familia monoparental y adopción

Primer día de cole

Volver a madrugar después de 3 semanas de levantarnos a nuestro aire, ¡maldito despertador!, los nervios del primer día, la mirada soñolienta, las prisas, siempre las prisas, el te bebido de un solo trago, ¡¡ponte los zapatos, las gafas, la chaqueta!!, la carpeta con los deberes que nos hemos olvidado en casa y otra vez la rutina, los horarios, el mismo trayecto…

A.: No me gusta el cole. Me agobia tanta gente, tanto ruido.

Saludar a padres y madres y maestras, una nota en la agenda, un breve resumen de lo que hemos hecho en vacaciones, a ver si tomamos un café un día de estos!!

Y bajar la misma calle, larguísima, hasta el trabajo.

Leo en Facebook mensajes de alivio, de liberación, porque los niños están, ¡por fin!, en el cole, y me doy cuenta de que yo no comparto esta sensación de liberación para nada, al contrario, la vuelta al cole es como una losa que me hace difícil respirar.

¿Cómo les irá el día, cómo les recibirán los amigos, habrá conflictos en el patio que no sepan resolver, alguien se meterá con ellos por su color de piel o su pelo rizado, por su altura o por este ligero tartamudeo, les sobrepasarán las exigencias académicas, se sentirán abrumados por las dificultades de la tarea, serán comprensivas las profesoras, las monitoras, les desbordará el reencuentro?

Me paso el día temiendo que cada llamada de teléfono pueda ser un aviso del colegio.

Me acerco a la entrada con la inquietud de lo que me puedo encontrar: un niño castigado, una reprimenda del personal de las extraescolares, la queja de un compañero, la mirada de desdén de otra madre.

Las lágrimas en los ojos de mis hijos.

Mi impotencia frente al primer día de cole.

Anuncios

Comentarios en: "Primer día de cole" (38)

  1. Pero, ¿por qué tantos temores y tanta angustia?
    Yo veo que mis niños van al cole contentos, ríen, juegan, aprenden, se hacen mayores, se enfadan con unos y se amigan con otros…..
    No los mando al cole pensando que los van a castigar, que alguien se va a reir de ellos, que lo van a pasar fatal…..
    Si tu vas al cole pensando que te vas a encontrar un niño castigado o que las profes los van a estar riñendo o que tus hijos van a salir llorando…¿has pensado en cambiar de colegio?

    • Son temores que nacen de 7 años de experiencia como madre de niños que van al cole. Y sí, he pensado en cambiar de cole. Y no estoy segura de que esto pudiera resolver nada…

  2. Begoña dijo:

    Hola, Madre, hemos echado de menos tus publicaciones pero nos compensaba pensarte feliz con N., disfrutando de esa gran familia vuestra.
    No soy mamá pero te comprendo perfectamente porque recuerdo mis “vueltas al cole”, me costaba un poco retomar la rutina, el día antes lo pasaba bastante mal. Y me alegra que existan mamás empáticas con esos niños que, como fue mi caso, no íbamos tan contentos al cole (aunque nunca me pasó nada traumático y tenía buenos amiguitos allí).

    Un abrazo, nos leemos.

    • Sí, el parón ha merecido la pena, la verdad. Y ya estamos de vuelta, también aquí…

      Yo no recuerdo que me angustiara volver al cole, aunque tampoco lo estaba deseando, la verdad… De mis hijos, el pequeño dice claramente que no quiere ir, pero el mayor es una contradicción andante: asegura que tiene ganas de volver, pero su comportamiento delata preocupación y angustia al respecto…

  3. Yo tampoco comparto esa sensación de liberación. Me gustaría pasar más días con mi hija, a pesar de que esos días ocasionen más problemas de esos ocasionados por la confianza. Sí, es más facil marcar, digamos, límites claros cuando compartimos pocas horas diarias. Pero prefiero la confianza que los límites sin retar por falta, precisamente, de confianza y de tiempo laaaaargo.

    Y, afortunadamente para mi, y en especial para mi hija, no tengo tus temores -como mínimo al nivel que comentas-. Deseo que los tuyos sean más temores que realidades y que mi falta de temores esté completamente fundamentado.

    • Yo hasta el 31 estaba disfrutando de las vacaciones con mi hija pero a partir de ahí ha sido una semana angustiosa con broncas rabietas inmensas y nerviosismo intenso k me hicieron desear la vuelta al colegio.
      Ella fue encantada y yo con los mismos temores k tu. Desgraciadamente se cumplieron y fue un día de colegio espantoso con todo lo peor k me temía.
      En cuanto coge la rutina y empieza a rendir y a estar a gusto llegan vacaciones y volver a empezar. Ufff

      • Sí, esto es un drama: lo mal que llevan los cambios, la cantidad de cambios que hay… y lo grandes que les parecen los cambios pequeños.

        En nuestro caso, no ha sido la vez más dura, pero sí ha habido años ´que la semana antes de vacaciones ha sido de llorar.

    • Pues a mí, la verdad es que no me resulta más fácil cuando compartimos pocas horas. Nos encontramos después del trabajo / extraescolares, cansados todos, con la tensión acumulada del día, con muchas cosas por hacer, no todas agradables (trabajo doméstico, deberes, etc)… y el tiempo limitado, así que lo que hay que hacer se hace con prisas y no siempre queda tiempo para los quehaceres más agradables (aunque intento disciplinarme para que todos los días haya un rato de juego, lectura o música compartido).

      • Amén!! Por eso mismo tampoco me libera la vuelta al cole. Y a veces, aunque él va contento a clase y sé que lo está y me gusta bastante su profe y sus compis, también tengo algún pensamiento así…
        Gracias.
        bss

  4. Yo tampoco me siento especialmente feliz el día que vuelven al cole ni estoy deseando que se terminen las vacaciones. Al contrario, me encanta estar con ellos, disfrutar de los días juntos, sin horarios y sin prisas, a nuestro ritmo.
    Pero, a la vez, no siento esos temores y miedos hacia el colegio. Veo que van contentos y se lo pasan bien.
    No lo veo incompatible.

  5. Pues yo siento exactamente lo mismo que tú. Clavado. 😦

  6. Me siento totalmente identificada contigo en todo. Los días lectivos nos vemos cuando estamos cansados y es difícil comparatir algo agradable sin hacer un sobreesfuerzo.
    En cuanto al colegio Vivo sin vivir en mi.
    Y vaya envidia (de la mala, malisima) me entra cuando oido hablar de lo felices y contentos que van los niños al colegio, lo requetebién que se lo pasan, lo bien y sano que comen en el comedor, el que nadie se mete con ellos, el que respetan su ritmo… etc.

    • A mí también me da envidia, creo que si tus niños encajan bien en el entorno escolar te ahorras muchas preocupaciones… aunque, como decíamos, hace que te resulte imposible empatizar con los niños que no encajan (y con sus padres).

      • a ver, a ver…que no mepase no quiere decir que no lo entienda y que no empatice con quien lo pasa así de mal.
        Te comentaba lo de cambiar de cole porque a nosotros, todo eso no nos pasa, pero….es te es nuestro 2º cole. En el primero, durante un triste trimestre sentí todo eso que cuentas y más. Pesadillas, dolores de estómago, lloros, cambios de humor…..Nos cambiamos y acertamos. Ahora nuestro cole es muy pequeño (unos 130 alumnos entre infantil y primaria), todo es más cercano, los profes que nos han tocado hasta ahora respetan nuestros ritmos, los compañeros son buenos críos…..no es el paraíso, seguro que hay de todo…pero nuestra experiencia hasta el momento es muy bueno.
        Pero vamos, lo dicho….que os entiendo.
        Lo que no entiendo es que, si tan mal lo pasais y tanto os hace sufrir, porque no actuais, porque no haceis algo para que ese malestar desaparezca.

      • Porque no es un problema de colegio sino de sistema educativo…
        Porque no vemos alternativas que nos convenzan…
        Porque los coles que nos gustan no tienen plazas…
        Porque los intentamos cambiar y no los conseguimos…
        Porque no hay coles donde no exista el racismo…
        Porque sus problemas académicos les acompañarán vayan al cole que vayan…
        Porque conocemos familias que llevan años pululando de un colegio a otro sin resolver nada…
        Porque les cuestan un mundo los cambios…
        Porque el cole tiene cosas buenas… como los otros tienen cosas malas…
        Porque podríamos salir del fuego para caer en las brasas…
        Porque huír no es una respuesta…

      • Durísimo!!! Y el homeschooling, aunque sea interfamiliar (quiero decir de unas poquísimas de familias), debe ser una utopía; más en una gran ciudad. El tema no es nuevo. Yo sé de niñ@s que lo pasaron francamente mal en mis (nuestros) tiempos de escuela. Con todo, es durísimo y muuuuy triste.

      • Yo el homeschooling no lo veo. De entrada, no puedo dejar de trabajar. En segundo lugar, no me siento preparada para hacer de maestra… Aún así, me parece una idea interesante, pero creo que no es para nosotros.

  7. Y como bien dices si no te pasa, es imposible entenderlo. Así que, en mi caso, es uno de esos temas tabú con muchos conocidos, e incluso amigos.

  8. Pues nada…que quieres que te diga. Si no ves alternativa y crees que cambiar de colegio es huir….a seguir sufriendo entonces.
    Espero que las cosas buenas del cole vayan en aumento y las malas disminuyan.

    • Precisamente porque no veo alternativa, creo que cambiar de cole no es dejar de sufrir. Es seguir sufriendo en otro sitio… más el sufrimiento inherente a los cambios, las pérdidas, que no son pocas. ¿Si hubiera una alternativa clara, como me pareció en algún momento? Entonces sí, de cabeza.

  9. Perdona de nuevo, es que por un lado dices que los intentaste cambiar de cole y no lo conseguiste y al final dices que “huir no es una respuesta”. Contradictorio, no?

    • Bueno, no es lo mismo cambiar de cole con 3 años, con 4, que con 9, con 10… No es lo mismo cambiarlos (o intentarlo) al cole que crees que puede ser una solución que cambiarlos “a la aventura”, sin saber si va a ser peor que lo que tienes. Y sí, soy contradictoria. ¿Tú no?

      • Sí…también soy contradictoria y tengo mil dudas…qué difícil, verdad?
        Y cuando se trata de nuestros hijos, los queremos ayudar y proteger contra viento y marea y…no siempre es fácil.
        De acuerdo totalmente con que no es lo mismo un cambio de cole a los 4 años que a los 10.
        y verdad que a veces más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.
        Ojalá todo mejore y dejen de pasarlo mal.
        Muuucha suerte.
        El problema del racismo no lo sufrimos y me parece….una mierda que haya críos tengan que ir con miedo al cole.
        Lo siento mucho.

      • Para mí la pregunta es cómo les proteges mejor: ahorrándoles los sinsabores, los momentos difíciles… o dejándoles arrostrarlos para irse curtiendo… y tengo, muchas, muchas dudas.

        Y sí, el racismo es una mierda. Una mierda enorme.

        De todas formas, superamos con éxito el primer día, y el segundo… ya no estoy tan agobiada como el martes.

  10. Yo creo que entiendo el problema. Por el momento mi hija no parece tener problemas de aprendizaje, aunque está muy lejos de ser la primera de la clase por razones (para mi) obvias. Y tengo que decir que me cuesta mantener la compostura cuando oigo algunos comentarios (bienintencionados e informados) de maestras de la familia a las que quiero mucho y cuya prioridad, me consta, son los niños. Pero es que están formadas para valorar lo estándar y hacer que los niños lleguen a lo estándar y, si puede ser, lo supere. Y claro lo estándar es lo que es, no lo que a veces le puede ir mejor a un niño. Y con el número de alumnos que tienen por clase poco más pueden hacer. Y estoy hablando sólo y exclusivamente de temas académicos.

    • Es que con los niños que encajan, no hay problema. El problema es hacer encajar a los que se salen del sistema, por arriba o por abajo…

  11. Ese es el problema. Si te sales, por arriba o por abajo ya no saben qué hacer contigo.

  12. Hola, hace mucho que te sigo pero siempre en la sombra, no suelo participar en foros pero el tuyo es de los que me gusta mucho, me pereces muy seria. Yo también tengo dos niños (Junto con mi marido) , sino negros como el betún, morenos como el chocolate con leche, uno de ellos además con rasgos asiáticos muy marcados, vamos no le falta de nada (para aclarar, son de Perú), tienen problemas de aprendizaje, académicos, sesión continúa con psicopedagoga, sufren de racismo de vez en cuando ( q yo me entere) que llevamos como podemos, son bastantes inseguros, (el mayor más q el menor), la autoestima tenemos la justita, rabietas para poner una tienda…vamos mis hijos son de libro. (Lo bueno no lo pongo porque no acabaría nunca, son GENIALES). Todo esto viene para contar q yo se también que ellos no quieren ir al colegio, q prefieren estar en casa debajo de nuestras alas, de nuestro cobijó, de nuestra seguridad, pero debo ser peor madre pq yo estaba deseando q se fueran ya al colegio.
    Empece las vacaciones con mucha ilusión, como ellos. Hemos hecho de todo lo inimaginable, ir al cine, al teatro , a patinar, con el monopatín,a la piscina climatizada al campo, con los amigos, sin los amigos, leído, jugado en familia, al parque, a patinar sobre hielo, somos de provincias y hemos ido a Madrid a ver las famosas luces!, a ver Belenes, pintado, hemos quedado con amigos que vemos menos, hemos descansado, sin horarios, nos hemos levantado tarde, y nos hemos quedado en casa aburriendonos, hemos celebrado las comidas y cenas típicas de estas fechas….mis hijos son incansables y yo no soy capaz de seguirles…o se van al cole o a mi me da un ataque de algo.

    Claro q todo lo de fuera de casa les resulta duro y muy cuesta arriba, pero mis hijos llevan aquí 4 años (vieneron con 5 y casi 3) y los pasitos pequeños que han ido dando día a día, si miro para atrás son pasos de gigantes hoy…, y eso lo han conseguido ellos solo, con su esfuerzo, con su tesón, a veces, con sus lágrimas, y siempre con nuestra ayuda incondicional.
    El primer día q lleve al mayor al pedriatra me dijo q tenía desnutrición, tenía unas lombrices en su barriga que se comían todo lo que el ingería, hoy tenemos que pararles los pies con la comida y al igual que las lombrices de su barriga se fueron, también se irá las de su psique, se que tardarán más, se que les dejarán huellas, pero yo creo mucho en la resiliencia y nada en el víctimismo, nuestro hijos tiene mucho trabajo por delante, pero tienen futuro y para mi eso es lo importante.
    Todo este rollo q acabo de echar es para decir q ni unas somos mejores madres ni otras peores , simplemente cada uno tenemos nuestras circunstancias. Yo tenía una carrera profesional a la que renuncie por mis hijos (con todo el gusto del mundo). Llevo 4 años en excedencia ( por suerte nos lo hemos podido permitir) y me estoy planteando pedirme otro, pq veo q me siguen necesitando mucho, eso me permite dedicarles mucho tiempo, pero también conlleva, que a veces este saturadisima. Intento buscarme mis espacios, mis huecos, pero no se cómo lo hacen q terminan absorbiendomelo. Soy peor madre por querer q comience el colé?

    • No, no creo que reconocer nuestros deseos, nuestras limitaciones, nuestras dudas… nos haga peores madres; si acaso, mejores. Yo también hay momentos en los que termino saturada, esta sensación de niños incansables la tuve sobretodo con el primero, el primer año, la sensación de que no podíamos parar, ahora sí somos capaces de relajarnos y estar durante horas en un parque (y yo me siento a leer o a charlas mientras ellos juegan), o hacer cosas en casa mientras ellos hacen las suyas…

      Quizás la diferencia esetá en que yo no he dejado de trabajar (y no solo por necesidad económica: para mí, mi trabajo, mi carrera, mi espacio, tiene importancia más allá de que me ayude a ganar dinero), y cuando van al cole vamos muy atropellados, corriendo en la mañana, intentando disfrutar juntos el escaso tiempo que hay entre la salida de las extraescolares y los baños y la cena… no se me hace suficiente el tiempo de vacaciones. Y sin duda, que en el cole haya a veces dificultades, angustias… pues tampoco ayuda a que sea un espacio de “relax” para mí…

  13. ufff.. yo te entiendo. La mia sigue felizmente en su guardería con ninios de muchos colores. Estara ahí hasta el anio que cumpla los 7, nos queda anio y medio y estoy angustiada con su entrada en la ensenianza básica, me causa pánico y no se como hare para gestionarlo, pero ya lo pensare.

    • Sí, mejor no angustiarse por adelantado… lo que tenga que ser, será (y muchas veces, nuestros miedos son mucho más grandes que las realidades que llegan después).

  14. Yo estoy deseando que lleguen las vacaciones para estar con mis peques, aunque la más chica a veces acabe con mi paciencia. De momento la mayor va contenta al cole (está en el último año de Infantil), tiene su “mejor amiga” a la que tuvimos que ver en vacaciones varias veces porque si no le da algo ;-). Elegí este colegio por muchos motivos, pero entre ellos el que haya diversidad racial, los profesores se tomen muy en serio cualquier signo de racismo y lo atajen. Pero siempre tengo el miedo de que un día venga llorando, o no quiera ir más porque alguien la trate mal, no quiera jugar con ella etc… Yo sufrí acoso escolar entre los 10 y los 12 años y se pasa realmente mal, así que vivo con el miedo de que a mis chicas les ocurra algo similar.

    • Yo creo que estar atentas a lo que pueda pasar ya es un plus. Si va contenta y vuelve contenta… yo no me preocuparía. Aunque también te diré que, por lo que veo a mi alrededor, las dificultades (sociales, académicas…) crecen cuando ellos también crecen…

  15. Angustias globales :S
    El mio deja el kinder y pasa a primer grado en otro colegio… Todos los temores del mundo 😦
    Abrazos
    Yhuri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: