familia monoparental y adopción

Reyes para niñas

Cuando yo era pequeña, el día de Reyes empezaba muy pronto en casa, donde abríamos los regalos que mis padres habían preparado para mi hermana y para mí. De un equilibrio y una corrección política impecables, tuvimos mochilas, juegos de mesa, lecheras, coches, un caballete, ropa, un futbolín…

Después íbamos a casa de los abuelos donde había regalos que sí estaban en nuestra lista y que a nuestros padres les repateaban: muñecas de todo tipo y tamaño y los complementos adecuados y montones de chocolatinas.

(Nunca conseguimos una barbie… supongo que estaría terminantemente prohibida. Sin embargo, mi bisabuela nos regalaba, año sí, año también, la nancy que le pedíamos… a las semanas andaba descabezada porque al peinarla le arrancábamos la cabeza y, ¡oh casualidad!, mi madre, tan manita para todo, no sabía cómo arreglarla).

Y finalmente, subíamos a casa de mis tíos, donde siempre teníamos un regalo más. Mis primos, los nietos de la casa, tenían un montón de paquetes (recuerdo la vez que me preguntaron si me gustaba y respondí, mirando con envidia la pila de los chicos: “es poco, pero me conformo”), y varios de ellos eran madelmans.

Me volvían loca aquellos muñecos, con sus trajecitos y sus complementos, y siempre quise tener uno. Pero no lo conseguí.

Años más tarde se me ocurrió comentárselo a mi madre, y me dijo: ¿por qué no lo pediste? Te los habríamos puesto.

La verdad es que ni se me ocurrió: los madelman eran, claramente, juguetes para niños, para chicos. Para varones.

Con este recuerdo, me parece maravillosa la campaña de esta empresa de juguetes con niñas que hacen boicot al rosa, las muñecas y las cursiladas.

¡¡Y fíjense en la variedad racial de las protagonistas!!

Anuncios

Comentarios en: "Reyes para niñas" (16)

  1. Que tiempos! Yo por suerte siempre tuve lo que quise, fuese de chico o de chica, mis padres nunca pusieron trabas, ni para mi hermano tampoco. Pero mi marido siempre quiso una muñeca, y nunca le llegaba. Cada año la misma desilusión. Hasta que su abuela, sin el consentimiento de los padres creo, le puso una muñeca políticamente correcta, jeje, porque era chica, pero en realidad era una tipo madelman, que era una india o algo así, la única chica de la colección. Y así coló. Aunque el siguió pidiendo su muñeca bebé. Cuando nuestro hijo pidió una muñeca, no dudamos en comprarle la más chula, de raza negra como él, y se volvió loco al verla. Mis suegros nos miraban con cara de desaprobación, pero callaron. Por suerte son otros tiempos.

    • A mí tampoco me pusieron trabas, jamás, es más, mis padres se esforzaron en regalarnos todos los años cosas consideradas “de chicos” (balones, coches, un futbolín)… fui yo misma la que me puse trabas, la que asumí que los madelman eran de chicos y ni siquiera los pedí…

      Ahora veo en mis hijos que también tienen muy clara la división entre cosas de chico y chica, y me da mucha tristeza (y lo combato tanto como puedo: el otro día, en una fiesta, ponían tatoos a los niños. La que los ponía le enseñó primero una hoja a mi hijo mayor, y cuando le iba a enseñar la segunda, le dijo: estos son de niña. Salté. ¿Cómo que de niña? Y me gustó que mi hijo escogiera una estrella de esta hoja…)

  2. Le voy a enseñar el video a mi hija, pero no sé si lo comprenderá demasiado. Estoy segura que los montajes que hacen le encantarán y que intentará hacerlos en casa (ya me veo buscando artilugios que le sirvan), pero no creo yo que renuncie al rosa y a verse de princesa.

  3. En casa es nuestro hijo el que dice no pasa nada! se inclina mas por figuras de superheroes o coches, cosas por el estilo, pero si hay que jugar con muñecas tampoco dice nada, si alguien dice oye eso es de niñas, el contesta y queeee??? no pasa nada!!!!, le encanta jugar al supermercado, a restaurantes, a cocinitas, lo importante es jugar, da igual a que, pero mas importante todavia es tener con quien compartir juegos, lo de jugar solo le cuesta… Un dia lo sorprendi, jugando con dos ponis rosas diciendo que eran novias.

  4. Guau! Me ha encantado el video! Y a mi hijo también, más bien por todo el montaje que por nada más porque al principio no lo ha entendido… incluso se ha indignado porque sólo decían “Girls” y ha empezado a cantarla encima diciendo “Boys”, jaja! tras su indignación le he explicado en qué consistía el video y, aunque lo ha entendido, ha seguido cantando “Boys” reivindicándose a sí mismo. Y he pensado ¿Por qué no? Podrían hacer otro similar permitiendo que los niños jueguen también con otro tipo de juguete que estimule más la parte emocional o paternal, por ejemplo.

    • Pues sí… aunque tengo la sensación de que, en cierta manera, es más permisible que las mujeres ocupemos espacios que en las últimas generaciones estaban reservadas a los hombres que al contrario; se ven mujeres con pantalones, con ropa de hombre, sin que chirríe, pero no hombres con faldas; si a una niña no le gusta el rosa no pasa nada, si a un niño sí le gusta, es un drama; y se ve normal que las mujeres trabajemos a jornada completa, pero no se entiende que los hombres dejen el trabajo para ocuparse de los hijos…

      O sea que la idea de tu hijo no es tan descabellada…

  5. ¡Me ha encantado! La verdad es que me he sentido muy identificada. En mi casa creo que lo que siempre estuvo prohibido fueron los “nenucos”. Eso de jugar a ser “madres” no les gustaba mucho a mis padres… Y ahora, aunque no tengo hijos, soy muy “tía” 🙂 Tengo 5 sobrinos y la verdad es que cada cuál con su tema. Está el que te pide la guitarra rosa de la Barbie aunque sea niño y la niña que te pide el coche teledirigido. Y yo, encantada.

    • Je je… a mí me encantaban los nenucos (y a mis padres les repateaban bastante, pero no estaban “vetados”…) Creo que jugar a ser madres no tiene nada de malo… si también jugamos a ser padres. A mi hijo pequeño más de una vez le han dicho sus compañeras de clase en la plaza que le prestan el carrito del muñeco “porque es un niño”… menuda imagen tienen de los hombres, de sus padres, ¿no?

  6. Uno de mis regalos favoritos de niña fue un scalextric, es uno de los regalos que recuerdo haber recibido con más emoción. Aunque al principio mis padres se sorprendieron un poco, me lo regalaron. Fue alucinante.

  7. Me ha gustado mucho el vídeo. Tanto mi hermano como yo, por suerte, recibimos siempre lo que pedimos (por ejemplo él unas Barriguitas y yo juegos de química, magia y hasta un microscopio).
    Mi mayor (5 años) va muy de princesa por la vida, “me encanta el rosa, me quiero pintar las uñas cuando sea mayor, quiero el disfraz de Blancanieves etc…” pero NO juega con muñecas, prefiere el fútbol o los piratas. En cambio la peque de 2 años que ni sabe de qué va esto de los Reyes pues es su primera Navidad en casa, se pasa el día arrastrando un carrito de muñecas y bebés varios. Creo que la sociedad influye pq a mi mayor más de una vez le he corregido frases del tipo “eso es de chicos”, pero está claro que cada uno tiene su personalidad y preferencias independientemente del sexo.

    • Eh… ¡¡a mí los juegos de química o los microscopios no me parecen de chico!!, de esto también tuvimos, desde luego…

      Y para mí lo peor es que la influencia de la sociedad les hace perder esta inocencia en la que no tienen reparson con las muñecas o el rosa, … sólo porque otros dicen “que es de chicas”…

      ¡Primera Navidad en casa!, qué emocionante, ¿Verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: