familia monoparental y adopción

En una polémica entrada publicada unos días atrás, intervino Isabela, una adolescente adoptada transracial, que hizo una de las intervenciones más interesantes que he leído en mucho tiempo.

Ningún punto del texto tiene desperdicio, pero reconozco que me tocó especialmente esta llamada a que dejemos de analizarlos, de tratarlos como bichos en un microscopio… seguramente porque yo soy muy dada a desmenuzarlo todo, y esto incluye a mis hijos hasta donde se dejan. Tendré que aprender a respetar que haya partes de su vida que no quieran compartir conmigo, como me sucedió a mí respecto a mis padres.

Soy adoptada, no soy blanca, he venido de otro país, tengo 16 años, me adoptaron con pocos meses, no digo que país porque eso da igual, soy española por adopción, mi verdadera nacionalidad es otra.

Tengo unos buenos padres adoptivos, los quiero, pero también quiero en mi mente y en mi corazón a mis padres biológicos aunque no sepa quienes son, en mi casa se habla con toda naturalidad, la misma que dicen ustedes que hacen en las suyas, de mi adopción, de mi país y de todo, sin embargo hay muchas cosas que quedan silenciadas. No sé cómo reaccionarían mis padres adoptivos si supieran que quiero a mis padres y deseo con toda mi alma encontrarlos, eso no quiere decir que no quiera a mis padres adoptivos que también los quiero mucho, no me gusta que me analicen todo, hasta mis sentimientos que parece ser puedan ser irracionales, lo digo por todo lo que he leído en este blog, mucha gente está mas despistada que un pulpo en un garage, todos hasta los que no lo dicen tienen siempre en la mente a sus padres pero nos callamos porque siempre parece que estamos debajo del microscopio de la clase de química.

Los silencios y las cosas de las que no se hablan están en mi interior, igual que están en el interior de otros adoptados con los que me relaciono, No son ocultaciones, es mi privacidad desde pequeña, no todo lo tengo que compartir por obligación con mis padres adoptivos y además aunque se lo explicara no lo entenderían y lo mas probable es que se devanaran los sesos intentando buscar una respuesta o darme ese tipo de abrazos que deben de ser algo así como dar consuelo y que muchas veces no tengo ganas de recibir pero hay que acceder para que no empiecen a buscar motivos inexistentes y me mareen mas.

Parezco mas adulta de lo que soy, no en mi físico pero sí en mi interior, me he hecho mas adulta que mis amigos y compañeros de colegio a la fuerza, tengo dos amigos adoptados y les pasa igual.

Toda la información que no me han dado mis padres adoptivos al igual que toda la información que ustedes mismos no les dan a sus hijos adoptivos por motivos de edad por ejemplo o porque consideran que no están preparados para recibir, la he buscado y la buscan otros por Internet, o hablando con colegas………., pero nos enteramos, yo empecé a buscar con diez años.

Sé de los  raptos de niños, de los  orfanatos, de las adopciones interraciales…….. sé muchas cosas, cuando cumpla 18 años iré a buscar a mis padres, sé que mis padres adoptivos querrán involucrarse, ayudarme……… dejaré que lo hagan pero hasta un límite, porque entonces pienso que si están presente en todo no voy a poder hacer, decir y conocer siendo yo misma, porque sé que les haría daño y no quiero, así que después de mucho pensarlo y lo he  hablado con mis amigos, uno tiene 15 años y el otro la misma edad que yo, creemos que es mejor hacer una parte del camino sola para no tener que estar.

No me importa que sean muy pobres, ellos no eligieron serlo y yo tampoco pude elegir nacer pobre, cuando voy al colegio miro a la gente que parece que no tiene casa, pienso siempre en los hijos de esas personas, cuando veo a una mujer que parece enferma o lo que sea, pienso en sus hijos, en mi país podría ser yo, parece ser que siempre es mejor criarse en una familia que tenga dinero para llenar la nevera todos los días pero eso no es importante, un compañero mío dice que hubiera preferido seguir viviendo en el orfanato de su país estando mas  cerca de su familia que sí lo iba a ver, se acuerda mucho de su abuelita y de su hermano mayor, yo no tengo esos  recuerdos y me da mucha rabia ¿por qué siempre el dinero es mas importante? Envidio mucho a los hijos biológicos porque ellos saben que sus padres no son lo único que tienen.

Anuncios

Comentarios en: "Reflexiones de una adolescente adoptada" (154)

  1. Gracias Isabela. Yo también el otro día recordaba que mucha gente cuando era pequeña (8, 10 años) decía de mí: ‘Ay qué madura es!” (yo lo tomaba como algo bueno… pero hoy, ya habiendo pasado 30 años creo que en realidad fue una pérdida de espontaneidad temprana, una necesidad de adaptación, un estar “alerta”… me hubiera gustado ser más niña, pero supongo que tiene que ver con el dolor (y no sólo de la adopción hablo), de las pérdidas que uno ha tenido que afrontar a una edad temprana. Interesantísimo post para reflexionar (yo también a veces pienso que no tengo que razonar todo tanto… pero no lo hice a la edad de Isabela, y creo que es parte del autoconocimiento y de hacer los duelos que corresponden). Gracias Madre de Marte! besos desde Argentina

    • Yo no he sido adoptada, pero también tuve vivencias duras en mi niñez, y me recuerdo igualmente como una niña excesivamente madura, controlada, poco espontánea, con poca cintura para divertirme… también este etado de alerta, de estar pendiente de donde vendría el “peligro”: Creo que hay algunas vivencias que, en cierta manera, te roban la niñez, y es una pena.

  2. Para todos los adoptados que necesiten ayuda en su búsqueda :http://anadir-es.blogspot.com.es/ toda la información y listas de búsqueda.Un saludo.

  3. El lugar de los adoptados: http://www.adoptados.org/ Aquí estamos parte de los adoptados de toda España, donde conocerse y poder compartir nuestras experiencias.Te esperamos.

  4. Gracias Isabela por tu reflexión.

  5. Gracias Isabela, me gustaría preguntarte, si sigues por aqui, si te hubiese gustado que tus padres adoptivos hubiesen iniciado esa búsqueda. ¿Crees que ellos tienen ese derecho?. Yo me planteo esta cuestión continuamente y a pesar de las ventajas que le veo para tener más información que dar a mis hijos sigo preguntándome si tengo derecho.
    Tu entrada ha sido reveladora, gracias por ayudarnos a colocarnos en nuestro sitio en donde los padres biológicos tienen cabida, aún sin tener ningún recuerdo consciente de ellos, yo asi lo creo y asi me gustaría que lo sintieran mis hijos.

    • A mí me da la impresión que más bien nosotros tenemos cabida en el sitio que están (que es de) la familia biológica.
      ¡Qué difícil tener que aguantar los escrutinios (desde un punto de partida equivocado, o al menos distinto al nuestro) de los padres! ¡reconozco la sensación!
      Gracias, Isabela, creo que lo he entendido bastante bien, yo soy hija de psicóloga, y por muy buenas intenciones que tuviera y muchos conocimientos teóricos y experiencia propia con los que pretendiera/pretenda interpretarme… ¡Qué lejos la sentía (todavía la siento) de mi verdadero yo!

      • “A mí me da la impresión que más bien nosotros tenemos cabida en el sitio que están (que es de) la familia biológica”. Cada día me siento más cerca de esta frase.

        Y todo lo demás, igual. No he podido menos que trasladarme a mi propia adolescencia y recordar las pocas ganas que tenía de compartir lo que era importante con mis padres…

  6. Antton Zabala dijo:

    Uno, al leer cosas de este tipo siente una inmensa tranquilidad. No, si al final va a resultar que no soy tan bicho raro como yo pensaba… De lo mejorcito que he leído últimamente. Escrito desde lo más hondo de su ser. Magnífico.

    Ya quisiera yo haber tenido con 16 años la soltura que tu tienes Isabela para plasmar lo que te ocurre. Ya quisiera yo tener en aquella época las cosas tan claras… Repito. Maravilloso.

    Antton Zabala

  7. Hola Isabela
    me dirijo a tí directamente porque espero de corazón que leas esto. Yo soy padre adoptivo y quiero decirte que te entiendo, seguro que otros muchos también lo hacen, y que testimonios como el tuyo nos ayudan a intentar hacerlo mejor con nuestros hijos.
    Muchos de nosotros comenzamos en este camino de la adopción de forma totalmente inconsciente, nadie nos contó muchas cosas que nos deberían haber sido contadas y nosotros tampoco nos decidimos a hacer las preguntas adecuadas, la necesidad de ser padres es, muchas veces, como unas orejeras de burro que solo te permiten mirar en una dirección. Comenzamos sin valorar muchas de las cuestiones que son importantes para vosotros los adoptados, nuestros hijos, comenzamos sin plantearnos que tenéis un pasado, que tenéis otra familia y que deberíamos incorporarlo a nuestra vida, a tu vida. Comenzamos sin darle importancia a que os miren por la calle, a que os señalen en el colegio y a que eso, muchas veces, os duele. Comenzamos sin valorar la cantidad de preguntas que os haríais y para las que, seguramente, nunca tendremos respuestas adecuadas. Comenzamos con mucho “amor” y una “nevera llena” y pensábamos que eso lo curaría todo. Comenzamos sin valorar lo que supone el coste de una adopción, sea transparente o no, legal o no, ético o no… sin valorar lo que significaría para vosotros, nuestros hijos, el día que el verdadero valor del dinero se colara en vuestro conocimiento. Comenzamos así, sin mucho sentido.
    Pero ya no hay marcha atrás, ahora estáis aquí, a nuestro lado, os habéis convertido en una realidad y esa realidad nos ha explotado, en las manos, en los ojos, en el corazón.
    Y solo queda seguir, y aprender, y equivocarse, seguir estando ahí, siempre, a vuestro lado, esperando que nos hagáis daño y que ese dolor alivie el vuestro.
    Solo nos queda escuchar, y acompañar, pase lo que pase, hagáis lo que hagáis, duela lo que duela, porque con un buen o mal comienzo somos vuestros padres, vuestras madres, vuestras familias, para siempre. Yo se lo digo todas las noches, para siempre pase lo que pase.
    Espero que en el futuro mi hija pueda decir que no a los abrazos no deseados, pueda pedir y conseguir su espacio personal y privado, pueda preguntar sin ningún miedo las preguntas que duelen y espero que perdone nuestros comienzos, si eso ocurre, tú también habrás puesto tu granito de arena. Gracias.

    • Antón, suscribo todas y cada una de tus palabras. Gracias a ti también.

    • Antón, yo también me siento identificada en todas tus palabras. Éramos tan ingenuos! Sabíamos tan poco! Ahora hay que intentar hacerlo lo mejor posible y esperar que nuestr@s hij@s no sean demasiado duros con nosotros. Y nunca dejar de abrazarles…

    • No se si leerás mi mensaje mi padre me dice muchas cosas parecida a las que usted a escrito aquí, os entiendo lo que decís pero muchas veces o muchos padres como usted, creo que tenéis mucho miedo a lo que pueda pasar a lo que hagamos, a que los queramos mas que a vosotros.. Cosa que eso no sería así, ya que vosotros nos habéis criado nos habéis dado todo el amor, todo lo que nosotros hemos necesitado y os queremos como a nadie, pero también tendriais o tendrían que entender que algunos niños o algunos de nosotros queremos conocer a nuestros padres o como son el por que de todo ello etc. Siempre tendremos ese punto especial que nos intriga.. Y bueno si lees este mensaje te deseo la mejor suerte, y alegrías con tu hijo/a

  8. Muchas gracias Isabel. Tu testimonio me ha hecho pensar mucho sobre mis hijas, su historia, mi comportamiento y mi manera de “analizarlas”. Gracias otra vez.

  9. Me encanta lo que escribe Isabela, pero veo en ella tb los 16 años de cualquier adolescente, ese rechazo a los padres, ese no quiero que entrenen mi vida al 100 por 100.
    El comentario del amigo de prefiero er pobre pero estar con mis padres a tener la nevera llena, como e nota que no la ha tenido nunca vacía,a veces da u poco la sensación de niños malcriados que se creen con derecho a todo, alg típico en cuálquier adolescente. Y madurez la hay en adoptados y biológicos de 16. Y perdón Isabella pero el algún comentario tuyo veo algo de inmadurez, lo siento pero rs lo que siento, la misma inmadurez que en cualquier chaval de 16 años.
    Y una pregunta quien va a poner el dinero de la búsqueda de tus padres bio, quien paga el internet en el que tu amigo busca sus orígenes.
    Lo siento pero el mundo con 16 años es tan yupi que da gusto.
    Quizás cuando estos jóvenes se sienten en el mundo real y sepan lo que es un orfanato y vivir enla pobreza, que se lo preguntona las niñas que han muerto en Bangladesh si es bonito ser pobre, recapaciten y piensen que a lo mejor aquí no se esta tan mal au que sea con tus padres adoptados.

    • Estoy de acuerdo en que la adolescencia seas o no adoptado es complicada en general. Todos nos replanteamos muchas cosas y sentimos que nuestros padres “no nos entienden”. Quizás el comentario de la nevera llena es fruto del ímpetu de la edad, pero lo cierto es que este adolescente tenía una familia, una abuela que le visitaba y a quien recuerda. Y digo yo ¿ quién determinó que este niño iba a estar mejor en otro país, con otras personas? A riesgo de ser pesada sigo diciendo lo mismo, ¿por qué entran en los circuitos de adopción niños que tienen familia (independientemente de si son padre, abuela o tía)?
      Una cosa es ser pobre, no tener medios materiales o simplemente vivir en lo que llamamos el tercer mundo. Y otra no tener a nadie que te quiera, te cuide y vele por ti.

      • Yo me pregunto lo mismo. ¿En base a qué se decide que un niño estará mejor con otra familia que con la que ya tiene? Y yendo más allá (y al hilo de lo que hablábamos el otro día): ¿por qué esta decisión implica inevitablemente, irremediablemente, cortar los lazos con esa primera familia?

      • Cuando un niño es dado en adopción es porque nadie de su familia se hace responsable de su custodia. Esa abuela que lo visitaba, no podía o quería quedarse con él. Se firma una cédula de abandono, cuando nadie lo quiere. Esto es así por lo menos en los países que yo conozco.

      • Esto no siempre es así. A veces hay familiares que quieren hacerse cargo, pero no les dejan; a veces no se les informa. A veces, las decisiones se toman sin tener en cuenta las más elementales normas del sentido común… en muchos países.

    • María, yo como adulta también soy capaz de reconocer la “rebeldía adolescente”, donde el blanco y el negro son absolutos, no hay casi espacios para los grises, y el mundo parece ser una concatenación de tópicos. Según se va madurando, adquiriendo capacidad de empatía y también algo de mundo, (ya sea cerca o lejos, cuanto más, mejor), se van distinguiendo los grises, e incluso aparecen ante nuestros ojos colores desconocidos que ni siquiera éramos capaces de imaginar antes. Aprendemos de los demás, escuchamos, crecemos y, si dejamos que la vida nos empape, este aprendizaje puede hacernos mejores.
      También hay personas que, por muchos años que pasen, por desgracia, mantienen una visión peligrosamente polarizada. Y digo peligrosamente porque la edad les da opciones de influir en la vida de otros, incluso pueden tener hijos, condicionando su propio desarrollo con su cortedad de miras.
      En base a estas premisas, con la poca información que dan unas decenas de palabras, en los textos de Isabela y en el tuyo, yo atisbo bastante más madurez en ella que en tí. Puede que Isabela tenga una visión idealizada de su familia de origen, y una percepción romántica de la escasez (y puntualizo que yo no leo eso en sus palabras, para nada, sino una legítima necesidad de saber, que me parece sanísima). Tu demagogia, sin embargo, al hablar de la pobreza (lo de las niñas de Bangladesh es de traca), y el tono despectivo que se desprende de tu intervención me chirrían muchísimo. Y me da pena por tus hijos, probablemente adoptados, porque esa percepción del mundo, tan limitada, que destilan tus palabras, las mamarán ellos en la infancia…

    • Pues yo no leo lo mismo que tú. Por lo que cuenta Isabela, su amigo, que entiendo que no era un niño pequeño cuando fue adoptado, tiene recuerdos de su primera familia, y probablemente, tiene recuerdos de haber vivido con menos medios materiales de los que tiene ahora… y conociendo las dos realidades, se queda con la primera. A mí no me parece extraño. La mayoría de personas que conozco no habrían cambiado a sus padres por unos millonarios que les pudieran pagar todo (por poner un ejemplo a escala…)

      El argumento de que es mejor ser adoptado que vivir en la pobreza está detrás de muchos casos de tráfico de niño, desde Sor María al Arca de Zoé… yo tengo una amiga, hoy adulta, hija de una familia muy humilde, cuya hermana mayor fue probablemente robada a sus padres para darla en adopción, en un hospital español de los 60… ella siempre dice que por muy buenos que hayan sido los padres adoptivos, no podrían ser tan buenos como sus padres. ¿Por qué no tiene el amigo de Isabela derecho a pensar lo mismo?

    • Que gran verdad madre de marte, que facil y cómodo decir que somos una nevera llena y una casa con comodidades.
      Son nuestros hijos, les hemos amado, desvivido por ellos, reído, jugado, peleado (…), pero lo que está claro es que si ellos no quieren serlo nadie podrá obligarlos.
      Mi caso es triste, después de 21 años y mil vicisitudes, despues de mucho tiempo, amor, desvelo, en realidad pienso que sólo soy eso “una nevera llena”, no me siento querida ni respetada.

      • Lo siento mucho, tiene que ser muy duro. Espero que las cosas cambien para mejor… un abrazo.

      • Estoy totalmente de acuerdo contiago, La sociedad está mentalizada para argumentar la desgracia del niño adoptivo, pero nunca se reconoce o no se es consciente del gran sacrificio y esfuerzo que hacen los padres adoptivos.
        También los hijos adoptivos maltratan a sus padres con su comportamiento, con su frialdad, hagas lo que hagas, como una roca, una pared que resbala.
        Esto es una forma de maltrato que nadie reconoce, y es para toda la vida.

      • Pues yo más bien lo veo al revés… creo que la sociedad enseguida pone la culpa en el adoptado, en sus genes, su historia… los padres siempre son vistos como salvadores / víctimas del hijo.

  10. Isabela, me ha gustado mucho leerte! Lo de la madurez en la que hacen hincapié Patri y tú, creo yo, es un rasgo común en los niños adoptados y tiene obviamente que ver con todo lo que comentan ambas mas arriba.
    No todos los padres adoptivos pensamos de la misma manera, al igual que no todos los hijos adoptivos piensan así, es muy, muy difícil generalizar en adopción, pues cada uno, la vida de cada uno y su consecuente adopción parten de una circunstancia distinta.
    Como hija biológica siempre pienso que lo mejor que le puede pasar a cualquier niño es que sus padres biológicos lo amen y le den el lugar de hijo que se merece, cualquiera sea su situación económica, social, política, etc.Siempre lo ideal es que un niño permanezca en su familia con sus padres o con su familia extendida, siempre!!, pero cuando por alguna causa esto no es posible, alli y recién ahi aparecemos nosotros, los padres adoptivos.
    Como madre y como hija pienso absolutamente lo mismo.
    Yo soy Argentina, soy madre adoptiva y biológica, en resúmen soy madre, y respecto a los abrazos, todos los padres abrazamos a nuestros hijos para brindarles consuelo, afecto, contención, cuando las palabras se acaban o estan de mas ante la inmensidad de los hechos que los agobian y los entristecen. Todos los padres abrazamos como demostración de nuestro amor, de nuestro afecto y tambien muchos de nosotros podemos entender que eso no les baste, no los consuele y hasta les moleste, pero ante el dolor de un hijo, el primer instinto y reacción del padre/ madre es ese, cobijar, recordarles a uds., nuestros hijos, que nosotros estamos ahí para cuando lo crean necesario. Aunque en ese momento nuestro abrazo sea molesto, no se puede ignorar el dolor de un hijo y hacemos lo único que podemos en ese momento, ABRAZAR, tratar de brindar consuelo, porque sabemos que es lo único que podemos hacer, acompañar, estar ahí, hasta que sean uds. mismos los que puedan encontrar lo que buscan, desean y les traiga paz. Hay muchas cosas como hijo que uno solo termina de entender cuando tambien se convierte en padre.
    Su dolor como hijos no nos es ajeno, es imposible que nos sea ajeno, pero entendemos, creanme, que es “su dolor” y que solo depende de uds. encontrar el camino que lo calme.

    • Me gusta tu reflexión sobre los abrazos. Yo tampoco pienso dejar de abrazarles (sin invadirles), aunque a ellos pueda incomodarles o molestarles porque sé que a la larga, cuando pase la adolescencia, probablemente les dolerán más los abrazos que haya dejado de darles (aunque sea a petición suya) que los que hayan recibido un poco a contramano… Que agradecerán saber que estuve ahí incluso cuando no querían que estuviera.

      • Yo tambien pienso asi. creo que uno de grande recuerda los abrazos de sus padres, hay una frase que dice ” ABRAZAME CUANDO MENOS LO MEREZCO PORQUE ES CUANDO MAS LO NECESITO “, los abrazos son muestras de afecto, creo yo nunca están de mas.-
        Te mando un sincero abrazo dde la Rep Argentina 🙂

      • Sí… podríamos ampliarlo a “cuando menos creo que lo necesito”…

  11. perlazul dijo:

    Hola:
    Estoy de acuerdo contigo. Quiere a las dos partes biológicos y adoptivos.
    Yo estoy en la parte adoptiva y estoy apoyando a mi hijo.
    Acepto que tiene que saber todo, aún sabiendolo.
    Te bendigo y encuentres la paz que necesitas.
    Con Amor.

    Carmen

  12. Yo no creo que uno no pone a los hijos “bajo un microscopio” como si fueran un experimento. Simplemente uno trata de entenderlos para ayudarlos como cualquier padre o madre debe hacer y hay que de a poco negociar lo tiempos de cada uno.
    Los comentarios de Isabela son validos como los de cualquier otra persona pero hay que tener en cuenta su edad y su estado de animo cuando los hizo, todavia le falta mucho camino para andar y entender la complejidad del mundo.
    Si el mundo en que vivimos fuera justo, no habria hambre, ni abandonos, ni robos y asesinatos, etc. De hecho el 80% de la poblacion mundial vive en estado de pobreza, asi que es mas la norma que lo fuera de lo comun. Sin embargo la mayoria de ese 80% conserva sus hijos, la adopcion en mucho mas rara de lo que parece y para que ocurra hay muchos otros factores que entran en juego, algunos no muy limpios a decir verdad.
    El tema que casi todos estamos dañados de alguna manera y eso es parte de la naturaleza de ser humanos y el trabajo de uno es reconciliarse con el pasado. Algunos pediran ayuda, otros haran ese trabajo solo, pero no se puede culpar a los padres por tratar de hacer lo que es su tarea, acompañar a los hijos. Muchos quisieran tener esa ayuda y no la tienen, incluso como adultos algunos extrañamos ese hombro materno o paterno donde poder apoyarnos a llorar.
    El trabajo de los adolescentes es cuestionarse y el de los padres escuchar y estar ahi.

    • Ella no dice que les pongamos bajo un microscopio: dice que se siente bajo un microscopio. Observada, escrutada, analizada… es un sentimiento perfectamente legítimo, creo yo. Igual que tampoco creo que culpe a sus padres de nada: simplemente, explica cómo se siente. Algo que me parece sumamente útil, teniendo en cuenta que nuestros hijos difícilmente nos lo contarán a nosotros (yo no lo habría hecho).

      Yo creo que como padres, debemos hacer lo que debemos hacer. Quererles, apoyarles, acompañarles, abrazarles, estar ahí… incluso cuando ellos no quieran, o sientan que no nos necesiten. A su disposición. Del texto de Isabela no aprendo que debo dejar de abrazar a mis hijos o de intentar entender qué sienten, qué les pasa; aprendo que mi labor puede resultarles incómoda, molesta o invasiva. No dejaré de abrazarles, pero entenderé mejor si encuentro resistencia.

  13. Desconcertada dijo:

    Lo del abrazo, lo del microscópio, lo de su espacio, lo he oido antes a otros jóvenes no adoptados. Creo que Isabella está en plena adolescencia, sintiendo un profundo rechazo a sus padres, padres que han debido trabajar mucho con ella sobre el tema de los orígenes, pero parece que no acertadamente. Parece que entre todos han hecho una idealización de la familia biológica tal que Isabella solo imagina que sus bios son pobres, pero maravillosos padres,que han sufrido de forma indecente la separación de su hija. Tal es la idealización de los orígenes que Isabelle declara que su nacionalidad es otra, y no la que por derecho le corresponde, la española.

    Sospecho que muchos padres adoptivos al leer esta declaración deberían revisar la relación que fomentan entre su hijo/a y el país de origen. He leido en muchas ocasiones lo importante de que se sientan de allí, que sientan orgullo por su lugar de nacimiento. Pues he aqui el resultado. Rechazan su realidad y eligen la idealización.

    Supongo que si hubieran acostumbrado a esta niña no a sentir orgullo, sino simplemente a sentir respeto no tendría ese rechazo a lo que debería sentir como suyo. Si no le hubieran ocultado las realidades más sórdidas que pueden estar esperándola, no sentiría esa necesidad de arropada por sus bios. Qué pasará cuando encuentre, no una familia pobre pero honrada, sino una familia que se desprendió de ella por comodidad, o un padre que trafica con niñas y las prostituye, una madre alcoholizada, un violador, una violada, o tantas otras posibilidades a cual peor?

    Tanto interés por conseguir que esté orgullosa de sus orígenes, se han olvidado de que sienta orgullo por su patria, por su gente, por los orígenes de la que es su familia (adoptiva).

    Todos sabemos de niños que son indebidamente dados en adopción, pero no veo buena idea hacer creer al hijo adoptado que el es uno de ellos. Hay una gran mayoría de madres que no pueden, no quieren o no saben cuidar de sus hijos, por razones muy diferentes y no siempre económicas.

    En una repuesta Antton llegaba a comentar que la bio acogería a su amigo y no le abandonaría. Es digno de estudio psicológico pensar que no hay madre mala, o propio de una mente infantil. La vida no es un cuento de hadas.

    • Pues yo no leo ningún rechazo a sus padres, la verdad. Leo una sana necesidad de separarse de ellos, de hacerse adultos, que tienen todos los adolescentes, o la deberían tener, yo creo que cuando algún amigo nos cuenta que su hijo adolescente no discute, no se rebela, no se salta los límites o peor aún “es la mejor amiga de su madre”… es inevitable pensar que algo raro está pasando ahí.

      Más de un comentario habla de idealización. Yo no sé si la hay. No conocemos los detalles de la adopción de Isabela, pero quizás ella sí los conoce y sabe, como saben otros niños adoptados, qeu sus padres biológicos no fueron ni maltratadores, ni malas personas, ni irresponsables, … quizás sólo personas que sintieron que separándose de sus hijos podían darles una vida mejor. Tan mala me parece la idealización de los padres biológicos (que yo no leo en este texto), como su demonización, la que se desprende del tercer párrafo de tu texto. Sí, existen estos casos, pero también hay muchos otros. ¿Por qué ponernos siempre en lo peor? ¿Quizás porque demonizar a los padres biológicos nos pone en una posición menos difícil?

      Tampoco veo nada de malo en que un niño se sienta de su país de origen, orgulloso de sus raíces. Ni creo que esto sea incompatible con sentirse, a la vez, del lugar donde vive, donde ha crecido. El concepto patria… bueno, no entra mucho en mi imaginario, la verdad.

      Por último, me parece muy ingenuo pensar que los mensajes que les transmitimos a nuestros hijos van a conformar sus ideas y sus emociones. Por supuesto que influimos en nuestros hijos, pero no somos lo único, ni, quizás, lo más importante. Los hermanos, la escuela, los amigos, las lecturas, la televisión… por no hablar de las infinitas posibilidades de internet… son múltiples inputs que nos conforman, que nos hacen ir creciendo. Es una de las cosas más maravillosas de tener hijos: ver crecer a personas con sus propias ideas, sus propios relatos, su propia personalidad.

  14. Gracias Isabela por compartir tus sentimientos. Me ha gustado mucho sentir las emociones para con tus padres (los biológicos y los adoptivos // los adoptivos y los biológicos). Deseo que tu camino te lleve a una plenitud feliz; con sus más y sus menos, pero feliz. Mucha fuerza!

  15. Bueno ineteresante reflexion, deduzco que estas en plena adolescencia, epoca, complicada, epoca de cambios, fisicos, hormonales, y en el caso de niños adoptados, pues replanteamientos, rellenar vacios, saber quienes son, donde encajan.
    Como padre (adoptivo), pero padre, reconozco que muchas veces salen los miedos, sobre el tema de los padres biologicos, sobre si nos querran menos por querer a sus padres biologiocs tambien, y el miedo a verlos sufrir, por la busqueda idelizada aveces, pero su busqueda al fin y al cabo.
    Nuestros hijos, son antes que hijos, personas, que tienen todo el derecho del mundo a su intimidad primero, yo tampoco comparti con mis padres todas mis luchas y experiencias personales, y despues a rellenar sus vacios, y la busqueda de los padres biologicos es parte de encontrar su lugar en el mundo, y nuestra funcion no es otra que la de acompañar, y ayudarles en lo que podamos, muchas veces poco mas podemos hacer, y respetar su busqueda, debemos mantener una figura de acompañamiento, hasta donde ellos deseen, debemos respetarlos como hijos y como personas con su derecho a su intimidad, a sus experiencias, a sus lagrimas y alegrias.
    Que puedan encontrar una realidad dura, si tienen a suerte de encontrar a sus padres biologicos, no debe hacernos sufrir, es parte de su proceso personal, rellenar esos vacios existenciales, de los cuales todas las personas tenemos derecho a conocer.
    Como padre adoptivo, no temo, que en un futuro mis hijos puedan llegar a querer a sus padres biologicos, creo, al menos mi opcion de ser padre adoptivo asi lo es, que la diferencia de adoptar, consiste en que nuestro corazon ama sin pedir nada a cambio, sea cual sea la situacion que nuestros hijos del corazon vivan, o las decisiones que puedan tomar, y las personas que puedan amar.
    Yo entiendo asi mi adopcion, mis hijos, son mis hijos porque mi corazon lo quiso, y les querre siempre, y respetare y compartire su busqueda personal, hasta donde quieran y celebrare que puedan rellenar esos huecos, si encuentran a sus padres biologicos, si necesitan que su vida sea completa asi, yo sere feliz, por ellos, pues es lo unico que deseo.
    Suerte en tu busqueda Isabela, por dura que sea la relidad que encuentres, te ayudara a saber quien eres, y eso es solo de por si, muy importante, y que tus padres, sepan respetar y comprender esa busqueda.
    Fèlix.

    • Tu reflexión me ha hecho pensar en una frase que leí unos días atrás en el Facebook de una adoptada adulta que está buscando a su familia biológica, sus orígenes: No busco una familia, busco respuestas. ¿Hay algo más legítimo?

      • ¿Y por qué no buscar una familia? ¿Es que acaso sólo se puede tener una? Igual de legítimo sería buscar una familia. Puede ser además de la que tienen o incluso en vez de la que tienen (en función de la experiencia de ahijamiento de cada quien)… ¿por qué no? A mí eso me resulta tanto o más lógico… Y si no se recoge la opción y se valora como posible y positiva la premisa de buscar otra familia (la “otra” en realidad somos nosotros, que llegamos después) estamos creando un tabú que a la larga sólo va a perjudicar a nuestros hijos, y a su comunicación con nosotros.

        Escribo a vuelapluma lo que pienso, luego está la casuística de cada quien y la realidad de nuestros sentimientos… el miedo al rechazo de los padres (bios y adoptivos), de los hijos (para con bios y adoptivos), etc.

        Saber es necesario para completar la identidad, y es una necesidad que se manifiesta más urgente en la adolescencia, que es cuando el tema de la identidad cobra más relevancia… pero la adquisición o recuperación de afectos familiares es también algo que no sé por qué no tendría que ser deseable ni legítimo. A mí me parece estupendo.

      • Sí, claro que es legítimo, pero yo creo que la familia no se busca: se encuentra. Igual que sucede con el amor… He intentado encontrar (sin éxito) una entrada que recuerdo haber posteado tiempo atrás, sacada de un Newsletter de AFIN y escrita por una adoptada adulta que había encontrado a su familia biológica… ella contaba que lo que había permitido incorporar a su madre biológica como su “familia”, alguien que participaba en los cumpleaños familiares y hacía de abuela a sus hijos, no era el vínculo genético (que es lo que le llevó a buscarla) sino los años en los que fueron tejiendo una relación, ya de adultas, distinta a la que tuvo con sus padres adoptivos.

  16. Este post y las conversaciones posteriores de madres y padres adoptivos, nuestra necesidad de abrazar y su necesidad de hacer el camino solos, son para mí un poco dejá vu… y me acabo de dar cuenta que es porque hace unos años, cuando aún estaba en México con mi hijo, comenté con Laura Heckel y su madre adoptiva los inicios de su propia búsqueda de orígenes…
    http://www.intelligent-studios.com/adoptados/index.php?option=com_content&view=article&id=60:laura&catid=35:mi-historia&Itemid=27

    Isabela, yo creo que te interesará el blog de Laura, y estoy segura de que ella te podría dar los “abrazos cibernéticos” que necesites y no desees recibir de tus padres. Entre iguales es más fácil focalizar la conversación en vuestros sentimientos, los padres normalmente hablamos con la carga de nuestros propios sentimientos…

    Un beso, por aquí nos tienes a un montón más dispuestos a escucharte, a apoyarte… y a aprender de tí. Lo que nos enseñas nos ayuda a ayudar a nuestros hijos, que es nuestra prioridad.

  17. Primero responder a Raquel por alusiones, no me conoces, no sabes mi grado de madurez.
    Despues de esto decir que estoy totalmente de acuerdo con desconcertada.

    Un saludo.

  18. Dicen varias personas que escriben que rechazo a mis padres adoptivos por rebeldía adolescente, les aseguro que no los rechazo, los quiero, son lo único que tengo a día de hoy, muy niñata estúpida tendría que ser para que mis sentimientos fueran esos, estos días estamos dando en clase de lengua “contexto lingüístico” en comunicación y lingüística, veo que han sacado de contexto mis palabras, me supongo que María, Desconcertada y el resto que escribe quiere pensar así por algún problema que ellos tengan pero no es mi problema, paso de cosas de adolescentes porque no tengo la edad del pavo esa de la que tanto se quejan los padres de otros, tampoco estoy colgada ni soy pasota, tampoco me quiero poner borde dando una lección de gramática y de interpretación lingüística, siempre saco sobresalientes alto en esta asignatura, mis padres adoptivos están orgullosos de mi porque soy muy buena estudiante, a veces parece que se inflan como los pavos……… cosas de padres……, me gusta estudiar, me gusta salir a caminar, me gusta mirar a la gente y observarla, me gusta enterarme de todo lo que despierta mi curiosidad……. me gustan muchas cosas que posiblemente ustedes no entienden. Tengo curiosidad por saber porque piensa la gente determinadas cosas, también por saber que conduce a los demás a hacer cosas, sean buenas o malas, en la clase de ética y “moral” se habla a menudo de la “motivación” esto está relacionado con la voluntad y el interés, también está relacionada con la necesidad, como no voy a explicar que es para no parecer mas pedante y niñata, buscan todas estas cosas y a lo mejor entienden algo de fundamento.

    El bicho raro soy yo con relación a mis amigas y compañeras, cuando ellas están locas de contentas porque van a ir a una disco o se escapan alguna vez para ir a un botellón, a mi eso no me gusta y si que ellas a mi me parecen bichos raros, en verano cuando todo el mundo está en la playa unas veces yo estoy en mi cuarto leyendo y cuando tengo que ir con ellas a la playa me llevo un libro también, aprender a leer es lo mejor que me ha pasado en la vida, recuerdo una vez con nueve años que mis padres adoptivos me escondieron todos los libros para que saliera a la calle con otros niños y que hiciera cosas de niños como ellos decían, a otros les da por subirse a los arboles o coleccionar cromos……..

    Si leen un poco mejor de nuevo lo que escribí el otro día, verán que solo dije: “un compañero mío dice que hubiera preferido seguir viviendo en el orfanato de su país estando mas cerca de su familia que sí lo iba a ver, se acuerda mucho de su abuelita y de su hermano mayor, yo no tengo esos recuerdos y me da mucha rabia ” no he dicho que prefiriera mi amigo ser pobre, nunca me ha dicho que prefiera ser pobre, nunca le he preguntado si prefiere ser pobre, no se lo he preguntado porque esa pregunta es una tontería cuando no se ha conocido la pobreza, mi amigo no recuerda haber sido pobre, solo recuerda a su familia, tenía comida, una cama, un techo, ropa…… estaba en el orfanato pero creo que nunca se sintió pobre, no se porque no se ha sentido así pero se lo preguntaré, esto de sentirse pobre nunca se me había ocurrido hasta que los he leído a todos ustedes, creo que si se hubiese sentido así en el tiempo que hace que nos conocemos habría dicho algo de esto, pero si le he preguntado por su familia y sus padres verdaderos, tampoco nunca le había preguntado eso…….. porque cuando hablamos solo habla de sus recuerdos y me dijo un día que le da miedo de repente olvidarse, según lo que averiguaron sus padres adoptivos por lo visto su padre se fue en una patera para tener una vida mejor y nunca mas supieron nada, a lo mejor se murió ahogado, no se sabe, su madre murió y su abuela estaba enferma, terminó en el orfanato y allí lo adoptaron, cuando llegó aquí en España tenía tres años y medio mas o menos. Tampoco dije en mi escrito que mi amigo busque a sus padres por internet. Pobre María………. ahora si que voy a ser niñata pedante contigo y desde los mundos de yupi:

    Si yo fuera tu hija adoptiva María, te tendría que esta dando las gracias cada día por el dinero que te gastas conmigo, por pagarme internet y todo lo demás, tendría que estarte agradecida ¿porque? tendría que estar recordando que me rescataste ¿de donde y para que? tendría que ponerte en un pedestal ¿de que color, banco, negro, amarillo? tendría que aprender a deberte la vida y las comodidades, tendría que aprender a ser malcriada para que tu aprendieras que es eso, no me dejarías tener pensamientos propios ni formarme mis propias ideas, en resumidas cuentas, que eres tan buena que has hecho una obra de caridad y por ello tengo que hacerte la ola, Gracias María y Desconocida pero no me gustaría ser tu hija ni adoptiva ni biológica. Tu misma.

    Desconcertada, que pobre opinión tienes, que pena, ¿orgullo? creo que el orgullo no está en ser de un sitio o de otro, el orgullo es otra cosa, ¿no? ¿tu sabes acaso cual es mi orgullo y a que se debe? tengo que sentir orgullo de ser española nada mas? porqué? no puedo sentir que soy de dos sitios al mismo tiempo? tengo que ignorar el sitio donde nací? porque tengo que renegar que soy de Júpiter si realmente nací en Júpiter? tu que te crees que no se cual es mi realidad? ¿conocer la verdad y la realidad es cuestión de orgullo? ¿yo he dicho acaso que necesito estar arropada por mis bios como tu los llamas? ¿donde leíste eso? ¿y que pasa si fuera hija de una violada, prostituta o alcohólica? ¿que cambia? ¿crees que no sabemos que podemos ser hijos de una prostituta o violada? no entiendo el afán de machacar a los niños haciéndole creer esas cosas ¿y si es al revés? me da que la que es muy insegura eres tu, deberías hacértelo mirar, ¿tu que crees que veo cuando me miro en el espejo? a quien veo? que yo sepa no me parezco ni en el blanco del ojo a mis padres adoptivos, no te digo cual es mi coeficiente intelectual porque seguro que no te lo creerías, pero es muy alto y a lo mejor también te parece mal y te molesta, que sepas que no tengo 9 años, me falta pocos meses para 17, no soy adulta pero tampoco una niña y tengo un cerebro propio, no soy un apéndice de nadie por mucho que yo quiera a mis padres adoptivos y ellos me quieran a mi, eso no tiene nada que ver con el resto, además has insultado a mis padres adoptivos, ellos no me han inclinado a ningún sitio, solo han contestado mis preguntas y nada mas,¿no puedo tener opinión propia?

    Ja,ja,ja, me he reído mucho con la pataleta de “la nevera llena” son todos muy graciosos, la nevera llena era una simbología que no creí que tuviera que explicar también, no me refería concretamente a la nevera por si misma y física llena de comida, en fin si también tengo que explicarlo………. creo esto es mas trabajo para mi y volveré a parecer una niñata pedante, yo pensaba que se sobreentendía que como simbolismo englobaba las diferencias entre el primer mundo y el tercer mundo (estoy intentando descubrir desde hace tiempo en donde está el segundo mundo), así que vuelvo a lo del principio, el contexto del significado del mensaje con relación al resto de partes del mensaje como una realidad especifica, no se si me entienden o los he liado mas todavía, en clase tenemos muchas discusiones sobre la contexualización linguistica sobre todo cuando leemos algo fuera de contexto y lo analizamos tal cual como si fuera un elemento ajeno al mensaje, pero en este no lo era.

    Si que es verdad que no entiendo todavía la complejidad del mundo, no entiendo al mundo y los patrones que tiene, tendré que crecer mas me supongo, no lo se todo todavía y no se si cuando sea mayor lo sabré todo o parte de todo, no culpo a mis padres adoptivos de nada, ¿porque lo iba a hacer?.

    Esto del microscopio es divertido, hay que ver la importancia que le dan y no piensan en nada mas, no se porque tienen que defenderse del microscopio, no es un ataque, pero a veces me veo como una ameba o una bacteria en ese sentido, a ver si lo entienden, los padres son los que miran y se mueven libremente en todos los sentidos, la ameba o bacteria son los hijos encima de una placa de petri si cogen una placa son redondas y se le puede tapar, de ahí no escapas porque es como si tuviera paredes, el microscopio es lo que está en medio de los padres y de los hijos, es la cosa que no se como se llamaría………años, experiencia, pensamientos, conducta,….. no se, todo lo que tienen los padres y el filtro por el cual los padres se enteran de todo o creen que se enteran de todo, es como la interpretación de lo que está en la placa de petri y cuando la lente está un poco empañada o desajustada, le dan a la ruedita para ajustarla y si sigue sin verse bien pues se le aplican varias luces, o tintado o liquido especial esperando llegar mas al fondo y sacar mas información de la ameba o la bacteria…… algo así como un cultivo de microorganismo, yo creo que es similar a la vida de la familia porque los padres son los que cultivan todo el rato a los hijos, es como sembrar cosas y añadirle abono de varias clases y analizar los resultados cada vez………no se como explicarlo la verdad.

    Felix no tengas miedo, se pueden querer a muchas personas al mismo tiempo, me imagino que tu quieres a muchas personas, pues tus hijos igual, no quiero ponerme en plan cerebrito pero el miedo y la inseguridad en los afectos es tuya, no de ellos.

    Y claro que me gusta que me abracen y me consuelen cuanto estoy mal, sin estar mal también claro que si, siempre lo han hecho, pero a veces son un poco pesados y tengo derecho a no tener que estar siempre dejándome y cuando no quiero tampoco necesito explicar todo el tiempo el porque de todo, alguna vez he visto a algún adulto con su pareja que algunas veces en un abrazo o conversación o algo han dicho, ahora no y no pasa nada, no se acaba el mundo, pero muchas veces nosotros no podemos decir esa palabra tan fácil porque entonces todo se convierte en un drama, preguntas, respuestas y volvemos al microscopio.

    Yo se que muchos se van a molestar por esta contestación, he ido dejando pasar una a una las respuestas que llegaban, pero hoy las he vuelto a leer todas de nuevo y creo que merecen una contestación, si alguien se siente ofendido, perdón, si alguien cree que soy rara, lo siento, pero como yo hay mucha gente, no he querido molestar a nadie pero se supone que aquí se dice lo que uno piensa esté mal o bien, da igual.

    Gracias a todos por aguantar este rollo mío, esto lo estoy escribiendo junto a mi amigo y por eso lo nombré y conté un poco mas su historia, solo espero que mis padres no lean todo esto que escribo, imaginen que es un hijo de ustedes, pues tampoco les gustaría que ustedes lo leyesen.

    Abracitos a todos con buen rollo, 🙂 cuando cumpla 17 años escribiré algo si me deja la madre de marte, gracias.

    • Muchas gracias por tu respuesta. Yo creo que se te entiende todo, muy clarito. En el primer texto, y en esta respuesta. Y no te encuentro nada rara… pero claro, es que yo soy un poco de Marte… 😉

      Entiendo que no quieras que tus padres te lean. Seguro que si mis hijos lo hubieran escrito pensarían lo mismo; pero yo, como madre, estoy muy agradecida porque nos dejes acceder a todas estas reflexiones. Es un privilegio leerte.

      Puedes escribir siempre que quieras y yo estaré encantada de publicarlo, no lo dudes. Cuando quieras.

    • Eres bastante pedante y sabionda, sabes?
      Espero que con los años, cuando madures, se te pase.

      Un saludo y suerte

      • Es que se lo han puesto a huevo, Luz, tenlo en cuenta… a mí me ha parecido bastante moderada, teniendo en cuenta su edad y el tono de los mensajes de María y Desconcertada 🙂
        La pena es que de toda la conversación, se ha quedado más con esos mensajes que con los del resto… reconozco que es demasiada chicha para un solo día 😉

      • Luz gracias guapa, no esperaba menos, Raquel no me he quedado solo con esa parte de los mensajes, tengo para mas pero me tengo que ir a clase, al resto que son muy explicativos y razonados les contestaré igual, pero me supongo que será distinta porque estoy de acuerdo en muchas cosas que dicen y que si que quiero que se sientan bien con sus opiniones porque son realidad, pero es que ya no tengo mas tiempo, espero mañana o pasado ponerme a ello, que les agradezco a todos la opinión sera buena o mala, todos tenemos derecho a expresarnos incluso Luz, María y Desconcertada, como tu dices Raquel, me lo pusieron a huevo. Gracias y abrazos.

      • Supongo que no hace falta que diga que no voy a permitir faltas de respeto en los mensajes / respuestas del blog. Tanto menos si van dirigidas a una menor de edad que nos ha hecho el favor de desnudar su alma sin pedir nada a cambio. Gracias a todos por adelantado.

    • Isabela, yo te leo y creo ver en vos,, en lo que escribis a mi propia hija adolescente que tiene 15 años, si bien no se puede generalizar en adopción , creo que comparten muchisimas cosas, es decir que tienen muchas cosas en común, en especial la forma de comunicarse, la madurez, como se expresan, en fin la tienen clara, muy clara para la edad que tienen.
      Te mando un “abrazo” espero no te incomode 😉 (ja ja ja!!!!) Saludos dde la Rep Argentina!!

    • Isabela, muchas gracias por tu testimonio. Lejos de parecerme pedante, me pareces incluso hasta contenida y moderada, ¡sospecho que yo hubiera sido mucho más radical ante determinadas afirmaciones! Me encantan tus reflexiones, y en ocasiones me siento retratada (¿descubierta?) como madre adoptiva – y también como hija.

      Porque, creo que como tod@s los hij@s, a mis 47 años, y teniendo una estupenda relación con mi madre, ¡tampoco quiero que lo sepa todo de mí! (Y no te cuento ya lo que hubiera querido que supiera de mí a los 16… Ahí, con un 10% de conocimiento materno ya iba yo más que sobrada…) Y… mi madre sigue siendo pesada. Y, lo que es peor, creo que yo seré (¿soy?) una madre 100.000 veces más pesada que ella… Y no descartes que, si algún día eres madre, también te conviertas en pesada… ¡ Debe venir con el cargo! 😉

      Entiendo también perfectamente que no tengas por qué elegir “una” identidad. ¿Por qué sólo una? ¿Por qué sentirse de un solo sitio? Creo que todo ser humano se puede sentir de muchos sitios a la vez – o de forma alternativa. Creo en la identidad variada, pero también fluida y cambiante. Y creo que uno se puede sentirse orgulloso de su país – y a la vez, profundamente avergonzado. Qué miedo me dan las verdades absolutas, las certezas, las opiniones rotundas.

      Como tan bien describe Antón, nos metemos en la aventura de ser padres adoptivos viendo sólo algunos aspectos del puzzle, infinitamente más complejo, que es tanto la adopción como la propia paternidad en sí. Y cuando nos damos cuenta en el lío en el que estamos metidos, y, sobre todo, en el lío en que está metida esa persona que aprendemos a querer más que a nuestra propia vida, nos empeñamos en querer saber, conocer, ¡queremos hacerlo bien! Claro que no nos sale… Bueno, a mí, desde luego, no me sale bien, pero con que me apruebe mi hija, me voy dando por contenta. Pero, como todos los padres, somos Work In Progress, profunda e irreparablemente imperfectos. Como todos los padres, como todos los humanos.

      Dices que no entiendes la complejidad del mundo. ¿Quién lo hace? No creo que nadie la entienda. Y sospecho además que los que creen que la entienden, no saben que en realidad es incomprensible. Aunque si alguien la ha entendido, por favor, que pase la fórmula, porque yo llevo una vida intentando descifrarlo y efectivamente, como dijo Descartes, que era muchísimo más listo que yo, sólo sé que no sé nada. Bueno, sí, sé que te agradezco tu tiempo y tus mensajes, como los de Antton y otros tantos adoptados que nos hacéis reflexionar, ¡aunque eso suponga un poquito más de labor de microscopio! 😉

    • Se puede decir más alto pero no más claro. Gracias otra vez. Gracias por el tiempo que has dedicado a contestarnos a todos, adultos con la boca llena de grandes respuestas, de grandes análisis y tan, tan, tan pequeñitos a tu lado. Bicos.

  19. Hola Isabela, yo también tenía una pregunta para ti ¿te hubiese gustado que tus padres hubiesen iniciado la búsqueda de tus padres biológicos? ¿Crees que hubiera sido algo a lo que no tendrían derecho? ¿Crees que hubiera sido mejor y asi tener ahora más datos o incluso contacto con ellos? Gracias.

  20. Hola Nuria, pues mis padres adoptivos empezaron a buscar datos cuando yo tenía 4 o 5 años, pero es muy difícil, con mi amigo fue mas fácil, tengo algunos datos que encontraron y me dieron con doce años cuando se los pedí, les agradezco enormemente que empezaran el camino por mi, no es que no tuvieran derecho a buscar, creo que era su obligación o yo lo veo como su obligación el buscar para mi a mi familia y lo han cumplido con creces, nunca les podré pagar todo el esfuerzo que se han tomado, ellos también pensaron que era su obligación, me lo dijeron el otro día cuando se lo pregunté, me dijeron que era una obligación que adquirieron cuando me adoptaron porque para ellos hubiera sido mas fácil dejarlo estar y así no enfrentarse a mas gasto de dinero, mas preocupaciones y mas de todo pero que sabían que si no hacía nada a lo mejor podían perderme en el futuro y como ves, ni me han perdido ni he dejado de quererlos y puedo querer a mis dos padres y mis dos madres.

  21. Muchas gracias Isabela, tu respuesta me ayuda a ponerme un poco en vuestro lugar, y a tomar una decisión al respecto. Yo no hago más que darle vueltas al tema, aunque cada vez estoy más cerca de asumirlo como algo que debo hacer sobretodo por si luego es demasiado tarde. Espero no equivocarme. Gracias y suerte en tu búsqueda.

  22. Yo agradezco un montón testimonios como el de Isabela. Gracias! cada adoptado es un mundo y cada adopción una historia diferente pero siempre se puede asemejar a la de nuestr@s hij@s…
    En La Voz de los Adoptados por ejemplo son partidarios a que la búsqueda la inicien los adoptados cuando estos ya son mayores de edad y me sorprende que defiendan tanto esta postura cuando ellos mismos(LVA) sufren las consecuencias por esa falta de información y gran laguna en su vida.
    Gracias otra vez por compartir tu historia.

    • Pues no sabía que esa era la opción que apoyan desde La voz de los Adoptados. Yo también creo que no es mi derecho, es el de mis hijos, pero el tiempo corre en contra y temo que cuando ellos sean mayores no encuentren respuestas por llegar demasiado tarde (no me lo perdonaría), es por eso que creo tengo la responsabilidad de iniciar esa búsqueda y tratar de recabar la mayor información posible, yo asi me planteo empezar a hacerlo ya (aunque no se que vías seguir). Lo que no tengo claro es si en caso de encontrar, tengo derecho a establecer contacto, ¿qué pensarán sus madres/padres biológicas/os?.
      A los que habéis iniciado el camino de la búsqueda me gustaría preguntaros qué opináis y si tenéis información de cómo o a quién acudir.
      A Isabela gracias de nuevo y a madredemarte decirte que aprendo cada día de tu blog y me está ayudando a resolver cuestiones que van surgiendo según van creciendo mis hijos.

      • Yo soy de las que busqué, y de las que establecí contacto… tengo las mismas dudas morales que tú, pero ante la opción de que me reprochen haberme metido donde no les llaman o que me reprochen haber perdido la posibilidad de conseguir información, preferí el primer reproche… porque lo segundo es irremediable (y porque meternos dónde no nos llaman es parte de nuestro trabajo como padres).

        En nuestro caso, la madre biológica de B. floreció al empezar a tener noticias de su hijo… no la busqué pensando en ella, pero no tengo ninguna duda de que no podría haberle sentado mejor. Y si lo piensas bien, es lógico. Si yo tuviera que separarme de mis hijos, ¿no mataría por tener noticias de ellos?

        He escrito al respecto en más de una ocasión… yo creo que si filtras por “orígenes”, te saldrán las cosas que he ido escribiendo.

      • Gracias por contar tu experiencia (leeré, sin duda, los post al respecto). Yo también creo que es mejor un reproche por haber hecho, con la intención con que se hace (por ellos), que por dejar de hacer.

      • Yo no sé si es mejor o peor; de hecho, creo que no hay mejor o peor. Pero esta es la opción que podré defender cuando lleguen los reproches, si es que llegan…

      • Hola, Nuria:
        Yo sólo te puedo contestar desde mi experiencia. Yo busqué a la madre de mi hija muy pronto movida por dos motivos. Por un lado, la certeza de la enorme cantidad de casos de corrupción y dossieres falsos de la adopción en Etiopía. Por otro, el hecho de que, casi seguro, todo rastro se hubiera perdido para cuando mi hija hubiera querido iniciar la búsqueda.

        En mi caso, resultó muy fácil, porque respondió a la primera llamada del teléfono que obtuve durante el viaje de adopción. Posteriormente, viajé al país en dos ocasiones y nos hemos encontrado tres veces, además de mantener contacto por carta y por mail.

        Ahora, me alegro mucho, porque mi hija – era un bebé en el momento de la adopción – conoce su rostro, su nombre y la historia que la llevó a ser adoptada. (Y encima, como regalo, yo ahora sé con certeza que su adopción fue correcta, lo cual fue un enorme alivio).

        Para mí – y para su madre etíope – ha sido una experiencia positiva. He dicho en algunas ocasiones que siempre he pensado que las dos formamos parte del mismo libro que es la vida de nuestra hija, aunque sea en diferentes capítulos. Y tengo la sensación de que vernos a las dos juntas en varias fotos (y abrazadas, y con mucho cariño) le ayuda a entender que no tiene que ambas, las dos, su madre africana y su madre europea, somos parte de su historia.

        Hace dos días, mi hija – que acaba de cumplir siete años – me ha dicho por primera vez que quiere ir a Etiopía a conocerla. Y esos eran mis planes (ir cuando ella cumpliera siete años), si no fuera porque la dichosa crisis me tiene sin un duro. Pero quiero ir con ella mientras aún sea pequeña, antes de la adolescencia, que ya me parece compleja de por sí. Creo que conocer el país, ver de dónde viene, a quién se parece, le puede ayudar a entender su historia.

        Tengo amigas americanas que han viajado con sus hijos adoptivos al país, a ver a la familia, y la experiencia ha sido muy buena en los cuatro casos que conozco de cerca. No quiero decir con ello que todos esos viajes sean buenos: sólo hablo de los que conozco muy de cerca.

        Sea cual sea tu elección, te deseo mucha suerte en tu camino.

      • Yo también tengo previsto viajar a Etiopía con B. (y con A., y seguramente con amigos con hijos etíopes) antes de que llegue a la adolescencia; no sólo para ver a su madre – si él quiere verla, que parece que sí – sino para conocer el país, visitar los sitios bonitos, ver cómo es sobre el terreno. Nuestra previsión es en un par de años… si la economía lo permite.

        Fuimos un par de veranos atrás al pueblo de B., en Marruecos (mucho más cerca y barato), y aunque en su caso, el encuentro con la familia biológica no es posible, sí volvimos a la crèche, vimos a mucha de la gente con la que convivió, que le cuidó… la experiencia fue inmejorable. Si pudiera, me gustaría ir seguido, seguido… qeu no fuera un acontecimiento excepcional sino parte de nuestra “rutina”.

        Yo también conozco a varias familias que han hecho el viaje de reencuentro, todas españolas, a Etiopía, Guatemala, Nepal… y la experiencia ha sido inmejorable. Quizás los que son menos buenos no los cuentan tan fácilmente… pero los que conozco queda claro que han servido para recolocar muchas cosas y afianzar los lazos, en ambas direcciones.

  23. es comun en los adoptados imaginar e idealizar a la familia biologica que no han conocido, pero en el 99 por no decir el 100 por cien nada fue como se piensa, mas bien al conocerse nace la decepcion. siempre hay una triste tristisima historia destras de cada abandono. maria yo tb pienso como tu. y isabela no me parece nada madura sino que uno de esos casos, igual sus padres deberien explicarle toda la verdad de su abandono y adopcion.

    • Creo que asumes como verdades cosas que no se han dicho, como que Isabela idealiza a su familia biológica (yo no lo leo en absoluto, simplemente dice que les quiere, ¿por qué esto te parece malo?), o que sus padres no le han explicado la verdad de su historia, ¿de dónde lo deduces? Creo que más de tu experiencia y tus opiniones que de lo que ella dice.

      En cuánto a lo que el 99% de las historias de adopción no son como se piensa, estoy de acuerdo, no sé si en este porcentaje, pero probablemente en un sentido muy distinto al que tú afirmas: un porcentaje importante de los niños que entran en el circuito de adopción no son abandonados, ni maltratados, ni siquiera carecen de una familia que pueda cuidar de ellos, y que en muchos casos lo ha hecho hasta cierto momento…

    • Antton Zabala dijo:

      Yo debo de ser ese uno por ciento entonces…

    • No sé de dónde sale ese 99%. Sí sé que en la sentencia judicial de la adopción de mi hija consta su historia firmada por una juez. Creo que todos los adoptados en Rusia (y son bastantes) tienen una sentencia comparable; te aseguro que es real y completa; también que da poca opción a la fabulación. No sé como funciona en otras partes, pero me imagino que en nacional hay tanta o más información. Como madre lo único que puedo hacer es transmitirle lo que hay allí y los comentarios extra que me proporcionaron en el orfanato y en el juicio. Es información que tarde o temprano ella podrá conseguir con muy poco esfuerzo.

      • Liliana dijo:

        Asi tambien es en nuestro caso, nosotros somos argentinos, nuestra hija tambien lo es y es adoptada legalmente, media una sentencia de adopcion plena y su historia ( datos, motivos, etc.) figuran en un expediente al que ella tendrá acceso cuando cumpla la mayoría de edad. Si es que decide buscar y averiguar mas sobre su origen tiene legalmente desde y donde hacerlo. Pero ese decisión le pertenece pura y exclusivamente a ella.

      • Yo, además, tengo copia de esa sentencia; una del original en ruso y otra de la tradución al español realizada por una traductora jurada. No sé si en el expediente del juzgado, al que me imagino también tendrá acceso ella, hay más datos sobre su historia.

  24. bueno cada uno se engaña como quiere, alla cada uno.

  25. Gracias Isabela, por compartir con nosotros tus vivencias y tus sentimientos, Ojalá que tengas suerte en tu búsqueda.

  26. Gracias Isabella por compartir con nosotros lo que piensas y lo que sientes.Nos ayuda mucho a comprender a nuestros hijos, sientan o no lo mismo que tu.
    Sin tener que ver con la adopción, me recordaste a mi misma a tu edad cuando hablas de tu relación con la lectura y te comprendo perfectamente, en la adolescencia me permitió volar y viajar con la mente a conocer otras culturas y puntos de vista y enriquecerme como persona.

  27. Antton Zabala dijo:

    Isabela me hubiera gustado tenerte de hermana mayor.

  28. Analía dijo:

    Hola Isabela, soy madre adoptiva de 3 chiquitos, y realmente te agradezco porque ha sido muy claro tu testimonio, me ha servido para entender bastante sobre todo a mi hijito mayor. No entiendo todos los comentarios negativos que recibiste, creo que nadie ha sabido ponerse realmente en tu lugar. También quiero felicitar a tus padres adoptivos por la educación que te dieron. Me encantó leerte y creo que a todos los padres adoptivos nos diste una buena lección.

  29. Valentin Saunders dijo:

    Tengo una hermosa familia; en parte gracias a mis padres adoptivos tengo todo esto, soy un agradecido de la vida….pero me falta algo muy importante, saber de mis raíces, de donde vengo.

    • Es que una cosa no quita la otra, ¿no?, creo que deberíamos dejar de pensar (quien lo piensa todavía) que buscar los orígenes, la familia biológica, implica necesariamente algún conflicto con los padres de crianza…

      • Liliana dijo:

        Por supuesto que es asi como tu dices!! ningun conflicto. Es un derecho de nuestros hijos conocer e inevstigar sobre sus orígenes. Y son ellos los únicos con derecho a juzgarlo. Asi como tambien son los únicos que tienen derecho a darle el lugar que deseen en su vida.

  30. madre de un tesoro dijo:

    Me gustaría hacer algunos comentarios, si me lo permite madredemarte, y empezaré diciendo que estoy total y absolutamente de acuerdo con Desconcertada, María, Luz, y Rita, muy especialmente con Alicia, y parcialmente de acuerdo con Liliana. Empezaré comentando la intervención de ésta última.

    No creo, Liliana, que la madurez sea un rasgo común a los niños ni a los adolescentes adoptados; muy al contrario, numerosos estudios parecen demostrar que los niños y adolescentes adoptados arrastran un cierto grado de inmadurez emocional en lineas generales ya que, y en esto sí estoy totalmente de acuerdo contigo, cada adopcion es un mundo porque cada persona es un mundo y cada niño – adoptado o no adoptado – es diferente (circunstancias, personalidad, temperamento, vivencias, historia personal, encaje con la familia adoptiva, etc etc) y, no solo en adopción sino en casi nada, es bueno generalizar. En cuanto a esa madurez o inmadurez que mayoritariamente atribuis a Isabela, la autora del artículo inicial, diría que no debe confundirse con capacidad intelectual porque nada tiene que ver. Uno (y aqui me refiero, por descontado, incluso a un adulto) puede ser superotado intelectualmente y tener emocionalmente la edad de un niño. Me gustaría preguntarle directamente a Isabela a santo de qué menciona su coeficiente intelectual presuntamente alto y con tanta pedantería y presuntuosidad pretende darnos clases de linguistica, ética, prácticas de laboratorio, etc etc… Isabela, a pesar de ese coeficiente intelectual del que alardeas te recomiendo que repases tu texto: haces faltas de concordancia sintáctica y tu redacción peca de caótica, reflejo, en mi modesta opinión, de tu propio caos interior. Deberías de practicar, por otra parte, un poco más la humildad que es una gran virtud. Quizás te guste sentirte rara – repetidamente haces alusiones directas o indirectas a tu “rareza” – porque sentirse diferente es algo que satisface siempre a nuestro ego pero siento decirte que a mí personalmente no me pareces nada rara ( me pareces otras muchas cosas por ejemplo pretenciosa a más no poder, cosa solo disculpable por la edad que tienes) y sí y también me pareces, en muchos sentidos, de lo más convencional, es decir: adolescente, egoísta (que quiere decir, como presumo que tú ya sabrás, absolutamente centrada en sí mísma), y por completo inmadura (condicion ligada inequivocamente a ese egoísmo adolescente: todos hemos pasado por esa etapa en la que estamos descubriendo el mundo y a nosotros mismos y solo somos capaces de mirarnos el ombligo). Para entender tus “grandes metáforas” como la de la nevera llena o la del microscopio con lentes, placas de Petri y tinturas diversas, te aseguro que la mayoría no necesitamos aclaraciones ni profundizar en contextos linguísticos: son “simbolismos” muy accesibles, por mucho que tú necesites explicarnoslos y demostrarnos lo inteligente que eres y cuanto sabes. Los demás tambien hemos ido al colegio y a la Universidad ¿sabes? … Tambien quisera decirte que si para ti la vida familiar es como dices similar a “cultivar hijos”, “sembrales y añadirles abono” y “analizar los resultados” … la tuya es desde luego una visión extremadamente pobre y, vuelvo a lo de antes, sumamente egoísta. Ojalá mis padres – y soy hija biológica – se hubiesen preocupado de estar pendientes de lo que me ocurría a mí ( observándome en la placa de Petri, poniendome abonos y tinturas y cambiando lentes y ajustándolas), me hubiesen tratado de entender – quizás lo hicieron dentro de sus posibilidades pero desde luego yo no me enteré – y me hubiesen llenado de abrazos, preguntas y porqués cada vez que yo parpadeaba; pero tenían otras cosas en que ocuparse, por ejemplo la supervivencia material en la España de la postguerra. Lo hicieron tan bien y tan mal como pudieron y supieron y yo les estoy sumamente agradecida y sobre todo, les quiero inmensamente. Deberías agradecer a tus padres una preocupación que no es más que la expresión – quizás torpe – de su amor pero como eres una adolescente egoísta te quejas. Y claro que, por otra parte, estoy de acuerdo contigo en que tienes derecho a tu intimidad y a tu privacidad: todos lo tenemos. Hay siempre una región en la conciencia de los seres humanos que es intransmisible, solitaria e intimísima. Es sano salvaguardarla y eso ocurre hasta entre las parejas. Pero de ahí a tus pataletas adolescentes y a tu pedantería hay mucha distancia, la distancia que otorga precisamente la madurez, esa que tú no tienes ni de lejos. Aunque lo que a mí me asusta no es que tú no la tengas – no tenerla es lo que te toca – sino que tampoco la tengan adultos, padres y madres que, viéndola en ti, creo modestamente que demuestran que no saben lo que es.

    Respecto a la adopción quiero decirte algo: tus padres biológicos, esos a los que dices querer y desear encontrar con toda tu alma te dejaron. Se separaron de ti, conscientemente eligieron no tenerte con ellos. No sabemos porque – o quizas tú lo sepas, yo desconozco tu historia – pero el caso es que lo hicieron. Entre tenerte y no tenerte escogieron lo último. Desconozco sus circunstancias y motivos y no juzgo a nadie pero en el mundo hay millones de familias pobres y solo un tanto por ciento mínimo dan a sus hijos en adopción, como muy bien comenta Alicia. Quiero hablarte de otras muchas adopciones que conozco pero antes de seguir también quiero decirte que el amor es algo cotidiano, de cada día y sobre todo, concreto. Que creer que uno ama a alguien no es lo mismo que amarle y que tú puedes creer que amas a tus padres biológicos o a quien te parezca (eso se llama “idea” … ¿te suena? …) pero que a tus padres biológicos no los amas por una sencilla razón: no los conoces. Fíjate en uno de los comentarios: una adoptada que encontró de adulta a su madre biológica, dice que la sintió como madre cuando compartió con ella cumpleaños y fiestas familiares (cito de memoria: creo que dice algo así). O sea que tal vez tú tengas muchos deseos de encontrar a tus padres biológicos – esos que eligieron dejarte, separarse de ti – pero amarlos no los amas. En cuanto a ese deseo, el de hallarlos, cuando surge de la madurez y de una profunda reflexión responde a la legítima y natural necesidad de completar la identidad pero cuando surge de la inmadurez y de la idealización – como, permíteme que te lo diga, creo es tu caso – responde a la incapacidad de gestionar carencias y básicamente el dolor de la pérdida.

    Continuando con el tema de las adopciones, por un lado repito que las tres cuartas partes del mundo viven en la pobreza y no dan a sus hijos en adopcion por ello, y por tanto no es la pobreza sin más lo que determina el que los niños se den en adopcion. Lo que lo determina en la mayoría de los casos es la voluntad y la elección de sus padres y con esto contesto a Marta que pregunta “¿quien determinó que este niño iba a estar mejor en otro país, con otras personas?” “¿Porque entran en circuitos de adopción niños que tienen familia?” (refiriendose a tu amigo). Pues Marta, basicamente lo determinó su abuela, esa que lo dejó en un orfanato, que lo visitaba y que dio el consentimiento para la adopción; esa que eligió y decidió separarse de él sabiendo lo que eso implicaba: no volver a verlo.

    Quiero aquí hacer además otras consideraciones. En China las niñas, esas que adoptamos en occidente, se dejan en las calles. En los orfanatos yo he visto niñas con la cabeza deformada y las consiguientes consecuencias neurológicas, por no cambiarles de posicion en la cuna, bebés que no soportaban que sus padres adoptivos los abrazaran porque gritaban. Tambien he visto niñas muertas (bebés) en la calle y flotando en un rio. En India y Nepal, dado que el hinduismo exige que – para tener una buena reencarnación – cuando mueren los padres el hijo mayor sea quien prende la pira funeraria, no tener hijos (que no hijas) es una desgracia. Aunque la ley lo prohibe, los ginecólogos advierten por gestos, a cambio de dinero, a la embarazada y si es una niña lo que espera se practica el aborto de género. En Nepal, las niñas son vendidas por sus familiares, a veces sus propios padres, y llevadas a los burdeles de Bombay a ejercer de prostitutas infantiles: algunas confiesan que lo que más deseaban despues de un “servicio” era irse a jugar con las otras niñas. El país que más suicidios registra del mundo, de mujeres en la franja que va de los 20 a los 50 años es China: entre los campesinos chinos no solamente está admitido que la que trabaja es la nuera de la familia sino que además no solo tiene derecho a golpearte tu marido sino especialmente tu suegro. Tanto en India como en Nepal los niños son vendidas para trabajar en circos cuando no se les amputan miembros para la mendicidad. Que decir de los niños que corretean por las calles de Kathmandu esnifando pegamento o de los niños rata que viven en las cloacas de la capital de Kazjastan para resguardarse del frío, o de los niños de los orfanatos de los antiguos paises del pacto de Varsovia – auténticas instituciones mentales en las que se bambolean con la mirada ausente y los rostros desencajados.

    Tengo una hija adoptada y conozco a una gran cantidad de familias con hijos adoptados, algunas de las cuales son familias amigas y no solo conocidas. Conozco niños, ahora adoptados, hijos de una prostituta que cada vez que tenía un hijo – de distinto padre – lo dejaba en el orfanato. Conozco dos niños a los que su madre rusa, alcohólica, dejaba solos en casa durante días, el mayor de cuatro años al cuidado del otro, sin alimentos, hasta que se hicieron cargo de ellos los servicios sociales. Conozco a una niña a quien su madre cedio al orfanato a cambio de un puesto de verduras en el mercado. Cuando – por circunstancias que serían largas de contar – fui a visitar a esta mujer a su casa, resultó que su familia era dueña de todo el edificio en el que vivian – edificio tercermundista pero edificio al fin – y que el dinero que los padres adoptivos de su hija le enviaban para los estudios de otro hijo de doce años que vivía con ella se lo quedaba y mandaba a trabajar al niño. Conozco a esa niña china de la cabeza aplastada de la que he hablado. Conozco a otra niña de quien soy sponsor, a quien su madre dejó sola en su aldea desapareciendo un buen dia. Ella se refugió en casa de unos vecinos que la encerraban sola en casa mientras se iban al campo a trabajar y que la usaban de criada cuando regresaban. Esta niña fue llevada al orfanato con siete años y no hablaba, estuvo en un rincón sin hablar durante meses y etc etc etc … Conozco a otra niña, abandonada en la calle con seis meses, y a otra cuya madre adoptiva encontró en la calle vagando con unos cuatro años y consiguió que la acogiesen en un orfanato para poder adoptarla. Conozco casos de adopciones oscuras ( y mi hija también las conoce y hemos hablado del tema juntas). Conozco montones de historias de trapicheos e intentos de extorsión económica por parte de padres biológicos a padres adoptivos y conozco también unas cuantas de hijos adoptivos que no quieren ni oir hablar – tras conocer estos trapicheos – de su familia biológica ni de su pais de origen. Conozco también adoptados adultos – en concreto a un íntima amiga de mi madre, adoptada a los tres años en Zaragoza – que jamás ha tenido ningún interés en indagar ni conocer de su familia biológica y así lo ha comentado siempre (Isabela, te remito a tus palabras: “todos hasta los que no lo dicen tienen siempre en la mente a sus padres pero nos callamos”. Tú no sabes lo que sienten todos. Tú y tus tres amigos no sois todos. Todos somos distintos, no seas tan presuntuosa por favor).

    Quiero decir algo que sospecho será muy impopular: la pobreza envilece, no siempre pero sí en demasiadas ocasiones. Quiero dejar también algo muy claro: no juzgo a nadie, no sé lo que yo hubiese hecho en su caso, con sus medios, con sus circunstancias económicas, físicas, psicológicas, intelectuales, culturales, morales, espirituales y de todo tipo. Pero la realidad es la que es y efectivamente hay que mirar más ampliamente y más allá de los mundos de Yupi. No todos los padres que dan a sus hijos en adopción son maravillosos y ni siquiera unos pobrecitos que no saben lo que hacen o no tienen otra salida. Eligen y por tanto son responsables de lo que eligen. La libertad humana no es un absoluto, es la capacidad que tenemos de hacer o no hacer en nuestras limitadas circunstancias. Lo lamento pero es así y por tanto idealizar a las familias biológicas, alentar esa idealizacion en nuestros hijos e incluso enfrentarles al encuentro con esas familias antes de la madurez me parece peligroso e incluso – en ocasiones, no siempre – irresponsable. Son ellos los que deben decidir si desean o no ese encuentro y estar capacitados para poder gestionar cualquier tipo de compleja circunstancia o relación que pueda darse. Nuestra responsablidad es amar y cuidar a nuestros hijos y no “devolverlos” a las familias que decidieron dejarlos y que por tanto deben asumir esa pérdida.

    Por otra parte me gustaría hablar aquí de la cuestión del “abandono” en la adopción. Para que exista abandono ha de haber un supuesto que dice que los hijos biológicos deben ser criados y amados por sus padres biológicos. Pero ese si es un supuesto contextualizado, es decir es un supuesto cultural, sin embargo no es un absoluto. Sin ese supuesto no hay abandono. En cuanto al tema de los orígenes con el que tanto nos machacan a los padres adoptantes ne sorpendió no hace mucho un artículo de una investigadora de la Universidad de Barcelona en el que se hablaba de un trabajo sobre la adopción en los países escandinavos, con una población de adoptados, ya adultos en estos momentos, en el que dichos adoptados manifestaban sentirse absolutamente escandinavos (daneses, suecos, noruegos, finlandeses) y bastante distantes de su cultura originaria (coreana, vietnamita, …) y como recordaban en su infancia el empeño de sus padres por introducir al pais de origen en sus vidas cosa que a ellos les resultaba entre indiferente y agobiante. He de decir que quedé sorprendida.

    Paso ahora a mi historia personal. Hija adoptada a los siete años, al mes de estar aquí me explica en su castellano defectuoso que la llevaron a un sitio en donde habia muchos niños y que ella se puso a llorar, y añade llorando de nuevo “mami tú no dejes”. Unas semanas más tarde encogida y llorosa una tarde en el sofa, me dice “mami yo quiero mucho a ti y también quiero a mi otra mamá y no sé con cual quedar” … yo la abrazo y le explico que no tiene que elegir, que ella tiene dos mamás y que puede querernos a las dos, que la otra mamá no la podía cuidar no sabemos por qué motivo y que por eso está conmigo pero que la otra mamá la tuvo en la barriga y la cuidó mientras pudo. Ella respira hondo y se relaja. Yo pienso en lo maravilloso que es el corazón de un niño y en que, en dos meses justos que llevamos juntas, me ha colocado al mismo nivel que a su madre, a mí que soy una desconocida, que soy de otra raza, que habló otro idioma: es muy emocionante. Más adelante empieza a hablarme de sus abuelos, de su vida en el pueblo (a veces fabulada: su abuelo la llamaba por el móvil) y un día me dice que su madre la dejó porque no la quería y porque se enamoró y la dejó a ella (esto se correspondé con la historia que me contaron en el orfanato), yo le digo que su madre la dejó porque no podía cuidarla. Ahora que ya tiene catorce años, le he dicho en alguna ocasión, cuando ha surgido, que yo no sé si su madre la quería o no porque yo no la conozco, porque no estoy dentro de ella y no sé lo que sentía, pero que en general cuando una madre se separa de su hijo es por un motivo muy importante y con mucho dolor. Y que también hay madres que no quieren a sus hijos, aquí en España y en todas partes, pero que son muy pocas. Tambien hemos hablado de las diferentes costumbres culturales que condicionan que las personas nos comportemos de una o de otra forma y que lo que en un lugar es visto como “mal hecho” en otro lugar no lo es porque es la norma, la costumbre. Hemos ido dos veces al país de origen, nos lo hemos pasado de miedo recordando y disfrutando.

    He buscado datos de la madre pero en el orfanato no me los han facilitado: dicen tener solo el nombre que es como nada. Ni siquiera tengo el lugar de nacimiento. Busco esos datos para la madurez de mi hija pero no me creo con derecho a decidir por ella el reencuentro con su madre biológica y por otra parte pienso que yo adopté una niña – una niña que había sido dejada en un orfanato, que vivía en un orfanato desde hacía tiempo sin que nadie fuese a verla – y que no adopté una familia. En cualquier caso es como buscar una aguja en un pajar pero si la encontrara, cosa que he de decir me encantaría, iría yo previamente a entrevistarme con ella y no dejaría que fuese mi hija hasta tenerlo muy muy claro.

    Por cierto, respecto a la bondad o no de la adopción y a diferencia de tu amigo, Isabela, hace un par de años mirando una fotografia de los niños de su orfanato que todavía viven allí (la mayoría de los pequeños fueron adoptados) me dijo: mamá pobrecitos, nadie los adoptó. Y mi madre, hija biológica, que se quedó huerfana a los catorce años y que pasó entonces a vivir con sus abuelos me dijo en otra ocasión: ojalá a mí me hubiesen adoptado. Así que ya ves: no todos somos iguales.

    Isabela: ¿te ha dicho alguien en sus respuestas a tus post que debías renegar del país de dónde naciste? … Yo diría que no. Isabela: ¿no te han enseñado en el colegio dónde está el segundo mundo (estoy intentando descubrir desde hace tiempo en donde está el segundo mundo)? … Son los países emergentes, India, Brasil, China, … Isabela: ¿tú crees que es lo mismo descubrir que eres “hija de una violada, prostituta o alcohólica” que descubrir que eres hija de una mujer en circunstancias digamos más “normales”? … ¿no sabes “en qué cambia”?… Pues te deseo que no te encuentrés con una realidad “dura” porque entonces sí entenderas en qué cambia, te lo aseguro. Isabela, te permites el lujo de decirles a dos madres, María y Desconcertada, que no te gustaría ser su hija ni biológica ni adoptada. Yo me permitiré el lujo de decirte a ti que adoptar a mi hija es lo mejor que he hecho en mi vida y que no me canso de repetirlo, y que ella lo sabe, y que a mí tampoco me gustaría que tú fueras mi hija ni biológica ni adoptiva.

    Y por último Isabela, yo también fui una niña superdotada, tampoco te diré cual es mi coeficiente intelectual, mi padre me escondía los libros para que no leyese todo lo que pillaba todo el santo día – aprendí a leer a los tres años – los profesores les decían a mis padres que no me forzasen a leer a lo que ellos respondían que no me forzaban, que yo era así, nunca me gustaron las discotecas, leer es de lo mejor que me ha pasado en la vida (en eso coincidimos), me pasé la adolescencia leyendo (a los catorce años leía a Kierkegaard, Nietzsche, Tolstoi, Kafka, Baudelaire, Zweig, Husserl, Dostoyevsky, Mann y todo lo que pillaba que entonces no se editaba en España y que yo me hacía traer de Argentina y de México) y no me pareces, como ya te he dicho, nada rara. Lo que sí me pareces es muy egocéntrica, muy pretenciosa, y extremadamente desagradecida con la vida.

    Mira a tu alrededor y abre los ojos, guapa.

    madredeuntesoro

    • He estado a punto de no aprobar este comentario.

      Lo he hecho porque creo que contiene ideas interesantes para el debate, aunque yo comparta pocas de ellas, porque no comparto esta visión estereotipada y maniquea de la adopción donde las familias biológicas son siempre culpables, incluso viles (“la pobreza envilece”… ¿la riqueza no? No hace falta más que leer la prensa y ver cómo actúa nuestra casta política, nuestra familia real…)

      Sin embargo, he estado dudando si aprobarlo o no porque no me parece de cajón permitir que se publiquen en este blog insultos a otras personas, y menos todavía, dirigidos a una menor de edad.

      A Isabela la llamas pedante, presuntuosa, pretenciosa, egoísta, inmadura, desagradecida… , por no hablar del sarcasmo y la falta de respeto que rezuma todo el texto. La frase “a mí tampoco me gustaría que tú fueras mi hija ni biológica ni adoptiva” es de una falta de empatía que espanta. Y en tu caso, los epítetos malsonantes no pueden siquiera justificarse por la visceralidad y la falta de experiencia de los 16 años. De una persona adulta espero que sepa apuntar a las ideas y responder con argumentos, no atacar en lo personal. Creo que deberías reflexionar sobre qué te hace ser tan agresiva y desagradable con alguien a quién ni siquiera conoces.

      Espero que en próximos mensajes el tono sea más comedido, y esto va por todos los que comentan aquí. Se acepta cualquier idea, cualquier argumento, que tenga que ver con lo que se habla. Faltas de respeto a los que tienen la generosidad de compartir con nosotros su punto de vista, no.

    • Me he quedado sorprendida por la virulencia de tu mensaje. ¿Qué te hace reaccionar así ante una adolescente que es lo suficientemente generosa y valiente como para compartir sus sentimientos con nosotras? Evidentemente tienes un problema y espero que seas capaz de reflexionar y que tu coeficiente de superdotada te permita modificar tu actitud para quien no piensa como tú. No me parece de recibo trata así a Isabela aunque no estés de acuerdo con lo que piensa. ¿Eres así de agresiva con todo el que piensa diferente o solo es este tema el que te exaspera hasta perder las formas? Sería interesante saber la respuesta…

    • Cuando leí el comentario de “Madre de un tesoro” me sentí sorprendida de que hubiera sido aprobado. Realmente, me conmocionó tanta rabia, tanta ira, y, sorbe todo, tantos insultos tantas veces reiterados. Insultos que además me chocaron aún más pensando que vienen de parte de la madre de otra adolescente.

      Luego leí que Madre de Marte había aprobado el comentario en un ejercicio de debate participativo que, estoy segura, no le ha resultado fácil. No porque en este blog no se haya demostrado muchas veces que se está abierto a opiniones de todo tipo, sino por los insultos, por la furia. En EEUU es común el término “angree adoptee”, pero veo que hay lugar también para el “(very) angry adopter”.

      En mi caso, y sólo hablo por el mío, la maternidad ha supuesto un entrenamiento en diversidad brutal. Nunca me he visto tan obligada a ponerme en la piel el otro como desde que soy madre, más a medida que mi hija crece y los retos se hacen más complejos. Si algo he aprendido, es a estar de acuerdo en que puedo estar en desacuerdo con alguien – e intentar ver todos los puntos de vista.

      Madre de un Tesoro, creo que todos sabemos que muchos niños que acaban en adopción proceden de lugares terribles en los que pasan cosas terribles. Estoy de acuerdo contigo en que la pobreza envilece: yo no soy de las que glamurizan la pobreza. Creo que la miseria es devastadora, que es una guerra constante que arrasa lo que toca. Pero la realidad es mucho más compleja que eso. También he sido testigo de gestos de una bondad infinita y de un sacrificio inmenso en medio de situaciones durísimas y, sí, en lugares pobres, muy pobres. Plantear la realidad adoptiva como una sola (“somos los salvadores de niños rescatados del infierno”) es un lugar común y el habitual, pero en mi experiencia, no explica esa realidad porque es incapaz de cubrir la complejidad de este fenómeno. No hay una sola realidad adoptiva, al igual que no hay una sola familia adoptiva ni un solo discurso al respecto.

      No he podido evitar sentirme casi hasta agredida al leer algo escrito en ese tono tan duro, tan hosco, y, sobre todo, tan repleto de insultos, destinados a una chica de 16 años por parte de la madre, adulta, de una chica de 14. Me ha resultado conmovedor… aunque no desde un punto de vista tierno, claro está. Pero sí, me ha conmovido y me ha desgarrado, y lo he leído como un mazazo, toda esa rabia, esa furia no contenida ante lo que es (nada más, y nada menos) que la opinión personal y los sentimientos de una chica que es apenas algo mayor que tu hija, y que tan sólo expresa cómo se siente. (Y que además ha tenido la generosidad de compartirlo). Y me llama poderosamente la atención esa rabia hacia una joven que además ha explicado cuánto quiere a sus padres adoptivos. No sé qué hubiera despertado en tí una sola palabra de desaprobación hacia ellos… ¿Amenazas además de insultos?

      No puedo por menos qué preguntarme qué resortes tan profundos ha tocado el simple discurso de una joven adoptada en una adulta para despertar una reacción tan agresiva en una adulta. Y lamento que las ideas expuestas en tu post se hayan visto contaminadas de esa larga serie de insultos.

  31. Madredeuntesoro dijo:

    [ESTE MENSAJE HA SIDO EDITADO POR MADREDEMARTE]

    El dolor emocional es una realidad para todos, todos tenemos, hemos tenido o tendremos en algún momento de nuestras vidad heridas y dolores y las de los adoptados (tengan las que tengan y en la medida en que las tengan según sus circunstancias, temperamento, o capacidad de resistencia o de integración) no son mayores que las de otras personas que han atravesado y atraviesan y viven y han vivido situaciones diversas dolorosas y dolorosísimas. Sugiero que no les arropemos entre algodones ni consintamos en creer que su dolor es el mayor de los dolores y el eje vital de su vida y en consecuencia de la nuestra, y que les da patente de corso para cualquier cosa, por ejemplo el egocentrismo, la pretenciosidad y la falta de agradecimiento a la Vida.

    Y continuando ahora con el tema de la adopción, – y para contestar a lo que algunas decís que he dicho pero que no he dicho – puntualizar que el maniqueísmo tanto lo es cuando se inclina en un sentido como cuando se inclina en el otro. Mi “visión estereotipada de la adopción donde las familias biológicas son siempre culpables e incluso viles” que me atribuyes, Madredemarte, en absoluto es tal: te la has sacado de la manga. No tengo para nada esa visión ni considero a las familias biológicas culpables de nada (y si repasas mi escrito verás que insisto en aclarar que no juzgo a nadie y que ignoro lo que yo en su caso hubiese hecho). Las considero, como seres humanos con plena dignidad, RESPONSABLES (algo que es radicalmente distinto de considerarles culpables).

    Entre el sí y el no hay una elección, entre la vida y la muerte hay una elección, entre el hacer y el no hacer hay una elección, e incluso entre el elegir y el no elegir hay una elección. Siempre hay una elección por ínfima que sea y en consecuencia siempre se es responsable. Tal vez nuestra educación cristiana tan imbuida del concepto de culpa nos haga confundir los términos pero no tienen nada que ver. El concepto de responsabilidad está, precisamente, ligado al de dignidad: la dignidad humana.

    Madredemarte, el adverbio de tiempo “siempre” (repasa mi escrito) es precisamente lo que niego específicamente: la pobreza –digo – aunque NO SIEMPRE, envilece en demasiadas ocasiones. Es un hecho si más y me parece ingenuo e infantil no reconocerlo, pero si ese hecho debe constituir una culpa y una vergüenza para alguien no será desde luego para quien padece la pobreza sino para todo el resto de la raza humana que permitimos que esto suceda. Y por descontado que la riqueza ostenta un nivel de amoralidad indiscutible pero ¿el hecho de que la riqueza sea amoral reduce en alguna medida ese otro hecho de que la pobreza envilezca en ocasiones? ¿he hecho yo respecto a la riqueza alguna referencia que te haga suponer que considero la riqueza menos “vil” que la pobreza? …

    En nada me molestan las opiniones distintas a la mía: si están bien argumentadas y se defienden del mismo modo, las considero fuente de riqueza. Otra cosa es el – ahora sí creo que puedo hablar de estereotipo – imaginario de familia biológica inocente y pobre que ha dejado a su hijo prácticamente sin querer o se lo han robado. Entre un extremo y el otro probablemente se encuentre la mayoría como también nosotros/as mismos/as nos encontramos entre esos extremos pero, como ya dije, considero que alentar la mitificación de la familia biológica sin considerar la complejidad de la interacción – en todos los sentidos, reales e imaginales – con ella, es ingenuo y peligroso. Todo ello al margen de que si esa interacción funciona bien pueda ser INFINITAMENTE ENRIQUECEDORA aunque no siempre es así – yo lo sé, lo he visto y así lo he querido compartir aquí – y eso hay que tenerlo en cuenta porque es una realidad más y en un porcentaje considerable por no decir que notable.

    Por otra parte y respondiendo a otro post, Steffi ¿de donde sacas que yo me crea “salvadora de un niño rescatado del infierno” o que plantee la realidad adoptiva como una sola? … ¡ Pero si precisamente hago hincapié en que hay tantas realidades como niños y me quejo de esa generalización pretenciosa (“que pretende”: no es un INSULTO) de conocer, entre otras cosas “qué piensan todos los adoptados aunque no lo digan” ¡ …

    Lo de las amenazas que me atribuyes (¿decirme algo así lo consideras una falta de respeto o no?) casi me da risa.

    En fin, agradecerte de nuevo Madredemarte, tu amabilidad en publicarme y decir que, en un debate considero importantes los argumentos y una visión radicalmente sincera y medianamente profunda del tema: el sentimentalismo edulcorado – que no la emoción – muy a menudo vela nuestra capacidad de sinceridad no solo para lo que tiene que ver con nuestros hijos sino para lo que tiene que ver con nosotros mismos.

    Un saludo:

    Madredeuntesoro

    • Cuando, con dudas (que aún no he resuelto del todo) decidí aprobar el primer mensaje de Madredeuntesoro, advertí que no iba a permitir ni un solo insulto más.

      He editado una larguísima primera parte de este mensaje en el que Madredeuntesoro argumentaba los insultos vertidos en el mensaje anterior y lo he hecho por tres motivos:

      1. Contenía insultos, que como dije en el anterior mensaje y he recordado en la primera línea de este, es algo que no voy a permitir.

      2. Era redundante respecto al primer mensaje.

      3. No voy a permitir que esta discusión (ni ninguna otra) se convierta en una pelea de patio de colegio con dimes y diretes sobre lo que dijo una, dijo la otra, dejó de decir, quería decir o las connotaciones semánticas de cada frase. Quién tenga interés en el tema, puede volver a leerse la ristra de mensajes y sacar sus propias conclusiones. Asumo que todos los que leen el blog son lo suficientemente inteligentes para hacerlo (incluso cuando no sean superdotados o ni siquiera sepan si lo son).

      Dejo el resto del mensaje porque creo que, como el primero, sí contiene elementos para la reflexión. Yo no los comparto, pero esto ya lo sabéis los que leéis el blog, así que me voy a ahorrar entrar en una batalla de argumentos y contraargumentos que, visto lo visto, me parece que va a resultar estéril.

  32. Madredeuntesoro dijo:

    Y aún algo más:

    La hija adolescente adoptada de unos amigos acude a un psicólogo (psicoanalista) una vez por semana. Es problemática, rebelde, agresiva, egocéntrica, necesitada de llamar la atención, de ser siempre el centro, arisca en dar y recibir muestras de afecto y en cuanto a expresar emociones.

    En su imaginario fabula con su familia de origen, con dos hermanos mayores y sus “verdaderos padres”, su “familia de verdad”. Su psicólogo – tras varios otros dejados por inoperantes – le recuerda cada semana que su familia no la quería, que la dejaron, que no imagine cosas irreales, que no se invente un amor que no existe, etc … y se lo repite una y otra vez. A menudo sale llorando. Se pelea con él.

    A eso se le llama creo una “toma de tierra”. Aceptar lo que hay aunque duela o precisamente porque duele.

    Nuevamente saludos:

    Madredeuntesoro

    • Me parece tremendo lo que cuentas de este psicólogo. Creo que el trabajo de los terapeutas es acompañarnos en la búsqueda y gestión de nuestras emociones, no imponernos las que ellos consideran “aceptables” o “correctas” y menos aún imponernos sus ideas o prejuicios.

      Por otra parte, creo que lo que se habla entre un terapeuta y su paciente debe ser confidencial. No estoy muy segura de que los padres debieran estar informados de las conversaciones que tienen… en cualquier caso, sí estoy segura que no deberían serlo los “amigos de la familia”.

      • No voy a entrar a comentar el primer mensaje de esta nueva tertuliana, porque suscribo todas las palabras de Madre de Marte y de Steffi.

        Con respecto al segundo mensaje editado, disiento inmensamente en la libertad de elección que le presupone en general a la familia de origen (normalmente personificada en la madre biológica) y también en la responsabilidad.

        Según el baremo de mi vida, yo elegí la maternidad de mis tres hijos, y asumí la responsabilidad sobre ellos.

        Según el baremo de la madre de mi hijo, ella no eligió desde ningún punto de vista la maternidad de sus hijos, y se vio completamente incapacitada por sus circunstancias a asumir la responsabilidad de su crianza. Demandarle esa responsabilidad me parece absolutamente injusto, propio de curas del opus trasnochados.

        Y sabiendo esto no consiento que se la “despersonalice”. Se vio embarazada sin desearlo ni planearlo, pero mantuvo a su hijo en el vientre durante nueve meses y, a pesar de los pesares de su idiosincracia absolutamente aterradora, parió un niño relativamente sano al que atendió (como pudo/supo/quiso) durante un breve periodo de tiempo.

        Asumir que el abandono (o incluso la negligencia o el maltrato) automáticamente supone que no hubo (o hay) afecto hacia el ser que se gesta me parece terriblemente injusto para con la madre. Negarle al niño la posibilidad de creer que ese afecto fue/es real, o intentar convencerle de que el afecto propio es una entelequia porque va dirigido a una “idea” y no a una persona me parece patológico.

        La existencia de “La familia biológica” (¡mira que hay personas y circunstancias dentro de esas tres palabras!) es una realidad con un peso específico importante en la vida de una persona adoptada. Por lo que sé, suele influir más en determinadas circunstancias vitales (como por ejemplo la adolescencia). No entiendo, bajo ningún concepto, que se pretenda denigrar su figura esgrimiendo el tan prostituído argumento del “bien superior del menor”.

        ¿Desde qué perspectiva puede jamás ser más beneficioso para una persona creer que nadie de su sangre le quiso/quiere? ¿Quién puede ser tan retorcido para validar ese mensaje? ¿A quién realmente le interesa que se imponga esta versión? (Esta última pregunta suele ser la clave).

        ………….

        Y aún algo más ;-):

        Cuando yo fui adolescente, también fui problemática, rebelde, agresiva, egocéntrica, histriónica, poco afectiva y no mostraba mis sentimientos (probablemente ni los identificaba). Mi fantasía era que mi familia muriera y me dejaran sola y desconsolada, para poder sufrir a gusto mi desgracia… pero yo no tenía “la suerte” de tener por defecto otra familia de recambio, porque no era adoptada.

        Recorrí también algún que otro psicólogo a lo largo de los años, y si hubiera sabido que alguno de ellos comentaba la terapia con mis padres, y éstos a su vez la compartían con sus amigos y estos amigos interpretaban a su antojo públicamente mis circunstancias de la misma forma que lo has hecho tú… probablemente hubiera matado a todos los integrantes de la cadena personalmente.

        Gracias a dios me respetaron más que lo que vosotros respetáis a la hija de tus amigos, me tuvieron paciencia y aguantaron el tirón con más buena voluntad que gloria… y la adolescencia se curó con el tiempo, como corresponde (a veces).

      • Sobre amores y elecciones:

        El padre de mi padre falleció cuando yo era un bebé. No llegué a conocerle, más allá de, quizá, 15 minutos que me tuvo en brazos en el hospital, antes de morir, a mis dos meses de edad. Sin embargo siempre he sentido afecto por mi abuelo.
        Le quiero.
        Hace apenas dos años sufrí un aborto, a los tres meses de embarazarme. Nunca nació un niño, ni siquiera sé su sexo, no llegó a desarrollarse… y sin embargo me dolió muchísimo.
        Le quiero.
        Mi suegro tuvo hijos de dos matrimonios. Mi marido apenas convivió con su hermano mayor unos días de su infancia, con apenas tres años. Sin embargo siempre lo recordó con cariño. Por ese amor lo buscó de adulto y comenzaron a tratarse más cercanamente. Se reconocieron, aunque no hubieran crecido juntos.
        Le quiere.
        Cuando yo era pequeña mis padres fueron familia de acogida de un niño que integraron en nuestra familia durante dos años. Al cabo de ese tiempo los Servicios Sociales lo recuperaron y nunca más supimos de él. Yo todavía guardo sus dibujos.
        Le quiero.
        Mi tío fue padre joven. Al poco tiempo de nacer su hija abandonó a su pareja. Mi padre nunca convivió con su sobrina, porque la madre desapareció con ella, sin querer dar razón de su paradero a la familia paterna. Sin embargo él la recuerda con asiduidad preguntándose cómo será, dónde estará, y deseando encontrarla en el futuro.
        La quiere.

        Ni mi abuelo, ni mi hijo, ni mi cuñado, ni el niño acogido, ni mi prima pudieron escoger desaparecer de nuestra vida. Fue la naturaleza o terceras personas quienes tomaron esa decisión por ellos. No nos abandonaron, pero ya no estaban.
        No comprendería que nadie pusiera en tela de juicio la valía de nuestro amor. Consideraría de una falta de empatía abrumadora si alguien me dijera “Pero si no era más que un blastocito… es imposible sentir amor por eso. Lo tuyo es idealización del hijo que no existió. No le querías de verdad.”, o si le dijeran a mi marido “tú sólo tienes un hermano, que es el hijo de tu madre. Al otro no le conoces, no puedes quererle.”.

        Después de las veces que he oído suspirar a mi abuela y a mi padre por esa prima mía que no vieron crecer, navidad tras navidad nombrándola, a lo largo de toda mi infancia. ¿Sería correcto que mi prima pensara que su familia paterna “decidió abandonarla” porque “no la quería”? Yo sé que es mentira. De “la familia paterna”, formada por muchas personas, sólo una de ellas la abandonó (aunque muy probablemente la quiso, de forma inadecuada y egoísta, seguro, pero la quiso), y muchas otras no escogieron separarse ni dejaron de quererla a lo largo de los años, incluso sin conocerla.

        ¿Por qué es inadecuado, pernicioso o contraproducente que una persona adoptada quiera a su familia biológica? ¿Por qué es inadecuado, pernicioso o contraproducente aventurar que esa familia biológica pudiera a su vez quererle?

        Ahí lanzo la pregunta. Yo no tengo ninguna respuesta válida, pero estaré encantada de escuchar los criterios de otros.

  33. madre de un tesoro dijo:

    Madredemarte:

    Si en un principio agradecí la publicación de mi mensaje aún a pesar de las “dudas” que objetabas tener al respecto he de decir que ahora, editando mi segundo mensaje, no me has permitido DEFENDER CON ARGUMENTOS mi postura de que EN ABSOLUTO HE INSULTADO salvo que consideres también insultos otros CALIFICATIVOS que aquí se han vertido – por ti entre otros – referidos a Isabela o incluso a mí misma y eso sí lo considero MUY POCO ÉTICO, tanto como llamar, a intentar aclarar las cosas, “pelea de patio de colegio con dimes y diretes”. Disculpa pero yo no me estoy peleando con nadie ni es mi costumbre: puntualizar sí.

    Por otra parte, si tuvieses que editar los mensajes “redundantes” me temo que te quedarías con apenas una cuarta parte del contenido de todos ellos. Así que simplemente se trata de que lo que digo – y argumento – no te gusta y lo suprimes. El blog es tuyo pero desde luego éste no es un blog de diálogo – algo que implica pensamiento y controversia – sino de exposición de ideas afines: muy flaco favor le haces a Isabela y a otros como ella por mucho que el “buenismo” al uso parezca la mejor de las posturas.

    En cuanto al psicoanalista referenciado y a la familia citada ignoras tanto el grado de intimidad de nuestra amistad como mi actividad profesional. Yo sí estoy segura de que los padres deben ser informados tanto de las conversaciones que un adulto mantiene con sus hijos como de la linea terapeútica a seguir y la “toma de tierra” el “aquí y ahora” (lo real y no la fantasía) es la base de toda terapia desde la Gestalt a las técnicas de “limpieza psicológica” del budismo por poner un ejemplo.

    Doy por sentado que no me publicarás (ni a mí ni a los que opinen como yo aunque tú si puedas llamar impertinente a Isabela, claro) así que no volveré por aquí, por tu blog de ideas afines con censura.

    Buenos días.

    Madredeuntesoro.

    • En todo el tiempo que lleva este blog abierto, la única vez que he editado un comentario (salvo para corregir errores, a petición de los autores) ha sido esta. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

      Como ya dije, no voy a entrar en discusiones del estilo parte contratante de la primera parte contratante. Si necesitas un saco de boxeo, puedes usarme para dar; pero no esperes que me convierta en tu sparring.

      Por supuesto, me reservo el derecho a seguir decidiendo qué comentarios publico. E insisto: no voy a publicar ninguno que contenga insultos.

      Como dijo Spencer Tracy en un western de cuyo nombre no quiero acordarme, si a estas alturas aún no has entendido dónde está lo inconveniente de tus comentarios, no servirá de nada que yo (ni ningún otro lector del blog, afín o no) te lo expliquemos.

    • Último comentario:
      En el caso que has contado, la línea terapéutica tal como la has resumido tan alegremente en tu mensaje anterior: “le recuerda cada semana que su familia no la quería, que la dejaron, que no imagine cosas irreales, que no se invente un amor que no existe, etc … y se lo repite una y otra vez.” no es línea terapéutica, es más bien tortura psicológica.
      Quienes deberían ir a terapia son los padres, que permiten esa tortura probablemente debido a sus propios problemas con el fantasma de la primera familia de su hija. Intuyo que ese fantasma (de los padres) es el aquí y ahora de su conflicto con su hija. Si lo identifican tendrán algo más de terreno ganado para ayudarla a ella a “tomar tierra”.
      Ya que eres tan cercana a la familia y tienes un criterio profesional tan valioso para ellos quizá convendría que se lo plantearas… por el bien de la niña.
      Una pena que te vayas. Un saludo.

  34. Madredeuntesoro dijo:

    Último comentario:

    Raquel, ¿he resumido la linea terapéutica “alegremente” o la he resumido “tristemente”? … El adverbio – y el juicio que con él me aplicas – es tuyo.

    Las terapias psicológicas siempre tienen algo de “tortura” en el sentido de que son inevitablemente dolorosas. En cuanto al terapeuta se trata de una persona muy conocida en el ámbito adoptivo. Sé de varias familias cercanas, aunque no íntimas como en el caso que cito, que llevan a sus hijos a su consulta.

    “El fantasma de la primera familia de su hija” como tú le llamas, ha llevado a mis amigos a intentar la búsqueda de esa familia antes de que desaparezcan, borrados por el tiempo, los pocos datos que puedan existir del mismo modo que yo misma estoy haciendo, datos estos que – de hallarse – somos partidarios de preservar para el futuro adulto de nuestros hijos (es nuestra opción y elección).

    Si mi criterio profesional o personal es o no valioso para mis amigos es asunto de ellos (yo diría que la ironía sobra). En que, en muchísimos casos de padres adoptantes, los que deberían acudir a terapia son ellos, estamos por completo y absolutamente de acuerdo aunque presumo que no lo estaríamos tanto en cuanto a cuales sean sean esos casos.

    Yo también siento la pena de irme.

    Otro saludo:

    Madredeuntesoro

  35. No era ironía, la propuesta la he hecho sinceramente, has dejado entrever que eran amigos íntimos y que comentaban el caso contigo porque respetaban tu criterio. Yo creo que quizá podrías plantear esta opción por el bien de la niña. Sin segundas intenciones. 🙂

  36. Madredeuntesoro dijo:

    Contesto por alusiones:

    Raquel, no puedes estar en desacuerdo conmigo porque no entiendes lo que digo y lo lamento. Lamento que no se entienda lo que encierra la dualidad del concepto libertad / responsabilidad. La libertad humana no es un absoluto y se circunscribe al limitadísimo ámbito de actuación que, dadas las circunstancias – muy adversas en algunos casos- tenemos los humanos. Pero elegir, elegimos siempre e indefectiblemente somos responsables (de aquello que elegimos).

    En ningún momento he dicho que la madre de tu hijo ni ninguna otra debiera haber asumido la responsabilidad de criar a su hijo (¿dónde has leído eso?) … ni lo he dicho ni lo estoy diciendo ni lo pienso ni lo defiendo. Digo que, puesto que esa madre decidió dar a su hijo en adopción (lo eligió dentro de sus dificilísimas circunstancias que ignoro pero que puedo suponer) es responsable de ese acto y debe asumir su consecuencia: la pérdida de ese hijo. Eso y no otra cosa es lo que estoy diciendo. Lo que elegimos tiene consecuencias que debemos asumir. La madre biológica de tu hijo pudo haber abortado, haberse suicidado, haberlo dejado en la orilla del camino, haberlo vendido, o cualquier otra cosa bárbara o maravillosa … eligió gestarlo y darlo en adopción. No juzgo solo constato un hecho: una elección y su consecuencia.

    En ningún momento he dicho que el abandono suponga carencia de afecto hacia el ser que se gesta, (respecto a la negligencia y al maltrato podríamos precisar: hay casos y casos), no he dicho tampoco que haya que negar a los niños la posibilidad de creer que el afecto de sus familias biológicas es real (de hecho siempre he sustentado la idea del afecto de su familia biológica en mi hija) y no intento despersonalizar ni denigrar la figura de nadie (al margen de que la mención, absurda en este caso, de lo que tu consientes o no que es asunto tuyo). Me veo obligada a pensar que no has entendido nada o que tus respuestas son – por motivos que desconozco – malintencionadas.

    En cuanto a tu pregunta “¿desde qué perspectiva puede jamás ser más beneficioso para una persona creer que nadie de su sangre le quiso / quiere?” te responderé con otra ¿desde qué perspectiva puede ser beneficioso para una persona creer que su familia de origen la quiso si no es cierto? … Desconoces las circunstancias personales de la hija de mis amigos – que por ser íntimas no voy a referir aquí – con las que entiendo está en consonancia la línea terapéutica aplicada. He expuesto un caso sin más, de los muchos que conozco con relativa profundidad.

    Raquel ¿estás segura de que tus psicólogos y tus padres jamás hablaron de lo que en terapia comentabas?… ¿estás segura de que tus padres jamás comentaron con nadie algo referente a tu terapia? … Una cosa es que no te lo dijesen y otra que no lo hiciesen. Y yo no he expuesto las intimidades de nadie, he citado como caso anónimo y sin entrar en detalles personales.

    La verdad no tiene remedio pero es mejor casi siempre una verdad dolorosa que una mentira.

    Madredeuntesoro

  37. Madredeuntesoro dijo:

    Lamento que mis intervenciones hayan sido tan desafortunadamente mal interpretadas y censuradas. No han tenido otra finalidad que la de contribuir al debate.

    Sigo pensando que en el post de la adolescente Isabela hay una gran inmadurez adolescente y todo lo demás que ya dije y no repetiré porque me censurarían aunque entre las respuestas a dicho post es fácil encontrar varias que coinciden con mi opinión. Mi intervención no tenía otro objeto que ampliar la perspectiva de una adolescente que dice ser inteligente y que por tanto he juzgado capaz de mirar un poco más allá de si misma.

    Me parece poco ético haber editado (censurado) segunda respuesta y mis argumentaciones.

    Sin más:

    Madredeuntesoro

  38. Gracias por este blog y por esta carta. No hay que olvidar que las madres y padres biologicos estuvieron antes que las madres y padres adoptivos. El amor es grande y cabemos todos.

    • De esto se trata, ¿verdad? De que quepamos todos. De dejar de sentirnos en competencia para vernos en el mismo equipo: el de nuestros hijos.

      • Pero como podrían caber los padres biológicos si fueron ellos quienes quisieron salirse de la vida de quienes parieron!!

      • No en todos los casos los padres biológicos quisieron salir de la vida de sus hijos: en algunos no tuvieron más remedio, en otros, otras personas tomaron la decisión; incluso cuando la tomaron ellos, muchas veces, no lo hicieron por desamor o por querer librarse de los niños, sino porque pensaban (acertada o equivocadamente) que iban a darles una mejor vida…

  39. Nadie puede quitarle el deseo de saber quienes fueron sus padres biologicos…pero el hecho de que hubieron otras personas que ocuparon ese lugar y dieron todo su amor y corazon para que esta niña crezca en familia es incomparable…ahora que es ya consciente se le debe decir que pueden haber habido muchas razones para que sus padres le abandonen pero ya el hecho de ser abandonada es lo que pesa..no sabemos el motivo pero se dio el abandono…por lo que sus padres actuales son los que deben estar en su corazon y no renegar de lo que ahora vive y tiene…cuando ya razones mas valoraras todas estas cosas…y ten en cuenta que padres no son solo los que enjendran si no los que crian..ellos son los que han dado su vida para ti..eso no te olvides nunca….yo estoy adoptando al momento a mi hija…y tratare de sembrar esos valores en su corazon…hay muchos hijos biologicos que sufren mas que quienes por el matrado con el que son criados…a los niños adoptados siempre hay que hablarles con la verdad de la vida para diferencien siempre lo bueno de lo malo…que Dios te ayude nena…y siempre valora y ama a tus PADRES ADOPTIVOS

    • Leyendo tu opinión, pensaba que tal vez cuando empecé mi adopción habría podido pensar algo parecido… ahora que han pasado ya bastantes años, no comparto varias de las cosas que dices: yo creo que los padres son los que te crían, pero también los que te engendran (que a veces, también te crían una etapa de tu vida),… y a los padres adoptivos hay que valorarlos como se merecen, por supuesto, los hay estupendos, pero también los hay que no lo son: que exigen agradecimiento, que no permiten a los niños conocer su verdadera historia, que les chantajean emocionalmente… estos yo pondría en cuarentena la valoración y amor que merecen…

  40. Pues yo soy adoptada y sinceramente odio a mis padres biológicos no los conozco pero me dejaron abandonada y eso no se los podría perdonar en mi vida, ahora adoro a mis padres adoptivos.

  41. Quiero ser madre dijo:

    Estoy iniciando los trámites para la adopción de un niño/a, no es que no pueda tener hijos puedo tenerlos pero prefiero compartir mi vida con alguien que ya está en este mundo y que por circunstancias desconocidas se encuentra solo/a sin un hogar. Buscando información acerca de la adopción encontré tu blog. Veo que es un tema muy complejo donde están involucradas dos familias la biologica y la adoptiva, espero que mi hijito no me desprecie y me oculte sus resentimientos mostrándome o hacerme creer que me ama cuando no es así.

    En cualquier momento puedo desistir del trámite de adopción, seguiré buscando testimonios y vivencias de familias que adoptaron o personas que fueron adoptadas. Tal vez opte por tener un hijo biologico, ya que no causare daño a otra persona que tal vez prefiera encontrar sus raices y no ser arrancada de ellas.

    • En principio la adopción no está “pensada” para hacer daño a nadie, sino al contrario, para sanar un daño previo… ningún niño debería ser arrancado de sus raíces para ser dado en adopción, la adopción debería servir para ayudar a un niño que perdió sus raíces a encontrarlas…

  42. Hola a todos
    He leído detenidamente la reflexión sobre una adolescente adoptada y todos los comentarios siguientes. Es curioso que me encuentro con un comentario sobre mi hija y la persona que supuestamente habló conmigo sobre los inicios de la búsqueda de mi hija de sus orígenes y su madre biológica. Primero, que yo no hablé con ninguna persona de México y segundo, quiero aclarar que mi hija siempre supo de su madre biológica + familiares y muchos de los detalles que yo supe previamente por ella misma (madre biológica) se lo conté con pelos y señales. No quiero entrar en los detalles porque son tristes y desagradables. Tercero, su madre biológica tenia mi misma edad (casi 37), ya tres hijos y sabia muy bien lo que hacia y firmó los papeles voluntariamente. Pero aun así, cuando mi hija entró en la asociación de hijos adoptados y se volvió activa me parecía muy bien pero pensando que va a ayudar a muchos que no saben nada de su pasado (como sus dos hermanos adoptados que no tuvieron tal “privilegio”) El deseo de conocer a su madre y ponerla voz e imagen es lo mas lógico del mundo, pero de allí a excusar todas sus barbaridades para intentar deshacerse de ella es otro cantar..
    Yo conocí el bloc de mi hija y me di cuenta que hay muchos adoptados resentidos con sus padres adoptivos..Algunos hasta les odia pero sin embargo idealizan sus madres biológicas hasta un grado irreal sin haberla conocido. Hay ideas de algunos que no solo son dañinas sino abstractas como por ejemplo ( y esto lo oí yo junto con mi esposo en una de las conferencias de nuestra hija en “La voz de los adoptados”); Se dijo, por ejemplo que los hijos adoptados no les deben nada a sus padres ni les tiene porque agradecer nada , al contrario, les deberíamos dar gracias a los hijos adoptados, porque gracias a ellos son padres.
    ¡Me pregunto que clase de mente retorcida puede inventarse semejante quimera.!
    Todo ser humano tiene que agradecer muchas cosas. ¡Les damos gracias a los desconocidos por dejarnos pasar y no vamos agradecer a los seres que nos dieron lo mejor de su vida.! Mi hija por fin despues de mucho insistir (porque su madre biológica al principio tenia miedo encontrase con ella, por muchas cosas personales) se encontró con su familia biológica, pero a nuestras espaldas.
    ¿Pero por que?
    Y en su bloc no menciona que no nos dirige palabra ya hace algunos meses. He tenido que soportar muchas palabras de desprecio y amenazas hasta con la denuncia. Y ahora os pregunto; ¿Que ha conseguido nuestra hija con su búsqueda de orígenes? ¿Que orgullo puede sentir ella por un país que abandonó con dos añitos y se crio con nosotros desde horas de nacida? Ella ya es adulta y vive su vida y es libre de reaccionar como quiera, pero rechazar el buen nombre y el apellido de las personas que la sacaron adelante y la apoyaron para que esté hoy donde esta, no es de buen agradecer. Los hijos adoptivos en su gran mayoría fueron deseados y amados con toda el alma a lo contrario que muchos de nosotros, hijos biológicos, fuimos embarazos no deseados y muchas veces en engendrados en tiempos de extrema necesidad..
    Pienso que la muchacha adolescente debería sincerarse con sus padres adoptivos y deberían viajar todos juntos al país de origen de la niña para que conozca sus familia biología y escuche su parte de la historia. Sé que muchos no pueden hacer esto porque desconocen sus orígenes familiares, pero os digo desde el corazón, si nosotros llegamos a saber el daño emocional que sufrirá nuestra hija por esta causa ya con sus 14 o 16 añitos nos hubiésemos ido a su país y hubiésemos buscado su madre debajo de las piedras como se suele decir, para que entienda realmente su adopción y no se deje envenenar por cuentos y mentiras posteriormente contadas..Nosotros estamos realmente llorando la perdida de nuestra hija, una mujer que creció preciosa, inteligente y noble..
    Pienso que tengo mismo derecho de opinar pese a quien le pese y agradezco a la Madre de Marte por darme esta oportunidad y a pesar del revuelo que va causar mi comentario.

    Aquí uno de mis poemas a mi hija;
    `+
    No todo fue malo…
    +`+`+`+
    Mi amor canijo de candela,…

    ☼ (◠‿◠)☼¸¸.•*¨ ¸¸.•*¨☼
    Me levanto y veo; se acaba de derramar el sol recién parido, en mil pedacitos formando rayos de arco iris sobre la mañana.
    En el silencio colorido del amanecer, perdida en musarañas de los recuerdos, apareces tu, tan canija y frágil…
    Te veo con tu lisa melena dorada, riendo y corriendo descalza por el césped mojado de nuestro jardín.
    Bañada en ese fuego de luces que solo las mañanas ofrecen, reflejada en los arcenes lavados por la lluvia nocturna, tu cara, tus pies descalzos, lucen vigorosos..
    Otra mañana añorándote, otro amanecer viéndote nacer de nuevo en mis pensamientos.
    Es tu mirada, amor mío, un rayo de luz, en tu risa el canto de un pardal diminuto saltando alegre de brote en brote que me hace aun más dichosa.
    ¡¡¡Y yo te siento como nadie nunca te ha sentido.!!!
    Veo tu cara sonrosada y la mañana me surge preciosa.
    Otra vez consigues que me levante y rompa el claustro de mi pesarosa alma..
    Porque sé, que mientras exista el sol que te ilumina y tu rostro me sonríe desde cada nuevo crepúsculo, los amaneceres serán luz y harán que cada nuevo día merezca la pena.
    Eres mi herencia lujosa, mi alegría, mi mundo de aspiraciones cumplidas..
    Gracias por ser retoño mío, mi lucero,
    Gracias por formar parte de mi..
    (Con todo mi amor de madre)
    ..
    `+`+`+
    Palabras de mi hija;
    “Que preciosoooooo!!!
    Quieres leer esto en mi boda????
    Besooos ( gran escritora!!!)”`
    +`+`+
    ¡¡¡SI, éstas otras madres tambíen sentimos y amamos!!!

    • QUe duro leer tu mensaje cargado de dolor!!, y que difícil contestar… No hay mucho que decir sobre los sentimientos de otras personas, ni los tuyos ni los de tu hija, que sólo podemos inferir a través de lo que nos cuentas… Sin embargo, hay algo en lo que discrepo: no creo que podamos, ni debamos, pedir agradecimiento a nuestros hijos, ni adoptados ni biológicos. Ellos no pidieron venir (nacer/ser adoptados), ¿por qué tendrían que agradecer nada? Otra cosa es pedir que nos respeten, que esto sí creo que es importante (el respeto, siempre, hacia cualquiera; también de nosotros a ellos).

      Espero que vuestras circunstancias familiares cambien y que podáis recuperar la relación con vuestra hija. Un abrazo.

      • Gracias por tus letras.
        Quizás me he expresado mal cuando hablé de agradecimiento porque en realidad si me refería a respeto. Y tambien es cierto que hay una falta de comunicación competa quizás es esto lo que más duele y confunde los sentimientos. Ojalá se cumplan los deseos y nos podemos abrazar y confiar de nuevo como lo hicimos antes en innumerables ocasiones.
        Un abrazo

        .

      • Ya sé que tu hija es adulta, pero me has hecho pensar en algo que me dijo una vez una psicóloga. No podemos esperar que nuestros hijos adolescentes nos lo cuenten todo… pero si hay una buena comunicación, nos lo contarán si hay algún problema grave. Creo que las bases de comunicación que hayais puesto están ahí… y que seguirán estando cuando quiera volver.

      • Lo dudo mucho ..Volverse tóxico solo venera odio y odio es ausente de amor. Es una vasija que se ha roto por llenarla con tanta negatividad y rencor.y falta de sinceridad.
        Y en cuanto al agradecimiento. Nadie pedimos nacer ni ser adoptados. El agradecer es de buena educación. ¿Como voy a pedir agradecimiento a un hijo adoptado o propio por ser mi hijo ?
        Pero por el sacrificio y el cariño de mi madre y su dedicación a mi la estaré eternamente agradecida.

      • Espero de todo corazón que no sea así…. Un abrazo.

    • Jagoda

      No conozco a tu hija ni te conozco a ti. Siento que falta información importante en todo lo que cuentas. Son todo reproches a tu hija y a su actitud. Leyéndote me surgen dudas…Hacéis o habéiss hecho en algún momento autocrítica para ver en qué habéis fallado como familia adoptiva de tu hija? Crees que como madre adoptiva has estado a la altura?

  43. hola mi nombre es Alicia y tengo 15 años y soy adoptada ahora mismo vivo en España tengo dos hermanos que también son adoptados y cuando les miro siento un gran dolor, como puede alguien siquiera abandonar a estos pequeños, no se cuales fueron los motivos para que me dieran en adopción en realidad, NO SE NADA . y eso es frustrante y estoy cansada en realidad si te paras a pensar la mayoría de los temas de conversación requieren a los familiares, no me mal interpretéis adoro a mi madre es soltera y nos quiere muchísimo pero esta ahí es como una espina clavada quiero saber el por qué no lo entiendo y sin pistas no puedo hallar respuestas a veces lloro por no tenerlos por no conocerles y otras lloro porque no se que motivos había para que me abandonaran, todo es así un cumulo de preguntas sin respuesta alguna. jamás he hablado con mi madre de esto creo que no lo entendería y tampoco quiero hacerle daño pero es frustrante he intentado hablar varias veces con mis amigas de esto pero no lo suelen entender dicen que hay gente peor y eso verdad y también dicen que tengo suerte y la tengo pero pienso de una manera distinta y es cierto que se madura antes puede que no lo mostremos pero si que se siente y es agotador hay días que estoy bien y otros que realmente no sé que hacer mirarme al espejo duele.

  44. Yo soy adoptada, no soy blanca pero mi madre biológica hizo un gran viaje y consiguió su meta q era que naciera en España y también era abandonarme en españa, la verdad no se como puedes querer a tus padres biologicos, yo desde luego lo odio desde lo mas profundo de mi corazon, si los encontrase simplemente tendría furia hacia ellos q clase de madre abandona a su hija las 2 semanas de nacer por q no se cree preparada para ser madre, SI SE TIENE UN HIJO ES PARA CUIDARLO Y QUERERLO, NO PARA ABANDONARLO.
    Pero tampoco me quejo por q tengo una familia genial los quiero con toda mi alma y ellos a mi no me falta de nada me lo dieron todo todos los caprichos, ellos si q saben q es ser padre ya q si uno tiene un hijo hay que darle todo no q abandonarlo, y yo se q soy pequeña y de algún modo no lo entiendo, pero la verdad es q lo que pienso es q si la señora q me engendro no me hubiese abandonado en este momento ella seria una madre fatal, y la odiaría mas de lo que la odio.

    • Gracias por compartir tus emociones respecto a algo tan íntimo… no tiene que ser nada fácil. Un abrazo enorme.

    • No hay que odiar sino aceptar lo bueno de la vida que se te brindó Esa es tuya y disfrútala con gente que te quiere. Cuantos hijos biológicos pasan penalidades maltratos salen y entran constantenente de los orfanatos o se crian en una familia de acogida. .Adoptados o no hay que vivir y procurar ser persona valiente y valiosa.

  45. Espero que este comentario sea respetado, creo que después de leer este tema me queda mas que claro que lo mejor si no se puede tener hijos propios es no tenerlos y aprender a vivir con eso, los padres adoptivos adoptan a un hijo con la ilusión que sea como si fuera suyo, pero mas equivocados no pueden estar, son niños que nunca podrán amarte como lo hace un niño de tu sangre, nunca van a ser completamente tus hijos, cuando con uno de sangre siempre lo va a ser, cargaras con una cruz que no te corresponde, aun que le des todo lo que puedas, te puede cambiar en un segundo por la persona que le dio vida, puede sacarte de su vida y no te quedaría mas que aceptarlo, animo a la gente mas fuerte que yo pero yo no podría.

    • Tampoco creo que haya que ser tan dramática… simplemente, ser realista y saber que es un camino con dificultades añadidas (y gratificaciones añadidas también).

    • Laurita si te hubeses podido quedar con tu madre biológica tu historia de la sangre seria un poco menos prepotente. Conoce tus orígenes pero no desprecies el amor que te fue dado desde el corazón. Los padres adoptivos son mayormente seres con sentimientos y tus palabras son mazazos inmaduros. Respeta tu también por lo menos a los que te dieron el nombre y se esforzaron para que crezcas sana y salva con menos traumas posibles. A mi como madre jamás nadie me podría obligar regalar a mi hijo. Antes de un acto tan consecuente hay que usar muchas otras opciones. Un hijo no es un objeto que se regala y luego se pide de vuelta. .Además hoy estamos libres de rechazar el nombre y los privilegios de la familia adoptante y volver a su nombre nacionalidad e identidad biológica. Si tanto te escuece tu adopción anula .la .

  46. Hola que tal me llamo Lucas soy de Argentina y soy adoptado. La verdad me conmueve mucho lo que lei y me gustaría agregar mas cosas. En mi caso particular me adoptaron de bebe y lo supe a los 8 años. Es muy incomodo crecer y sentir que siempre te están observando y tratando como una persona especial, PARA AQUELLAS MADRES QUE QUIERAN ADOPTAR LES DOY UN CONSEJO: TIENEN QUE SABER QUE LOS HIJOS ADOPTIVOS SOMOS COMPLICADOS, SI USTED QUIERE ADOPTAR Y NO TIENE UN VINCULO BUENO CON SU PAREJA NO LO HAGA PORQUE ESO PUEDE REPERCUTIR NEGATIVAMENTE AL NIÑO. EL ADOPTADO ES MUY SENSIBLE A LOS CAMBIOS, A LO QUE VE Y A LO QUE ESCUCHA. ES TODO. GRACIAS.

    • Gracias por el consejo… Yo también creo que la parentalidad, y más la parentalidad adoptiva, es una situación que pone a prueba la solidez de las parejas… las menos sólidas, es fácil que no aguanten… Un abrazo

  47. Hola , yo quería decir que estoy totalmente identificada con tu caso sólo que en mío tengo dos hermanos pequeños que también son adoptados pero no soy hermanos de sangre aunque eso me da igual. Mi madre es soltera y yo necesito respuestas a todo lo que soy y lo que fui , no puedo hablar con nadie de esto porque en mi entorno nadie es adoptado y tengo miedo de no poder ayudar a mis hermanos si se les plantean los mismos problemas ya que yo no se que hacer con ellos, siento envidia de los hijos biológicos y si es ciertos quee aveces desearía estar en mi país de nacimiento porque siento que de ahí es de donde pertenezco, cuando pasa algo lo primero que me pasa por la mente son los niños porque me siento identificada se que tengo de todo lo que mi madre puede darme pero hay una parte de mi que añora algo. Por cierto soy española.

    • Alicia, ¿has pensado en ponerte en contacto con La Voz de los Adoptados? Es una asociación de adoptados adultos donde seguro que hay muchos que comparten tus inquietudes. Igual te ayudaría….

      • No sabía , gracias
        Cuando era más pequeña pensaba que era la única a la que me pasaba esto y los demás chicos adoptados no sentían lo que yo , pero hace poco me eh dado cuenta de que no soy la única . gracias por el consejo de verdad.

      • Supongo que es una fase normal en todos los que vivimos una situación “anómala”, por esto es tan útil buscar y encontrar a personas en la misma situación (en mi caso, familias adoptivas, monoparentales, transraciales, homoparentales…)

  48. hola , se discute en Chile la Ley de adopción. yo no soy adoptada , mas soy abuela. He intervenido ante los diputados que tiene que legislar esta ley, en mi país.
    La propuesta hecha es:
    1.- Las personas adoptadas posean durante su crecimiento un libro de vida de su familia biológica con la información de su núcleo y familia extensa biológica.

    2.- que la familia biológica pueda mantener en forma regulada y supervisada contacto con el adoptado año a año, si la persona adoptada lo desea .

    Me interesa saber la opinión de las personas de este blog que han sido adoptadas, a esta propuesta de modificación de la ley de adopción en Chile.

    Pensaba que si esta necesidad es común en las personas adoptadas y cada una de ellas acciona en sus países, se podría cambiar el futuro de los adoptados en el mundo. Acceso a la información de sus vidas para su adecuado e integral desarrollo y ¿ o es mucho soñar?

  49. Mi nombre es alicia y tambien soy adoptada mi madre es soltera y tengos dos hermanos tambien adoptados, yo soy la mayor, tampoco soy blanca y mis hermanos igual que yo.
    Estoy completamente de acuerdo con todo lo que has dicho me siento igual, y hasta hace bien poco que no conocí a una chica que se ha convertido en una gran amiga pensaba que era la única a la que le pasaba esto y sentia esto. Lo único que tengo de mi orfanato es una foto de cuando era pequeña, recuerdo al que me aferro con todas mis ganas, recientemente he vuelto a mi pais y he ido a visitar mi orfanato, pensé que ayudaria el problema es que ahora tengo muchas maa dudas y preguntas cada persona que veia por la calle pensaba que podrian ser mis padres.
    Existen ciertos tonos tabú en mi caso nunca he hablado sobre las ganas que tengo de conocer a mis padres biológicos.

    A los futuros padres mi consejo es, no se guien por las apariencias que por fuera estemos bn no significa que realmente lo estemos y no hace falta hablar ni presionar simplemente saber que os tenemos.

  50. Me pregunto, realmente ayuda a un adoptado ponerse en contacto con la “Voz de los adoptados ” ? despues de leer a Jagoda, madre de una adoptada, tengo serias dudas.

    • Pues más bien habría que preguntárselo a su hija… lo que nos conviene a los padres no es siempre lo que ayuda a los hijos, aunque nos duela.

  51. Hola madredemarte: no soy adoptada y no soy madre de adoptados. te felicito por tu decision de crear este espacio. El preambulo anterior es para decirte que encontré esta pagina y he escrito en ella, La convención de los derechos humanos del niño consagra el derecho a identidad .la decisión de adopción en cada pis debe ser una decisión de ultima ratio, es decir cuando nada mas se puede hacer para proteger para la vida y el desarrollo integral de un niño o niña . Lo interesante de tu pagina es que aquí se expresan personas que han sido adoptadas, sus manifiestos son preciosos recursos para lograr cambios en adopción. Testimonios de vida que aportarían al convencimiento de experiencias concretas para luchar por la recuperación de sus identidades familiares . ante gobiernos y poderes judiciales de los países. Desde el año 2013 he acompañado a 9 madres de niños institucionalizados en el sistema de proteccion en Chile. Madres que se oponen a que sus hijos sean adoptados. Entre ellos, una abuela que deseaba tener a su nieta y que el sistema estimo que ambos padres eran drogadictos, cuando la madre no lo era, logrando finalmente frenar la adopcion y restituir el derecho de una niña a su familia de origen , Comentar que durante el proceso del juicio la amdre biologica fallecio atropellada, nunca supo el destino de su hija institucionalizada desde los 7 dias de vida hasta los 3 años. Madres que no han tenido la misma suerte para sus hijos, quienes finalmente son dados en adopcion. Y lo común en estos casos es que las madres jefas de hogar no “tuvieron oportunidades economicas” Hablo de acceso a alimentos, a vivienda, a trabajo ,a sostenerse con sus hijos, la mayoria de las madres no tuvieron acceso a estudios , por tanto han tenido escasa oportunidades para proveer a sus familias . Es mas 2 de ellas violentadas y golpeadas por sus ex pareja, Cuando falta lo basico la madre protege a su “cria y busca como hacer para que esta “cria sobreviva” a veces a costa de separase de ella. Hablo de la experiencias acompañadas: Mujeres madres que vieron en la institucionalizacion provisoria una forma de protección para sus hijos para después quedarse sin ellos por decisiones estatales y/o judiciales . Ante esto uno piensa ¿.Como resiginificar la vida de una persona adoptada? Persona que ha decidido conocer su origen? Esto debe cambiarse definitivamente . Que los estados hagan seguimiento a cada niños o niña adoptada para concocer y saber hasta sus 18 años como va su vida y aportarle responsablemente lo que requiera. Que los niños y niñas tengan su historia de vida para “eliminar la incertidumbre de vida”, la que puedan consultar, de ser necesario para ellos y ellas. Que puedan crecer y decidir si desean vincularse con sus padre biologicos o no y en un futuro cuando sean mayores de edad, decidir si desean retoma su familia. Por otro lado el derechos de los padres biologicos que se han opuesto a la adopcion , el derecho a saber de sus hijos, a contacto escrito o verbal durante la vida de l hijo o hija adoptada. He leido experincias en este blog, donde los padres adoptivos han acompañado a sus hijos en la busqueda de sus padres biologicos desde temprana edad, demostrada humanidad y amor. Si el padre aodptivo pude ceder ante la peticion de un regalo de navidad , tambien por amor puede abocarse a acompañar la neccesidad de su hijos de concocerse a si mismo. y Conocerse a si mismoo es reecontrar su historia de vida. LA peticion madredeamarte es que me autorices y proporciones los testimoniosrecopilados para acompañarlos al petitorio de reformulacion de la Ley de adopcion en mi pais. Chile. Ley 19620. abrazos. Abrazos.

  52. Josefina villegas dijo:

    Hola soy de Venezuela y tengo un adolescente adoptado tiene mucha rabia y se cree basura con una auto estimauy baja

  53. Hola a todos!
    Yo si soy adoptada y he hecho la búsqueda de orígenes, y precisamente no he encontrado una historia agradable detrás de mi adopción.

    He conocido mis hermanos biológicos, que han vivido con mi madre biologica y han tenido una vida de lo más dura que os podais imaginar.

    Mi madre era prostituta, drogadicta, hizo la vida imposible a cada cual se le acercaba, se me llevó de toda la familía, engañó a todo el mundo y hasta el que decía ser mi padre (en mi partida de nacimiento), resultaba no serlo biologicamente (prueba de paternidad).

    Mis abuelos en aquel momento no podian hacerse cargo de mi y rechazaron quedarse conmigo, durante el tiempo que pudieron recuperarme ante los juzgados (y el proceso se alargó por motivos de la madre), nadié reclamó mi custodia, y a la família del que era mi padre supuestamente, nadie les dijo que habia sido dada en adopción (para esta familia yo desaparecí un día que se me llevó mi madre).

    Aún así, y con mis 30 años, fuera de la inmadurez de la adolescencia, hubiera preferido seguir viviendo en ese nucleo familiar y que no se me arrebatara el derecho de tener mis hermanos, tios, abuelos, etc…

    Lo hubiera preferido, porque detrás de cada adopción hay un ABANDONO, que en muchos casos por no decir la gran mayoria, se convierte en trauma y nos hace ser de una forma que perjudica a nuestras famílias adoptivas.

    Yo siempre he rechazado el amor de mis padres (adoptivos), nunca los he sentido como tal, aunque los quiero, pero no me siento ni me he sentido nunca parte de esta familia… mi corazón, mi alma y el sentimiento verdadero siempre han sido hacia esta familia biológica que hasta ahora no he conocido.

    Es más, a mi madre biológica no la conoceré nunca porque se suicidó, pero os puedo asegurar que dentro de mi, es la persona que más quiero y con la que me siento más segura cuando la pienso. Es con quien me sale el verdadero sentimiento de AMOR, des de lo más profundo de mi corazón.

    Quizás os parece cosa de adolescentes eso de “la nevera llena”, pero NADA material, ni tan solo la comida, puede sustituir las emociones y sentimientos de nadie…

    Sinceramente creo que es más fácil educar a un niño/a en el ámbito que sea, que sanar a un adulto herido y roto en mil pedazos!

    Besos a todos.

  54. Totalmente de acuerdo con Laura. Para la familia que adopta es un acto de inmenso amor. Para la madre biológica es irresponsabilidad, porque si se va a tener un hijo es para tenerlo no para botarlo o regalarlo. Por eso estoy de acuerdo con Laura, la otra cara que no se ve y que no se puede expresar del niño adoptado, ese niño que le toco madurar a fuerza y contener una verdad muy fuerte que así pasen los días no se podrá olvidad. Simplemente no pertenece a la familia.
    Ese acto de amor de la familia adoptiva es inmenso, pero nunca nunca se podrá sanar esas heridas de saber que no perteneces a esa familia, así nunca al niño le falte algo, así suplan con tanto afecto y económicamente.
    Así que si ustedes padres desean tener un niño adoptado, piensen que es muy difícil desde la parte emocional para el niño. Así por fuera ellos luzcan felices, no creas saben como ocultar esas emociones.
    Y madres biológicas que pretenden dar en adopción, lo mejor es pensar muy bien las cosas antes de tener sexo. Pero nunca entregar a un niño en adopción. Si no tienes recursos, no tengas hijos, sino le darás amor suficiente, no lo tengas. Es mejor prevenir que andar regando el daño.
    Y yo todo esto lo digo porque también soy adoptada. Y tuve la fortuna de estar una familia excelente, pero ese malestar emocional así pasen los años nunca se irá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: