desde que dejé de leerte, que haya sido para bien 🙂

  4. Pilar Peces dijo:

    sólo puedo añadir….MUCHAS MUCHAS Y MUCHAS FELICIDADES 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 a tí y a tu pareja…..MUCHOS BESOS

  5. Bufff, cuánta razón en todas tus palabras, en todos los párrafos; sí, es cierto, te relajas, te acomodas… es cierto, ya no está la necesidad, y el deseo… uy el deseo… dónde se fue? Tendría para mucho, más aún cuando este fin de semana, he acudido a una charla sobre sexualidad, y ha sido tan, tan interesante, tanto que, creo que debo hacer caso de lo que ha recomendado, de lo que ha expuesto; con calma, pero sin pereza, que a veces se instala y al estar cómoda, te vas echando más pereza, pero pierdes cosas, cosas que es importante no desterrar…
    Muy intersante como siempre; y enhorabuena por haber encontrado a esta pareja. muchos bss
    Pilar

  6. Yo también creo que es superimportante que tu pareja también tenga hijos…por un lado, entenderá mejor muchas cosas, situaciones, vivencias que se pueden dar y por otro lado…..no existirá esa “necesidad” por su parte de hacer de padre de tus hijos, pues él ya es apdre d elos suyos…no sé si me explico, quiero decir, que la faceta “padre” ya la tiene cubierta con sus hijos, por eso no “va a hacer de padre” de los tyuyos…y eso yo creo que es bueno.
    Muchas suerte para todos: para tí, para él, tus niños y los suyos.;)

  7. Suerte, paciencia y mucha seguridad en tu relación. No pasé por ello pero me imagino que es algo similar a un proceso adoptivo, tiene que existir una gran carga de adaptación por parte de todos a la nueva situación y para eso, buena voluntad, mucho cariño e ilusión.

  8. “Estoy empezando a andar de la mano de otra persona”. Qué frase más bonita y más tierna, estaba releyendo hoy otra vez. y me encanta!!! Qué duren mucho vuestras manos unidas!!
    bss

    • Es que al final es esto: ir junto a alguien. Como decía hace poco una foto que vi en el FB, donde se veían dos cometas en el cielo: volemos juntos, pero no atados.

  9. Llevo tanto tiempo en esa zona de confort que ni me planteo encontrar pareja. No se si llegaré a encontrarla, quien sabe. Pero no se yo si es bueno que tenga hijos o que no los tenga, porque sus hijos estarán de vez en cuando, pero mi hijo es solo mío, y no se va 15 días con nadie en vacaciones, ni los fines de semana. Los hijos de él no formarían parte de esta familia en las mismas condiciones. Eso es bueno o es malo??
    Por cierto a mi la frase que me ha gustado mucho, es la de que venga quien venga tiene que venir a Sumar. Grande, muy grande

  10. lolaargentina dijo:

    es todo un tema, yo siempre supe que no queria renunciar a tener en algun momento una pareja, pero tambien tenia claro que yo ya tenia dificultades para tenerla… lo que paso al tener a mi hijo es que se me fue la urgencia de encontrar a alguien ya porque sino no iba a ser mama. Despues todo paso a segundo plano, con mi niño estaba feliz, y es verdad que entras en una zona de confort… despues aparecio alguien, que todavia no conoce al niño, no siento aun que sea el momento, no quiero involucrar a nadie en mi familia sino siento que hay una posibilidad caminar juntos como decis vos, lo que por otra parte me trae una serie de complicaciones logisiticas para verlo……… por ahora recupero una parte mia que habia quedado archivada, y eso no es poco!

    • Me alegro mucho.

      Creo que es una sabia decisión no forzar los ritmos, no forzar la presencia de la otra persona en la vida, en la cotidianedad de los niños… a pesar de los problemas logísticos que supone (tantos, que en algunos casos, puede hacer imposible la relación).

  11. Cuando eres madre soltera, tienes muy claro lo que quieres y lo que no, para ti y tus hijos, así que eres más exigente con los hombres que dejas entrar en tu vida. Lo cual me parece algo lógico.

    • Bueno, yo creo que la lógica dicta que debería ser así… pero creo que no es así en todos los casos. Yo conozco más de una, y más de dos, que siguen teniendo poco criterio a la hora de buscar pareja (a veces compulsivamente) y meterles en su vida, y la de sus hijos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: