familia monoparental y adopción

Mierda de colegio

Dándole vueltas al tema del colegio, me encuentro con esta entrada en el blog Dando Vueltas sobre Vueltas, que me parece muy interesante

En nuestro caso, se dan las dos situaciones que recoge el artículo: uno de mis hijos, el que tiene dificultades más evidentes, ha tenido la suerte de encontrar buenos profesores (buenas profesoras, de hecho) que han sabido darle el tiempo y el espacio suficientes para que pueda avanzar a su ritmo y según sus posibilidades, sin aislarle de sus compañeros ni dejarle atrás, pero sin exigirle cosas que no es capaz de dar. El otro ha arrancado este curso con una maestra que no parece encontrar la manera de conectar con él, pero que, a diferencia de lo que explica el artículo, no le exige igual que a los demás: no le exige en absoluto. Parece conformarse con que “no moleste” y esto ha hecho que él desconecte… y, paradójicamente, que se agrave el problema que pretendía evitar, porque en su desconexión (y en la consecuente baja autoestima), se dedica a rebentar la clase. Y la bola se va haciendo más grande.

(…)

Profesores que son potenciadores y otros limitadores. La diferencia una vez más está en en cómo se sitúan ante el chaval. Todos tenemos claro que a un alumno con una limitación física por haber pasado la poliomielitis no se le puede pedir que corra los 1500 mts. ¡Vaya la que se montaría! Pero sí podemos exigir a un niño de 10 años con problemas de atención y memoria que haga un examen de 10 divisiones entre dos números de manera autónoma. ¿Le llamaríamos vago al primer caso por no querer correr? Pues yo he escuchado la palabra jeta, no querer y vago en el segundo.

El problema viene dado porque en la escuela pasan mucho tiempo, y cuando son pequeños, las diferencias escolares son pequeñas, pero según pasan los cursos son cada vez mayores y más sangrantes. Es lo que se conoce como déficit cognitivo acumulativo.

Poco a poco se van quedando rezagados, y con el paso de los años los problemas son más serios. Es decir, cuando realmente hay que poner en práctica las funciones ejecutivas superiores como la memoria, planificación, secuenciación, análisis,… muestran realmente el daño que tienen dentro. Muestran las carencias evolutivas del pasado. Aquí es donde juega un papel fundamental el profesor y consultor del colegio. Cuando se posicionan como en el caso de la poliomielitis detectando y teniendo una sensibilidad para ver que algo no funciona, o por contra valorar el rendimiento escolar desde “lo que se ve”. El segundo caso, muy habitual con los niños con los que trabajamos (niños que han sufrido deprivación temprana, malos tratos,…), se intenta corregir con castigos, “apretándoles más”, clases de refuerzo,… pero no dan resultados. Sus funciones cognitivas evolucionan más lentas que sus iguales, lo que unido a una falta de desmotivación progresiva se concreta en un fracaso escolar. Y en este sentido yo me pregunto…¿Cómo va a querer ir alguien a un sitio donde le juzgan todos los días, le corrigen, donde no sabe contestar a las preguntas que le hacen, donde le recuerdan lo mal que hace las cosas, donde no tiene ninguna motivación por estar porque nadie se lo ha puesto en valor, donde por mucho que se esfuerce se le olvidan las cosas,…? Lo que no sé es porque hay todavía chavales que se levantan todos los días para ir al colegio donde se va a sentir avergonzado, donde se va a aburrir,…

(…)

Así pues lo primero que hay que hacer es como en el caso del niño que padeció “la polio”: ver qué particularidades tiene, en qué se diferencia de los demás, qué necesita, cómo le podemos ayudar, y esto pasa por ser conocedores de que un niño puede tener un desarrollo muy diferente de sus compañeros. Por ejemplo Lorenzo es un pre adolescente de 14 años. Físicamente puede parecer un niño de 12, pero emocionalmente uno de 5, sexualmente de 12, mentalmente de 10, y socialmente de 8. Con este análisis vemos que hay una descompensación abismal entre su edad cronológica y su nivel de desarrollo madurativo. Así pues, cuando a comienzos de curso, tras cambiar de centro y de educación primaria a secundaria le mandan hacer un dictado y se bloquea en la tercera palabra, podemos mandárselo a casa para que lo copie 10 veces o buscar una alternativa que esté dentro de sus capacidades. Lorenzo sabía hacer perfectamente el dictado. Lo que no sabía era cómo resolver el problema de que se había retrasado por una palabra, lo que le había bloqueado y ya no tenía herramientas para seguir. Era un problema emocional no académico.

Estas diferencias se constatan en el día a día. Estamos hablando de niños que tienen poco autocontrol, que son disruptivos, que se les olvidan los deberes, las tablas de multiplicar de un día para otro, que son depredadores de atención, pero con unas faltas de atención y concentración muy altas. Pues este mismo diagnóstico nos tiene que valer como cambio de estrategia hacia ellos. No se trata de cambiar de cuchara pequeña a cuchara más grande, sino de medicamento. Así pues ¿qué podemos cambiar? ¿Cómo podemos conseguir que un niño de estas características se vuelva a ilusionar y recuperar la motivación por seguir creciendo en el aula? Haciéndole sentir bien. Os pondré un ejemplo del centro en el que trabajo.

Joseba hace un año fue tutor de Anabel. Desde el comienzo vio a una niña, no a un proyecto de estudiante. Quería que cada día acabase lo que empezaba. Daba igual el qué. Se molestaba para que llevase el material, le evaluaba en torno a sus capacidades y necesidades, le trataba diferente a los demás (lo que nunca fue problema ni para ella ni para los demás),… Se preocupó de aspectos no escolares como la agenda, que tuviese su mesa de trabajo bien ordenada para que pudiera ordenar los contenidos en su cabeza, etc. Hoy martes día 14 de enero ha traído un 9 en matemáticas y un 7 en euskera. Tiene seguridad en lo que hace, es muchísimo más autónoma. Le encanta ir al colegio. Lo que era un claro caso de ACI hace un año, hoy con apoyos sigue para adelante con el curriculum ordinario . Lo único falso de esta historia es el nombre de Anabel y Joseba.

Así pues hay que hacer un esfuerzo por convertir las situaciones de desconfianza, rabia, vergüenza, indefensión,… por situaciones en las que experimenten pequeños logros, alegría, confianza en sí mismos, desde el que puedan anclarse a algo porque cuando el barco va a la deriva nos encontramos con chavales con pensamientos del tipo “antes macarra que tonto”. Es decir encuentro mi identidad y mi tabla de salvación en las tonterías, en el enfrentamiento, en las conductas de riesgo, en el miedo antes de que me etiqueten de “margi”, tonto o paleto. Es la manera de verse aceptado.

Está claro que un niño relajado en la escuela, necesita un adulto de referencia que esté tranquilo, seguro de sí mismo, descansado, firme y coherente. Pues un niño dañado necesita lo mismo multiplicado por cuatro. Esas carencias las tiene que cubrir el profesor. (…) “Los niños necesitan más atención, cuando menos lo merecen sus actos”. Es una regla de tres inversa. A mayor descontrol, provocación, agresividad, pasividad,… menos ansiedad, menor vulnerabilidad emocional, menor descontrol tiene que tener el adulto. ¡Ojo! No estamos hablando de paternalismos. Lo cortés no quita lo valiente. Se puede tener una sensibilidad especial y conectar con las necesidades de cada niño y a la vez ser firme, capaz de pautar y establecer límites.

Así pues, estamos ante chavales que son capaces… pero de otra manera. No desde la tabla rasa. Así que cuando escucho a profesores que dicen que ya no saben que hacer con estos chavales, que entorpecen el ritmo de la clase, que por mucho que se invierta en ellos no van a cambiar,… o al mismo ministro Wert la semana pasada en “el objetivo” en televisión hablando de la reforma y sus reválidas, sólo me entran ganas de decir ¡mierda de Colegio!

Anuncios

Comentarios en: "Mierda de colegio" (54)

  1. Pues si mierda de colegio! es terrible cuando se dan estas circunstancias y en una sociedad, en teoria, avanzada como la nuestra, lo incongruente de todo es que encontramos mil maneras de catalogar a un niño, que si hiperactivo, que si tal que si cual, y al final, nadie sabe llevar todas esas teorias a la practica. Al final lo reducimos todo al vago, al que molesta, al tonto que no sigue la clase…, la guinda del pastel es que cada vez hay mas niños por aula, con lo cual, aun va a ser mas dificil poder atender como se merecen los niños.

    • Sí, es cierto; pero también creo que el tema del número de niños en el aula es una excusa en la que se amparan algunos (malos) profesores para no hacer nada. Porque hay otros maestros que sí son capaces de hacerlo, con las mismas ratios de alumnos…

      Yo estoy cansada de oír que la enseñanza por proyectos, sin exámenes, sin deberes… está muy bien pero no se puede hacer en un aula masificada. En mi barrio hay dos colegios que tienen este tipo de enseñanza… y tienen el mismo número de alumnos por aula que los que aplican el “sistema tradicional”. Así que no es cuestión de números sino de proyecto educativo…

      • Madre, me acabo de morir de la envidia al oír que hay dos colegios en tu zona que tienen ese tipo de enseñanza. ¡Quiero mudarme!

        Estoy exactamente en el punto de “Mierda de colegio”. La profesora de mi hija se acaba de incorporar después de la maternidad. Tenemos que darnos tiempo, ya he hablado con ella y me parece una persona razonable, pero hasta ahora y desde que ha empezado el colegio con ella mi hija no hace otra cosa que deberes, frustarse, exámenes, desesperarse, y vivir estresada.

        Ya he comentado alguna vez aquí que me he sentido tratada por los profesores de mis hijas con condescendencia. Me llevan “educando” como madre desde que han empezado el cole, que si los papás tienen que leer con los niños, que si es importante que coman fruta, que si la obsesidad infantil, que si el juego es importante, que si cada día tengo que ver una tablita de multiplicar….

        Y yo, desde mi ignorancia como madre irresponsable me pregunto, ¿cuándo puedo hacer todo eso, si mi hija, con problemas importantes de atención y de memoria, tiene 12 ejercicios de matemáticas, 4 de galego, 2 de inglés y un examen de tablas de multiplicar para el día siguiente?

        ¡¡¡Estoy deseperada!!!! Y así no ayudo a mi hija

      • En mi barrio hay dos colegios (públicos, para más señas) que aplican este tipo de enseñanza. Son los más solicitados de la zona… y nosotros quedamos fuera, por dos años consecutivos. Paradójicamente, hay en estos coles (que tienen en su programa el proyecto educativo clarísimo), padres que se quejan del método de enseñanza, del nivel, de que no aprietan lo bastante, de que no tienen deberes… ¿Por qué entrar en un cole así para quejarte – e intentar cambiarlo – en vez de dejarnos las plazas a personas que sí creemos en este modelo educativo?

        Dicen que los deberes sirven para crear hábito de trabajo. Puede ser cierto. Pero yo creo que el hábito de trabajo lo crean muchas otras cosas: hacerte la cama todos los días, colaborar en las tareas domésticas… cosas que difícilmente pueden hacer niños que tienen la tarde “secuestrada” por los deberes.

        En cuánto a la condescendencia, no podría estar más de acuerdo. Yo llevo años cabreándome con el colegio por esto que dices, la impresión de que quieren educarme como madre, con todo lo que eso supone (de desconfianza, superioridad, convencimiento de que hay un único criterio válido – y es el suyo), pero,… ¡pobre de ti si les sugieres algo que creas que pueda mejorar la escuela o la enseñanza!

      • Desde luego, los humanos somos tan chungos que cada día creo menos en nosotros mismos. Van a un colegio con un sistema educativo diferente y se dedican unos cuantos a intentar reventarlo y a que se parezca a lo que ya existe. Pues porque en vez de fastidiar a los demás no te buscas algo que se ajuste a tus cánones de enseñanza tradicional, deberes y “dureza”. Yo ya no entiendo nada.

      • Eso mismo pienso yo.

  2. En el cole de mis hijas no ponen deberes, salvo si no han terminado alguna cosa que deberían haber terminado en clase. Mi peque a veces trae algo para hacer, pero no es mucho y es muy llevable. No hay exámenes hasta sexto. Estimulan a cada estudiante, ayudándole a desarrollar su máximo potencial en todos los ámbitos y no solo el académico, adaptándose tanto si están por encima como por debajo. Yo tengo dos niñas muy distintas, una esta muy por encima y esta feliz en el cole ( para estos niños el cole también puede ser un cole de mierda) , porque se adaptan a ella. La otra empezó muy por debajo del nivel debido a la “mierda” de cole donde iban antes, ya que pasaban de ella totalmente, como no molestaba… Empezó con adaptación curricular pero a día de hoy esta igual que los demás y hasta saca buenas notas en algunas asignaturas, no puedo expresar con palabras la maravilla que han hecho con ella, empezaron devolviéndole la autoestima y a partir de ahí palante!

    • Cuánto me alegra saber que hay coles como el de tus hijas!!, aunque no sea fácil encontrarlos y en muchos casos dependamos de la buena voluntad, y la capacidad, del docente que les toque en suerte…

      • Si, eso es lo jodio, que dependes de todo eso…yo con cuatro hijos he conocido bastantes coles de mierda jaja así que este ha sido como encontrar un oasis en un desierto.

      • Dicen que un buen profesor puede arreglarte la vida… la pregunta es si uno malo tiene peso suficiente para jodertela… Sobretodo en los casos de niños que tienen dificultades (o “diferencias”, como en el caso de tu hija que está por encima). Creo que no es difícil ser un buen profesor, o al menos un profesor aceptable, de niños que están en la media… pero hay que serlo para todos, ¿no?

    • Madre marte, yo si creo que un profesor puede arruinarte la vida en algunos aspectos de ello. Aquí un ejemplo.
      http://blogs.opinionmalaga.com/eladarve/2014/01/25/aversion-a-los-relojes/

      • Tremenda, la historia del reloj; sin embargo, creo que es peor, en cierta manera, cuando la humillación, el maltrato, es más sutil, y la intervención externa se hace más difícil; tampoco lo facilita que el niño implicado no sea dócil y apocado, sino que exteriorice sus inseguridades de una forma disruptiva…

  3. Claro, ahí se ve la ” calidad” , cuando se enfrentan a retos…es como si un médico se contentase solo con resfriados….y no quisiese que le complicasen la vida con casos mas complejos.

  4. El colegio es una mierda, pero es que el sistema educativo es una mierda. LLevas ahí a un niño a los tres años con un potencial genuíno para el aprendizaje, y termina saliendo un tio con barba bien consciente de sus limitaciones y sin que nadie le haya ayudado a descubrir sus muchos talentos. Llevas a un genio en potencia y termina saliendo un mediocre.

    • Sí, este sería un buen resumen. Los que siguen siendo genios, lo son, a menudo, a pesar de la escuela.

      Lo peor es que sabemos cómo tenemos que hacerlo… ¿por qué no lo hacemos?

  5. Hubo una profe de mi hijo que me dijo una vez, que al calcetín de la educación había que dejar de echarle remiendos, deshacerlo y empezar de cero, que ella estaba dispuesta. Era una profesional con ganas y vocación, como no he vuelto a ver otra. Conocía y quería a cada uno de sus alumnos, y era consciente de la importancia de lo que ella hacía y decia para aquellas cabecitas infantiles. Sólo disfrutamos de ella en 1º de Primaria, a pesar de su interés de permanecer en el Cole, y de la carta que firmada por todos los padres remitimos a la Directora, prefirieron no reclamarla. Resultaba molesta al sistema, cuando observaba alguna característica especial en un niño, pedía que fuera evaluado por la orientadora escolar, y eso daba trabajo…. ademas se había preocupado en formarse enTDAH, altas capacidades, dificultades de aprendizaje. Ademas insistía en exprimir todos los recursos del sistema, (los que iban quedando) APT, etc., y eso al Cole, que supongo que recibía instrucciónes de más arriba no le molaba nada.

    ¿Recortar en Educación? eso si ha sabido hacerlo nuestro Cole, ya no tenemos logopeda, ni APT, y no sé si la orientadora vendrá algún día al mes. De un plumazo hemos dejado de tener niños con necesidades educativas especiales. Colegio Público y de Madrid.

    Respecto a lo que tenemos que hacer, está clarísimo, lo que han hecho en Burgos los del bulevar.

    • Cuando decía que sabemos lo que tenemos que hacer me refería al sistema educativo… pero el modelo Gamonal tampoco está mal.

      Espero que esta maestra esté en otro colegio, marcando la diferencia para otros niños.

  6. Como todo, depende mucho del maestro y la maestra. Tenemos un sistema que por desgracia no permite la entrada más que mediante oposición machacona a cualquiera que tenga el titulín, sin valorar la vocación y currículum.

    • Lo cierto es que hay buenos profesores que no pueden quedarse en colegios donde serían de una gran ayuda, porque no tienen los suficientes puntos, y malos profesores a los que no pueden echar porque tienen plaza fija… en mi cole había una profesora nefasta, con problemas personales, que tuvo varias denuncias y finalmente la “relegaron” a la biblioteca (lo cual hundió la biblioteca… pero al menos no hundía a los alumnos). Hasta que los recortes obligaron a volverla a poner frenta a una clase, le dieron “media tutoría” de la clase más tranquila del colegio… pero claro, ¿qué culpa tienen esos niños de ser los más tranquilos, hay que castigarles por ello? Ahora, por suerte, está jubilada…

      • Hay coles que encantan un año y son horrorosos el siguiente.
        El profesorado cambiamos de centro, nos movemos y en ocasiones nos mueven obligatoriamente. Por eso a mi no me gusta hablar de coles buenos y malos, porque esto no es así.
        El proyecto educativo del cole puede ser uno y girar hacia el lado que nos guste más, pero al curso siguiente llegan 4 profesores nuevos, no es esa su forma de trabajar, le toca uno de ellos a tu hijo como tutor/a y la has fastidiado por mucho proyecto educativo que tenga el centro.
        En mi cole (público) en general se trabaja por proyectos, pero eso no es extensible ni obligatoria para todo el profesorado, por lo que puedes tener la suerte o mala suerte (dependdiendo del padre con el que hables) de que te toque el profesor que sigue con los 7 libros de texto por curso y las dos hojas de deberes todos los días.
        Los coles privados tiene otra linea de trabajo que no se puede ver tan alterada de un curso para otro por diversos motivos bastante obvios (contrata de personal por parte de ellos, asegurar y cumplir para normas para mantener tu contrato de trabajo, atenerse a una ideología en muchos casos etc); pero en la pública los coles no funcionan así.

  7. Pues yo soy una profe de mierda de una mierda de colegio. Así es como me siento desde que este año empecé a trabajar con niños de sexto de primaria y ver como a niños con dislexia les llaman cortitos, escuchar que un niño con asperje es muy tímido o como una niña con problemas emocionales tan graves que hace que se bloquee con cada asignatura digan que es una niña vaga. Por más que intento hacer algo solo me encuentro con muros de piedras tan altos que no hay manera que pueda hacer algo por estos chicos. Solo consigo malas caras, tutores que no me hablan y reuniones con la directora del colegio desagradables.

    Es muy difícil ser ” buen profesor” porque aunque tu desees trabajar de forma individualizada a no ser que seas tutora no hay más que trabas. Y me siento mal , me siento una mierda de profe. Es injusto para estos alumnos que solo necesitan atención , tiempo y comprensión para poder brillar por sí mismos. Es simplemente injusto.

    • Definitivamente mientras hagas este tipo de reflexiones no serás una mierda de profe.

    • No creo que uno sea un mal profesor porque no pueda brillar en un colegio de mierda. Es un buen profesor, que tiene que aprender de lo que está viviendo y luchar para conseguir llegar a otro sitio donde sí pueda ejercer la enseñanza como cree que debe…

  8. Gracias Huro, por intentar cambiar las cosas a pesar de todo. Alguien ha preguntado si un mal profe te puede fastidiar la vida? doy fe, tuve un profesor de mates en 7º y 8º que me hizo aborrecerlas, no solo eso, a dia de hoy todavia tengo un trauma con eso, yo y la gran mayoria de compañeros de la epoca, solo daba clase para un par de listillos de clase, el resto eramos tontos de remate, y todo eso adornado con grandes dosis de prepotencia. Pero hubo otros que marcaron la diferencia, por suerte!

    • Bueno eso de “listillos” es un poco despectivo, hay niños a los que les gustan las Mates y valen para ello, y no son listillos, son inteligentes. La culpa en todo caso es del profesor que no atendía al resto, no de los que tu llamas “listillos”…

      • Para mí, tan malo es un profesor que desatiende a los que van por detrás, como uno que desprecia (que también los hay) a los que van por delante. Que se siente amenazado por ellos si le cuestionan o le ponen en evidencia… hace un par de años, en nuestro colegio, dos niños se fueron a otros centros, teniendo la misma tutora, uno porque no se le apoyaba en sus dificultades académicas (era un niño adoptado, que había llegado a España con 5 años, sólo un año antes, sin escolarizar nunca, sin hablar ninguno de los idiomas de aquí, sin conocer el alfabeto y los números…), el otro porque no se le apoyaba en sus altas capacidades (y se aburría y desconectaba…). Esta misma profesora fue la tutora de otro niño que este año ha repetido curso (1º) y sus padres han accedido a que repita, entre otras cosas, para que no la vuelva a tener… Pero la escuela no parece plantearse que ella tenga (o genere) ningún problema…

    • Yo también tuve un profesor (ya en el instituto) que me hizo aborrecer las mates, una asignatura que siempre se me había dado bien… pero no me parece que esto (en mi caso), me fastidiara la vida. En cambio, que a un niño en edad de aprender a escribir lo dejen por inútil, sí creo que puede ser determinante… o que a un niño le amenacen con que “repetirá curso”, como hacen algunas profesoras en mi escuela (ahora mismo, la de mi hijo pequeño): me parece desmotivador, tremendo para la autoestima, y estigmatizante para el niño que finalmente repita (sea este u otro).

  9. Yo siendo superdotada me sentí como retrasada en el colegio hasta que una psicóloga pagada por mis padres me abrió los ojos con un test de inteligencia a los 14 años.

    • A veces los “listillos” no son tales, sino más bien aquellos capaces de seguir el ritmo de aprendizaje que marca el profe.

      Mi hijo fué valorado como de altas capacidades, y ni mola a su profe, ni seguramente le considerará un “listillo”, más bien se aburre como un cosaco, y no encaja.

    • Creo que es bastante habitual, y en muchos casos (más en varones que en chicas), son auténticos fracasos escolares…

  10. Bueno no quise decirlo en tono despectivo, escribi rapido y me salio asi, eso un par o tres de chicos de mi clase que valian para Mates, seguian el ritmo y parecia que la clase iba enfocada a ellos con problemas de tercero de bup, queria transmitiros lo que un mal profesor puede hacer, yo no me considero ni mas inteligente ni menos, soy una persona corriente, las mates no me van, pero igual con una clase mas adaptada a todos hubiera seguido el ritmo y aprobado y no las hubiera arrastrado toda la vida como una condena. De hecho el resto de asignaturas las llevaba bien, con bienes y notables.

    • Esto pasaba en mi instituto con una de las profesoras de literatura,, era muy difícil para la mayoría seguir su clase, yo disfrutaba como un camello, pero la mayoría se perdían, se desconectaban… creo que es fundamental saber llegar a todos (y saber exigir a cada cual lo que puede dar).

      • Pues a tu profe de literatura que consiguió engancharte, está claro que por muchos conocimientos que tuviera de la misma, le fallaban los del pedagogía. Si alguien domina una materia pero no sabe hacer que interese a los otros, le falla lo fundamental para ser maestro, que para mi sería crear en los alumnos la inquietud de saber.

      • Totalmente de acuerdo. Y a mí no me enganchó, ya estaba enganchada de antes… por esto esta asignatura que tenía un nivel casi de universidad me encantaba. Pero entiendo que yo no me habría bajado de la literatura, y en cambio, quizás otros alumnos sí lo hicieron al ver el listón demasiado alto.

  11. Anónimus dijo:

    Hola! Mi hija, adoptada en China, va a un cole en el que se trabaja por proyectos, no tienen deberes, no tienen libros, les educan en valores… La ratio es de 27 niños y, por ahora, lo están haciendo muy bien y los padres estamos contentos (aunque no todos, como comentaba alguien antes).

    También he de decir que donde más problemas de “xenofobia” está teniendo es en el cole. Una pena….. No es oro todo lo que reluce….

    • Sí, una cosa no quita la otra… ¿no tienen protocolo para trabajarlo? La educación en valores también es esto…

      • Anónimus dijo:

        Sí lo tienen y de hecho, los profes están muy pendientes de estos hechos para aplicarlo. Las veces que la niña ha tenido problemas, la profe la ha ayudado mucho (incluso un día cogió a toda la clase y los llevó al patio a buscar a los niños “malos”. Cuando los encontraron hablaron con ellos y le pidieron perdón a mi hija. Fue una enseñanza para todos: para los “malotes”, para los niños de su clase y, por supuesto, un subidón de autoestima para mi princesa). Aún así, es incontrolable. La última perla fue ayer. Un niño de 4 años le dijo a mi hija: niña china te voy a matar. En fin…..

      • Sí, yo creo que está más extendido de lo que queremos pensar… incluso en entornos donde teóricamente (e incluso a la práctica) se cuida. Espero que los profesores no bajen la guardia!!

      • No es mi intención disculpar al niño de cuatro años (ni mucho menos a sus padres). De todas maneras me gustaría comentar que estas cosas sí las dicen l@s niñ@s copiando expresiones de donde sea (tele, otros niños, adultos…). Mi hija me ha sorprendido un par de veces con cara de asesina y un te voy a matar; al ver mi cara de sorpresa/incredulidad y ninguna otra reacción, sonrisas y a otra cosa mariposa. Más tarde hemos comentado que estas cosas no se dicen, lo hacen en las películas para representar… No sé si mi mensaje ha llegado. Sí sé que en casa no ha repetido la escena. No sé en la escuela. De todas maneras, y por lo que sé que ha hecho mi hija hasta ahora, me atrevo a decir que prueba conmigo lo que puede / no puede hacer. Lo que vé, oye… lo repite tal cual y si tiene dudas de lo que eso representa lo prueba conmigo (ahora ya no tanto, pero hasta hace poco no sabía valorar algunas de las expresiones nuevas para ella). Todos los padres debemos tener siempre las antenas puestas a lo que dicen nuestros hijos, pero también comprender que todos los niños pueden decir cosas no acceptables. El problema, por supuesto, viene cuando nadie avisa/razona a un niño sobre alguna expresión….

      • Claro, el problema no es tanto qué hacen los niños… es qué hacemos los adultos con lo que ellos hacen.

  12. Cuanta razón!!!

    “Está claro que un niño relajado en la escuela, necesita un adulto de referencia que esté tranquilo, seguro de sí mismo, descansado, firme y coherente. Pues un niño dañado necesita lo mismo multiplicado por cuatro. Esas carencias las tiene que cubrir el profesor. (…) “Los niños necesitan más atención, cuando menos lo merecen sus actos”. Es una regla de tres inversa. A mayor descontrol, provocación, agresividad, pasividad,… menos ansiedad, menor vulnerabilidad emocional, menor descontrol tiene que tener el adulto. ¡Ojo! No estamos hablando de paternalismos. Lo cortés no quita lo valiente. Se puede tener una sensibilidad especial y conectar con las necesidades de cada niño y a la vez ser firme, capaz de pautar y establecer límites.”

    Tan de cajón y tan difícil a veces (incluso para los padres 😉 )

  13. Anónimus dijo:

    Lola estoy completamente de acuerdo contigo. Con 4 años los niños, incluida mi hija, están con el tema de la muerte a todas horas: si yo me muero, si se muere su padre, si se muere no se quién….. Incluso me preguntó el otro día que si los pilotos se mueren (ella, de mayor, quiere ser piloto). De la frase: niña china, te voy a matar lo que realmente me preocupa no es la parte de “te voy a matar”, sino el “niña china” por el componente xenófobo que contiene. Afortunadamente a ella, de momento, no le afecta demasiado, o al menos eso parece. Nosotros intentamos que tenga una idea positiva del hecho de haber nacido en China. De esa manera, creo que reforzamos su autoestima, que por el momento, no es que esté muy baja que digamos.

    • Yo estoy de acuerdo contigo. Y tenía súper claro que el problema estaba con la expresión “niña china”. Sólo intentaba matizar el hecho de los 4 años: a esa edad los niños van probando a ver qué les funciona. El problema lo tenemos si detrás un adulto no explica, razona… lo que debe como adulto que es y como conocedor que es del aire xenófobo de la expresión.

      Por cierto, deseo que la buena autoestima de tu hija se matenga.

      • Por cierto, no sé si en vuestros coles pasará lo mismo, pero en el mío, tengo observado que el único colectivo que los niños distinguen y diferencian es el de los chinos. Nunca he oído a mis hijos hablar de “un niño negro”, “boliviano” o “ruso”… les señalan por otras características… sin embargo sí hablan muchas veces de “un niño chino”… Y además, tengo la impresión de que les pasa con los niños chinos (o de origen chino) de familia china, no con los adoptados… Aún no tengo claro por qué.

  14. Yo soy profe extra escolar y uno de mis peques tiene hiperactividad y por ello ha estado con adaptaciones curriculares desde primaria, que consistían básicamente en quitar temario. Consecuencia el peque no sabe nada de inglés y el año pasado le hicieron repetir sexto. Yo he empezado a trabajar con el y es muy inteligente, entiende rápido las mates (sin adaptación) y conmigo hace todo genial pero en el cole aprueba raspando. Motivo, su profe se dedica a decir cada 5 min “quedan x minutos” “Pedro no va a darte tiempo, date prisa, vas a suspender” y el se pone tan nervioso que falla, dicen que es para enseñarle a aguantar la presión y lo que hacen es hundirle la autoestima. En inglés la profe le pregunta delante de todos por traducciones que no sabe pues no sabe inglés por las adaptaciones. Le ha llegado a decir “no vas a llegar a nada en la vida” y otras muchas perlas que le matan la autoestima. Es frustrante verle llorar porque “es tonto”, sólo una profe ha sido profesional y le ha hecho adaptación curricular en ciencias y ha sido sólo cambiar el examen de desarrollo a tipo test, el peque saca sobresaliente y estudia súper contento de que el estudio le sirve para algo.

  15. Muchísimas gracias por citarnos y compartir estas ideas en tu blog. Un saludo muy fuerte
    El equipo de DandoVueltas

    • De nada. Me gusta mucho vuestro blog y me entusiasmó esta entrada (como habréis notado). También me parece interesante el debate que está generando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: