familia monoparental y adopción

A vueltas con el TDAH

Hace algunos días, C. me pasó un libro llamado “¿Hiperactividad y Déficit de atención?”, escrito por Heike Freire. Confieso que lo tengo en el montón de “pendientes”, pero en el vistazo que le eché me pareció que contenía ideas muy interesantes.

Me he topado con esta entrevista a la autora, y resumo algunas de las ideas que recoge, que me parecen muy interesantes no sólo para hablar de TDAH sino también, y sobretodo, para hablar del momento y la época en la que vivimos.

Como muchos otros estudiosos del tema, la autora sostiene que el TDAH está sobredignosticado, Y además, y esta para mí es una aportación interesante, considera que es un trastorno de época que está ligado a una situación social determinada: Para mí es una dificultad que tienen los niños y niñas para adaptarse a esta nueva sociedad. Vivimos en una sociedad que cambia continuamente y que cada vez se aleja más de la naturaleza, que se convierte en una sociedad más artificial y al ser humano le cuesta mucho trabajo adaptarse.

Por otra parte, también nuestros baremos, los de los adultos, han cambiado: Hay psiquiatras que afirman que lo que hace 30 años era normal, hoy en día ya no lo es, y los padres y los educadores no soportamos determinados comportamientos que antes eran naturales y ahora ya no lo son.

Recuerda que los síntomas de TDAH son comunes a otras situaciones: si el niño tiene que ir a un especialista aconsejo que sea alguien que pueda tener una visión lo más global posible del niño o la niña, que sea alguien que se tome el tiempo de observarlo y ver qué necesidades puede estar expresando con el comportamiento que está manifestando. Puede tener necesidades de movimiento, de juego, de contacto físico o de excesos de tecnología, que también hay muchos niños que plantean síntomas de TDAH y en realidad es un problema por demasiadas horas de pantalla.

Lógicamente, pone a la escuela en su punto de mira: Otro de los factores que influye es la presión a la que son sometidos en el colegio, en Madrid hay colegios donde a un niño de tres años se le hace un examen para ingresar en el colegio. También colegios que hacen pruebas de ingreso de lectura, y cálculo a niños de 5 años o tenemos escuelas bilingües, que para darles un diploma envían a un señor muy serio que va a examinar a una niña de 6 con una prueba oral de inglés. Vivimos en una sociedad que ejerce una presión muy grande sobre los niños y que además la noción de normalidad se está estrechando cada vez más.

Hay que trabajar desde otros conceptos, en este país habíamos tenido unos avances súper grandes en cuanto a educación a finales de los 70 y los 80, pero desde los 90 tenemos un retroceso en el sentido que se vuelve a la escuela tradicional que ya no responde a las necesidades de los niños, esto hay que cambiarlo, por ejemplo creemos que la mejor manera para que una persona atienda a una explicación es estar sentada y callada, pues no es así ya que hay estudios que demuestran que la mejor manera de retener información es moviéndote porque ves diferentes aspectos de un problema cuando te estás moviendo.

También habla de la familia: Los padres siempre tenemos que estar pendientes de todo lo que hacen nuestros hijos, deberes, el tiempo que pasan delante de las pantallas, ahora bien los padres estamos desbordados, asustados por toda la información que nos bombardea desde el exterior. Un estudio en Estados Unidos revela que el primer miedo de los padres de niños menores de tres años es que sus hijos no encuentren un trabajo cuando sean mayores, tenemos mucho miedo al futuro de esos niños porque no sabemos qué les va a pasar, por lo que les sobre protegemos, y esto no es bueno para los niños. Hay que trabajar el transformar entre toda la sociedad el entorno porque está claro que los padres solos no podemos. Lo primero que hay que hacer es que los niños recuperen su espacio social que antes tenían en las calles y que hoy en día hemos perdido, para que ellos se puedan relacionar con sus iguales y tengan su espacio y que hagan las cosas que un niño debe de hacer.

Ir al cole en bicicleta o andando ya que mejora notablemente su capacidad de concentración en las horas de la mañana en la escuela. Por otra parte, es bueno que se relacionen con sus iguales sin estar supeditados a las órdenes de un monitor o un cuidador.

Estas últimas ideas, las que tienen que ver con la relación con sus iguales, me parecen las más interesantes y novedosas. Prometo una entrada sobre el asunto en breve.

Anuncios

Comentarios en: "A vueltas con el TDAH" (28)

  1. Totalmente de acuerdo! Parece un libro interesante, me lo pediré de regalo de Navidad.

  2. Esto me recuerda al documental de Salvados sobre la educación, dejo aquí el link de la parte de Finlandia donde nos cuentan que los niños van solos a casa con 7 años y se quedan un par de horas hasta que llegan sus padres(Jordi se pregunta si eso sería legal en España o te denuncian) o la autonomía y la calma que se respira en el ambiente. No he encontrado estadísticas por países del TDAH, en todos lados dicen que es un síndrome de los paises desarrollados, sin especificar cuales, pero la educación finlandesa apoya la teoría que se expresa en este libro, a los niños más autonomía y espacio. Es alucinante ver a los niños servirse su propia comida en el comedor y limpiar las mesas con un trapo al acabar y dejar limpio el comedor.

    • Totalmente de acuerdo con Bone. Si se ponen muros al río se desborda por otro lado,lo mismo con la actividad y necesidad de espacio y autonomía de los niños, si se retiene saldrá por algún lado. Hoy queremos tener a nuestros hijos hiperprotegidos, se les controla el más mínimo movimiento, sus relaciones con iguales (no hay más que leer foros en que una madre se queja de que un niño ¡de cuatro años! pisó al suyo y qué medidas debe tomar..), no se les deja resolver conflictos, se les mantiene enchufados a ordenador o tele 5 horas al día para que no molesten. Cualquier niño que corre libre o grita o llora o canta es reprendido porque no se puede molestar y hay que estar quieto y callado en todas partes. Y bueno, mil cosas más que se me ocurren, y todo esto sin leer tu artículo, que lo haré con calma esta noche.

      • Sin olvidar que si un niño de 8 años baja solo a comprar el pan al lado de su casa, o al parque, los padres son unos criminales despreocupados, o si le encomiendan tareas de responsabilidad unos abusones, porque a los hijos hay que darles todo hecho…en fin.

      • Pues mi artículo dice más o menos esto, sí… No lo podrías haber explicado mejor.

    • Pues no sé si sería ilegal… pero desde luego, la familia estaría muy mal mirada. Y sí, estaría bien conocer estas estadísticas. Si alguien las consigue, ¡que las comparta!

  3. Me confieso: ayer dejamos solos a los críos (9 y 6) en casa. Fueron menos de 40 minutos, mientras salimos a dar una vuelta con la perra….
    Cuando volvimos a casa estaban encantados, supertranquilos y relajados….
    No pasó nada.

  4. Estoy de acuerdo que los niños están actualmente en un binomio de sobreprotección y desprotección.. estas sobreprotegidos en aspectos que no son tan importantes como los adultos pensamos ( estas solos en casa, ir solos al cole, realizar trabajos y tareas, tener responsabilidades) y desprotegidos en muchisimos ámbitos (sobre todo en el terreno escolar desde mi punto de vista y soy maestra) donde los adultos no damos la suficiente importancia a cosas como cuales y qué cantidad de tareas escolares realizan, qué tiempo de juego tienen, cuál es el temario que aprenden y con que finalidad…..

    Pero aun así discrepo en la moda de tildar ahora el TDHA como una especie de “enfermedad imaginaria”, el TDHA existe y yo convivo con él. Un niño con TDHA no es solo un niño inquieto, si fuera solo porque no para… ojalá, ni siquiera me hubiera planteado medicar a mi hija. Fui reticente durante meses a pesar de los consejos de todos los profesionales que la trataban, había leido tantos artículos como estos que me sentía fracasada como madre, incapaz de ayudar a mi hija, una mala educadora, algunos autores incluso lo achacan a una falta de “cariño y paciencia”…. pero acepté la medicación y luego me he arrepentido mucho de esos meses perdidos, cuando mi hija vio que era capaz de aprender a leer (antes no era capaz de fijar la atención lo suficiente para que su cerebro fijara los aprendizajes, estabamos HORAS y nada), ahora lee cuentos, es capaz de mantener una conversación sin olvidarse de lo que le dijeron o lo que ella iba a decir, puede seguir instrucciones y realizar tareas en el cole y en casa sin olvidar a medio camino de lo que iba a hacer, jugar a un juego de mesa con amigos o grupal con reglas (y seguirlas y todo!) en el recreo… y se enorgullece de sus logros, su autoestima ha subido muchisimo, se siente feliz de entender lo que cuentan en clase… sigue teniendo muchísimos problemas y vamos a muchas terapias diferentes… pero el cambio ¡espectacular! y a mejor 😉

    Mi hija tiene múltiples necesidades especiales y nunca pensé que la mas difícil de abordar fuera el TDHA…

    Yo tengo muy controlada la medicación de mi hija, incluso no se la administro cuando no va a necesitar concentrarse (vacaciones o fines de semana), las dosis de la tarde me las salto cuando veo que no las necesita (con el consentimiento del médico, claro). Yo no quiero cambiar su personalidad, ni me importa que sea movida (aunque duele mucho cuando todos te miran como si la niña fuera una maleducada, de hecho es respetuosa y educada, eso si, si algo se puede romper, lo romperá ella… en fin) solo quiero que sea feliz.

    Ahora estamos probando una medicación nueva, las maestras están encantadas porque ha aumentado muchísimo su nivel de concentración, pero yo he visto que esta medicación le ha cambiado la personalidad, así que he hablado con su neuropediatra y la hemos retirado.

    En fin que muchas veces estos libros y artículos nos hacen sentir a los padres de niños con TDHA muy culpables, y malos padres….

    Siento si mi reflexión no venía totalmente al caso, pero me he desahogado… gracias

    • Yo no sé si el TDAH existe o es una “enfermedad imaginaria”, estoy muy lejos de estar cualificada para afirmar algo así. Pero no tengo ninguna duda de que está sobrediagnosticado. De que es una especie de cajón de sastre donde se meten muchas casuísticas, síntomas y problemas distintos, con distintas raíces (y que en algunos casos, seguramente, necesitarían abordajes distintos).

      Para mí (e insisto, hablo como “particular” ajena al campo médico, incluso al TDAH en si, puesto que mis hijos, a pesar de ser movidos, de tener algunas dificultades académicas… jamás han estado diagnosticados, ni nadie ha siquiera sugerido, que tengan TDAH), es como dar antibiótico indiscriminadamente para cualquier resfriado “por si acaso son anginas”: Matar moscas a cañonazos.

      Yo no creo que el libro (que insisto, aún no he terminado), diga que el TDAH no exista: dice que las causas son múltiples, y que entre las más importantes están las sociales. Tú misma dices que no medicas a tu hija en fin de semana, en vacaciones… la medicas (como muchos padres) para que vaya al colegio. Ergo, ¿es ella quien tiene un problema… o es el colegio? ¿En otro modelo escolar, tendría necesidades distintas y podríais abordarlo de otra manera?

      En todo caso, lo importante es que habéis encontrado la manera de que tu hija esté mejor, rinda más, se siente mejor y sea mejor aceptada… Sin duda, esto no tiene precio. Gracias por compartirlo.

    • Coincido con Reyes, El TDAH existe y si el tema solo el nivel de actividad, no seria nada… es mucho mas complejo (y peligroso) que eso. Tengo dos niños con TDAH, que yo creo es producto del trauma de los primeros años de vida, y no un tema de personalidad.
      Me costo asumirlo y medicarlo, pero no me arrepiento de darles medicina. Somos una familia muy tranquila, unida y yo siempre estoy en casa con mis hijos, eso sin embargo no influyo en nada para cambiar los comportamientos tipicos de TDAH asi que no tiene nada que ver con educacion, stress, etc., al menos en nuestro caso.
      No se lucha solo con hiperactividad, sino con el aprendizaje y los comportamientos riesgosos, que pueden ser muy muy peligrosos.

      • Para mí el problema no es que en casos como el de la hija de Reyes, tus hijos… se medique a los niños, cuando esta es la mejor solución y les cambia la vida (para bien). El problema es que en el saco del TDAH se meten montones de cosas muy distintas, que seguramente necesitan un abordaje distinto y un tratamiento distinto. El libro (que no me he terminado) empieza poniendo ejemplos de niños diagnosticados (y medicados) con TDAH… y son situaciones y comportamientos tan distintos que se hace difícil entender que se consideren la misma cosa.

        Yo entiendo, de lo que he leído del libro (y de la entrevista), que con “el entorno” se refiere a algo más amplio que la familia: nuestro estilo de vida, los ritmos de la vida moderna, las exigencias del mundo occidental, la cantidad de estímulos que recibimos a lo largo del día… son una fuente de estrés para niños y adultos que a algunos les desborda, aunque luego una familia pueda crear un “microclima” (o un “microritmo”). Igualmente, creo que en los niños adoptados es muy aventurado decir que el entorno no influye, porque el entorno que viven ahora puede ser muy adecuado, pero han pasado meses o años en otro entorno distinto, seguramente con riesgos, estímulos, carencias… que han marcado su cerebro de forma bastante indeleble.

    • Muchas gracias por el apoyo! es muy duro que te digan que tu hija está muy maleducada o incluso (como me ha llegado a decir a mi un familia) que tiene mal fondo (osea que tiene maldad), que es retrasada mental, que no aprendreá NUNCA a leer…. que NADIE se la quiera “quedar” un ratito mientras tu haces algún recado… la verdad es que la medicación le ha cambiado la vida a mi hija y a mi.
      Ella es adoptada ya “mayor”, con 7 años, no se si el tema adopción influye o no en el déficit de atención… sería interesante comprobar si los déficits afectivos, de estimulación y el estress infantil en los primeros años de vida son un factor para el TDHA.
      Coincido que está sobrediagnosticado.
      Me voy a pedir el libro para Reyes… sabeis si está en formato digitak para ebook?

      • No, no tengo ni idea. Yo lo tengo en papel. Soy bastante analógica, me temo…

        Muchos padres y madres de niños adoptados tenemos experiencias parecidas a la que tú narras… creo qeu la diferencia está en calificarlo o no de TDAH… Hay psicólogos que efectivamente, creen que el abandono / institucionalización / negligencia contribuyen al TDAH; otros creen que dan síntomas parecidos pero que son diagnósticos distintos.

  5. Este articulo me lleva a una reflexion, y es que creo que nuestros padres estaban “menos preocupados” por nosotros de lo que lo estamos nosotros por nuestros hijos. Seguramente sin ser abordados por millones de estrategias terapeuticas tenian mas confianza en si mismos a la hora de educar.
    Pienso tambien que ejercemos demasiado control y presion, (tal vez la misma presion a la que somos sometidos los padres por ser buenos padres) sobre ellos, me pasa muy frecuentemente y no se como abordar el tema, (porque a ojos de los demas soy una madre despreocupada ) que absolutamente todos los padres controlan o pretenden controlar todo, el orden de la fila en la puerta del cole, las conversaciones entre ellos, si tienen riñas intervenimos, cuando la mayoria de las veces y lo he podido comprobar, si los dejas solos hacen lo que tienen que hacer, pongo como ejemplo la fila del cole, ellos llegan y se colocan, a la que hay padres diciendo asi, no empujes, no grites, no, no, eso tampoco, la fila se descontrola. No les dejamos que solucionen sus problemas, todo se lo damos masticado, en cambio por otro lado con 5 o 6 años deben saber ingles, informatica.., cuando ni siquiera han aprendido a tener responsabilidades o a colaborar minimamente en casa.
    Por otro lado no pienso que el TDAH no exista pero si es probable que este sobrediagnosticado.

    • Totalmente de acuerdo. Creo que se debe a que tenemos pocos niños y los tenemos tarde… son un bien “escaso” y que nos ha costado mucho conseguir, así que lo cuidamos como si fuera un tesoro… pero creo que equivocando los cuidados que necesitan. Como bien dices, y como dice Reyes también, en muchos aspectos les tenemos muy sobreprotegidos y en otros, completamente desprotegidos; les pedimos que aprendan algunas cosas desde muy pequeños, pero no les dejamos que aprendan otras mucho más importantes… Y resolviéndoles los problemas, no les dejamos que aprendan a resolverlos solos…

  6. Ademas con esta sobreproteccion, creo que lo unico que conseguimos son pequeños tiranos con sindrome del emperador se llamaba? niños que no se sienten parte de la familia sino que es la familia la que gira entorno a el/ella, con lo cual los desprotegemos aun mas…, (pienso en voz alta).
    En el caso de Reyes creo que esta luchando mucho, asi que quedate con eso, es lo importante, al final lo que cuenta es que ella este bien, y esta claro que lo estais consiguiendo, vamos que repito lo mismo que dice Marte, pero queria darte mi apoyo tambien. Y creo que si ha venido al caso tu reflexion y nos ha hecho reflexionar a los demas tambien.

    • Desde luego, no les preparamos para el mundo, donde su voz no va a tener la importancia que a veces se le da en la familia (en este sentido, creo que los que tenemos familias grandes, con muchos niños, jugamos con ventaja).

  7. A mi hija, a los 6 ó 7 años le hicieron un informe en el cole y la educadora que la valoró informó que tenía TDA sin hiperactividad.
    Creo que hay que partir de la base de que los profes, educadores, orientadores y demás no pueden diagnosticar si un crío tiene o no tiene TDA o TDAH.
    A partir de la existencia de ese informe, que no es un diagnóstico médico, mi hija disfruta en el cole de una serie de ayudas o ventajas que le vienen muy bien y la ayudan: se sienta al lado de la maestra, le adaptan los temarios, le adaptan las actividades de forma que no sean actividades muy largas (pues pierde la concentración), los profes saben que tienen que mandarle tareas cortas, hablarle mirándola a los ojos para que centre la atención…..
    Por ejemplo, a la hora de “recitar” la tabla de multiplicar, aún sabiéndosela, a la mitad es como que se cansa y desconecta….
    Médicamente no tiene ningún diagnóstico pues según la pediatra no tiene TDA pero escolarmente consideran que sí lo tiene….
    No está medicada ni nos planteamos nunca hacerlo pues para la “vida diaria” no lo necesita…
    Tiene amigas y amigos, puede hacer recados, va y viene sola y no se despista (no más que cualquier otro crío de su edad)….
    Pero en el cole es donde se nota que se desconcentra, se cansa de estar concentrada….
    ¿Tiene TDA?
    No lo sé. Yo diría que no pero agradezco al cole todos los apoyos que recibe.
    No pienso en mi hija como una niña con TDA, pienso que tien dificultades de concentración y que “se cansa de estar concentrada”.

    • La parte de las ayudas está muy bien. En los buenos colegios lo hacen sin diagnóstico: tratan a cada niño según sus necesidades, le piden según sus posibilidades… es el caso de mis hijos, que no tienen ningún diagnóstico, pero sí reciben estas ayudas (apoyo, adaptación curricular, exámenes orales en vez de escritos en algunos casos…)

      • Sí, claro…lo que ella tiene no es un diagnóstico, pues quien diagnostica son los médicos… Lo que tiene es un informe pedagógico o académico o escolar.

      • Sí, pero, ¿sabes que muchos niños son medicados a partir de un “no-diagnóstico” hecho por los maestros de la escuela? Que los médicos toman como base para prescribir la medicación… conozco a más de una familia que ha medicado a sus hijos sin estar convencidos, sólo por la presión de la escuela…

      • Quería compartir esta entrada que trata muy bien ejemplificado loq ue estáis hablando.
        El dromedario no es un camello defectuoso.
        ¿Qué pensar de quien considerase deforme a un camello por tener dos jorabas en lugar de una sola como le sucede al dromedario? ¿Sería justo que maltratase al animal con golpes, insultos y exigencias a las que no puede responder? ¿Sería lógico que pretendiese eliminar una de ellas para que se asemejase al deseado modelo? ¿Sería razonable que le castigase por su diferencia? Lo mismo podríamos decir de quien pensase que la gallina es un águila defectuosa y pretendiese hacerla volar a base de un absurdo y estéril adiestramiento.
        Quien la quiera leer entera aquí dejo el link
        http://blogs.opinionmalaga.com/eladarve/2011/10/29/el-dromedario-no-es-un-camello-defectuoso/

      • Muy interesante el artículo, yo también me pregunto si muchos de los diagnósticos de esto que se llama TDAH no esconden un tipo de personalidad que, simplemente, no se ajusta a las aulas (lo discutimos aquí: https://madredemarte.wordpress.com/2012/03/08/tdah-o-instinto-cazador/)

        Lo que no me gusta del artículo es que algunos ejemplos rezuman a su vez de prejuicios racistas… por ejemplo, “Un niño gitano sería un niño payo defectuoso, incapaz de hablar bien, de comportarse cortésmente”. ¿De verdad asumimos que todos los niños gitanos hablan mal o se comportan sin educación?

  8. Yo tengo un caso de un niño con tdah, yo era la profe particular de su hermana. El año pasado El Niño iba a toda clase de terapias carísimas y en el
    Colé le hicieron repetir curso, tomaba medicación.

    Este año su madre le ha quitado todas las terapias y la medicación después de casi 10 años y que sólo tenga apoyo escolar conmigo. Y sorpresa, El Niño “seta” y vago que yo conocía ha “mutado” en un niño risueño, divertido, cariñoso…le cuesta concentrarse pero, basta con cambiar de ejercicio con frecuencia para que no pierda el hilo de la clase y se esfuerza por concentrarse, pregunta sus dudas y esta encantado con las notas que esta sacando, dice empiezo a pensar que no soy tan tonto como creía. Incluso no le mando deberes y el hace algún ejercicio por su cuenta para practicar y enseñarmelo.

    En el colegio si reclaman volver a la medicación es más movido y molesta, habla a veces en clase..pero quizá si las clases fuera más amenas, más participativas, no tendrían esos problemas….me parece muy triste

    • Es que hay casos y casos. Mi hijo recien pudo empezar a aprender a leer y escribir despues de tomar medicacion. Y estamos hablando de un niño de 7 años que hasta esa edad era totalmente incapaz de retener una letra. Es muy triste ver a un hijo quedarse atras, sufrir y hasta ser consideraro “retardado” por maestros y compañeros de calse. No bien tomo la medicacion fue un cambio tan abrupto que es como si se hubiera despertado otra persona dentro de el, mas cariñoso, mas reflexivo, mas observador, mas amante de la vida.
      Es que hay que verlo para saber lo que es un verdadero ADHD…

    • Sí, yo creo que hay muchos casos en el que el problema no es el niño: es el colegio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: