familia monoparental y adopción

Mi padre es un donante

Cuando debatíamos sobre padres biológicos, un tiempo atrás, saltó la discusión sobre si los donantes pueden ser llamados padres. Recordaba un texto escrito por N. tiempo atrás al respecto que me parece de lo más lúcido que he leído sobre el tema… y le he pedido permiso para traerlo aquí:

 

El otro día estuve dándole vueltas a las palabras, antes de conocer a la Asociación de MSPE siempre había utilizado el término “padre biológico” – en mi caso el donante o padre biológico es conocido- y tomé esta decisión en primer lugar porque tenía la suerte de poder tomarla , y porque le daba vueltas a las preguntas que se harán ellos al crecer. Dos años antes de tomar la decisión conocí a la hija biológica de una persona de mi familia que la había dado en adopción y ya de adulta la había buscado, encontrado y nos habíamos conocido. Parece una historia sacada de una peli…pero en mi familia había pasado antes de que tomara esta decisión y sin duda influyó.

Después me convencieron los argumentos de las que preferían utilizar el término donante…pero le sigo dando vueltas al asunto.

Los argumentos que me convencieron eran estos, vamos no es que me convenciera nadie, es que en aquel momento me pareció que resumían exactamente lo que pensaba:

– es muy distinto,

– ser padre biológico no es ser padre, ser donante no es ser padre…

– ser padre es otra cosa, es implicarse, es ver crecer, es estar cuando están malitos, etc……

…seguro que conocéis estas frases ¿verdad?

Pero después de pensar en una familia con las que trabajo en la que el “padre” antes de desaparecer -afortunadamente- le había dado una paliza a la madre embarazada, él que ni siquiera ha conocido a su hijo y además le ha hecho daño SÍ ES PADRE? Para el mundo no hay duda:

Un padre que naturalmente no tendrá derechos, un padre despreciable, un padre que no lo ha reconocido y todos los calificativos del mundo.

Yo misma pregunté por “el padre” de la criatura porque no tenemos otro término.

Ser padre puede ser muchas cosas, hay padres buenos, buenísimos, malos, despreciables y ausentes ¡incluso hay padres solteros!. Hay padres biológicos. También padres que no saben que lo son. Siempre los ha habido. Pero las palabras sirven para nombrar lo que nos rodea para entendernos con el mundo y para que nuestros hijos entiendan el mundo, si todo el mundo llama PADRE al dueño del esperma, aunque sea en un sentido restringido del término (padre 1. Varón o macho que ha engendrado), ¿por qué nos “empeñamos” en negar el término? Esta pregunta me la hago a mí misma…y si me soy sincera respondo que porque eso le pone al mismo nivel que yo, que me estoy dejando las fuerzas criando y él (donante o padre biológico) no ha hecho nada…

Donante es el que dona, se desprende altruistamente de algo sin esperar nada a cambio y sin generar relación ninguna con quien recibe la donación. También es una palabra que aporta mucha información en cuanto a nuestros hijos.

No quiero renunciar a ninguna de las dos palabras. Y creo que es perfectamente posible unirlas. Y da mucha información ¿quién es tu padre? mi padre es un donante. Para nuestros hijos puede ser claro, y probablemente para su entorno sea fácil de entender porque responde literalmente a la pregunta.

Anuncios

Comentarios en: "Mi padre es un donante" (22)

  1. Me viene muy bien este artículo de N., aunque mis dudas van más allá: ahora que estoy bien informada (he hecho cursos ya, tengo la primera entrevista para el CI) acerca de la adopción y soy realmente consciente de lo difícil que lo tenemos en estos momentos, la opción de recurrir a un donante (que, desde que tomé la decisión de intentar convertirme en madre, me ronda por la cabeza y más todavía gracias a la mami de Ismael y sus comments en “carolenpositivo”, que me sirvieron de mucha ayuda para dejar atrás gran parte de mis prejuicios, como que el niño me podría echar en cara que le negara la posibilidad de conocer una parte de sus orígenes (sí, tal vez, concedo demasiado peso a lo biológico). Pues, ahora que, ya he tenido que renunciar a adoptar en Kazajstán porque van a seguir la misma pauta de Rusia y que ya quedan tan pocos países (Bulgaria, Honduras y no sé si en China con pasaje verde se nos permite a los monoparentales), me vuelvo a plantear intentar ser madre bio pero sigo con mis dudas, siempre pensando en cómo lo aceptaría mi hipotético hijo, ya sé que los niños se adaptan a la realidad con la que crecen y que la naturalidad con que se les va explicando a medida que crecen ayuda mucho. Hace poco, leía en el blog de una mami por donante (siento no recordar exactamente el nombre de su blog pq me gustaría poderlo citar) un comentario que le hizo su hija, no lo cuento tan bien como ella pero me hizo tanta gracia la naturalidad de la niña que os lo quiero hacer llegar de algún modo: a la madre le gusta más bien poco el ejercicio físico y a la peque le encanta, por eso, al ver a su madre tumbada en el sofá con las ganas que ella tenía de practicar algo de deporte, le soltó: “en esto me debo de parecer al donante porque de ti no lo he heredado, que tú eres muy vaga” (algo así).

    Ya comenté,en su día (es que llevo desde principios de año que tomé la decisión de ser madre dándole vueltas: tal vez, mi camino era ese, conocer de primera mano lo mal que está el panorama para ser madre por la vía de la adopión para, después, decantarme por la vía bio) que lo que más me preocupa es el niño y que por él (aunque no exista y aunque resulte doloroso para mí) renunciaría a convertirme en madre si supiera de antemano que no lo va a llevar bien, que le va a pesar no conocer esa media parte paterna. Pero el tiempo corre en mi contra y he de tomar una decisión ya (tal vez, no pueda ser madre con mis propios óvulos y, entonces, sí que me parece que ya no lo intentaría por ovodonación) y que nadie nos puede asegurar nada acerca de cómo reaccionarán los niños pero ni los nacidos con ayuda de semen de donante, ni los adoptados ni los de padre y madre conocidos.

    De entrada, os agradezco vuestras aportaciones.

    Un abrazo.

    • Si renunciáramos a ser madres por el miedo a que nuestros hijos sufran, o nos reprochen cosas, la humanidad se habría extinguido: sufrirán, y nos reprocharán cosas, a veces las que menos pensamos. Lo importante es sentirnos cómodas con nuestras elecciones, ser capaces de hablar de ellas con ellos, acompañarles en los duelos que puedan necesitar hacer y permitirles buscar sus propias respuestas… Que no es poco.

      • Sí, Madre, como siempre, tienes toda la razón. Ante tanta dificultad como me estoy encontrando para adoptar, voy a intentar ser madre por la vía biológica, no sé si lo lograré pero, gracias a vuestras reflexiones (y como siempre menciono pq encontré el Blog de Carol en positivo en un momento crítico y me ayudó muchísimo a superar gran parte de mis prejuicios), me siento más fuerte para luchar por lo que quiero. Y si llega el caso, mi niño crecerá sabiendo que está en el mundo gracias a la generosidad de un donante anónimo.
        Gracias mil!!!

      • Ese blog del que hablar, ¿es el de “Me desordeno”? http://medesordeno.wordpress.com/

      • Madre, era el blog de Rosa Maestro.

  2. Está muy bien la entrada. A pesar del punto en el que ya estoy, sigue sonando fuerte. Mi padre es un donante. Porque entonces mi madre es una donante también y ya hay dos madres y desde vuestra posición de adoptantes lo veis claro, pero cuesta, cuesta, aunque sí, es nuestra realidad y lo acepto. En fin…. Gracias!

    • No sé si hay dos madres. Pero que la donante (como el donante) tiene que tener un sitio, y que hay que pensar cuál es, esto sí me parece claro.

  3. Yo no lo veo equiparable. Mi padre es un donante responde del todo a la pregunta sobre el padre. La madre, como dice la ley de reproducción asistida, creo que es la que pare (y gesta) aunque sea conveniente explicar que hay una donante de óvulos. En este caso la maternidad biológica está dividida. Yo creo que lo de mi padre es un donante se “fuerza” para explicar una figura que no está y que alrededor de su ausencia surgen las preguntas. La madre sí está y nadie le va a preguntar al niño (ni él mismo) por su madre si en su día a día tiene a su madre. Aunque sea importante que tenga la información sobre la donante y no sepamos qué espacio puede darle o querer darle .

    Quizá los donantes hombres y mujeres hagan lo mismo: donar. Pero en el caso de los hombres ya no hay más figuras y en el caso de las mujeres hay una figura que se queda embarazada, pare y cría: la madre.

    En parejas heterosexuales que son padres por reproducción asistida con donación de esperma yo tampoco diría “mi padre es un donante” porque tu padre es quien ejerce como tal y quien lo es legalmente, pero sí informaría de la existencia de la donación (y por tanto del donante de esperma).

    Lo de la madre es la que pare lo digo en el contexto de reproducción asistida, donante de óvulos y madre gestante. Ya sé que hay más formas de ser madre y que un niño o niña pueden tener más de una madre.

    Creo que esto da mucho que pensar y me encanta…

    • Para mí, efectivamente, el hecho de que haya una madre que pare (que gesta, etc) hace que el papel de la donante sea más difícil de colocar. Igualmente, creo que el hecho de colocar el donante en un lugar parecido al del padre tiene mucho que ver con el hecho de que no hay padre, de ningún tipo, en la familia; en una familia donde hay un padre pero el niño es concebido con semen de donante, el papel que tiene es algo distinto. Igual sucede en los casos en los que no hay madre social (por ejemplo en el caso de un hombre solo o una pareja gay que tiene a un hijo por gestación subrogada), el papel de la “madre biológica” (o madres) es distinto que en el caso de una donación de óvulos…

  4. Si el semen es de un donante y el óvulo de una donante, y quien pare es otra mujer, claramente hay 2 madres y un padre….aunque a la madre que pasó el embarazo y el parto le cueste asumirlo.

    • Entonces, ¿donar esperma u óvulos te convierte CLARAMENTE en padre o madre?
      Es posible que le cueste asumirlo a la madre que pare y también es posible que los padres /donantes no lo sientan así tan claramente…

      • Pero que los donantes no lo sientan no quiere decir que no lo sean.
        La biología es la que es, no la que los donantes sienten.
        Claramente.
        No estamos hablando de sentimientos ni sensaciones, sino de biología.

      • ¿La parentalidad es solo biología? Como madre adoptante, me siento muy lejos de esta idea…

      • Bueno, esto es así… si entendemos la parentalidad desde la biología. Si creemos que es un constructo social (como es mi caso), es algo más complejo.

  5. Sí, Nuria, para mí fue muy clarificador cuando te leí hace tiempo; me pareció poner por fin una palabra clave y exacta, porque es lo que es: un padre donante, con lo que implica, ni más más ni más menos.
    Gracias!!!
    bss
    Pilar C

  6. Yo no digo que la parentalidad sea sólo biología, faltaría más. Como madre por adopción no puedo pensar que “sólo” es eso.
    Pero la biología está ahí…y no la podemos hacer desaparecer.
    Por eso digo que si el óvulo es de una donante hay “2” madres: la donante y la que cuida, educa, protege, mima….
    ¿Qué es si no la donante?

    • ¿Qué es la donante? Esto estamos intentando discernir. Así como para mí está muy claro que las madres biológicas de mis hijos (que no solo les dieron su genética, sino que les engendraron / gestaron / parieron / cuidaron durante un tiempo), son sus madres… me cuesta usar la palabra madre para una donante (o padre para un donante) sin ponerle un adjetivo. ¿Qué tal “madre genética”?

  7. La verdad; como madre de hijos con ayuda de donante de semen; yo no soy partidaria de usar la palabra “padre”. Cuando me preguntan “donde esta el padre de tus hijos”, la respuesta es “No tienen padre”. O cuando a mis hijos les preguntan “y tu papa?” ellos rapidamente responden “no tengo papa; tengo mama”. Y lo veo perfecto. Si yo hablara de un “padre”, le estaria dando entidad; personeria; a alguien que no existe como tal. Cuando con mis hijos sacamos el tema; siempre les hable de un “donante”. Si les hubiese mencionado un “padre”, seguramente lo habrian querido conocer; saber como es; donde vive; por que no esta con nosotros; etc. Hablando de “donante”, como el que dona sangre o un riñon; o su semilla en este caso; pasa a ser solo un ser anonimo y generoso que gracias a que dono su semilla; ellos pudieron nacer. Mama los pudo tener. Y ahi se termina la historia; sin expectativas acerca de alguien que solo es eso. Un donante.

    • A mí no me parece mal darle entidad al padre biológico de nuestros hijos, sean adoptados o concebidos con gametos de donante (o a la madre si es el caso): no creo que sea malo que sepan, que sientan, que es una persona, que se pregunten cómo es, cuáles fueron sus motivaciones, en qué se le parecen… y de hecho, seguramente se lo preguntan, al menos muchos de ellos. Creo que la diferencia es que si se habla del tema en casa, se discute… se atreverán a decirlo. Si obviamos el tema, si lo “cerramos” y nos cerramos en banda negando palabras que están en el habla popular… se lo seguirán preguntando, pero sin compartirlo con nosotros.

      • Totalmente de acuerdo. Por mucho que se cierren en banda a reconocer la importancia del padre o madre biologicos, lo cierto es que alli estan, presentes en la mente curiosa del niño y posterior adulto. Eso ocurre porque desgraciadamente en nuestro pais el donante es obligatoriamente anonimo. Y si los padres adoptivos no quieren hablar del “donante” es porque no pueden decir nada, ya que solo conocen su fenotipo y nada mas. En Dinamarca por ejemplo, eso no ocurre, ademas de elegir su fenotipo se puede acceder a info de su familia, entrevista y analisis de inteligencia emocional. Yo voy a ser mama, pero he elegido a quien sera el padre donante, y jamas negare esa figura a mi niño, porque sera su padre biologico y merece y tiene el derecho a conocer sus origenes y sentirse orgulloso de quien es.

      • Dicen que en los países en los que el donante no es anónimo, las donaciones caen en picado; sin duda, la mayoría de los donantes quieren ser anónimos. Pero me parece más preocupante que la mayoría de los receptores también quieren que sean anónimos, que sus hijos no puedan acceder a estos datos. Me resulta inquietante y difícil de comprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: