familia monoparental y adopción

Suelo insistir en que la figura de la madre soltera no es algo nuevo: que en todas las culturas, y en todas las épocas, han existido familias muy diversas, y que muchos niños se han criado y se crían en casas donde una mujer (la madre, a veces la abuela, a veces una tía) es quien se ocupa de la crianza y el sustento.

Pero en general, asumimos que la realidad de las madres solteras no es elegida: que son madres solas por viudedad, abandono, violación, migración… por la deserción de los hombres.

Acaba de llegar a mis manos un artículo que habla de Loi, un pueblo de Vietnam que 30 años atrás se convirtió en una comunidad de madres solteras por elección.

La historia de estas mujeres comenzó durante la Guerra Americana (así la llaman en Vietnam), qeu dejó a muchas de ellas convertidas en “solteronas”: las mujeres vietnamitas solían casarse alrededor de los 16 años, y las que llegaban solteras a los 20 a menudo eran consideradas demasiado mayores para casarse.

Un puñado de mujeres decidió que haberse quedado sin marido no implicaba no poder tener hijos, y decidieron pedir a hombres con los que nunca volverían a relacionarse que les ayudaran a concebir un hijo. La práctica fue conocida como Xin Con (pedir un niño) y significaba romper con la tradición, enfrentarse a la discriminación y sufrir privaciones.

Pero los aldeanos de Loi, finalmente, dejaron de lado sus prejuicios y aceptaron su decisión. A la primera mujer que había decidido ser madre soltera, se le unieron otra docena.

“Tenía miedo de morir sola. Quería a alguien en quien apoyarme cuando fuera anciana. Quería un hijo mío”, explica una de ellas.

En 1986, el Gobierno vietnamita aprobó la Ley del Matrimonio y la Familia, que reconocía por primera vez la legitimidad legal de las madres solteras y sus hijas.

Dice una de esas mujeres: “No sé si serví alguna vez de inspiración. Sólo me atuve a mis propias decisiones. Lo único que quería es ser madre. Y nadie pudo hacerme cambiar de opinión”.

Suena familiar, ¿verdad?

Anuncios

Comentarios en: "Loi, pueblo de Madres Solteras" (8)

  1. Y tan familiar… yo jugaba con mis sobrinos, o con los hijos de mis amigos y disfrutaba mucho con ellos, pero luego veía las caricias, los besos, la ternura, entre madres y padres con sus hijos y de estos hacia ellos y eso es lo que yo añoraba, yo quería sentir eso, quería que alguien me necesitara, que con mi voz o mis caricias se durmiera tranquilo sabiendo que no le pasaría nada. Y lo conseguí…

  2. carmenchi dijo:

    Preciosa historia. Sí, parece que todas somos de Marte… jejeje. Se me ponen los pelos de punta cuando leo sentimientos tan cercanos en personas tan lejanas. Un abrazo.

    • Es que yo creo que el problema es de “norma”… que en realidad hay, y ha habido siempre, muchos modelos de familia… pero oficialmente sólo está representado un modelo, y todos los demás quedan fuera.

  3. La historia me ha parecido bonita, y si que creo que hay muchos modelos válidos de familia, pero la explicación de la madre de “quería tener alguien en quien apoyarme cuando fuera mayor” me chirría un poco…supongo que querer hijos siempre conlleva una parte de egoísmo, pero a la vez, creo que sería mejor pensar en lo que queremos ofrecerle y no en lo que recibiremos de el; si esa es su motivación, hasta qué punto va a estar dispuesta a dejar que su hijo haga su vida, sea feliz lejos de ella y a lo mejor no esté allí cuando efectivamente ella se haga mayor?
    Pero la historia de ese pueblo no la conocía y me ha gustado. Un abrazo

    • Sí, tienes razón. Sin embargo, es la motivación final de muchas personas para tener hijos, hombres y mujeres, monoparentales o en pareja, en Vietnam o en España…

  4. Pilar C dijo:

    Bravo por ellas, que en un entorno tan difícil lucharon por su sueño. Quizá justamente les ayudó eso: superar el drama, las muertes, la guerra y la posguerra; se envalentonaron y se quitaron todos los prejuicios y a los demás también.
    Me resulta muy agradable y observar su normalización bastante rápida: siendo este fenómeno de los 70 me parece bastante “temprano” que en 1986 se reconozca oficialmente a este tipo de familia.

    • Lo cierto es que las guerras, que son tremendas, suponen a menudo grandes avances para las mujeres… la ausencia de hombres les obliga / permite tomar las riendas de su vida sin que nadie se lo discuta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: