familia monoparental y adopción

¿Y si?

(Sacado de la página de Facebook Estrategias Educativas)

La otra noche, mientras estaba acostado pensando,

algunos ¿y si? se arrastraron dentro de mi oído

y entraron meneándose y se divirtieron toda la noche…

Y cantaron la misma canción vieja del ¿y si?:

¿Y si soy el tonto en la escuela?

¿Y si cerraron la pileta?

¿Y si me pegan una paliza?

¿Y si hay veneno en mi taza?

¿Y si empiezo a llorar?

¿Y si me enfermo y muero?

¿Y si repruebo ese examen?

¿Y si crece vello verde en mi pecho?

¿Y si nadie me quiere?

¿Y si un rayo me golpea?

¿Y si no crezco?

¿Y si mi cabeza empieza a empequeñecer?

¿Y si el pez no pica?

¿Y si el viento rompe mi barrilete?

¿Y si empiezan una guerra?

¿Y si mis padres se divorcian?

¿Y si el ómnibus llega tarde?

¿Y si mis dientes no crecen parejos?

¿Y si mis pantalones se rompen?

¿Y si nunca aprendo a bailar?

Todo parece bien y luego

los ¿y si? de la noche golpean nuevamente.

Shel Silverstein

Anuncios

Comentarios en: "¿Y si?" (12)

  1. Esta mañana, mi hija, preparándose para ir al cole:
    “¿y si tengo ganas de vomitar en clase?”
    “Pero….¡Te sientes mal?”
    “No, pero….¿y si de repente tengo ganas de vomitar?”

    Ay!…..Tranquila!

    • Yo tengo un hijo que es capaz de encadenar los “Y si” hasta extremos de delirio. Antes le contestaba seriamente, pero luego me di cuenta de que no podía ser, porque no era capaz de salir del bucle… a partir de cierto punto, es “Esto no puede ser y ya está”.

  2. Ayer mi hija se durmión con unos cuantos Y Si en la cabeza. Acabo de hablar por teléfono con ella y está llorando porque
    ¿y si
    ¿y si
    ¿y si

    • Me suena esto… Como le decía a Luz, uno de mis hijos es extremo en esto. Curiosamente, el otro (al menos por ahora), aplica su imaginación y encuentra respuestas fantásticas para todo… se crea sus propios relatos para explicar el mundo, y tienen mucha gracia, la verdad.

      • Lo preocupante de mi hija es que es así en apariencia como tu dices de uno de tus hijos , aplica la imaginación para todo, y es ocurrente , divertida y despreocupada… pero por lo bajines y en silencio se la comen los ¿y si…

      • Como al chico del poema, ¿no?

        Yo también he sido así, me recuerdo de pequeña insomne, practicando un juego particular que se llamaba “pienso en lo que pienso”… Ahora, por suerte, tengo los “Y si” bastante domesticados.

  3. Uno de mis hijos tiene tendencia a crear muchos y si… (y si entra un ladrón y si mi amigo se enfada… y si te pones enferma…y si mañana no podemos ir…) algunos días negativos pero otros positivos… (y si me ve un entrenador del Barça y me ficha… y si gano la carrera… y si X quiere ser amigo mío). Yo utilizo esa capacidad (que en el fondo me parecer un síntoma de imaginación y creatividad…) para girarle la tortilla.. El día de y sis negativos le contesto con un y si positivo…. y se convierte como en un juego… a ver quien es capaz de crear el y si más inversemblante… La estrategia no siempre funciona, pero a veces sí que sirve para que deseparezcan de su cabecita algunos pensamientos negativos… Con mi hijo mayor eso sin embargo no sirve… él no tiene tendencia a pensar en y si… pero cuando lo hace es porqué cree seriamente en esa posibilidad y restarle importancia con un juego le parece que es un ataque personal…

    Cada niño es un mundo.. Yo aún a veces genero mis propios y si.. y tengo que esforzarme por borrarlos de la cabeza… (tanto negativos como positivos… no os creáis…)

    maria

  4. Bueno, no solo les pasa a los niños…Jeje me sonrío ante tu entrada porque precisamente hoy he escrito una entada en mi blog que empieza por ¿Y si?
    Lo que pasa es que ellos, los niños, tienen menos control para controlar esos pensamientos irracionales, menos herramientas para discernir hasta dónde es lógico preocuparse y hasta donde nos está llevando el propio miedo.
    Mi hijo tiene miedos, aunque aún es pequeño para concretarlos tanto. Por una de tus entradas y los comenterios que recibió me parece que los miedos son muy comunes en los niños adoptados, especialmente en lo relacionado con la pérdida de los padres. Creo que en el futuro, basándome en alguna de sus reacciones, mi niño se hará muchas preguntas de ese tipo ¿Y si…? …. ¿Cómo manejais vosotras esos temores?.

    • Uno de mis hijos tiene pánico auténtico a perder a su madre (yo) y lo expresa de todas las maneras posibles. Una de ellas es los “Y si”… y hay que contestarle con la verdad, pero a la vez, sin dejar que el miedo se desboque…

      Yo creo que no hay mucha respuesta al miedo a perdernos, sólo estar allí siempre (cuidar de no llegar tarde, decirles dónde nos vamos y cuándo volveremos, procurar que no nos pierdan de vista…), y asumir que es un miedo que va a seguir estando allí por mucho tiempo que pase y por mucha “presencia” que les demos…

  5. Mi hija también es del club de las cadenas de y sis… , y los peores son los que se refieren a perdernos.. pero también se puede ahogar en un mar de y sis relacionados con el colegio o con sus amigas, que un día se adoran y al otro declaran que nunca más serán amigas (las niñas son muuuuucho más complicadas en eso que los niños). Me gustó el juego de María de cambiar un y si negativo por un y si positivo.

    Yo en cambio soy la reina del por si… hago esto por si sucede aquello, me llevo al viaje esto por si pasa aquello, etc… a veces quiero ser tan previsora que me pierdo en medio de mis por sis…

  6. Pues hay noches, pocas afortunadamente, en que me desvelo y los ¿Y si? me transportan, a veces al miedo ese que se siente, abajo en el vientre, otras a la alegría, a la esperanza, a la ilusión. Unos cuantos, variados:
    ¿y si me pasara algo? ¿y si le pasara algo a mi hijo? ¿y si le pasara algo a mis sobrinas? ¿y si la situación económica empeora –más? ¿y si no soy capaz de darle lo que necesita? ¿y si me roban algo de lo poco que tengo? ¿y si perdemos más derechos sociales? ¿y si hay una guerra? ¿y si no le sé transmitir la alegría con la que vivo su existencia, su compañía, su venida a la vida, a mi vida? ¿y si no le gusto cuando crezca? ¿y compartimos un viaje bonito? ¿y si vamos con algunos de sus amigos? ¿y si en vacaciones le enseño a montar en bici? ¿y si yo conociera a alguien? ¿y si me pudiera comprar un coche? ¿y si me enamorara? ¿y si no estuviera contento en el cole? ¿y si me enamorara de alguien “indebido”? ¿y si no puedo pagar todo? ¿y si viene un imprevisto? ¿y si me relajo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: