familia monoparental y adopción

Cuando tuve que contarles a mis hijos que había empezado una relación con N., me preocupaba mucho cómo afrontar la explicación.

No cómo se lo fueran a tomar… entendía que todas las reacciones eran posibles y que podían necesitar tiempo, paciencia, explicaciones para procesarlo… cualquier cambio les descoloca, y la llegada de “otra persona” (+ 2) a nuestras vidas la podían vivir como algo amenazante… pero sí me preocupaba, y mucho, que no fueran capaces de prever las reacciones de terceras personas al hecho de que la pareja de su madre sea una mujer, y que pudieran no saber manejarlas. ¿Cómo prevenirles ante esta posibilidad sin convertir el tema en tabú?

¿Cómo enseñarles a gestionar las reacciones de los demás? ¿Cómo prepararles para que, cuando se lo expliquen a quién les dé la gana, la respuesta no sea la normalidad, la naturalidad y la transparencia? ¿Cómo entrenarles para enfrentarse a las caras raras, los cuchicheos, los comentarios desagradables y las preguntas indiscretas?

Entre las primeras personas con las que hablé del tema (antes de hablar con los niños), la mayoría de respuestas y reacciones fueron muy positivas, pero hubo una que me descolocó: C. me dijo que tenía que hacerles ver a mis hijos que hay cosas privadas que es mejor no compartirlas con todo el mundo porque quizás no las entiendan y las usen para hacerles daño.

Justamente esta es la clase de discurso que quería, que quiero evitar, con todo: con la adopción, con su historia, con la familia biológica… y por supuesto, con las relaciones de su madre. No se les puede decir que esto es privado (y no otras cosas) sin que lo lean inmediatamente como tabú.

Tenía claro que no quería vivir en un armario, y sobretodo, no quiero hacerles vivir a ellos en un armario.

C. insistió: es diferente decir que algo es tabú (que no se puede hablar porque se considera negativo) o que algo es privado. Que no les vamos explicando nuestra vida a la gente, simplemente porque no les importa, no porque sea mala.

¿De verdad decirle a nuestros hijos que no hablen de adopción o de homoparentalidad no es convertir estos temas en tabú si no tomamos las mismas precauciones cuando hablamos de otros temas?

Por ejemplo:

“Tú naciste de mi barriga, esto es algo natural, pero no hay ninguna necesidad de que lo cuentes en la escuela. Hay cosas que se deben mantener en la intimidad”.

“Tienes padre y madre, como muchos otros niños. Pero hay personas que no entienden nuestro tipo de familia, así que debes recordar que esto es algo que pertenece a tu privacidad, y no debes hablarlo con extraños porque podrían usarlo en tu contra”.

“Cariño, es perfectamente normal y bueno tener abuelos. Pero no es necesario que se lo menciones a las personas con las que no tienes confianza”

Son raras estas frases, ¿verdad? A nadie se les ocurría pronunciarlas, y si lo hicieran, nos parecería que tienen algún tipo de problema.

Sin embargo, mucha gente usa el argumento de la “intimidad” para referirse a temas delicados, como la adopción, o la familia biológica, o la homoparentalidad.

No hablamos con cualquiera de nuestros sentimientos… pero hablamos de nuestra situación familiar constantemente: la gente entra en la panadería y pide “esta barrita más tostada que es la que le gusta a mi marido”; o a la pescadería y le dice a su mujer “cariño, ¿qué te parece que hagamos para cenar?”; o a la floristería, y le dice al dependiente que le ponga un ramo de rosas porque es su aniversario de boda… No digamos ya en ámbitos donde pasas más horas: “me pido una tarde libre para acompañar a mi mujer al hospital”; “hoy mi marido no trabaja y recoge él a la niña”. Etc etc etc.

Esto pasa constantemente. Y te das mucha cuenta cuando tú te muerdes la lengua para no hablar de tu chica, porque no estás segura de estar preparada para convertirte en un tópico andante, para que las miradas de la gente cambien, para oír según qué a tu espalda…

Y yo soy adulta, y puedo con ello.

En los colegios se habla constantemente de la situación familiar. Los niños hablan de los padres, de los hermanos, de los abuelos, del novio de mamá, de la novia de papá…. Nadie les dice que está bien tener una familia pero que es algo de lo que no se debe hablar porque pertenece a su privacidad. 

La privacidad es para cosas íntimas, como la masturbación, los gases o el control de esfínteres…

Pero que nuestra vida tenga que ser privada cuando la de todos los demás es pública convierte estos temas en tabú. Porque si la de los demás es pública y la nuestra privada, es que en la nuestra hay algo que esconder… algo que está mal.

Y no creo que convirtiendo estos asuntos en tabú les protejamos: creo que les dejamos sin las herramientas para vivir con normalidad cosas que deberían ser normales. Y para protegerse de los que no las ven como normales. Para poner el mensaje de error en la mirada del otro en vez de en nuestra realidad.

No sé si nuestros hijos algún día nos reprocharán a N. y a mí haber puesto tantos elementos anormales en su vida (monoparentalidad, adopción, racismo, homoparentalidad, transracialidad, familia numerosa, etc). Habrá que contar con ello…

Lo que está claro es que no hay otra forma de aprender a gestionarlo que gestionándolo… y que aprender a torearlo, les hará crecer… al final son las dificultades, y salir de la “zona de confort”, lo que nos hace crecer y aprender y mejorar.

Anuncios

Comentarios en: "Tabú, privacidad, secreto" (29)

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
    A menudo he tenido una opinión divergente respecto a la de personas que dicen que si se está en una relación homo- o heterosexual da igual porque lo que se haga en la cama es íntimo y a nadie le importa.
    Y eso es cierto – pero sólo en cierta medida: lo que se haga en la cama pertenece a la intimidad, y nadie comparte (ni debe hacerlo) si tiene sexo 3 veces por semana, 3 veces por año, 3 veces por día o con 3 personas; si le gusta arriba o le gusta abajo o cualquier otro detalle privado.
    Pero con quién se comparte la vida y con quién se tiene una relación pertenece al entorno público: esas personas son las que acompañan de puertas para fuera, a las que se invita como cónyuge a eventos, con quien se puede querer pasear del brazo o besar en público o quienes pueden firmar papeles en nombre de uno mismo. Y eso está muy, muy lejos de ser íntimo, es 100% público e incluso extraordinariamente relevante, como sabe muy bien la mujer (o el marido) de cualquier político.

    • Efectivamente.

      Muchas veces he oído decir, “¿por qué debe alguien salir del armario, decir que es homosexual?, nosotros no vamos por ahí diciendo que somos heterosexuales”… y no es cierto. Porque si es cierto que en general la gente no dice: “Hola, me llamo fulano y soy hetero”, pero en nuestras conversaciones cotidianas, en el día a día, en la presencia pública de esa persona con quien compartes la vida… esta explícita esta heterosexualidad. Y esto es lo que, en muchos casos, no les sucede a las personas homosexuales.

      Yo he compartido trabajo, a lo largo de mi vida, con muchos hombres gays cuya orientación sexual (y relaciones de pareja cuando las había) eran bastante públicas. Sin embargo, también he compartido trabajo (que yo sepa) con tres mujeres homosexuales, y ninguna de las tres contó públicamente ni su orientación sexual ni su relación de pareja, aunque todas la tenían. Uno de los casos fue sangrante, porque la pareja de esa chica murió en un accidente, y ella no pudo hacer el duelo que cualquier otra persona habría hecho al perder su cónyuge… me pareció una de las historias más tristes que he vivido.

      Esta diferencia, entre la naturalidad con la que lo viven (en mi entorno laboral, que es abierto) hombres y mujeres, creo que es digna de reflexión.

  2. Un tema complicado. Entiendo que es peligroso hacer un tabú de algo que debe ser vivido con normalidad, pero también entiendo que no tenemos porque compartir todo con los demás. En líneas generales les digo a mis hijas que decidan ellas lo que quieren compartir de su vida y en lo referente a mí les digo que hay cosas que prefiero que se queden en la intimidad de nuestra casa, que no me apetece compartirlas con el mundo. También es importante hablarles de la posible reacción del otro para que estén preparados. De todas maneras estoy segura que nuestros hijos tendrán mucho que reprocharnos…como todos los hijos!

    • Claro, yo también les digo que no tienen por qué compartirlo todo con los demás… pero la decisión de qué compartir y qué no compartir es suya.

  3. Buenísima reflexión, Madre de Marte. Gracias.

  4. Esto de la intimidad… Creo que es un valor que cada uno debe aprender y valorar. Hay gente que vive puertas afuera, hay gente a la que le está bien vivir en un armario… Lo más importante, y sobretodo como madres, es hablar de todo, poder hacerlo con calma, con sensibilidad, y estar a su lado, para que ellos y ellas decidan qué cuentan, cómo lo cuentan, y a quién se lo cuentan…
    No creo que en casa deban existir intimidades o tabus, a nuestros hij@s les tiene que ser sencillo hablar de cualquier cosa con nosotr@s, y escondiendo una parte de nuestra vida, por llamarla intimidad, le haremos más difícil la confianza que les debemos dar para que cuando decidan llenar los vacíos de su historia les podamos acompañar.

    • Efectivamente, hay gente introvertida y gente extrovertida; e incluso gente aparentemente extrovertida pero que no comparten partes muy importantes de si y de su vida, en lo emocional… pero esto es distinto al hecho de que determinados temas (y sólo estos, y sólo en unos casos y no en otros) se conviertan en privados…

  5. Gracias por la reflexión, yo creo que cuanto más natural se tome todo mucho mejor, … evidentemente cada uno conocemos a nuestros hijos, y sabemos si tenemos que hablar más o menos con ellos sobre estos temas, sobre las posibles reacciones de los demás y sobre como enfrentarse a ellas, sobre todo si ellos han visto las relaciones homosexuales con naturalidad o no las han vivido de cerca, cuanto más natural sea para ellos mejor sabran reaccionar frente a comentarios de los demás.
    En mi caso siempre hemos tenido cerca relaciones homosexuales, por lo que mi hija las ha visto con naturalidad, aunque en su día a día en el colegio no las haya, pero si entre mis amistades. aún así muchas veces tengo que hablar con ella del tema, por lo que oye en el cole ….
    y sobre el tema de comprartir y al final ellos comparten lo que quieren por mucho que les digamos que hagan otra cosa, por ejemplo me quedé en paro hace tres meses y cada vez que le da la gana va contando que me he quedado en paro, con conocidos y con desconocidos, se sube alguien en el ascensor, y le suelta “sabes que mi madre se ha quedao en paro?” y le digo, pero bueno, porque todo el mundo tiene que enterarse de mi vida? o cuando nos separamos mi pareja y yo, sabes que mi madre ya no tiene novio?… vamos a ver porque tiene que saberlo todo el mundo?… pues ale, para ella es lo más normal del mundo ir contanto por ahí la vida y milagros de su madre… pero es que ella es así … de la misma manera que de vez en cuando cuenta que tiene dos madres, y le sale cuando menos me lo espero… a veces con gente con quien tiene confiana, a veces con desconocidos… para ella el concepto vida privada está muy lejos…

    y lo que tu llamas elermentos anormales, a mi no me parece que sean anormales, son elementos más… que nos enriquecen, y/o nos hacen crecer, enfrentarnos a la vida… y aprenden a vivir con ellos porque son los que hay en su vida, por eso te digo cuanto más natural sea todo mejor, y de la misma manera que nuestros hijos necesitan conocer y convivir con niños y adultos de su raza, de la misma manera necesitarán tb ver que su familia no es la única, les viene muy bien conocer a más familias homoparentales, numerosas, transraciales… para que sea cotidiano, que lo vivan como una normalidad más

    • Anormales como equivalente a fuera de la norma. Desde luego, lo son, unos más que otros. Y sí, conocen a familias con todas esas características… pero creo que hay una diferencia importante en su caso, y es el momento en el que esta anormalidad llega a su vida: no desde el momento que llegan a la familia sino como una realidad sobrevenida (también para nosotras, que también tenemos que formarnos y reflexionar sobre el tema).

      • te entiendo perfectamente 🙂 lo único que me suena mal o raro llamarlo “anormal”, se a que te refieres…y te entiendo perfectamente porque te pasa como a mi, no somos personas de esperar a verlas venir, no se si será por como somos, o porque nuestros hijos y sus reacciones nos han enseñado a ser así, que siempre estamos reflexionando y preparandonos para cuando surjan los problemas, … me encantaría saber como preparar a mi hija para que sepa reaccionar ante todo lo que le sobrevenga en al vida, y a veces es muy estresante… así que tengo épocas que dejo al cerebro descansar…
        sería interesante saber como tratan en el colegio de tus hijos colegio el tema de las familias… en el colegio de mi hija es darse golpes contra la pared. Un besote! Ali 🙂

      • Yo ya era así antes de los niños… me viene de serie 😉
        En el cole de mis hijos bien, creo… me comentaron que los niños lo habían contado en clase, que lo hablaron con alegría… que si me apetecía (y a los niños) podíamos llevar una foto familiar y enseñarla,… Otra cosa es que haya reacciones puntuales “raras”, que sin duda las hay y las habrá.

  6. Privacidad, es algo que cada uno maneja a su manera, incluso cada uno lo entiende de una manera diferente, lo que para uno es privado a otro no le importa airearlo a diestro y siniestro. Los niños van aprendiendo que quieren contar y a quien, que es privado para ellos, yo he observado que mi niña hace privados temas que le pueden hacer daño, no cuenta a nadie su vida, por si a caso, pero si cuenta la mía….

  7. Yo optaría por un término medio: ni gritarlo a los cuatro vientos, ni por supuesto ir ocultándolo. Me explico mejor con un ejemplo: no creo que sea necesario ir diciendo a todo el mundo que su madre tiene novia (aunque si lo quisieran hacer, tampoco vería ningún problema, es cosa suya -y tuya), pero sí me parece que debe ser normal para ellos decir cosas como “la novia de mi madre nos llevó al cine” y no ocultarlo con términos como “pareja” o incluso mentir diciendo que es una amiga.

    Claro, que según vayan creciendo será más complicado, porque empezarán a aparecer ciertas situaciones en las que quizás, aunque haya que tragarse algunos principios, sea mejor ocultar según qué cosas.

    Saludos!

    • Yo opto por este término medio (y sí uso “pareja” muchas veces cuando hablo con gente con la que no tengo relación)… ellos por ahora parecen ser más de gritarlo a los cuatro vientos… o lo eran: con los días se han vuelto más comedidos, lo que me hace pensar que probablemente ya han recibido reacciones que no les han gustado.

      • …o que simplemente ya ha dejado de ser novedad…. y por eso ya no necesitan gritarlo a los cuatro vientos.

      • Pues igual sí… aunque no es esta la impresión que me da. B. es más hermético al respecto, pero C., la hija de N., sí nos ha preguntado por qué hay niños a los que les da risa que una mujer pueda tener novia.

  8. EXCELENTE!!!!

  9. Creo que no tiene nada que ver, desde el punto de vista de la “anormalidad” a la que tu aludes el ser miembro de una familia numerosa con el racismo o la homosexualidad.
    Pero nada, vamos.

    • Seguramente son anormalidades distintas. Pero desde luego, es una rareza.

      • Yo creo que, por lo que cuentas, la “rareza” para tus hijos es cómo han pasado, de repente, de ser 2 hermanos a tener a 2 niños más en la misma casa. No creo que se entienda que una familia con 4 hijos sea una rareza. Entiendo que lo difícil para tus hijos puede ser qué lugar dar en la familia a esos 2 nuevos niños. ¿Son 4 hermanos? No ¿Son 2 y 2? ¿Se consideran entre ellos familia?
        Creo que eso es lo “anormal”

      • Pues no sé qué decirte… creo que es menos anormal que 4 hermanos del mismo padre y la misma madre: la mayoría de familias de 4 que conozco son familias “reconstituídas”, donde hay hijos de relaciones anteriores (y a veces también hijos comunes).

        4 hijos del mismo padre y madre podía ser algo normal cuando nosotras éramos pequeñas…. ahora no. Ahora es una rareza, y mis amigas con 4 hijos suelen decirme que se sienten muy cuestionadas por su decisión de tener familia numerosa, que les preguntan habitualmente si son del OPUS, por qué han decidido tener 4 hijos, les cuestionan el derecho a descuentos de familia numerosa, les dicen que si tienen gastos es su problema, habérselo pensado antes…

  10. Hola madre de Marte:

    Desde el año 2004 que inicié mi primer proceso de adopción en Etiopía hasta hace unos días que regresé de Etiopía con mi hija han pasado muchas cosas. Lo más importante, tres hijos de origen Etíope que son las ramas que me atan a la vida. Ahora se acaba de publicar un cuento que he escrito para niños:”Tariku y el gran Incendio” donde he querido también de alguna manera contar la historia que hay detrás de las adopciones de nuestros hijos porque ellos tienen un pasado muchas veces muy doloroso. Muchos de los cuentos que he comprado a lo largo de los años hablan de la espera, el encuentro y los primeros días juntos, pero me ha costado encontrar alguno que hable de las diferencias, los problemas en la escuela y la mención a su familia biológica y la historia que hay detrás. Se que en este blog siempre se defiende precisamente dar la voz a su familia biológica y para mi es una cuestión vital.

    Me he permitido utilizar esta plataforma para el libro porque durante años como madre adoptiva he buscado y continúo buscando libros que toquen el tema de la adopción para mis hijos y al escribir este cuento lo he hecho pensando en nuestros hijos.
    El domingo 16 de junio estaré en la Feria del Libro firmando el cuento. Os adjunto el link con la info de la Feria y reseña del libro y aunque pone el día 4 de junio (estaba volviendo ese día de Etiopía) estaré el 16 de 11:00 a 15:00 horas (caseta 133).

    http://guiaretiro.es/flm13/firma-de-libros-flm13/item/493-firma-de-libros-en-la-feria-del-libro-madrid-2013-martes-4-de-junio.html

    También se puede comprar en Amazón, a través de Internet o librerías.
    Espero que lo podáis leer con vuestros hijos.
    Gracias y un abrazo.
    Begoña

  11. Cada persona y cada pareja tiene derecho a decidir cuanto comparte. Hay parejas que nunca, jamás, se besan en público. Hay parejas que necesitan tocarse cada cinco minutos. Hay gente que necesita compartir su vida privada y gente que no. Pero cuando, en un contexto determinado, tu impulso natural es decir ‘mi novia’ o darle un beso porque sí, en mitad del supermercado, y terminas mascullando ‘mi pareja’ o conteniendo el impulso, creo que ya no pertenece al ámbito de la privacidad personal, sino al tabú.
    Y, por otro lado, creo que esta sociedad necesita más valientes. Mujeres que vayan a la panadería y pidan el pan como le gusta a su mujer, niños que hablen de la novia de mamá… Sí, se están exponiendo y sí, se necesita una dosis extra de valor, pero, a la larga, creo que la sociedad en la que vivimos se enriquecería. La manera en que hablamos, lo que compartimos y no ocultamos, el nombre que le ponemos a las cosas… Importa, porque nos hace asumirlas colectivamente. Solo hay que mirar atrás y pensar en lo que hemos ganado. Por ejemplo: hace treinta años, en determinados momentos, una mujer soltera con un hijo fingía ser viuda para no recibir ‘esa mirada’. En esas y otras muchas situaciones, yo veo claros paralelismos.

    • Pues sí…. el problema es el precio que pagas por esta valentía… y no el que pagamos los adultos, que al final tenemos coraza: el que pagan los niños.

  12. Excelente reflexión, muchas gracias. Qué privilegio es poder ir navegando de tu mano las dudas y los obstáculos que surgen al no querer aparentar ser un@ más en el rebaño y ser un poco marcian@ de acuerdo a los estándares tradicionales heredados. Cada vez que leo una reflexión así me surge espontáneamente el deseo de que no pares de contarnos estas cosas.

    Yo creo que la privacidad es el equilibrio que las personas encontramos entre lo que queremos compartir y lo que no por nuestros propios deseos (por ser introvertidos o extrovertidos, etc.) y lo que decidimos no compartir porque prevemos (gracias a la experiencia adquirida en el pasado) las consecuencias negativas que puede tener (aún cuando éstas últimas puedan ser injustas o incorrectas). Por lo que cuentas tus hijos están encontrando este equilibrio, y probablemente sufran más reacciones negativas que otras personas que viven en ambientes que se apegan más a la apariencia de la norma. No sé si te lo reprochen en el futuro, pero sin duda estos factores los harán personas más reflexivas y sensibles que la mayoría. Y a veces eso es difícil, porque duele, y porque esa sensibilidad los hará aún más diferentes. Pero tiendo a pensar que a la larga es algo positivo, sobretodo si reflexionas con ellos como lo haces con nosotr@s.

    Mi opinión es que lo mejor es explicarles las cosas lo mejor que puedas, con toda la sinceridad posible, y dejarles la decisión de qué hacer, qué compartir, a ellos. Eso sí, advirtiéndoles de que algunas personas pueden reaccionar como venusianos.

    • Yo también creo que a la larga saldrán (saldremos) beneficiados. Mi recuerdo de crecer en una familia distinta, que no encajaba en muchas cosas, “marciana”… es pasar etapas en las que me molestaba sobremanera no encajar… etapas en las que me gustaba presumir de ser “diferente”… y sobretodo, la conciencia, a la larga, de que había sido un buen aprendizaje, que me ha preparado para encajar sin muchos complejos en los distintos roles “no tradicionales” que he debido / querido adoptar a lo largo de mi vida. En una familia más “normal” (más acorde a las normas), habría tenido que romper con muchas más “verdades aprendidas” para ser yo misma…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: