familia monoparental y adopción

La relación con los iguales

Discutíamos unos días atrás a propósito del TDAH (de su sobrediagnóstico y de su significado social) y me comprometí a escribir más largamente sobre una de las ideas que se apuntaban entonces: cómo ha cambiado la relación de los niños con sus iguales.

Se habla mucho de cómo afecta a los niños que están creciendo hoy la incorporación de sus madres al trabajo (incorporación que yo creo que no es tal: creo que, excepto en una época y clase social muy determinada, las mujeres siempre han trabajado, y han trabajado muchas horas, y han delegado el cuidado de sus hijos en otras personas: abuelas, hermanas mayores, vecinas, etc), los horarios laborales de los padres y las dificultades de conciliación, pero yo creo que nos olvidamos de un cambio que es tanto o más importante: cómo ha cambiado la relación con sus iguales.

Los niños de la edad de mis hijos están creciendo, en muchos casos, en familias de hijos únicos. Son niños que, además, y quizás por ser un bien escaso, viven muy sobreprotegidos, y han dejado de jugar en las calles libremente, sin supervisión de adultos, en un espacio y un tiempo propios. Y yo estoy convencida de que esto genera una forma de relación muy distinta entre los iguales, y esto creo que es una gran pérdida, y que no somos muy conscientes de ello.

¿Qué consecuencia va a tener la pérdida de la relación entre iguales? ¿Si no aprendemos durante niños a pelearnos y reconciliarnos, a negociar y a ceder, a entendernos con los que nos gustan y con los que nos gustan menos… lo sabremos hacer de mayores? ¿Cómo aprenderán a resolver situaciones complejas y a tomar decisiones niños que ahora son tutelados de cerca por los adultos? ¿Se puede pasar de ser “el Rey de la casa” a ser un compañero en una oficina?

Anuncios

Comentarios en: "La relación con los iguales" (27)

  1. Me encanta la última interrogante. Me encanta!!! Lo veo como tú. En el cole de mi hijo hay a veces unas prohibiones que me dejan pasmada, sobre todo, por eso, porque si no saben resolver esas cosas a su edad, a los 40 y con un compañero que te toque “la nariz” todo el rato, qué hace? Le pega un puñetazo??? Que si las bufandas son peligrosas (por si se ahogan) mejor no llevar, los paraguas, tampoco por si se los clavan; juguetes mejor no, por si se pelean… digo yo, claro!!! tendrán que aprender a quien dejar o no determinadas cosas a sus amigos, no? saber si esa persona la devuelve mñana como te dijo = ese compañero adulto que te dice que se encarga de una parte y luego no… saber que esas relaciones existen desde siempre y aprender a manejarlas.
    Qué pena de no disponer de más tiempo. bss

    • Pues sí, es absurdo. O los padres que reclaman que en las horas del patio se hagan actividades organizadas, porque si no, los niños se pelean… ¿y luego queremos que se distraigan solos?

  2. Completamente de acuerdo. Los niños que se crían “en la calle”, sin tanta protección, son en su mayoría más espabilados y aprenden antes a ser autosuficientes. Pero también he de decir que yo siempre he sido muy protectora con mis hermanas pequeñas, y supongo que lo seré con mi hijo, en el hecho de ir sólos por la calle y es que hemos de reconocer que la sociedad ha cambiado mucho y hay “gente rara” a cualquier hora del día. La delincuencia ha crecido y creo que a veces es peligroso dejar a un niño sólo por la calle….

    • Yo no creo que las calles sean tanto más peligrosas: creo que es nuestra percepción. Siempre ha habido mala gente, pero antes se asumía que estar en el mundo tenía riesgos… Y sí, a veces pasaban cosas: los niños volvían con brechas, se peleaban con otras pandillas, las niñas aprendían a ir vigilantes, en grupo… Por otra parte salir a “la jungla”, poco a poco, en pequeñas dosis, ir ganando cotas de autonomía, ser vigilado primero de cerca, luego de lejos, y finalmente, ganarse la confianza de los adultos… es un aprendizaje que permite irle tomando el pulso a estos riesgos, a mí me parece mucho más peligroso soltarlos de golpe sin que hayan aprendido a moverse solos. Y esto vale igual para la calle que para el cyberespacio.

      Por otra parte, me gusta una frase de un educador italiano que dice que las calles son peligrosas precisamente porque no hay niños en ellas…

  3. Es verdad, y me gustaría compartir mis dudas. Antes de llegar adultos y a una oficina, hay una fase donde los hijos ganan de golpe toda la libertad del mundo, que es la adolescencia. Los horarios escolares cambian, se acaban las actividades organizadas, los comedores desaparecen y comen en casa solos en muchos casos, los padres desaparecemos como organizadores de sus vidas… ahí se ponen a prueba las relaciones con los iguales y unas cuantas cosas más.
    Por otro lado, pienso que ya hay en la calle (por así decirlo) una generación de niños criados entre algodones y además en una época de vacas gordas.

    • Sí, yo también lo percibo así. Que pasamos de 0 a 100 en 10 segundos, sin ir ganando terreno e incorporando aprendizajes, riesgos, estrategias a un ritmo que nos permita asimilarlos…

  4. Primero, todo depende de a que sociedad te refieras… Si yo siguiera viviendo en la ciudad de Buenos Aires, estoy segura que no le dejaria a mis hijos hacer muchas cosas que aqui hacen. Una sociedad que se volvio extremadamente violenta, donde armas y drogas corren como agua, y donde hasta las escuelas publicas son peligrosas… No, no es una percepcion, es la realidad diaria y es como criar a hijos en medio de la guerra.
    Yo creci en Argentina jugando en la calle sin que nadie me supervisara, pero eran otros tiempos…
    Estados Unidos es mucho mas seguro, pero de nuevo, depende de que ciudad hablemos, de que barrio dentro la ciudad.
    Mis hijos van a la escuela a solo 3 cuadras de casa en un barrio seguro de una ciudad segura, pero igualmente los acompaño porque siento que no estan listos para ir solos por sus caracteristicas personales y no quiero terminar con un drama. Si, mi hija mayor iba sola a la escuela en Etiopia, es mas, la madre bilogica practicamente no la supervisaba en nada y vivia en la calle, pero estuvo a punto de perder la vida mas de una vez, y mi trabajo ahora es re-educarla a estar segura y no correr riesgos innecesarios. Y mi hijo etiope perdio un ojo gracias a esa “libertad”.
    Los chicos eran mas libres antes… y asi terminaban tambien. Estamos dispuestos a poner en riesgo a nuestros hijos? Yo no.
    El mundo cambio, lo admitamos o no y mi trabajo como madre es primero preservar la vida, y despues educar. Tarde o temprano van a salir a la calle solos y van a hacer su vida, pero quiero creer que estaran mas capacitados a enfrentar los riesgos de una vida solos.

    • Yo hablaba de España. Aquí sí creo que es más una cuestión de percepción que de realidad, que las calles no son menos seguras ni los niños corren más peligros. También creo que la sobreprotección es un peligro en si misma: no les prepara para los riesgos que inevitablemente tendrán que correr el día que no tengan más remedio que volar solos.

      Esto no quiere decir que les tengamos que hacer correr riesgos innecesarios: pero creo que, salvo excepciones (cada uno conoce a sus hijos, y en el caso de algunos niños adoptados, es imprescindible que primero aprendan a NO ser independientes, a NO resolver sus asuntos solos, a confiar en los adultos, a pedir ayuda…), es importante ir soltando cuerda poquito a poco para que vayan asimilando los riesgos, vayan construyendo estrategias…

  5. Esta claro que, hay lugares y lugares y luego hay niños y niños, todo es relativo, y evidentemente tambien depende de que edad hablemos, no es lo mismo 5 que 8, ni 8 que 10, pero aqui en España, yo si tengo la percepcion de que viven entre algodones, de que no hay un solo conflicto en el que no hay un padre o madre o incluso abuelos intervieniendo, y no solo en la calle tambien en casa, jugar entre ellos muchas veces implica que estemos pendientes de si chillan demasiado, que juguete cogen, de que hablan…, y luego hay protecciones que son necesarias por supuesto y sobreprotecciones, que esas ya no lo son.

    • Efectivamente, creo que la diferencia está entre proteger y sobreproteger. Pero a mí me parece surrealista que a niños que no tienen ninguna dificultad específica, sus padres los acompañen todas las mañanas al instituto (y como niña que fui al instituto, me habría matado de vergüenza, por otra parte).

  6. A parte de lo incongruente de algunas sobreprotecciones, ej, el otro dia vi como una abuela le decia a su nieto de 6 años, al que le lleva la mochila porque pesa mucho, le corta la carne por que se puede cortar con el cuchillo, un niño que no se levanta ni a por un vaso de agua…, mientras el niño se quejaba porque estaba harto de ir a ingles desde los 3 años, la abuela le responde, tienes que aprender para cuando vayas a la facultad.
    Me quede a cuadros escoceses, digo yo….que primero tendra que aprender a disfrutar de su niñez, a expresarse libremente, a aprender valores como el respeto, la solidaridad, la tolerancia, etc.., y luego ya hablaremos de futuro y facultades, pero primero tendra que ir soltando lastres, y aprender que cuando quiera un vaso de agua solo tiene que ir a la cocina…

  7. igual ya lo habeis visto pero me encanto

    • Aunque el mensaje directo (que me gusta) sea el que es, este anuncio no me parece bien. Estoy un poco cansadita del mensaje ese de que quien lava es la mamá (aunque sea verdad en mi caso, por ser monoparental, y en otros casos de parejas hetero). Pero vaya es publicidad; otras cosas más graves se ven a nivel institucional….

      • El anuncio es precioso, pero, efectivamente, nos vuelve a vender el mensaje (poco subliminal) de que es la madre la lavandera de la casa,… una pena, porque habría sido muy fácil de corregir (habría estado bien también que la que habla de “alimentar a mi hija” no fuera una niña sino un niño, por decir algo).

        Me ha hecho pensar en un vídeo sobre prevención de incendios dirigido a niños que vimos este finde en Madrid, donde el niño le decía a la madre qué tenía que hacer si se encendía la sartén, y al padre que no fumara en la cama… ¡¡y luego dirán que la educación para la ciudadanía no es necesaria!!

  8. Me parece genial. Cuando era pequeña mi madre me hacía vestidos con los k siempre me quejaba de k no podía subirme a los árboles jjjj El Niño k no se mueve y no se mancha es pork le pasa algo… En cuanto a independencia nosotras todavía estamos en la fase de intentar k pida ayuda o respaldo a los mayores en vez de solventar sola su problema a guantazos 😁. Espero no pasar luego al problema contrario.

  9. La relación con los iguales es tan importante como la relación con los adultos.

    Es fundamental que el menor tenga una buena relación con sus iguales porque son éstos los que enseñan, en cierta medida, a compartir, a respetar, a comunicarse, a valorar el éxito y a superar los fracasos, a soñar, a cuidarse, a ser independientes… Jugando también se aprenden muchos valores, y eso es lo que deben hacer los niñ@s, para eso lo son.

    Y añado a tu entrada que igualmente es importante la relación con los adultos. Muchas veces veo a niñ@s con sus padres/madres caminando por la calle, nada más salir del cole, sin dirigirse la palabra durante todo el camino. El niño jugando a la “maquinita” y el padre/madre hablando por el móvil o mirando a otro lado… me da un poco de pena, la verdad.

    ¿Qué es más importante que saber cómo le ha ido el cole o el dia a tu pequeñ@?

    • Sí, desde luego. Relacionarnos con nuestros hijos es fundamental, y relacionarnos es, sobretodo, hablar con ellos (también tocarlos y cuidarlos, pero sin diálogo, no hay relación).

  10. Ayer mismo cuando fui a recoger a mi hijo al cole (jornada partida de 10 a 4.30) una madre me comentaba que no había apuntado al mío a “juegos de piscomotricidad” y que se lo pasaban de maravilla, pero que era una pena que no durase dos horas porque así ya llegaba a casa, le daba la cena y la acostaba.
    Yo alucinando y pensando lo mal que va la sociedad por tener la percepción de que eso es lo correcto y atreverse a decirlo. A mi me parece tremendamente duro que muchas de las familias de hoy en día, solamente piensen en tener a sus hijos organizados en actividades para no darles tiempo al aburrimiento, al sosiego, al no saber lo que hacer y buscarse algo para entretenerse, al pelearse entre hermanos etc Pero eso, implica mucho más trabajo para las familias, trabajo de reflexión, de conversaciones, de arreglar conflictos y se prefiere y se quiere creer que los niños están mejor en actividades dirigidas.
    Yo opino que los niños de hoy no están entre algodones; lo que están es entre actividades extraescolares y adultos que les organizan cada segundo de sus vidas y que casi se desbordan cuando llega el fin de semana o las vacaciones. Les falta mucha más vida familiar y dentro del hogar. Oigo a muchas familias decir que no pueden pasar una tarde entera en casa son sus hijos porque es para loquear. No lo entiendo…

    • En mi casa, cuesta pasar un día entero sin salir (una mañana o una tarde sí podemos, pero todo un día acabamos subiendonos por las paredes), pero salir a la calle no implica hacer actividades organizadas ni pautadas… nosotros somos muy de calle, de parque, de plazas… yo me siento en un banco a leer (o a charlas si me encuentro con alguien) y ellos se buscan la vida, se añaden a un partido de futbol, juegan con amigos que encuentran o hacen equipos nuevos, o se quejan de que se aburren (y yo les digo que nadie se ha muerto de esto…). A veces puedo pasar dos o tres horas sin verles, segura de que si necesitan algo vendrán…

  11. Yo no voy a la exageracion de hacerle todo a mis hijos, primero porque no puedo, tengo 4 y segundo porque yo tengo mi espacio y ellos se tienen que ganar el suyo a traves del esfuerzo. Una cosa que no hago es por ejemplo “entretenerlos”. Que es eso de que siempre hay que buscarles actividades para que no se aburran? Que se aburran o que busquen algo para no aburrisre, para eso son niños! Tampoco creo en llenarlos de actividades extraescolares, es costoso y lo unico que hace es complicar la vida familiar (y la mia). Una clase de algo por semana, OK, pero que todos los dias hay que llevarlos de aqui para alla para mantenerlos ocupados?

    Con los asuntos con sus pares tampoco me meto, al menos que tenga que ver con violencia fisica o bullying en la escuela.
    Pero con el tema de negociar las calles solos por ejemplo, mmm, no se, no me parece que vivamos en el mismo mundo en el que creci yo… incluso aqui que es un lugar d elo mas seguro que se puede esperar. Y si, ya se que puede entrar un loco en la escuela con un arma y hacer un desastre, pero no me desvela porque se que hay cosas mas alla de mi control.

    Te queria dejar un link que habla exactamente de lo mismo de tu post:
    http://www.huffingtonpost.com/Mickey-goodman/are-we-raising-a-generati_b_1249706.html

  12. Cuando colgue el video no vi, ni pense, o me paso por alto el mensaje subliminal, solo vi niños que corrian y saltaban y se ensuciaban, que para mi fue directo directo, jejeje.
    Mi hijo tambien es de calle, y podemos estar sin salir, pero si lo hacemos es mucho mejor, cuando digo salir me refiero como Marte, a la plaza, otras veces el padre y el juntos salen en bici, dar un paseo…, cosas sencillas. Me gusta mucho ver que cuando llegan a la plaza entre ellos se buscan, se añaden para hacer partidos de futbol, idean juegos, cuando se incorpora uno vuelven a reorganizar todos los equipos y creo que eso es buenisimo, pero es que ademas creo que estar siempre organizando cosas que hacer, es costoso y les vende la idea de que tenemos recursos ilimitados, y almenos en mi caso quiero que entienda para hacer segun que cosas hay que hacer un esfuerzo y tambien es importante que entiendan eso, creo…
    Y por supuesto el dialogo es importantisimo, refuerza la confianza.

  13. Me encanta tu post y tu última pregunta… No tengo hijos, pero alucino con mis sobrinos. Viven tal y como tu lo describes: entre algodones. Sus padres son los todoposeedores que todo se lo dan. Y si un día se cabrean y rompen el juguete, papá les dará otro. No saben compartir, no saben lo que es el amor de hermanos, cuidar del pequeño o que te él cuide un hermano mayor. Y lo peor de todo, no saben cómo comportarse en un restaurante, en la piscina o en el parque. No saben relacionarse con otros niños puesto que en su casa, ellos mandan, ellos ponen las reglas y todo es suyo. Qué pena siento por ellos. Pienso en lo bonito que es una casa donde compartes juguetes con tus hermanos y hermanas,donde cada curso escolar heredas pantalones, camisetas y vestidos de tus hermanas mayores, donde hay secretos como quién cogió aquel pintalabios de mamá y pintó las cortinas o quien hizo pellas por primera vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: