familia monoparental y adopción

¿Héroes o villanos?

En la entrada anterior, sobre el próximo Congreso de AFIN, terminábamos preguntándonos si los padres adoptivos pasaremos de héroes a villanos en menos tiempo del que imaginamos. A este respecto, Arancha hizo una reflexión que creo que merece ser compartida aquí:

Cuando oigo hablar del hijo de Ortega Cano en los programas telebasura (mea culpa) se me revuelven las tripas. He oído que los padres eran estupendos y que le dieron un montón de oportunidades y una vida acomodada pero que el niño “venía con mucho odio, muy resabiao”. Culpabilizan a un niño adoptado con 6 años de ser muy mayor, y de todos los males del mundo y pintan la idea de una madre maravillosa que le dio un montón de “oportunidades”  (oportunidades???? me rechina esa palabra, y sin entrar a emitir juicios de valor, que los tengo respecto de la adopción de Rocío Jurado y de cómo ella se refería a sus hijos adoptados y a su hija “la que he parío”, no es lo que yo veo desde fuera totalmente). Creo que es un claro ejemplo de padres adoptivos héroes (y niño villano).

Y en contrapartida el tema de Asunta, la pobre niña de Santiago, que creo que va a convertirse un poco en un tema de padres adoptivos villanos (no digo padres, digo padres adoptivos, o por lo menos es como yo lo estoy sintiendo)

Estos son dos ejemplos muy claros de cómo los padres adoptivos podemos ser a veces héroes, personas de buen corazón, que salvamos a niños en riesgo… y otras villanos, malas personas, padres de segunda o incluso no-padres, como he oído estos días respecto a los padres de Asunta (este es otro tema de discusión: ¿sólo los buenos padres son padres?).

Pero saliendo de ejemplos tan “extremos”, ¿no tenéis la sensación de que se está produciendo un cambio en la consideración social de los adoptantes? ¿Que hace unos años éramos vistos universalmente como buenas personas, caritativos, solidarios, generosos… y que cada vez más, a medida que vamos conociendo la realidad que se esconde tras muchos casos de adopción, empezamos a ser vistos como personas sin consciencia, que creen que todo vale por conseguir un hijo, egoístas? ¿Cómo podemos las mismas personas ser ambas cosas? ¿Cómo gestionaremos este cambio de imagen… y como lo gestionarán nuestros hijos? ¿Sabremos explicarnos al mundo, y explicarnos ante nuestros hijos?

Anuncios

Comentarios en: "¿Héroes o villanos?" (35)

  1. Coincido contigo, y lo hago a nivel global, porque aquí en México aún seguimos siendo personas “generosas y caritativas”, y no sé cómo vamos a lograr cambiar esta etiqueta. Pero a nivel mundial sí siento ese cambio, creo que Internet ha contribuido a ello. Antes se intuía que había corrupción en algunos procesos de adopción, pero sólo se podía intercambiar información con la gente muy cercana, ni soñar con conocer las experiencias de padres o hijos adoptivos en otros países. Ahora intercambiamos mucha información, tenemos al alcance mucha literatura al respecto, y las redes sociales están llenas de páginas de padres adoptivos, de hijos adoptivos, de madres biológicas, de páginas dedicadas al robo de niños, y la percepción va cambiando. Nosotras también hemos cambiado, no somos las mismas que hace siete años cuando adoptamos, como alguna vez lo dijiste, hemos perdido la ingenuidad respecto a la adopción.

    • Yo también creo que en España estamos más en la primera fase que en la segunda, y en gran parte, el cuestionamiento viene de los propios padres adoptivos, es autocrítica; sin embargo, cada vez veo más señales de lo segundo, y me preocupa, porque creo que ambos extremos son igual de malos, injustos e incorrectos.

      Lo primero que me hizo notar la diferencia fueron las familias que llegaban de Etiopía diciendo que habían encontrado personas que cuestionaban que adoptaran a niños de allí… cuando en mi viaje todo fueron parabienes, me consideraban un alma caritativa y me comentaban cosas como “yo sé dónde estaría este niño si no te lo llevaras tú”…

      • En las redes hay varias páginas de madres biológicas y de hijos adoptados que destilan amargura, que se refieren a una industria de la adopción que genera grandes ganancias, y nos ponen en el mismo saco a todos los padres adoptivos. En estos días en EU se ha dado mucha publicidad a un caso de adopción que parece (no lo he leído) ser el caso de padres adoptivos decididos a obtener a la hija a cualquier costo. Por otro lado, por todos lados circuló la noticia de EU de los padres que “donan” a sus hijos adoptivos, a mí me enviaron el artículo conocidos que nada tienen que ver con el mundo de la adopción. Todas estas noticias se repiten hasta la saciedad alimentando el morbo, y distorsionando la visión de personas que no están dentro del mundo de la adopción. Pensemos por ejemplo en las madres biológicas, siempre han sido las villanas, pocas personas se detienen a pensar que detrás de la historia de estas madres hay motivos muy dolorosos. No sé, es tan difícil que la gente se detenga a escuchar, a reflexionar un poco, a tratar de deshacerse de sus prejuicios, a no juzgar sin conocer lo que hay detras.

      • Para mí el problema es que la gente juzga sin tener todos los datos, a veces en base a creencias erróneas. Por ejemplo, a mí me han dicho en más de una ocasión que “para poder adoptar hay que tener un piso en propiedad”… y yo que no soy propietaria de nada, tengo dos hijos adoptados…

  2. …y yo añadiría que no sólo hemos perdido la ingenuidad sino que nos hemos dado de bruces con la enorme complejidad que supone, ya de puertas adentro, la construcción del vinculo filial, la identidad bicultural de nuestros hijos, la relación con sus orígenes, y otro largo etc… de variables, de las que no creo que fueramos en su mayoría, plenamente conscientes, al momento de iniciar el proceso.

  3. Hay una frase que dices con la que coincido al 200% “[…]¿Cómo podemos las mismas personas ser ambas cosas? “.
    La relación adopción-obra de caridad es algo muy extendido y aún este fin de semana tuve de nuevo esa conversación. Al final la sensación con la que me quedo es que da igual lo mucho que expliques, que des a entender, que…. , en muchas ocasiones la frase final de tu interlocutor es… “pero aunque lo adoptases porque querías tener otro hijo no deja de ser una obra de caridad”.
    Del caso del hijo de Ortega Cano no estoy muy al tanto, pero aún recuerdo cuando al poco de venir mi hija una persona me dijo “lo malo de estos niños es que cuando crecen la mayoría salen malos y hay que devolverlos”. Sólo una frase pero …….
    Con el caso de esta pobre niña, al menos en los medios gallegos se recalca una y otra vez lo de niña chiña adoptada. En Santiago es el tema del que habla todo el mundo y sí que ya he oído algún comentario que me ha hecho pensar lo que comentabas, que estamos pasando de héroes a villanos.
    Me daría con un canto en los dientes si algún día la mayoría de la sociedad no nos viera ni como héroes ni como villanos sino sólo como padres. Yo particularmente es como me veo, tan solo una madre, que mejor o peor lo intenta hacer lo mejor que puede y sabe (y que si no sabe busca saber)

    • Yo entiendo que, como cualquier rasgo exótico, los medios se fijen en que es adoptada, y de origen chino. Lo que me cuesta más de entender es que se establezca una relación entre esto y el asesinato… Este asesinato sería lo mismo (al menos mientras no se demuestre lo contrario) si la niña (y la madre, que algunas fuentes dicen que es adoptada) se hubieran criado con su familia biológica.

      De los comentarios que leo al respecto me molestan dos extremos muy distintos: los que cuestionan el vínculo filial porque “no era su madre, era su madre adoptiva”, cosa que supongo que deriva del tabú tan extendido en nuestra sociedad de que las madres son seres amantísimos que darían la vida por sus hijos, que ninguna haría daño a un hijo suyo (hijo “de verdad”); y, por otro lado, los que se preguntan cómo ha podido hacer esto una madre adoptiva, con lo deseados que son los hijos adoptados y lo mucho que cuestan.

      Igual que no pienso que una madre adoptiva sea menos madre ni tenga más números para no querer a sus hijos (y en cualquier caso, asesinarlos, si es que es el caso, va mucho más lejos de no quererlos), tampoco creo que todas las adopciones “cuesten tanto” ni todos los hijos biológicos lleguen fácil y alegremente; y sobretodo, no creo que las dificultades para llegar a tu hijo tengan nada que ver con la cantidad ni la calidad del vínculo y del cariño.

      • Entiendo que se fijen pero que prácticamente todos los artículos (y son muchos) la definan como la niña china adoptada, del mismo modo que siempre mencionan a sus padres como sus padres adoptivos, no lo entiendo (reconozco que la costumbre que tienen los medios de incidir en estas cosas o cuando hablan de un delito, insistir en la nacionalidad del acusado cuando es extranjero, etc, es algo que me supera).
        Lo que más me indigna es que se utilice la coletilla como para justificar, como bien dices, que realmente no era su madre y de ahí que haya podido matarla. Al final resulta que a gran parte de la sociedad realmente le cuesta creer que tú puedas querer a tus hijos por igual sean biológicos o adoptados.
        Yo tampoco creo que el amor que tengas por tus hijos venga dado por lo que ha costado tenerlos.
        Para mi lo horrendo de este crimen es que una niña ha muerto, y presuntamente (son inocentes mientras no se demuestre lo contrario) puede que sus padres, seguramente las personas a quien más quería, en quienes más confiaba y los que le harían sentir más protegida, sean culpables. El que sea adoptada o no, para mí, ni aporta ni quita nada

      • A mí no me molesta que se dé el dato; sí me molesta que en muchas noticias, cada vez que usan el sustantivo padres, pongan el adjetivo “adoptivos”. Sí, vale, ya lo sabemos, pero esto no añade nada a la noticia (y sí mucho al prejuicio).

  4. Hola a todas, nunca escribo, pero sigo este blog muchisimo, creo madre, que hay muchooss seguidores que como yo no escribimos nunca, pero valoramos lo que se dice en el, y nos hace pensar. Me decido a escribir a raiz de los ultimos acontecimientos en la escuela, que han acabado de confirmar que evidentemente nadie ha entendido absolutamente nada.
    Suscribo totalmente lo de adopcion = obra de caridad, almenos esa es mi experiencia, y mas de una vez y de dos, he escuchado eso de a ver si tienes suerte y te sale bueno! como si lo de malo o bueno fuera exclusivo de los adoptados. (conceptos estos muy ambiguos por otra parte)
    Las dos preguntas que escucho a menudo son, cuanto te costo? y que sabes de la historia del niño, vamos que solo interesan los datos morbosos, con un simple felicidades bastaria!
    Personalmente no me siento ni mas ni menos que cualquier madre, soy madre y punto, busco lo mejor para mi hijo como hacemos todas, con el handicap de partir de -1 o -2, y no de 0 como en la maternidad biologica.
    Al final queria llegar a la conclusion de que como decia Anabel, da igual lo que expliques, nadie te escucha, cada uno ha montado su estereotipo en su cabeza y me da la sensacion que corregirlos seria un trabajo enorme y da mucha perezaaaaa. He intentado explicar que es la adopcion cuando lo he creido conveniente, y me atreveria a decir que como mucho me han entendido dos personas, y tampoco lo se seguro, ni siquiera en la escuela han entendido nada de nada, solo la primera profesora de mi hijo me dijo abiertamente: yo no se nada de adopcion, pero estoy dispuesta a hacer lo que haga falta y hablar con quien haga falta para ayudar al niño en su adaptacion, bendita mujer!
    he oido hablar incluso a psicopedagogas y gente q presume de saber y da panico lo que escuchas, y repito autocorregirse no entra en sus planes.
    Y aprovecho, aunque no venga al caso, para decir que faltan profesionales que entiendan la adopcion, y por supuesto otros padres, que han aprendido a echarle la culpa al negro de todo lo que pase en clase, hasta los niños estan aprendiendo esa actitud.
    No se si me he ido un poco del tema…., disculpad que no ponga acentos mi ordenador tiene rota esa funcion,
    Gracias madre por este blog!

    Mama de un niño marfileño

    • Gracias a ti por tu punto de vista!

      Lo comparto, aunque no me atrevería a decir que nadie escucha; pero sí creo que esto se puede decir de mucha gente, tienen su idea previa hecha y no están dispuestos a cambiarla. Algo especialmente grave cuando se trata de “profesionales” (maestros, o aún más grave, psicólogos, o aún peor, “psicólogos especializados!”). Creo que hay excepciones, pocas, pero las hay… pero como son pocas, acabamos hablando con iguales (padres adoptivos… y ni siquiera todos), a los que no tengas que contextualizar.

      Sin embargo, yo he dicho muchas veces que cuando doy explicaciones no las doy para los que preguntan: las doy para mis hijos, si están escuchando. Creo que es importante que mi discurso sea comprensible y adecuado a lo que ellos necesitan ir elaborando…

  5. Yo creo que si alguien nos ve como héroes, ese alguien es de aquí. Y si alguen nos ve villanos, ese alguien es del país de origen de nuestros hijos. Yo en mi entorno no he observado esa evolución de la que hablas. Si acaso ha sido una evolución, que quizás esta mediatizada por mis propias apreciaciones y/o convicciones, encaminada a considerar la maternidad como una, independientemente del proceso que nos lleve a ella. Pero sí que oigo/leo comentarios en otros entornos que me dejan patidifusa por la nula empatía que demuestran (y la cantidad de m.l. que destilan). Eso me supera y, francamente, intento hacer como que no existe. Seguro que es mala política por mi parte, pero por el momento me interesa más la educación de mi hija y el proporcionarle recursos que le sirvan pra disfrutar de su vida a pesar del doloroso inicio, que prestarles atención.

    Pero lo del país de origen de mi hija si me preocupa pq siempre pienso que en el futuro ella querrá saber y puede encontrarse opiniones de todo (y no estoy hablando de sus orígenes biológicos, de hecho los comentarios que más patidifusa me han dejado a mi son de un par de ciudadanos del país de origen de mi hija).

  6. Durante una temporada,cuando empecé mi proceso de adopción, recuerdo que éramos caprichosos, estaba de moda adoptar era muy “in” y moderno poner una chinita en tu vida y ese era nuestro principal motivo para adoptar. Recuerdo artículos en periodicos, chistes en monólogos… incluso se pasaron tanto que recuerdo un envío masivo de protestas a un medio de comunicación. No se si alguien lo recordará. Quizás esto no venga al caso. Pero seamos unos snob o unos villanos o con un gran corazón… siempre somos algo. Se nos coloca en un extremo como en el otro quizás porque se nos ve como algo diferente y como tal hay que etiquetarlo para guardarlo en el archivo de prejucicios correspondientes…

    • Yo no lo recuerdo. Pero sí la gente que cuando decía que iba a adoptar en Etiopía me preguntaban, ¿y por qué no una chinita? (o directamente lo daban por hecho). Como si hubiera categorías morales en la elección de países…

  7. Quiero decir tantas cosas que no sé por dónde empezar. Creo que la adopción tuvo un boom a raíz de aquellas imágenes de los orfanatos chinos. Hubo mucha gente que se “lanzó” a la adopción cuando antes quedaba más o menos (no siempre) limitada a quienes no podían tener hijos biológicos.
    Creo que en este país dentro de los hijos adoptados se hacen diferencias; a ver si me explico sin ofender a nadie. L@s niñ@s con rasgos asiáticos se aceptan mejor o se les tiene menos prejuicios que los de rasgos negroides, no sé si porque relacionan negro= inmigrante =sin papeles=delincuente (muy fuerte, lo sé). Por eso te dicen ¿y por qué no adoptas en China? Mucha gente no concibe que te de igual la raza.
    Mi primera hija es de Kaz y realmente el motivo para ser de allí es que era uno de los pocos países que cuando inicié los trámites no exigían un tiempo de matrimonio. A mí me daba lo mismo si era caucásica o asiática.(existían las dos posibilidades) Por favor, si ni siquiera sabía dónde caía Kaz en el mapa! pero la gente daba por hecho que buscaba un hijo blanco. Igual que dan por hecho que no puedo tener hijos biológicos, pues no conciben que opte por adoptar pudiendo tenerlos bio.
    Existe el prejuicio de que “compras a los niños”, existe la idea de “obra de caridad”, o de “no se les quiere igual”, o “no prefieres hijos tuyos?”.
    Total que cada persona que te encuentres es diferente, unos a favor, otros en contra y otros mediopensionistas. Pero de la adopción saben más bien poco

    • Sí, yo también creo que los asiáticos con “mejor tolerados” que los negros, y los negros de piel clara, mejor que los negros más oscuros (esto lo cuenta siempre R., que tiene dos hijas de la misma edad pero una de cada “tono”). Pero curiosamente, las etnias más rechazadas en adopción nacional son magrebí y gitano, las más parecidas, las más cercanas, las que menos llaman la atención…

      Tengo unos amigos que adoptaron en Kazajistan y estaban tan convencidos de que iban a adoptar una criatura asiática, que cuando les asignaron a una niña castaña y bastante parecida a ellos, en un primer momento, se quedaron parados y todo. Se decían que volverían porque tenían la sensación de que “les faltaba” un niño de rasgos asiáticos… finalmente, claro, están encantados con su hija (y decidieron no ir a por ningún otro).

  8. Hola, creo que yo soy de las que he dicho que el que Asunta fuera adoptada y que sus padres hubieran ido a buscarla, aunque creo recordar que su adopción no fue muy complicada, me lo hacía más inexplicable…
    Igual que me lo parecería de alguien que como yo las ha pasado de todos los colores para tener a sus hijos… Su yo hiciera algo a uno de mis hijos , los que me conocéis le encontraríais menos sentido todavía de lo que tiene en sí mismo este tipo de sucesos ( o eso creo).Todos los hijos son hijos, por supuesto, pero los nuestros son rerebuscados y me hace más difícil entenderlo…

    • Eva María, lo ha dicho mucha gente, sobretodo padres adoptivos. Pero yo no lo comparto, como no lo comparto respecto a tus hijos. Claro que me extrañaría que les hicieras algo malo!!, pero porque sé que eres una madre amorosa y equilibrada (y porque la inmensa mayoría de la gente, por desequilibrada que esté, no mata a sus hijos). Pero no por lo que te costara llegar a ellos. ¿O tienes más probabilidades de cargarte a tu hijo mayor, que llegó más fácilmente, que a los gemelos, que costaron más? ¿Una familia que ha tenido fácilmente un hijo biológico y con muchas dificultades ha adoptado a otro, tiene más probabilidades de dañar al primero que al segundo?

      No, no creo que las dificultades sean un elemento determinante en este caso.

  9. Digo lo de que su adopción no fue muy complicada por que salieron en una entrevista contándolo.

  10. Perdón, entendí mal lo que dijeron en la entrevista sobre que sí había sido un año muy duro.

    • Yo creo que los procesos de adopción siempre parecen muy duros: la espera, la incertidumbre, el sentirte juzgada por los técnicos del CI, … Yo recuerdo como una etapa complicadísima y larguísima el proceso de mi primera adopción, y mirando ahora, ni fue tan largo, ni tuvo tantas complicaciones… Aunque bueno, no sé cuál fue el caso de esa familia.

      • Es más, yo añadiría que esas dificultades o trabas con el tiempo, se relativizan y parecen menos de lo que fueron. También depende de como lleve cada uno su proceso. Nosotros seguimos adelante con nuestras vidas, viajando, trabajando y haciendo todo normal mientras esperábamos. Pero hay personas que desde el primer día viven por y para su proceso. Cuentan los días, las horas y los minutos. Viven cada papel, tasa, sello o entrevista con una intensidad brutal, tanto las alegrías como las decepciones y así yo creo que al final la adopción se convierte no en una experiencia sino en LA EXPERIENCIA

      • Sí, yo también seguí con mi vida, aunque reconozco que el proceso de adopción, la espera, era algo presente todos los días, sobretodo en el primer caso. En el segundo, tener ya en casa un niño que me absorbía (y ninguna prisa, empecé el proceso con tiempo preveyendo que sería largo), me lo tomé de forma mucho más relajada.

  11. Primeramente, comentar que no estoy dentro del mundo de la adopción, ni sé todo lo que ella conlleva. Tampoco soy madre (todavía soy joven para esta tarea, a mi parecer).

    Pero, tras leer muchas veces tu blog, esta vez me apetecía comentar.

    Padres adoptivos, biológicos, héroes o villanos… todo son etiquetas. No es mejor padre/madre el que lo pare sino la persona que lo cría con amor, respeto, comunicación y tolerancia (sea la misma persona o no). Siempre se dice que “hay buenas y malas personas en todas partes”, pues con los padres/madres pasa lo mismo. Los hay biológicos y adoptantes que no se ocupan de sus hijos, hacen diferencias competitivas entre ellos, o incluso, habrá quienes no los quieran, aunque cueste de comprender. Bajo mi punto de vista, tod@s son padres/madres, los buenos y los malos, porque de algún modo, lo “eligieron” así. Y no hace falta añadir si son hijos adoptivos, al igual que los biológicos no van diciendo “mira estos son mis padres/madres biológicos”.

    Al igual que creo una tontería pensar que adoptar es “obra caritativa”. Es un deseo, simplemente.

    Expongo una pregunta, en el caso de que los padres de Asunta sean culpables ¿se supone que éstos son peores padres que el padre de Ruth y José, solamente porque “son adoptivos”? Está claro que no. Entonces, ¿por qué se tiene que cuestionar de esta forma a las familias adoptantes?

    Las familias y su diversidad han cambiado radicalmente. A la sociedad, todavía le quedan siglos para aceptalo.

    Ánimo a todas las mamis y todos los papis. Gracias por el blog, te sigo.

    • “En el caso de que los padres de Asunta sean culpables ¿se supone que éstos son peores padres que el padre de Ruth y José, solamente porque “son adoptivos”?”. Comparto la pregunta. ¿Por qué no se cuestiona el derecho de los padres biológicos a serlo, como se cuestiona el de los padres adoptivos a partir de un caso particular, excepcional – y que a mi parecer no tiene que ver con la adopción?

      • Creo que la respuesta a ello se puede resumir en ejemplos como éstos: que ves a un ecuatoriano robar = toooodos los ecuatorianos roban; que un africano huele diferente a ti (y te resulta desagradable) = toooodos los africanos son unos guarros porque no se duchan; que ves a una persona gruesa comer como un desesperado = toooodas las personas gruesas son gordas porque les gusta comer mucho; etc, etc, etc

        Que unos padres adoptivos (presuntamente) matan a su pequeña = habrá que tener cuidado con tooooodos los padres adoptivos.

        Aunque curiosamente, la mayoría de las veces sucede cuando la otra persona es diferente a ti, es decir, no somos ni ecuatorianos, ni africanos, ni gruesos, ni padres adoptivos, por tanto, por solo oler, escuchar o ver ciertos comportamientos de UNA persona determinada, toooodos son iguales. Ni si quiera la conoces, pero te atreves a tener el privilegio de juzgarla y, no sólo eso, sino de “meterlos a todos en el mismo saco”.

        Es lamentable, pero cierto. Con estas noticias pasa lo mismo.

        Creo que existe en el mundo un terror a lo diferente tremendo, no entiendo por qué.

      • Totalmente de acuerdo. Cuando un blanco huele mal, es porque no se lava; cuando un negro huele mal, es porque todos los negros huelen mal.

        Creo que hay dos formas muy extendidas de prejuicio: una, pensar que porque un negro huela mal, todos los negros olerán mal; la otra, haber asumido que todos los negros huelen mal, por tanto, cualquier negro lo hará. Las dos igual de dañinas.

        Y siempre aplicado al diferente, claro.

  12. Mi opinión sobre si somos héroes o villanos…, no sé, la sociedad nos ve según, las últimas noticias acaecidas en los medios informativos, a los hechos me remito.
    A mi lo que sí me preocupa, por que lo anterior no me preocupa en absoluto, yo sé quién soy, como actúo y por qué , pues como quise decir, lo que verdaderamente me preocupa es como gestionan nuestros hijos estos hechos, y la clasificación de caritativos o egoistas que otras personas puedan hacer de nosotros, los padres adoptivos.
    En casa mis hijas no han comentado nada de la noticia, tengo una hija de 19 años otra de 15 y la peque de 9, suficientemente grandes para saber que es lo que están dando por la televisión, pero no me han hecho ni un solo comentario sobre el tema, solo escuchan la noticia y nuestros comentarios al respecto.
    Supongo que también escucharán los comentarios que hace la gente sobre los padres adoptivos, los de la protagonista de esta triste noticia y sobre los padres adoptivos en general.
    Solo les falta esta “pullita” por parte del entorno social para ser mas “peculiares”.

    Creo que habrá que estar atentos a como les afecta el que ahora los padres tengamos un papel más visible en sus vidas dentro de la sociedad.

    • Claro!, a mí lo que me preocupa no es cómo nos ve la gente (gente que en general me interesa poco, mis amigos están en otra onda… o no serían mis amigos), sino cómo esto repercute en mis hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: