familia monoparental y adopción

Niños devueltos por Internet

Hemos leído estos días una noticia espeluznante llegada desde los Estados Unidos, donde una investigación periodística ha destapado que hay familias que se deshacen de niños adoptados a los que ya no quieren por Internet, un mercado subterráneo de adopciones de menores. Los anuncian en foros especializados, como si fueran objetos de segunda mano, y tras firmar un acuerdo privado, se los entregan a extraños, que en muchas ocasiones, son traficantes de niños o abusadores. Personas que no han pasado ninguna criba, y que no tienen ninguna responsabilidad ante las autoridades o la sociedad.

Tanto en foros como en conversaciones de parque, escucho a adoptantes despachar el tema criticando el sistema de adopciones en Estados Unidos o incluso al propio país. Me parece ingenuo pensar que en España no podría pasar esto… que quizás, de hecho, pasa, aunque quizás no (por ahora) de manera tan organizada ni a esta escala.

Esta noticia me ha hecho pensar en una historia que seguí durante unos meses hace algún tiempo.

H. era una niña que llegó a España con una acogida por estudios, que es un sistema que, en algunos casos, las familias usan para hacer adopciones encubiertas, con la connivencia y la colaboración de ecais y autoridades en ambos países. H. llevaba varios años en una familia, que hablaba de ella como “nuestra hija”, pero que a pesar de esto decidió que no quería seguir ocupándose de ella. A partir de ese momento, empezaron a circular de manera más o menos privada, correos electrónicos que “buscaban una familia” para esa niña. No llegué a saber que sucedió con ella, si se quedó con su familia de acogida, regresó a su país de origen (donde no la esperaba nadie), o terminó en otro hogar; y en ese caso, qué clase de hogar era y qué motivaciones y capacidades tendría esa familia para hacerse cargo de una niña que, como mínimo, ha sido abandonada dos veces.

Además del drama privado que representa cada una de estas historias, las que nos llegan a través de la investigación periodística y las que podamos conocer personalmente, creo que se impone una reflexión a nivel social. ¿Qué clase de personas se ahíjan niños de los que luego pueden desprenderse como si no fueran seres humanos? ¿Qué controles pasan estas familias y qué consecuencias penales, sociales y morales tienen sus actos? ¿Por qué motivaciones se llega a la adopción? ¿Qué responsabilidades somos capaces de asumir con los compromisos que adquirimos? ¿La idea del usar-y-tirar imperante en nuestra sociedad de la abundancia, donde comprar cosas nuevas es más barato – y fácil – que arreglar las usadas, se ha extendido a las personas?

¿Qué son los niños en un mundo donde se pueden pasar de una familia a otra como si fueran mercancía en mal estado?

Anuncios

Comentarios en: "Niños devueltos por Internet" (18)

  1. Estoy consternada.

    Con todo, creo todas las personas que, por el motivo que sea, no pueden valerse por si mismos siempre han estado en desventaja. Los 2 grandes grupos son niños (adoptados o no) y ancianos que tienen facultades mermadas, pero tambien hay otros (p.e. discapacitados y, en algunas sociedades, mujeres). Supongo que tendremos que luchar por ellos. Este post lo intenta. Gracias por publicarlo (aunque me haya dejado con mal cuerpo; no me había llegado la noticia)

    • Por supuesto que son la parte más frágil. Y siempre, en todas las sociedades, han tenido las de perder; de hecho, en pocas están tan protegidas como en la nuestra, a pesar de todo. Pero “vender” los niños que no responden a las expectativas por Internet, me parece de un inhumano…

      • Sí, pero desgraciadamente hay otras historias tan inhumanas que no incorporan Internet porqué entonces no existía. Quizás la buena noticia (¿?) sea que ahora estas historias se pueden descubrir antes.

        Lo dicho; qué mal cuerpo me ha quedado!!!!

      • Claro, y que nos escandalizan.

  2. Sí, tiene razón, Lola, al menos, ahora, nos enteremos de que cosas así tan inhumnanas se hacen. Es descorazonador pero necesario saberlo. Como siempre, Madre, gracias por abrirnos los ojos a otra realidad más. Me ha angustido el post pero no podemos mirar para otro lado cuando algo no nos gusta. Cómo podemos ser capaces los humanos de tanta crueldad con seres tan indefensos como los niños y los mayores, que, como comentáis, no pueden valerse por sí mismo y depositan la confianza, el cariño en sus cuidadores para, luego, ser tratados de estas maneras.

    • Efectivamente, yo creo que esto pasa con muchas cosas: el bullying en las escuelas, la violencia doméstica, las violaciones en la India, las bodas forzadas de niñas… Parece que aumentan porque ahora se habla de ello, pero años atrás, ni era noticia… ni nos habría escandalizado.

  3. Esta es la investigacion original (varias paginas) si alguien se atreve a leerla: http://www.reuters.com/investigates/adoption/#article/part1
    Si es espeluznante que seres humanos no solo se deshagan de sus hijos adoptados sino que lo hagan a manos de gente que ni siquiera conocen, como dejarlos con este par de abusadores que mencionan en la nota.
    Pero hay otra cosa que se debe destacar y que lleva a muchos padres a estas situaciones limites; la falta de apoyo post adopcion que es totalmente nula en los EEUU. Cuando se tiene un niño con problemas graves y se vive una situacion de emergencia, no hay donde recurrir, y la primera ayuda en general viene de otros padres adoptivos que han pasado por lo mismo. Los servicios de salud son practicamente inalcanzables; o no existen, o son tan caros que son inaccesibles. Dos de mis hijos adoptados tienen problemas psicologicos/psiquiatricos y ha sido muy dificil conseguir ayuda. Recien despues de un año y medio de espera, hemos conseguido 3 unicos turnos con un psiquiatra de los cuales solo en dos vera a mi hija y solo con eso debera diagnosticar y medicar si es necesario. Hace un año que estamos en lista de espera para una evaluacion de desarrollo cognitivo, y todavia tenemos para rato. Y eso que nosotros somos una familia de clase media con un “buen” seguro medico. Claro que si tuvieramos toneladas de dinero quizas hace meses que hubieramos encontrado una salida. TODAS las buenas recomendaciones de la terapeuta de mi hija, fueron para servicios privados ultra caros, y eso solo para comenzar y esos son servicios que no podemos pagar asi que gracias que tenemos lo que tenemos.
    Mientras tanto, durante la espera, el problema se agrava, la familia se va destruyendo.
    Y eso sin hablar que la mayoria de los profesionales no estan calificados para ayudar a estos niños/familias, lo digo porque he pasado por varios…
    NO justifico a los padres que dejan a sus hijos, pero reconozco que muchos viven situaciones tan extremas que no saben que hacer.
    Y despues esta el tema de los padres que prefieren quedarse con el niño y terminan maltratandolo hasta llegar a matarlo (como con Hana Williams).
    Para mi, el problema mas que en la pre-adopcion esta en el post-adopcion. Nadie adopta pensando en abandoner, pero si no hay un soporte una vez que el niño esta en casa, la desesperacion provoca estos dramas.

    • Muchas gracias por esta explicación sobre el sistema sanitario estadounidense, la verdad es que pone los pelos de punta!!, y lo peor es que es el sistema hacia el que parece que viajamos nosotros, están desmantelando una sanidad pública magnífica para ir hacia un sistema sanitario en el que sólo van a acceder a determinados servicios los que se lo puedan pagar…

    • Alicia, estoy totalmente de acuerdo contigo en que el grave problema es la post-adopción. Como bien dices, incluso con un buen seguro médico hay terapias que son prácticamente imposibles de asumir. Tengo una amiga americana que ha adoptado a su hijo pequeño de una “disruption”, es decir, de una adopción fracasada, y fue también de forma “paralela”: en su caso, la misma trabajadora social que les estaba evaluando consideró que podían ser aptos para un pequeño al que su familia adoptiva rechazaba. En este caso, el proceso siguió los cauces legales, pero es verdad que a veces este “intercambio” se produce de forma alegal, con familias que en ocasiones se ayudan unas a otras (hay niños adoptados de disrupciones por familias que son capaces de cuidarles y ayudarles) , pero, por tragedia, en ocasiones acaban en manos de perturbados / desaprensivos / tarados. En muchas ocasiones, estas segundas familias adoptivas acogen a los niños y luego ya los adoptan.
      Mi amiga en concreto se atrevió a adoptar de una disrupción porque su marido está en el Ejército, y están tratando a algunos niños con las mismas terapias (adaptadas) que usan para los soldados afectados de síndrome de shock postraumático. Y sí, Alicia, estoy contigo en que ojalá Hana Williams hubiera sido “disrupted”, pobre niña, qué infierno padeció…

      En cuanto al comentario de Guinda, mucho me temo que en España tampoco podemos presumir de servicios postadoptivos, no nos engañemos. La gran mayoría de las terapias sólo son accesibles por privado, y para qué hablar de colegios para necesidades especiales. Mientras que las familias de acogida tienen un acompañamiento y un apoyo durante el proceso de adaptación, a los adoptantes se les abandona a su suerte. En demasiadas ocasiones, los seguimientos postadoptivos, lejos de ser de apoyo, son de fiscalización. Y hasta que unos padres se declaran incompetentes para cuidar a su hijo, ¿hasta dónde han de llegar? ¿Es lícito acudir simplemente a un centro de menores y dejar allí a un niño, como si fuera un paquete? No es que no se pueda cuidar a los niños por falta de medios económicos, sino por problemas de índole muy diferente. ¿Es que dejarlos en un centro es una opción viable, así sin más? Sinceramente, no lo creo.

      • Para mí, lo peor no es que los servicios postadoptivos sean caros (que lo son, y es grave, porque dejan fuera a un porcentaje importante de la población), sino que son, en muchos casos, muy deficientes. Se pone a “especialista en adopción” cualquiera que ha leído dos libros, cargados de tópicos y prejuicios… y así nos va. Los padres que tienen niños con dificultades, suelen hacer una peregrinación de “especialista” en “especialista”, dejándose el dinero y la energía, para, con suerte, acabar encontrando a alguien que sepa lo que se hace…

        En Barcelona también hay un centro, a mí parecer muy competente, que está tratando a los niños adoptados bajo los mismos principios con los que se trabaja el shock posttraumático. En su caso, no proceden del ejército, sino que se formaron en este sentido con las víctimas de la tortura en Chile. Son Jorge Barudy y Maryorie Dantagnam, del Centro Exil (www.centroexil.org).

        Para mí, dejarlos en un centro tampoco es una opción. Pero colocarlos en casa de desconocidos, sin ningún seguimiento por parte de nadie (ni de la administración, ni de los propios padres adoptivos)… me parece todavía más peligroso.

  4. Todo eso que cuentas es terrible Alicia, pero ¿esos padres desesperados no pueden declararse incompetentes, pedir ayuda a los servicios sociales? ¿ No hay allí residencias para niños de familias que no pueden cuidar de ellos, como aquí? ¿La única salida que tienen es ofrecer carnaza a los locos y abusadores? Si es así, mejor no aprendamos tanto inglés! 🙂

  5. No se muy bien como funcionan los servicios sociales para declararse incompetente como padre, pero se que en general es un sistema lento, burocratico, con profesionales poco preparados, y con pocos recursos economicos y no creo que sea util en un momento de crisis que es seguramente lo que estos padres pasan. Yo tuve que recurrir a una de sus dependencias y la verdad que fueron de muy poca ayuda.
    Los padres muchas veces tienen miedo de que les saquen a sus otros niños si entregan alguno a los servicios sociales ya que muchas veces se llevan a cabo investigaciones y como medida preventiva todo menor es retirado de la casa. Una vez que se entra en el sistema es muy dificil salir.
    Hay un estigma social que es muy fuerte y muchos padres prefieren hacer las cosas de forma callada. La comunidad adoptiva tambien es muy dura con padres que entregan a sus hijos, sobre todo aquellos que nunca han pasado por este tipo de situaciones extremas y no tienen idea de la gravedad de algunos casos.
    Lo que seria un excelente cambio es que se implementara un servicio post-adopcion gratuito para todo padres adoptivo mientras los hijos sean menores de edad (incluida una visita anual al medico), pero eso esta lejos de pasar, entre otras cosas por un tema de presupuesto y falta de interes del Estado.

    • También es cierto que Estados Unidos es un país muy individualista, mucho más que Europa, donde las decisiones personales priman por encima de las colectivas y donde la casa de uno es su castillo; esto puede tener sus ventajas (a menudo en Europa se hiper-regula y se hiper-controla), pero también sus inconvenientes. Y uno de ellos es la falta de control sobre estas decisiones individuales, que afectan a terceros, en este caso menores. El caso de la entrega de niños por Internet sería un ejemplo, pero el caso de Hana Alemu también (desescolarizada, sin que nadie estuviera sobre aviso de lo que pasaba en aquella casa…)

  6. Qué rabia, madre mía, ¿cómo se puede ser así? No tengo palabras…

  7. Quiero dejar una historia positiva que representa todo lo contrario de los padres que dejan un hijo ante una situcion extrema.
    No se si la habran escuchado alguna vez: Heidi y Rick Solomon, un par de padres Americanos que adoptaron un niño rumano y que llegaron a arriesgar su vida para rescatarlo del trauma que trajo con el. Un niño extremadamente violento que en cualquier otra circunstancia hubiera sido dejado de lado. Sin embargo la madre adoptiva nunca se rindio y dio todo para ayudarlo.
    El audio en ingles de la historia real esta en http://www.thisamericanlife.org/radio-archives/episode/317/unconditional-love?act=1 la transcripcion en texto (ingles) en http://www.thisamericanlife.org/radio-archives/episode/317/transcript bajo el titulo “Act One. Love Is A Battlefield”.
    Vale la pena leerla para que no solo las malas historias vean la luz.

  8. si es por historias positivas, aparte de la mía -soy adoptada- conozco muchas otras, de padres y madres adoptivos que se han tomado su trabajo incluso mucho más a conciencia que muchos otros padres biológicos, por cierto, pero es evidente que, por desgracia, hay otras historias de abandonos tanto en biológicos como en adoptivos que merecen ser perseguidos si es que han cometido algún delito, y el abandono de un menor por supuesto que lo es… no obstante quiero pensar que, al menos en España y al menos hoy en día, los controles para los padres adoptivos son bastante exhaustivos y dejan fuera a todo aquel que no sea muy persistente y muy determinante a la hora de adoptar, es decir al que duda, al que no lo tiene claro, etc… más no creo que se pueda hacer por parte de la Administración pública… a la que, por otra parte, también acusan de lo contrario, de que tanta burocracia deja en los orfanatos a niños que pasan de ser adoptables a los cero-tres años a ser rechazados cuando crecen más, y crecen más porque la burocracia es tal que pasan años antes de que las administraciones dejen que se les adopte, así que para todos los gustos hay… pero sigo pensando que son excepciones las que salen mal y mayoría las que salen bien y que hay que animar a los padres adoptivos a seguir haciéndolo lo mejor que sepan, porque mi madre adoptiva eso hizo, lo mejor que pudo siempre y en todo momento, como cualquier otra madre por otra parte…pero hoy en día yo a veces viendo el rencor de algunos adoptados casi que me asusto, y pienso que si yo fuera padre adoptivo casi me sentiría un canalla, como si le hubiera arrebatado una vida a alguien, cuando en muchas de las ocasiones lo que han hecho es un favor a un niño que sino lo más seguro es que estuviera en un hospicio, pero parece que ha dejado de ser políticamente correcto decir estas cosas y que lo correcto ahora es decir que los adoptivos son casi casi unos ladrones de niños y los biológicos unos santos, cuando muchos de estos biológicos NOS abandonaron, y no pasa nada por reconocerlo, no les vamos a pedir cuentas ahora, pero muchos nos abandonaron, no todos fuimos arrebatados de sus brazos… en fin habría tanto que hablar…

    • R., lector de este blog, suele decir que los padres adoptivos hemos pasado de héroes a villanos en muy poco tiempo… y seguramente no nos merecemos ninguno de los dos títulos, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: