familia monoparental y adopción

Conciliación

 

Hace algún tiempo, alguien me agregó a un grupo de Facebook sobre Conciliación laboral y familiar. De vez en cuando leo las noticias o reflexiones que cuelgan, que suelen ser interesantes, pero raramente sigo los debates.

El otro día entré en uno de ellos, sobre jornada escolar continua, y una frase encendió todas mis alarmas. Una de las participantes se quejaba de que en su comunidad, la jornada escolar continua no se implantaba por culpa de “algunas madres que prefieren estar de cafés y ver el culebrón que estar con sus hijos”.

Me conmocionó lo despectivo y machista de la frase, la manera de cargar contra las mujeres que dedican parte de su tiempo a las actividades que les apetezcan, tan respetables como cualquier otra; pero también el hecho de que aludiera únicamente a las madres. ¿La conciliación es sólo cosa de mujeres? ¿Los padres no tienen que conciliar también?

(Curiosamente, encontré otras frases parecidas en otros debates. Me pareció sorprendente la ausencia implícita en la presencia de “las madres” de la idea de que todos los miembros de la familia – asumo que la mayoría de personas que escriben no son monoparentales – participen en el cuidado de la misma, y trabajen, en un grupo centrado en la conciliación).

La Jornada escolar partida o continua es un debate que aparece sobre el tapete de las familias con niños cada tanto. Los argumentos suelen ser siempre parecidos por un lado y por el otro, y la mayor parte del tiempo, parecen irreconciliables.

Y creo que son irreconciliables porque cada tipo de jornada beneficia a unos niños y perjudica a otros: la jornada escolar continua es más racional para (y sólo para) los niños que tienen a alguien en casa a la hora de salir y pueden pasar la tarde en familia (y para la persona o personas que están con ellos, que se ahorran idas y venidas al colegio y que tienen un lapso de tiempo algo más grande para ellos, para trabajar unas horas, arreglar la casa, estudiar, ver culebrones o hinchándose a cafés); para los niños que se tienen que quedar igualmente en el centro escolar, es más racional tener un parón largo entre clases en vez de 5 horas seguidas, poder comer algo más pronto y tener un tiempo de juego libre un poco largo (a la hora que sea).

Y que luego tengan la opción de hacer extraescolares.

Sí, yo también pienso que muchos niños tienen jornadas “escolares” demasiado largas, desde las acogidas de la mañana hasta las extraescolares; pero está en mano de los padres ser racionales en este sentido: que haya opción de dejar a los niños desde primera hora hasta última no obliga a nadie a utilizar todos y cada uno de estos servicios. Simplemente, nos pone la vida más fácil a los que necesitamos unos u otros.

No sé qué pasa en otros colegios, pero en el de mis hijos, las madres y padres que luchamos porque se mantenga la jornada partida (y las acogidas, y las extraescolares) no somos personas ociosas a las que nos sobran horas para cafés y culebrones: somos más bien personas con jornadas laborales apretadas y complejas que necesitamos que el colegio (u otras entidades en su defecto) atiendan a nuestros hijos para poder trabajar. A veces, cuando leo sobre conciliación laboral y familiar, tengo la sensación de que los que escriben creen que trabajar muchas horas, o en determinados horarios (también partidos, o vespertinos) es un capricho de los empleados; pero lo cierto es que muchas veces no podemos escoger; y que al margen de que podamos tener mejores o peores horarios, más o menos flexibles o seguidos, más o menos “matinales” (yo no puedo quejarme del mío), es imposible compatibilizar una jornada escolar es continua con un trabajo de más de cuatro horas. Y algunos necesitamos y queremos trabajar más que estas horas.

Por supuesto que una parte importante de la conciliación laboral y familiar es mejorar los horarios laborales (reducirlos, flexibilizarlos, poder atender parte de nuestra carga de trabajo desde casa…) para que podamos ocuparnos de nuestros hijos; pero otra parte, igualmente importante, es implementar medidas para que nuestros hijos estén bien cuidados cuando estamos trabajando. En los colegios, desde la Administración Pública, y también tejiendo redes familiares, vecinales, con amigos y con otros padres y madres.

Si no, no hablamos de conciliación, hablamos de otra cosa.

Anuncios

Comentarios en: "Conciliación" (26)

  1. He dejado un comentario y creo que se ha perdido.
    Soy partidaria de la jornada continuada. Pienso que es mejor para el niño. Durante el curso salen de noche durante semanas (5:30), a ello se suman extrescolares, deberes, otros extras como dentista y cosas así, compras atropelladas y necesarias… así que para cuando están libres y estamos libres, yo almenos, son las 9 o 10 de la noche justo para ir a dormir. Y agotados. El curso se me hace duro. Todo es colegio y colegio
    Si la jornada fuera continua creo que nos arreglaríamos igual que ahora (a contrapelo, como puedas, pagando, pidiendo ayuda… igual que ahora) pero lo haríamos. Por ejemplo con este horario partido el cogerse una excedencia de un tercio de jornada, no te vale para nada porque tienes que tener a alguien de apoyo, ya que no llegas a recoger al niño… además quizás los niños tendrían ese ansiado tiempo libre para hacer lo que quieran.

    • Yo creo que si el niño se queda en el cole hasta las 5:30 (en el caso de los míos, 5:45), es mejor la jornada partida: alternar trabajo, comida, juego, extraescolares… si puede salir a las 2 e irse a casa, entonces, compensa la jornada intensiva aunque meterse 5 horas seguidas de clase entre pecho y espalda, sea mucha tralla.

      O sea: es mejor para los que pueden irse a casa; y estar en familia; en muchos casos, cuando hay jornadas continuas, niños bastante pequeños pasan muchas horas solos en casa, y ahí el beneficio ya es más discutible. Pero no creo que sea bueno para los niños que tienen que quedarse en el cole sí o sí y hacen 5 horas seguidas de clase, y luego otras 3 o 4 de “patio” (sin contar que si hay menos niños, probablemente los recursos que se dediquen a comedores, extraescolares… también se reduzcan).

  2. Yo creo que este tema de la jornada escolar intensiva está relacionada con mi sospecha de una involución social. La verdad es que yo como niña disfrute de las comidas en casa y puedo decir que para mi fue un lujo. Vivía en un pueblo e ir a la escuela era casi una anécdota. Sí que tenía una rutina pero entre patio, hora de comer y tardes estábamos siempre en la calle. Y si decidíamos ir a casa siempre estaba abierta y siempre había alguien dentro. Esos lujos quizás los pueden disfrutar algunas personas todavía, pero en general en una casa vive menos gente y las calles no son tan seguras (como mínimo por el tema de tránsito rodado). Perio claro, si se pretende que que las familias sean de pareja e hijos, y que una persona de la pareja se quede en casa (y me da que si la pareja es heterosexual esa persona sería la mujer) vamos por buen camino. Y ya no entro en el tema de comedores escolares; a mi el año pasado se me erizó el pelo cuando vi una especie de movimiento a favor de la fiambrera. Quizás sea cierto que la fiambrera sea más barata que el comedor escolar, pero lo que representa preparar esa fiambrera cada día….. la verdad es que para mi representa un retroceso social.

    • A mí también me parecen siempre sospechosos de propiciar una involución social estos movimientos que pretenden “devolver” a la mujer al hogar (como si las mujeres no hubiéramos trabajado siempre, salvo excepciones, dentro y fuera de casa), y además lo hacen siempre desde el argumento de la culpabilización: lo traumático que es para los niños que su madre no esté en casa (no comer sano, hacer extraescolares, etc etc etc). Curiosos argumentos precisamente en época de crisis.

      Y sí, creo que la gran pérdida social de nuestra época es la tribu.

      • Sí, la tribu es una gran pérdida para los niños, y quizás ayudaba a enmascarar algunos temas emocionales. Pero… yo creo que algunas mujeres pagaban un precio muy alto (¿porqué será que siempre son las que pierden?) La prueba está en que a la mínima que pudieron evitar esos conglomerados familiares los rehuyeron.

      • Pues yo creo que las mujeres hemos perdido tanto como los niños… la crianza en tribu era infinitamente menos dura para nosotras, que hemos adoptado las posiciones de los hombres (en lo laboral), pero sin dejar de hacer lo que hacían nuestras abuelas… pero solas.

        De hecho, si te fijas, muchas mujeres siguen viviendo cerca de madres, hermanas, … cuando se emparejan, porque saben que son de ellas de quienes van a tener que tirar cuando necesiten ayuda… .

      • De todo hay, y quizás depende del entorno (rural o urbano). En el ambiente rural que yo conocí las mujeres sufrían los estragos del estrés (somatización, creo que lo llaman). Algunos hombres también y lo demostraban de otras maneras. La vida, digamos, comunitaria tiene sus compensaciones (que las tiene), pero no es nada simple.

      • Sí, supongo que un término medio sería la mejor opción, conseguir lo mejor de la vida en comunidad y lo mejor del individualismo… Poder ser una misma sin renunciar al grupo. Difícil, ¿no?

  3. Soy defensora de la jornada partida por muchas razones que ya se han dicho, pero también entiendo que haya familias que prefieran la contínua. Por eso creo que la mejor opción sería la coexistencia de las dos: unos centros la contínua y otros la partida. Así las familias podrían elegir según sus necesidades y todos contentos. ¿Eso existe en alguna comunidad?
    El único peligro que le veo a mi propuesta es que todos los centros públicos pasasen a jornada continua (no olvidemos que en este debate también entran los aspiraciones de los maestros) y que los concertados, más interesados en complacer a las familias, mantuviesen la jornada partida. Si se diese esa situación, con gran dolor de corazón, a nosotros no nos quedaría otra que ir a la concertada. Por eso, además de cierto tufillo a involución, también percibo un intento de reducir, aún más, la enseñanza pública en favor de la concertada.

    • Pues esa sería una buena opción, sí. Por lo que yo sé, hay comunidades donde la concertada hace mayormente jornada partida y la pública, jornada contínua, pero esto no me parece una buena base, ya que creo que seguramente hay familias que prefieren una y otra jornada y además, quieren escoger uno u otro tipo de colegio… En la diferencia yo también leo cierto interés en dedicar recursos a la concertada en detrimento de la pública… por cierto, ¿es Catalunya la única comunidad donde las escuelas concertadas hacen una hora diaria más que la pública?

      • en galicia también, de hecho pagas un “donativo” porque tienen una hora más de clase.

      • Sí, aquí también se pagan en las escuelas concertadas donativos “voluntarios”… a veces puede ser mucho, mucho dinero.
        En Catalunya, hasta dos años atrás, todos los colegios, públicos y concertados, tenían 6ª hora. Con los recortes, la eliminaron de la pública (bueno, de la mayoría, porque algunas públicas con ratios altas de inmigración la siguen manteniendo).

  4. Alicia Crivi dijo:

    En EEUU, la jornada escolar es continua, en primaria publica de 8:30 a 3:00, pero tambien los padres pueden escoger dejar al hijo hasta las 6 de la tarde en la misma escuela en algo que aqui se llama “student stop” donde otros maestros los cuidan mientras se hacen otras actividades mas relacionadas con jugar que estudiar. Incluso durante el verano, este grupo funciona en horario corrido de 7 a 6 para padres que trabajan y es un poco mas divertido porque los chicos van de excursiones, como ir a una piscina, o al museo.
    Claro que tiene su precio (unos 4.5 dolares la hora) pero es muy conveniente y muy seguro y se puede pagar por hora o por dia con descuento.
    Cuando vine por primera vez a USA me asusto mucho la jornada completa, pero nos hemos acostumbrado y mis hijos la pasan bien en la escuela y a mi me da un poco mas de libertad para trabajar en casa. Incluso este verano estamos usando el student stop, algo que nunca pense que haria con mis hijos y la verdad que ellos la pasan mejor que conmigo… Ademas cuando se tienen hijos que tienen algun tipo de problema, es una bendicion porque el tiempo que pasamos juntos se aprecia mas, en cambio si pasan muchas horas en casa, terminamos todos a las patadas!
    Supongo que cada familia es distinta y cada hijo tambien, mi hijo mayor prefiere estar en casa el mayor tiempo posible y mi hija pequenia tambien, pero los dos del medio que son dinamita, la pasan mejor entretenidos fuera de casa y eso me da un respiro a mi, que no voy de cafes ni miro culebrones, sino que trabajo en lo mio (que ademas me gusta).

    • La jornada escolar continua de EEUU (de 8:30 a 15:00) dura casi tantas horas como la jornada partida del cole de mis hijos (9:15 a 16:15).
      Independientemente de que, para una familia en la que todos sus miembros adultos trabajen más de 4 horas al día sea imposible estar a la hora de comer en casa para comer con los críos, mi voto es siempre para la jornada partida:
      – Está demostradisimo que, una jornada de trabajo de 5 horas, para críos de 3 a 12 años es mucho más llevadera, más productiva y más pedagogica si se reparte en períodos de trabajo-descanso-juego-trabajo-descanso-juego, que si se imparten las 5 horas seguidas con sólo un “minirecreo” de 30 minutos.
      Otro tema es el de las extraescolares…..por supuesto que si el crío sale del cole a las 16:30, 17:00 o 18:00….y luego “tiene” que ir a inglés, música, judo y natación…cuando llegue a casa van a ser las 22:00h…..pero eso ya depende de la sobrecarga y el estrés al que cada familia quiera someter a su hijos.

      • Hace poco discutíamos (en el grupo del que acabó saliendo esta entrada) sobre la jornada en otros países, y alguien argumentaba que “en países más avanzados (sic) es habitual la jornada continua”. No conozco las jornadas de todos los países, pero en Finlandia, el que mejores resultados consigue en el informe PISA, es una jornada bastante similar a la española, sólo que más pronto: si no recuerdo mal, como de 8 a 4, con parón para comer (y varios parones para el juego).

        Mis hijos hacen jornada continua en junio, clase de 9 a 1, comedor hasta las 3, y luego acogida hasta las 16:30 o las 17:45. Como en nuestro caso, sería hasta las 17:45 (horario del que salen de las extrescolares durante el curso y que son necesarias para que yo cumpla con mi horario laboral), esto implica que pasarían en un patio de cemento sin mucho aliciente 4 horas seguidas al día durante dos semanas… como me parece una barbaridad, llevo dos años poniéndome de acuerdo con madres del colegio para que se los lleven cobrándome lo mismo que en las acogidas, y así, al menos, de 3 a 6 están en la plaza, en casa, en el parque, en el centro cívico…

        Añadiría a tus argumentos, que comparto, el hecho de que la jornada continua puede vaciar de niños los comedores y las extraescolares, y llevarlas a desaparecer… con el consiguiente perjuicio para los padres que trabajan a jornada completa, que en muchos casos se verían obligados o a pagar (más) porque atiendan a sus hijos, a dejarles solos en casa, o a mudarlos a la escuela concertada…

    • Esto que en Estados Unidos llamáis “Student Stop”, imagino que es lo mismo que en España llamamos casales o campamentos de verano… en mi infancia existían, pero eran una propuesta muy residual, pocos niños la utilizaban, ahora están bastante generalizados… Mis hijos acuden a uno de ellos estas dos semanas (la pasada y esta), este año sólo han sido dos porque hemos podido combinarnos con N. las vacaciones; pero otros años han ido 5, 6, 7 semanas… y con resultado desigual: algunos casales les han gustado mucho (el de este año, que repetimos el del curso pasado) y otros nada… pero en cualquier caso, ambos prefieren estar en casa, conmigo (o mejor, en la calle, en la piscina, en la playa… conmigo). Y yo también lo prefiero… pero también es verdad que probablemente nosotros pasamos menos tiempo en casa / en familia que vosotros…

    • En los paises que se come a las 12h y se cena a las 18h, acabar la escuela a las 15h me parece muy razonable. Los niños salen “comidos” del cole. Cenan más temprano, se acuestan más temprano. También la jornada laboral de sus padres acaba mucho más temprano, en la mayoría de los casos. Pero, hasta la fecha, los horarios de nuestro país son muy muy diferentes. Hacer horario de escuela anglosajona en un pais tan mediterráneo en sus horarios, le veo muchos inconvenientes.

      • Totalmente de acuerdo. A mí me parece poco realista plantear una jornada escolar que poco tiene que ver con la jornada laboral de los padres de los niños. Empuja a que haya alguien en la familia (casi siempre la madre) que deje de trabajar, o lo haga a tiempo parcial, con todo lo que esto implica… o a que se dejen de tener hijos.

      • No se trata de hacer en el cole horarios anglosajones, se trata de que los horarios laborales de este nuestro país cambien y sean más racionales y más compatibles con llevar una vida, que tu jornada no la marque tu horario de trabajo, que no tengas que ir a hacer deporte a las 22:00 de la noche…… suprimir esas jornadas laborales en las que tienes 3 horas muertas, perdidas, al mediodía, suprimir las reuniones eternas a las 19:30 de la tarde…..
        El horario de mis hijos les viene fenomenal. No considero que, durante la semana escolar, comer a las 13:00 sea poco razonable, quizás es que nos hemos acostumbrado a ver como algo “normal” comer a las 15:00 y cenar a las 22:00h….pero que sea lo habitual no quiere decir que sea lo mejor….y menos durante el curso.
        Y por supuesto que aunque mis hijos comen en el cole a las 13:00 no cenamos a las 18:00.A esa hora procuramos estar en el parque, dando una vuelta en bici, jugando, paseando con el perro…..

      • Por supuesto que hay que racionalizar los horarios laborales. Yo creo que en esto estamos de acuerdo todos… pero que nuestros horarios, más o menos racionales, marquen el resto de nuestra jornada, es casi inevitable, ¿no?

        Por otra parte, creo que hay muchos trabajadores a los que sí les vienen bien esta clase de horarios, precisamente porque les ahorran tener que ocuparse de la vida familiar. La cuestión sería por qué quisieron tener vida familiar, o qué idea tienen de ella…

  5. Y los que trabajan en horario de tarde, pobres como se lo montan y cuando se ven?
    Hay posibilidad de ir al cole de 14 a 9?
    Esto si que tiene que ser complicadísimo….

    • Pues no, no la hay… Y este es otro tema que siempre me llama la atención de los que defienden la jornada intensiva, que no se plantean siquiera que haya gente que haga jornadas vespertinas (quizás, si trabajas de 3 a 10 de la noche, una jornada partida te permite al menos comer con tus hijos, por ejemplo)…

      En el cole de mis hijos hay una familia que el padre trabaja en turno de noche y la madre, en turnos rotativos de mañana (8 a 3) y tarde (3 a 10). Siendo dos, y con hijos mayores (universitarios), se organizan bastante bien, porque siempre hay alguien para llevar, recoger o estar con las niñas… Yo recuerdo haber pensado que, si me quedara sin trabajo, no podría haber cogido ninguno de los suyos, con esos horarios…

  6. Lo que quiero decir es que la solución no es que los críos estén en el cole de 7:00 a 22:00.
    La solución sería que nuestros horarios laborales (los de los trabajadores)fueran más racionales y nosotros, en la medida en que podamos, exigir que así sea.
    También estoy de acuerdo en que hay familias que están encantadas con que sus críos estén mil horas fuera de casa…así no tienen que estar con ellos (como si fuera una carga).

    • Sí, estoy de acuerdo. Pero creo, como he dicho que la conciliación pasa por dos cosas: buenos horarios laborales y herramientas desde colegios, administración… para conciliar. Porque una jornada continua escolar solo es compatible con jornadas laborales reducidas (que no están al alcance de cualquiera), y porque una jornada escolar que termina pronto (en Barcelona lo habitual son los 16:30) es incompatible con muchos horarios laborales. Yo personalmente, por mi trabajo, no puedo recoger a mis hijos a las 16:30, pero en cambio, sí podría dejarles más tarde de las 9 si esta posibilidad estuviera… hay gente que no entra pronto a trabajar, gente que trabaja de tardes y sí puede comer con sus hijos, etc etc etc. No todo el mundo trabaja de 8 a 3, o de 9 a 4, no todos los trabajos pueden ajustarse a estos horarios “ideales”. Por esto, no creo que sea una mala opción que, como sucede en otros países, los colegios estén abiertos más allá de la jornada escolar (antes y después), para que cada familia encuentre los horarios que le permitan conciliar su jornada laboral con la de sus hijos.

      • Yo elegí el colegio de mis hijos porque tenía jornada partida y ya me gustaría estar de charla por las tardes, viendo la telenovela y de cafelitos con las amigas como tienes que escuchar a los partidarios acerrimos de la jornada continua. Si los padres tenemos jornada partida, pues los niños también, es lo que hay mientras no cambie el sistema y hacer una continua y despues extraescolares los 5 días de la semana para compensar mi horario me parece un estrés para los niños, sin embargo yo tengo la suerte de comer con ellos al mediodía y la comida es una parte importante del día para nosotros, tengo que reconocer que el lujo de comer con ellos es gracias a la tribu que me rodea, pero si no la tuviese, tendría la opción del comedor. Lo importante es que haya alternativas, colegios con distintas jornadas que podamos elegir, lo que si me parece una putada es cuando eliges un cole por su jornada y de pronto votan en el consejo escolar cambiarla a continua y te obliga a sacar a los niños de alli para conciliar.

      • Yo no lo elegí por esta razón, de hecho no lo elegí, y cuando elegí (otro) colegio, los horarios no fue un tema que tuviera en cuenta, ni las instalaciones; sin embargo, ambas cosas han resultado ser muy importantes en nuestro caso, preferiría que fueran a un colegio con mejores y mayores patios (al que van al casal me tiene el corazón robado: en el bosque, con árboles, patios enormes, un edificio racionalista precioso…), y también agradezco que tenga un montón de medidas que permiten la conciliación laboral y familiar: acogida de mañana y tarde, extraescolares todos los días, casal en junio, julio y septiembre, servicio de monitoraje cuando hay reuniones… De hecho, un par de años atrás, cuando querían quitar la acogida de tarde por falta de demanda, argumenté que era un plus que la escuela debía reivindicar el ser la única del barrio que favorece la conciliación…

        Efectivamente, que te cambien las normas a mitad del juego es una buena putada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: