familia monoparental y adopción

En una entrada anterior en la que debatíamos de racismo, Rubén escribió un comentario muy interesante que creo que ofrece muchos elementos para reflexionar. Así que le pedí permiso para convertir sus pensamientos en una entrada.

Esta entrada [sobre el racismo] me ha parecido muy interesante, e inevitablemente me viene a la cabeza una pregunta que tengo en mente desde hace mucho tiempo. A quienes les preocupa el respeto hacia sus hijos, ¿en qué grado respetan a los de los demás?

Soy homosexual, casado desde hace años con el hombre más maravilloso del mundo, y el mes que viene iniciaremos el proceso para obtener el certificado de idoneidad para poder adoptar. Posiblemente, no haya en el mundo una persona más feliz que yo en este momento.

Nunca he tenido problemas por mi condición sexual. El hecho de no ser “afeminado”, posiblemente, me ha ayudado. Es aquello tan cutre y tan cateto que te dicen cuando sales del armario de “¿ah, si? pues no se te nota”. Si no se me nota a simple vista que me gustan los macarrones con tomate, Bruce Springsteen o la cerveza bien fría, ¿por qué se me debería notar que me gustan los hombres? Esta frase entraría en el grupo de “frases que se dicen alegremente y ofenden”, y de las que tanto se ha hablado ya en este blog. Porque implica que debería haber un ‘Manual del comportamiento gay’, que indica que si lo eres debes interesarte forzosamente por el maquillaje, por Britney Spears y hablar y vestir como si vivieras en una película ‘ochentera’ de Almodóvar. Y no.

Pero vaya, voy al grano, que me desvío. Antes decía que nunca he tenido malas experiencias por mi condición sexual, aunque debo aclarar que ha sido así salvo en tres ocasiones. En dos de ellas, quienes me hicieron sentir muy mal fue una pareja de personas negras (una de ellas, con un niño, supongo que su hijo), quienes me mostraron su desprecio (una, directamente, y la otra, mediante comentarios entre ellos y miradas de asco) porque le di un beso en público a mi marido (por entonces, mi novio) en un parque y en una parada de autobús. En el tercer caso, un chico magrebí me “obligó” a salir de una discoteca, ya que después de besar a mi novio empezó a hacerse el gracioso con sus amigos, dándonos empujones “como sin querer” y derramando parte de su copa sobre mi camiseta “sin querer también, por supuesto”. Me marché porque nunca he sido de meterme en problemas, y no me importa reconocer que a veces, la opción más valiente e inteligente es marcharte. No sé quién dijo una vez que “un cobarde es una persona en la que el instinto de conservación aún funciona con normalidad”. No siempre es así, hay veces, muchas, en las que tienes que hacerte valer. Pero hay situaciones, como esa, en las que tienes las de perder y es mejor huir de líos.

Con todo esto no quiero decir ni mucho menos que negros o árabes discriminen por condición sexual. ¡Ni mucho menos! Espero que no se me malinterprete. Afortunadamente, el tiempo me ha enseñado a valorar a las personas por su comportamiento, independientemente de la condición social, sexual o etnia a la que pertenezcan. Sólo quería poner de manifiesto que después de estas “agresiones”, que pueden ser simples miradas (tan simples como que al niño negro le toquen insistentemente el pelo. Tan simples pero que tanto molestan), siempre me preguntaba: ¿Tendrán hijos -una de las parejas de negros sí, porque estaba delante-, primos, sobrinos, ahijados… que puedan sentir discriminación ahora o en el futuro por ser de un color o una etnia distinta a la de la mayoría aceptada? ¿No entienden que la discriminación que ellos puedan ejercer ahora contra “el diferente” pueden sufrirla ellos, o sus hijos, en un futuro? ¿Cuántos de esos padres de niños negros, árabes, gitanos, chinos,… a quienes preocupa la discriminación que puedan sufrir sus hijos en el futuro, serían capaces de ver a dos chicos (o dos chicas) darse un beso en un banco del parque, y no sentirse incómodos o, directamente, no ver el lado depravado, grosero o guarro de la acción? ¿Cuántos de ellos, que sufren por el momento en que sus niños crezcan y vayan solos por la vida, les están educando en la diversidad y en el respeto hacia la mujer o hacia los diferentes tipos de familias?

Por supuesto que también incluyo a familias blancas (y/o con niños blancos), nadie está a salvo de la discriminación, de las burlas, de las miradas inquisidoras o de los comentarios hirientes. Pero mis tres experiencias negativas han sido estas, y son las que me hacen reflexionar. (Insisto, no juzgo al colectivo, nunca lo he hecho y nunca lo haré). Hace unos días escribiste un post sobre la diferencia que hay entre insultar a un niño por ser negro o por ser gordo. Debo decir que en la mayor parte de argumentaciones, si sustituyes “negro” por “homosexual”, el artículo sigue teniendo toda la validez. Históricamente, se nos ha considerado seres inferiores, el cáncer de la sociedad. Se nos ha matado, encarcelado y segregado. Las fobias y prejuicios manifestados en la infancia se han seguido desarrollando en la edad adulta. Hay colectivos cuyo ideario se basa en agredirnos. Hay estereotipos que aún hoy nos destrozan como personas. Etcétera, etcétera. Por eso, la reflexión que he hecho durante toda mi vida es que por supuesto que todo el mundo debe de respetar a todo el mundo, sin excepciones. Pero sí considero que hay colectivos que deberían estar especialmente sensibilizados con lo que supone una agresión, física, verbal o de cualquier tipo, a cualquier otra persona por el simple hecho de ser “diferente”. No creo en Dios, ni en el Karma, ni este tipo de historias. Pero sí creo que, al final, la vida te acaba devolviendo aquello que le das. Y por supuesto, para acabar recibiendo respeto hacia ti y tu dignidad, debes empezar por dárselo al resto. Aunque ello suponga pasar por encima de (o reformular, o replantearte) tus tradiciones culturales, religiosas o históricas.

Anuncios

Comentarios en: "Discriminados discriminadores" (76)

  1. Pues tiene toda la razón.
    El otro día leía al amigo de un amigo que explicaba que fue a comer o cenar con su pareja a un restaurante en Madrid. Le da un beso a su chico y un señor de la mesa del lado, con su mujer y sus hijos, se puso a gritar y a pedir que los echaran.
    Hubieron algunas personas del restaurante que se levantaron para apoyar a la pareja de chicos y, al final, los que se acabaron marchando fue el capullo del señor con su familia.
    Vi algo positivo, claro, que hubo gente que se levantó a apoyar a aquellos chicos.
    Pero me pareció tristísimo que todavía haya gente capaz de liar ese percal en medio de un restaurante porque dos chicos se besan. Y pensé en los hijos de ese hombre, en la educación que están recibiendo y en que quizá entonces la lió por un beso de dos chicos, pero quizá otro día la lía porque en la mesa de su lado le ponen a dos negros…

    • La gente está muy mal, ¿no?, porque una cosa es que no te guste, o que lo critiques, que ya está mal, pero, ¿pedir que les echen? Y bien por la reacción del entorno, pero, no hay derecho a tener que vivir midiendo las efusiones de afecto porque los demás tengan problemas de tolerancia, ¿no?

      • Lo que más me alucinó de la historia es que ese señor no tuviera vergüenza para levantarse y exigir que los echaran.
        Me sorprendió, te lo digo de verdad. El que no te de pudor liarla en un restaurante, por algo así, sabiendo que la mayoría de gente se te va a poner en contra y que vas a hacer el ridículo…

      • Pero es k la gente k se cree en posesión de la verdad nunca piensa k va a hacer el ridículo. Seguramente se sorprendió muchísimo al comprobar k los demás no le apoyaban y seguro k se fue de allí diciendo k era un antro lleno de maricas o algo parecido.

        Nunca reconocerán k los equivocados son ellos.

      • No: o se creen en la obligación de esparcir su mensaje (la verdad) por el mundo… como que son los únicos valientes que se atreven a decir estas cosas…

        Ay… cuánto trabajo pendiente….

  2. Cuando vino mi hija decía k los negros eran muy feos, no le gustaban, etc… Al poco tiempo vi claro k donde ella se había criado no había gente negra, ni hombres con el pelo largo… Era todo educacional.

    16 meses después una de sus mejores amigas es Etíope, su profesor de patines lleva una coleta hasta la cintura y nos hemos ido de vacaciones con unos amigos k son una pareja gay con un hijo anterior de uno de ellos. Han sido unos esquemas duros de romper para ella pero ahora ya ve todas las opciones de familia como normal. De hecho, el otro día estuvimos hablando sobre si se iba a echar novio o novia…

    Lo k quiero decir es k yo he intentado (y conseguido) ampliar la visión del mundo de una niña pero los adultos k se han criado con esas mismas ideas fijas de lo correcto y lo incorrecto (incluyo a los musulmanes como colectivo) inculcan lo mismo a sus hijos. Y no creo k vean la relación entre la discriminación k ellos hacen y la k les hacen a ellos pork la suya siempre la verán como “injusta” y la de los demás como “normal”. No se sí me explico.

  3. Tienes toda la razón, Rubén. “hay colectivos que deberían estar especialmente sensibilizados con lo que supone una agresión, física, verbal o de cualquier tipo, a cualquier otra persona por el simple hecho de ser “diferente”
    Yo también pienso que hay colectivos que deberíamos estar más sensibilizados y siento que no sea así.

    • Por cierto, una falta de sensibilidad que va en doble dirección… también hay gays racistas, mujeres homófobas, negros misóginos…

      • Y negros racistas. Mis padres vivieron en Canadá y mi madre siempre cuenta varios episodios sufrido por parte de la familia política (negra de origen haitiano) de una amiga suya.
        Y negros que se aprovechan de su raza. A mí en una ocasión cuando le prohibí la entrada a un grupo (no por ser negros evidentemente, sino por ser fuera del horario de visitas, de noche y 14 personas armando bulla) me gritaron !racista no nos deja entrar porque somos negros!

      • En “Maus” (novela gráfica que recomiendo) Spiegelman narra cómo, a medias de contarle a su hijo las injusticias del régimen nazi, un padre judío empieza a lanzar improperios racistas contra un negro con el que se cruzan.
        Irónico.

      • Es cierto. Está claro que ser discriminados no nos impide convertirnos en discriminadores… Tristísimo, ¿no?

  4. En la clase de mi hijo ahora están empezando con el tema de “tu eres mi novia” …”yo soy tu novio”, etc… el otro día al salir de clase empezaron con este tema, por qué una niña dice que es la novia de mi hijo y mi hijo se enfada por qué dice que él no tiene ni quiere novia… y vino a mí (4 años) en plan… “mamaaaaa, J me dice que soy su novio y yo no quiero, ¿verdad que si yo no quiero ella no es mi novia?”…. le expliqué que no, que nadie puede ser novio de nadie si el otro no quiere y además le añadí que él podrá elegir si quiere tener novio o novia… y noté cierto aire de sorpresa ante los demás padres/madres que había por allí….la mayoria se sorprendió que yo como madre le dijese a mi hijo que si quería podía tener novio. Él añadió que no… que de momento no quiere ni novia ni novio, que cuando sea mayor ya decidirá…pero que de momento los quiere a todos como amigos.

    Los niños se fueron a jugar y siguió el tema… una madre contaba que su hija (5 años) se había escandalizado el otro día cuando vió en la tele el beso de la primera pareja de gays francesa que se casó el otro día.

    Yo conté que mi hijo no tan solo no se escandaliza sino que ni tan siquiera “se da cuenta” de la “diferencia”… que hemos estado con alguna familia de dos madres alguna vez y que el niño no se extrañó para nada que el niño tuviera dos madres… o que en Thailandia, dónde hay muchisisisisisma comunidad gay y transexual, y en dónde se ven muchas parejas gays y muchos transexuales por la calle … pues que tampoco se extrañó de verlos, ningún comentario… nada!!

    Su conclusión fué: “mi hija se escandaliza por qué no me muevo en esos ambientes”…. toma ya!!!

    Es un tema delicado y creo que muchisimo más atrasado todavía que la lucha contra el racismo.

    • Me temo que esto es como lo del color rosa: mientras son pequeños lo viven con naturalidad (si en casa se hace así), pero cuando crecen, la presión del entorno pesa mucho… Yo conozco muchos niños que están tienen parejas gays en su entorno, que han ido a bodas entre dos chicos (o dos chicas) y que en alguna ocasión sorprenden a los padres con esto de “un chico no se puede casar con otro chico”…

      • Ya..soy consciente que por presion social algun dia mi hijo dirá alguna cosa fuera de tono….espero saber explicarle bien cuando sea el caso….
        lo que si esta claro es que en las.familias.donde el adulto se escandaliza es mucho mas dificil que el pequeño normalice las cosas

      • Sí, desde luego. La diferencia está en la mirada de los adultos, que puede normalizar o estigmatizar.

    • A mi mayor le llamó la atención hace poco cuando vió en la tele a dos mujeres besándose. !Mira Mamá dos chicas dándose un beso! Yo creo que antes sí que lo había visto por la calle, pero no se había fijado. Pero yo no diría que estaba escandalizada sino sorprendida de que fuera posible.

  5. isabel avila dijo:

    yo comparto todo lo escrito..yo a mis hijas les estoy enseñando k el amor lo muestran dos personas..nunca hablo de genero. Ni cuando hablo de familias. Mis hijas acuden alternativa. Un dia falto una profe con lo cual la de religion se hizo cargo de los dos grupos y dar civismo..conforme…pero cuando mi hija me dice k la profe ha dicho k pecado el matrimonio del mismo sexo…vamos yo me puse indignada le hice ver k ella era completamente capaz de ver k eso no era asi…mis hijas no iran a religion…
    un saludo

    • Yo a mis hijos los ponen en clase de Religión, y aunque no digan barbaridades, monto un Cristo.

      Por otra parte, creo que aunque usemos un lenguaje más o menos inclusivo (hablando de personas en vez de hombres y mujeres o abriendo el abanico a la posibilidad de que nuestros hijos – o hasta nosotros mismos – podamos tener novios o novias), en realidad les estamos machacando todo el día con el modelo hetero.

      No me refiero solo al hecho de que prácticamente todas las parejas que llegan desde la televisión, la publicidad, el cine, los cuentos, los libros de texto, etc etc etc son parejas heterosexuales; también me llama la atención por ejemplo que cuando un niño y una niña son amigos, se les hacen permanentemente comentarios en los que se bromea con que son o serán novios… Yo tengo un hijo, A., cuya mejor amiga es una niña, y no hay día en el que no comente alguien algo al respecto; en cambio, nadie comenta que mi otro hijo, B. sea novio de sus mejores amigos (o A. de sus mejores amigos chicos).

      • isabel avila dijo:

        estoy totalmente de acuerdo contigo con el tema de las amistades, a mi hija no hace mas que crecerle los novios, justo cuando ocurrio esto, ella decia que tenia dos novios y una novia porque eran buenos amigos, los lios que les hacian, y ella decia que se casaria con una chica para cambiarse la ropa, mi niña con cinco años, y yo pues hija como tu quieras.
        y lo del pollo, no te creas que me quede con ganas, pero como solo ocurrio una vez, y no han vuelto a darse las circunstancias .. lo deje pasar..
        un saludo

      • Pues no creas, lo de tener novia para cambiarse la ropa no deja de ser práctico 😉

      • Pues yo, por una parte no veo tan grave que metan un día a los niños en clase de religión, la verdad, no creo que vayan a envenenarse; no creo que esté mal independientemente que los niños sepan de qué va, de casi todo en la vida se puede sacar algo positivo y sobre todo, que hablamos de un día porque una profe esta mala! A ver si vamos a discriminar a la gente que practica la religión…

        Y por otra parte, lo de “bombardeamos a los niños con imágenes de hetero” me parece un poco excesivo; no es que los bombardeemos, es que es el modelo más frecuente! (Igual que en España, lo más frecuente es ser blanco) y, y esto ya puede que sea meterme en un terreno más complicado, el único que puede reproducirse de forma natural. No se sí es importante o no, pero es una diferencia. Es algo a lo que las parejas homosexuales tienen que renunciar desde el primer momento; puede que no les importe o puede que sí, al fin y al cabo este es un blog de paternidad, y muchas veces has hablado de las distintas formas que hay de llegar a ella, y de las renuncias y/o duelos que a veces implican.

        Uy, creo que me he ido un poco por las ramas…

      • Discrepo contigo en ambas cosas.

        Yo sí veo grave, no grave: gravísimo, que metan a los niños en clase de religión. Vivimos en un país laico, la religión debería ser algo privado, que se enseña fuera del colegio, en las catequesis, en las familias… ya me parece bastante grave que se dé clase de religión en los colegios, y en los colegios públicos… como para que se la impongan, aunque sea ocasionalmente, a los niños cuyas familias hemos decidido no darles este tipo de doctrina. Porque es una doctrina, no una enseñanza: si fuera una enseñanza, la impartirían los profesores de historia, no docentes escogidos por la Iglesia (que puede echarles, por ejemplo, por casarse con una persona divorciada, como ha sucedido en más de una ocasión) y no podrían imponer su ideología (como decir sus opiniones sobre el matrimonio gay, algo que es irrelevante que les guste o no puesto que es legal y hasta constitucional, mal que les pese).

        Nadie discrimina a la gente que practica la religión, al contrario, tienen mucha más cancha de la que deberían en un país moderno, donde hay, o debería haber, una separación entre la Iglesia y el Estado.

        Y esto no quiere decir que no haya que aprender lo que es la religión, porque es una parte importantísima de nuestra cultura, de nuestra mitología y de los rituales de nuestra tribu; pero se aprende en clase de Historia, no en clase de Religión.

        La heterosexualidad es el modelo màs frecuente, es cierto, en porcentajes. Pero lo cierto es que la homosexualidad existe en la realidad en una medida mucho mayor que en las representaciones que recibimos, y sobretodo, que reciben los niños. ¿Cuántas parejas gays salen en anuncios? ¿Cuántos cuentos o películas infantiles – no creadas ex profeso para educar en este sentido – incluyen relaciones homosexuales? ¿En cuántos libros de texto puedes ver imágenes distintas a la clásica familia heterosexual? Si fuera una cuestión sólo de proporción, habría, quizás menos que parejas / familias heterosexuales, pero las habría. Y no hay ni una.

        En cuanto “al único que puede reproducirse de manera natural”, suscribo todo lo que dice Steffi. Pero añadiré que quizás no las parejas pero sí las personas homosexuales, pueden reproducirse de forma tan “natural” como cualquiera. De hecho, la mayoría de familias homoparentales incluyen hijos engendrados de “forma natural” (o por acuerdos entre amigos o de relaciones heterosexuales anteriores u ocasionales); la adopción, la reproducción asistida y los “vientres de alquiler” son opciones muy recientes (y minoritarias), pero familias homoparentales las ha habido siempre, de una manera u otra. La única diferencia es que hasta ahora han sido invisibles.

      • Pues será cosa de opiniones pero para mí SÍ sería muy grave que tuvieran que ir a clase de religión, y eso de que no envenena la mente… conocí a muchas monjas durante mi infancia en el cole, y desde luego algo había que no era sano.

      • Respecto al comentario de Marta, siempre me ha llamado la atención esa obsesión por diferenciar a parejas hetero de homosexuales basándose en la reproducción.

        Si esa es “LA” diferencia – ¿las parejas heterosexuales que no se vayan a reproducir (por infertilidad, por edad, por decisión propia?) son menos pareja que aquellas fértiles? ¿Son parejas de segunda, una subespecie parejil?

        Y… ¿quién ha dicho que las parejas homosexuales estén obligadas a renunciar a tener hijos? Las hay con hijos de relaciones anteriores, o con hijos llegados a través de técnicas de reproducción asistida o de la adopción.

        Y si hay paternidad, sea anterior o posterior al establecimiento de la pareja homosexual, ¿eso les hace más pareja…?

        El problema nunca está en la diferencia, sino en el significado que se le da a esa diferencia y en su uso discriminatorio – o no. En quién establece la “normalidad” y decide que esa es la “norma” y, por tanto, quien se sale de ella y las consecuencias que puede tener no acatar esa “norma” establecida por quienes se mueven dentro de ella.

        Hay quien piensa que la heterosexualidad es la norma y la homosexualidad, lo “anormal”. ¿Y si aplicamos otros criterios de diferencia? Por ejemplo, hagamos un corte entre “normal” y “anormal” según ingresos económicos. Los ricos muy ricos son una anormalidad, ¿no? Y un porcentaje muy minoritario, ¿no? Pero, esa diferencia… ¿es buena o mala? O los pelirrojos, por ejemplo. Estadísticamente, el porcentaje de pelirrojos es menor al de homosexuales. O el porcentaje de atletas de alto rendimiento o de personas con un índice de inteligencia superior. El porcentaje es aún menor… O, ya que estamos en un blog sobre adopción, el porcentaje de padres adoptivos es muchísimo menor al de padres “normales”, ¿o no? Estoy segura de que hacer equivalente biología a “normalidad” en el contexto de la paternidad adoptiva le ha chirriado a algunos.

        ¿A que suena disparatado? Aquellos que creen que la suya (siempre la suya, nunca la de otros) es la “norma” deberían pensar en la diferencia entre lo que es mayoritario y lo que es “normal”.

      • Totalmente de acuerdo contigo, Steffi. A mi me ha chirriado bastante el comentario de Marta, no sé si no lo he entendido o simplemente no estoy de acuerdo.
        Yo no se si encuentro grave o no grave que metan a mi hijo en una clase de religión sin mi consentimiento pero desde luego que es algo importante. La religión no es una clase de matemáticas ni de literatura; la religión implica una serie de cuestiones de índole muy profundo y muy personal que no se debería imponer, ni siquiera inducir. Y aunque es posible que la religión católica (que es además la que les van a enseñar) pueda traer cosas buenas cabe recordar que aporta otras que no lo son tanto, bajo mi punto de vista (p.e. uso de preservativo, relaciones homosexuales, etc).
        Por otro lado, no acabo de entender qué significa que las parejas homosexuales no pueden reproducirse de forma natural… ¿?

      • O el papel reservado a la mujer en la Iglesia Católica… a mí siempre se me ha hecho difícil que alguien quiera pertenecer a un club que la considera ciudadana de segunda.

        Para muestra, un botón: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/04/actualidad/1370307653_785260.html

      • Pues yo sí creo que hay discriminación por religión (quizás no la católica, pero hay muchas más religiones en España).
        De acuerdo en que es una doctrina, pero de verdad crees que el profesor de historia va a dar una enseñanza objetiva y no su visión de la historia? (otra doctrina); me gustaría pensar que no es así, pero desde luego, mis profesores fueran de religión o de historía, contaban el cuento según lo veían ellos.
        Si un día concreto le cuentan a tus hijos unas opiniones con las que no estás de acuerdo (la visión de la Iglesia católica sobre algún tema, por ejemplo) creo que es una buena oportunidad para que surja el tema en casa y les digas tu opinión. Y que sepan que hay quien opina de otra manera. Y ambas cosas pueden ser válidas.

        Sobre el comentario de Steffi, me ha gustado mucho lo de “El problema nunca está en la diferencia, sino en el significado que se le da a esa diferencia y en su uso discriminatorio o no”. La diferencia que hablábamos de reproducción existe; mejor expresada, son parejas que tienen que renunciar a tener un hijo biológico en común. Que evidentemente no pasa nada, que tb pasa en muchas hetero xq no quieren, xq no tienen edad, xq no pueden o por lo que sea, pero de primeras es una diferencia. Y es que es la primera que se me ocurre y repito, me parece una renuncia importante en un blog en el que hemos hablado de ese tipo de duelos…

        Y, en esto sí que discrepo: la normalidad no la establece nadie, lo normal es lo más frecuente (por definición) y en España, lo normal es ser heterosexual y blanco, aunque nos suene fatal decirlo y leerlo. En África lo normal es ser negro y por eso a veces hay racismo contra los blancos, xq se discrimina al minoritario. Pero lo normal no siempre es lo mejor, como muy bien apuntas, ser muy rico es anormal pero nadie dice que sea malo. Lo normal es la clase media que hace esfuerzos para llegar a fin de mes y tampoco es óptimo.
        “Deberían pensar en la diferencia entre lo que es mayoritario y lo que es “normal”.” Es que no existe tal diferencia, son sinónimos.

        Y, ya termino (siento un comentario tan largo pero como no podía contestar desde el móvil se me han ido acumulando, jeje), no he entendido el comentario sobre la Iglesia católica, las mujeres como ciudadanas de segunda y el artículo del país en el que no encuentro ni una sóla referencia a ninguna religión.

      • Pues yo creo que la discriminación es más bien contra los que no somos religiosos: nos obligan a pagar con nuestros impuestos una religión concreta, una religión que, además, desprecia y maltrata a muchos colectivos: a las mujeres, a los gays, etc etc etc.

        Y claro que cualquier mensaje que reciban mis hijos, sea en el sentido que sea, podemos usarlo en casa para desmenuzarlo y cuestionarlo, y ayudarles a formar su propio criterio… pero esto no impide que no quiera que en el colegio reciban mensajes de profesores (la máxima autoridad en ese entorno) que van contra los derechos de las personas. Vengan de quien vengan.

        “Son parejas que tienen que renunciar a tener un hijo biológico en común”. Sí, igual que las parejas en las que uno de ellos es infértil y se usan gametos de donante (por tanto, es una diferencia que no existe con todas las parejas heterosexuales sólo con las que deciden, y consiguen tener, hijos biológicos en común, que son muchas pero no todas). Y hay casos, por ejemplo, en el que una pareja de mujeres tiene un hijo que una gesta con el óvulo de la otra, ¿no sería esto un hijo biológico en común?

        Normal y mayoritario no son siempre sinónimos. “Lo normal es lo más frecuente”, es una definición posible. Otra es que lo normal es lo que responde a la norma establecida.

  6. Las personas discriminadas discriminan – y a veces incluso más que aquellos que pueden permitirse una situación más “cómoda” (no sé si es la palabra justa) respecto a los discriminados. En los países de población negra hay un racismo atroz; toda comunidad inmigrante piensa que hay otra población inmigrante inferior… Es como si todo ser humano tuviera que poder sentirse superior a alguien de alguna forma sólo por ser quien es…
    A mí me encantó este vídeo (¿documental?) en el que sólo hicieron dos preguntas a los que se pusieron ante la cámara. Primero, “¿Cree que los gays deciden ser gays?” Y las respuestas, en general, son moderadas. Y después de ver cómo quien contesta se muestra “tolerante” (cómo me jode esa palabra, como si los seres humanos debieran ser “tolerados” por las mayorías…), les preguntan, “¿Y tú, cuándo decidiste ser hetero?”. Y ese mini ejercicio de empatía, el darle la vuelta a la tortilla, ese acto tan simple, dice muchísimo.
    Siento que esté en inglés, pero me pareció interesante, la verdad.

    http://www.huffingtonpost.com/2013/05/10/choose-to-be-straight-video-_n_3247301.html

    • Esto me hace pensar en algo que decía una amiga cuando se hablaba, hace años, de someter a referéndum la posibilidad de que hubiera bodas homosexuales. ¿Quién soy yo para decidir si otros pueden casarse o no? La “tolerancia” nos coloca siempre en un plano de superioridad moral (nosotros tenemos la razón pero permitimos vivir a quiénes no la tienen…)

      • Bueno, yo no lo veo tanto así. Al final casi lo han decidido una panda de políticos… Yo el referéndum no lo vería como un poder moral sobre lo que los demás pueden hacer (de hecho hasta hace poco alguien había decidido que una pareja homosexual no se podía casar y yo no había tenido ni voz ni voto). Yo lo veo más como el poder que se me hubiera podido otorgar para decidir qué clase de sociedad quiero tener, en qué clase de sociedad quiero vivir…
        Claro que en teoría eso ya lo había decidido la sociedad cuando votó mayoritariamente al partido político que lo llevaba en su programa…

    • Estoy de acuerdo, Steffi. Las personas discriminadas discriminan. Es similar a cómo l@s hij@s aprenden de los padres conductas nocivas (p.e. las personas abusadas en la niñez tienen mayor tendencia a abusar a sus hij@s). En EEUU, l@s latin@s discriminan a l@s negr@s (les llaman “morenos”), cosa que me parece increíble, pues son l@s latin@s los inmigrantes. También es bien sabido que durante mucho tiempo, y en algunos contextos todavía sucede, los hombres homosexuales han discriminado a las lesbianas. Qué triste que no haya unión entre las personas marginadas para luchar en contra de la discriminación en general. Algun@s sociólog@s opinan que la discriminación por parte de gente discriminada es una estrategia lamentablemente efectiva para ser menos discriminados. Según esta visión, para los hombres homosexuales ha sido muy efectivo discriminar a las lesbianas, pues de alguna manera los ha unido a los hombres heterosexuales que también discriminan a las mujeres, los ha hecho más “cool”.

    • Me ha gustado mucho el video, yo tampoco creo que sea una opción, son formas de ser, que incluso pueden variar a lo largo de la vida.

  7. Esto me recuerda a una chica de mi clase que era negra y odiaba a los gitanos. O a un amigo mío que es gitano pero homófobo y odia a los rumanos.
    En República Dominicana se discrimina a los haitianos por negros, especialmente las personas de piel oscura, que paradójicamente no se consideran a sí mismos negros.

    • Sí… es como si necesitarán dejar claro el “y tú más”…

      Hay un niño en la clase de B. que se mete con él por su color. Curiosamente, es un niño de Bangladesh, de un tono marrón bastante subido… lo estuve comentando con B. y me dijo “es que pobre, I., todos se meten con él, le dicen que tiene el color de la caca, que es un ‘banglú'”… Me pareció triste que ese niño (como a veces hacen también los míos) necesitara meter en otro la “mierda” que recibe… y reconfortante que B. lo entendiera y empatizara con él (cuando le pregunté si quería que hablara con su madre me dijo que sí, pero no de lo que I. le decía a él, sino de lo que los otros le dicen a I.).

  8. Todavía hay paises en los que la homosexualidad es delito y en muchos otros, aunque no sea delito, está mal visto, se considera una enfermedad…
    Hay negros a los que no les gustan los moros, dicho con estas palabras.
    Una pena….la verdad. Hay mucho camino por hacer: educacional, cultural, de valores…

  9. A mí me llama mucho la atención que varones cultos, educados, nada machistas lleven mal el tema gay. Con llevar mal me refiero a que creen que uno es homosexual porque quiere, no montan un número si ven a dos personas del mismo sexo besándose pero tuercen el gesto. A veces me pregunto si creen que es algo contagioso y tiene miedo que se les pegue….

  10. Yo conozco varones cultos educados y nada machistas que no se molestan por la homosexualidad.

  11. Sobre que la religión no se debería ni contemplar en la escuela y si como algo privado, no puedo estar más de acuerdo.

    Sobre que inundamos de modelos hereto a nuestros hijos… seguramente sí, pero a mi jamás me hablaron de la homosexualidad de ninya y nunca tuve un prejuicio. Salía de una capital de provincias (nunca conocí allí a nadie homosexual, o al menos que yo supiese) y me fui a la universidad a Madrid, en dos meses tenía un grupo de amigos homosexuales estupendos. Recuerdo aquella época con verdadero carinyo, de lo mejor de mi vida. Y nunca antes habían estado “representados” en mi vida ni tan siquiera como minoria.

    Quiero decir que, aunque en nuestro entorno no haya mucha representación de personas adoptadas, homosexuales, negras, heterosexuales, chinas, anoréxicas o gordas, al menos en mi caso bastó con una educación tal que “todos somos personas”. Porque obviamente en China hay pocos blancos, como en nuestra sociedad parece mayoría la heterosexualidad, pero se trata de que estés donde estés, seas tú o ellos minoría haya aceptación y respeto. No dejarán nunca de haber minorías, no necesito que haya mitad de chinos en mi casa para respetar al que entra por la puerta si es chino. Comprendo que la representación es importante, pero habrá siempre grupos minimamente respresentados (que quizás en otros sitios sean mayoría) y eso no debería ser un problema.

    Estoy muy espesa, no se si me explico… 😦

    Saludosss!!

    • Tu comentario es un canto a la esperanza, pero… ¿crees que sería igual de “poco importante” si hubieras sido homosexual… o negra, adoptada, china, etc? Creo que crecer sin verte representado en los referentes de tu entorno sí marca, sí puede minar la autoestima. Y si esto va acompañado de mensajes más o menos subliminales de “eres raro”, “no encajas”, “no tienes los mismos derechos”, etc etc etc… Puede ser difícil salir de ahí.

  12. (Yo soy marta con minúscula)
    En cuanto a las clases de Religión, yo soy creyente, pero no puedo estar de acuerdo con una Iglesia que me considera ciudadana de segunda por estar casada por lo civil. Que cree que la homosexualidad, la masturbación o el control de natalidad es pecado. Mis hijos no irán a clase de Religión y creo que en este país no debería existir como asignatura. En todo caso Historia de las Religiones.

    • jaja, gracias por aclarar marta. Yo también soy creyente y no te considero ciudadana de segunda, vamos, creo que no existen ciudadanos de segunda.
      Mis hijos seguramente no irán a clase de religión porque creo que es algo que hay que madurar en casa y me gusta la idea de Historia de las religiones. Creo que todas tienen cosas positivas (sin extremismos) y, desde luego, la católoca es parte de nuestra cultura.

      El comentario de eva de me ha encantado, totalmente de acuerdo. Todos somos personas (no todos somos iguales, porque no lo somos y además sería un aburrimiento). Si conseguimos que nuestros hijos crean eso firmemente, tenemos mucho recorrido.

  13. Nada que decir sobre el tema principal. La discriminación es triste y cruel en todas sus variantes pero, efectivamente, que parta de alguien que, por la propia presión social a la que está sometido, debería tener una empatía especial… Pffff es para pararse a reflexionar seriamente.
    Y, cambiando un poco de tema, cada vez que escucho a alguien argumentar que las parejas ‘naturales’ son las heterosexuales se me mueve todo por dentro. De verdad me gustaría que alguien que piense así me aclare algunos puntos, porque no termino de entenderlo… Si el impulso que yo tengo hacia mi chico es natural, y el del autor del post por su marido, no. Entonces, ¿qué es? ¿artificial? ¿creado? ¿ELEGIDO? Pues oye, yo debía de estar desconcentrada el día que elegí ser heterosexual, porque pensando en lo de la ropa sí que sería muy práctico tener una pareja del mismo sexo… Y quien en el siglo XXI argumente esa naturalidad en la reproducción es que no sabe en que mundo vive. Como decía muy bien alguien en un comentario antes que yo… Las parejas heterosexuales que no busquen la reproducción o que por edad no puedan reproducirse, ¿deberíamos dejar de ser pareja? Al fin y al cabo, somos taaaan poco naturales… 😉

    • Lo cierto es que pocas cosas te conectan tanto con la naturaleza, y tu naturaleza, como el amor (y el sexo), sea quien sea el objeto de deseo…

      Y en cuánto a apelar a “lo natural”, siempre me sorprende, porque ¿cuánto tiene de natural que una pareja heterosexual tenga a lo largo de su vida en común sólo un hijo o dos? ¿No deberían tener todos los que llegaran?

      • Si os referís a mi comentario, en ningún momento he dicho que no sean parejas naturales.
        Partíamos de la base de que son “diferentes”, de ahí la posibilidad de discriminación, el no tener referentes, etc. Pues ésa es la diferencia que yo encuentro. En todo lo demás, creo que son iguales, se comportan igual, se quieren igual, etc. que las parejas heterosexuales.

        Y exponía esa diferencia porque para mí habría sido duro. Habría llevado mejor las miradas de los demás, los comentarios, la falta de referentes… pero habría sido duro renunciar desde el principio a tener hijos biológicos en común. Hace poco una gran amiga empezó a salir con un chico que había superado un cáncer y se había quedado estéril por los tratamientos (al poco de estar juntos, él se lo contó y le dijo que entendería que para ella fuese difícil). Y fue difícil. Hoy siguen juntos y muy enamorados, pero ella tuvo que pasar como su duelo, su renuncia, y fue entonces que tratamos el tema de que si se hubiese enamorado de una mujer también habría tenido que pasar eso.

      • La historia de tu amiga, ¿no es un ejemplo claro de que la diferencia no es entre homosexuales y heterosexuales sino que es bastante más sutil?

      • La diferencia que veo es q ella podia elegir

      • ¿Qué podía elegir? Podía elegir tener hijos biológicos con otra persona (conocida o donante), adoptarlos o no tenerlos… ¿Qué diferencia hay entre ella y una mujer o un hombre homosexuales?

      • Podia elegir estar con esa persona a la q habia visto 2 veces o no. Si eres homosexual, siempre toenes esa renuncia

      • O no… ¿crees que todo el mundo es 100% homosexual (o heterosexual)? J., uno de mis mejores amigos, que es “predominantemente gay”, tuvo durante 3 años una relación (de amor, no de conveniencia) con una chica de la que nació una hija… Muchos amigos homosexuales han tenido relaciones ocasionales o menos ocasionales con personas del otro sexo, igual que, por otra parte, les sucede a muchos heterosexuales con personas de su mismo sexo, aunque pocas veces se hable de ello.

      • Eso no lo sé, la verdad. Hoy por hoy m considero hetero ( y nunca m han atraído las mujeres) pero quien sabe las vueltas que da la vida.

        Visto así no podemos hablar d homosexuales o heterosexuales sino de la relación que cada uno tenga en ese momento. No sé… Tú crees que no hay quien es y se siente 100% una de las 2?

      • Pues seguramente sí… pero también creo que un porcentaje importante de la gente no es nada 100%. A mí me sorprendió, hace años, que de una pandilla de amigos en los que había bastantes gays, varios de ellos tuvieran (no antes de salir del armario ni cuando estaban descubriendo qué les gustaba, sino cuando habían aceptado su orientación sexual) ocasionalmente relaciones con mujeres. Igualmente, he salido con chicos que aunque básicamente son heterosexuales, han tenido una o dos o tres relaciones puntuales con chicos… creo que es menos inhabitual de lo que creemos.

        Yo me consideraba heterosexual y nunca me habían atraído las mujeres hasta 6 meses atrás… así que comprenderás que le esté dando vueltas a todas estas cosas que damos por sentadas.

        Y por cierto, creo que esto merece una entrada propia.

      • Madre de Marte: creo que ese es el problema principal. Que no vemos que la gente se enamora de gente. Personas de personas. Ahí nos deberíamos de quedar, sin mirar más allá. ¿Si eres gay no puedes enamorarte de una persona del otro sexo? ¿Si eres hetero no puedes enamorarte de una persona del mismo sexo?. Absurdo.

      • Creo que hemos cruzado mensajes! jajajaja

      • Son diferentes a algunas e iguales a otras. Sólo las consideramos “diferentes” si consideramos que lo “normal” (no por mayoritario sino por adecuarse a la norma) es lo otro… Y en todo caso, la familia “estándar”, la “normal” (hombre + mujer + hijos)… no es la mayoritaria en nuestra sociedad. Hace algún tiempo leí un artículo en el que se desglosaban estadísticamente los modelos familiares, y los hogares formados por una pareja heterosexual con hijos comunes estaba en tercer lugar en cuánto a “cantidad”… Es decir, la norma, claramente, no responde a lo mayoritario sino a lo establecido como correcto.

        (He buscado este desglose durante mucho tiempo y jamás he conseguido volver a encontrarlo. ¡No sabéis la rabia que me da no haberlo guardado en su día!)

  14. Pues sí, me gusta lo de personas que se enamoran de personas.
    Pero entonces no “eres gay”, seria más bien, “estás gay”, no?

    • Buena manera de verlo. “Estar gay” o “estar heterosexual”… ¡Aunque quizás me gusta más lo de enamorarse de personas!

    • Lo bueno sería que no hiciera falta etiquetar, poner nombre a todo. Que estar con alguien de un sexo u otro no fuera relevante. Que lo importante fuera el respeto, el amor, la complicidad que una pareja se profesa. No lo que hacen o como lo hacen en la cama. ¿No sería todo mucho más sencillo?

  15. dudo bastante que alguien se salve de no tener ningún prejuicio…

  16. Cómo se me puede haber pasado este post!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: