familia monoparental y adopción

Ser y parecer (2)

Hace algún tiempo discutimos sobre cómo gestionarán los orígenes, la identidad, el encaje en la familia y la sociedad los niños adoptados internacionalmente en función de si hay o no diferencia racial. Cómo afecta este “plus” que es ser de un color distinto – y por tanto ser percibido como extranjero, siéndolo igual que otro niño que también ha sido adoptado pero comparte etnia con sus padres y con su entorno – a la configuración de la identidad.

Hoy quiero preguntarme sobre el colectivo al que le sucede lo contrario: los niños y niñas adoptados en nacional, pero que tienen una etnia distinta a la mayoritaria en el país (y a la de sus padres).

Pienso en A., adoptado a los pocos días de nacer, de madre del Este de Europa y padre (desconocido) de piel oscura, que él ha heredado; O en D., adoptado también muy pequeño, nacido en España y que no mantiene ninguna relación con su familia de origen, llegada desde Bolivia. O de V., adoptado también de bebé, y que tampoco mantiene ninguna relación con sus padres o hermanos biológicos, de los que ha heredado un físico mestizo entre el Magreb y África Occidental.

Han nacido en España, tienen nombre español, se crían en una familia, en una cultura… eminentemente española. “Son” de aquí pero “parecen” de allí.

¿Cómo gestionan las diferencias los niños adoptados en nacional, nacidos aquí, criados con una familia de aquí, que tienen rasgos étnicos distintos a los “mayoritarios” pero ningún vínculo con la familia o el país del que proceden? ¿Cómo se trata con ellos el asunto de los orígenes? ¿Cómo se les habla de su cultura de origen… lo es? ¿Es la del país de sus padres su cultura si nunca han ni habrían vivido en su país de origen? ¿Si tampoco han convivido con nadie que sea originario de ese lugar? ¿Se transmite algo más que los genes de padres a hijos – o esto sólo pasa cuando hay unos rasgos étnicos que te hacen diferente, más visible? ¿Qué pasa cuando el padre y la madre biológica pertenecen a dos realidades culturales – y quizás étnicas – distintas?  ¿Se identificarán con el lugar del que vinieron sus progenitores, o, con la misma facilidad, con otros lugares donde la gente comparta características étnicas con ellos?

Como decía María, una lectora del blog, en el caso de personas adoptadas en el extranjero el viaje a su país de origen en búsqueda de sus familias puede tener algo de simbólico e iniciático que en el caso de la adopción nacional no existe… Y los símbolos son importantes tanto a nivel interno como externo. ¿Qué ocurre cuando no tienen lugar al que volver… pero aún así les preguntan repetidamente “de dónde son”? ¿Cuál es su país?

¿Qué actitud debemos tener los padres al respecto? ¿Qué herramientas necesitan?

¿Cómo van a afrontar la construcción de su propia identidad cuando salgan a la calle solos y les pregunten de dónde son, les señalen como extranjeros, les excluyan?

Anuncios

Comentarios en: "Ser y parecer (2)" (56)

  1. Yo, madre de un niño que llego a través de una adopción nacional de raza negra, todavía me pregunto muchas de las cuestiones que tú planteas. Preguntas que tengo que trabajar pq. tengo que enseñar a gestionarlas a mi hijo.

    Preguntas como ¿de donde es? son muy recurrentes, cuando contestas que es de aquí, de tu misma ciudad, siempre sigue la misma pregunta, siempre quieren saber cuales son sus orígenes, pregunta que yo jamás respondo pq. creo que a ningún desconocido tiene que importarle esa pregunta.

    En nuestro caso si hablamos a nuestro hijo de su origen, pero tampoco profundizamos en el tema pq. tengo dudas de como puede sentirse él ante un país que no conoce, donde no nació , etc………..Y por el que no muestra ningún interés.

    Cuando otros niños preguntan a sus padres pq. M. es negro y sus padres blancos, he observado que una mayoría muy grande de personas les contesta a su hijo que es pq. nació en África, tema en el que trabajamos constantemente para que él tenga claro que cualquier persona sea de la raza que sea puede nacer en cualquier lugar del mundo.

    • Yo tampoco creo que a nadie debería importarle los origenes de nadie. Incluso el “¿de dónde eres?” me parece una pregunta algo indiscreta si no hay un contexto que la explique.

      Cuando llegó B. y algún niño preguntaba por qué era negro, el primer instinto también fue responder que era porque había nacido en África (en su caso es así). Luego me di cuenta de que esto es absurdo, porque el color del que somos no depende del lugar del que nacemos… sino de la genética que heredamos de nuestros progenitores… Así que cambié la respuesta.

      Ahora, además, está A., que también ha nacido en África… y es blanco. La diferencia es que a él nunca se lo preguntan.

  2. Dificil tema sin duda, nosotros a nuestro hijo le decimos las dos cosas, porque nacio en Africa y porque sus padres bio eran negros, puede ser que sea mas sencillo explicar esto cuando coinciden las dos circunstancias, cuando no, pues imagino que como siempre diciendo la verdad que sus padres en su origen eran de x lugar, que emigraron aqui, y que el es de aqui, lo cual alomejor no implica que no se sienta tambien un poco de alli. Y si, la gente hace muchas preguntas, demasiadas, cosa que tampoco entiendo, porque esa obsesion por saber los origenes de un niño? que cuando pregunten, por ejemplo en el caso de Montse, y los padres respondan que porque nacio en Africa, supongo que es la respuesta facil no? si no tienes necesidad de plantearte ciertas cosas porque no estan en tu circulo cuando surge la pregunta, la respuesta tiende a ser la mas sencilla, supongo…
    Lo que tengo claro es que cuando eres diferente a la mayoria, siempre esta la preguntita de marras, conozco un niño, adoptado en Rusia, casi identico a su madre, (casualidades de la vida) y nadie le pregunta de donde es. Y si, ser blanco y rubio creo que le facilita algunas cosas.
    Como me pregunto mi hijo el otro dia, mama? que me dirias si fuera un blanco que quiere ser negro?

    • ¡¡Que buena pregunta!!, ¿y qué le contestaste?

    • Marfil es que aunque sean de raza negra nacidos en España, no siempre tienen que haber emigrado sus padres.

      En mi oficina viene una chica a limpiar de raza negra, nacida en España, que tiene hijos negros, nacidos en España.

      Yo le diría lo mismo que le diría a mi hijo que es negro si quisiera ser blanco, que eso no es posible, y anda que no lo sabe bien, pq. jugamos a que a mi me encanta su color de piel y lo quiero para mí e intentamos la manera de que me vuelva negra y el se parte de la risa y me contesta, eso es imposible mamá. Cada uno es como es y no se puede cambiar

      • Sí, estoy de acuerdo. El color de piel tiene que ver con la genética, no con el lugar de nacimiento ni con las migraciones… es cierto que hay lugares donde hay más gente de uno u otro color, pero aún así…

        Yo le contestaría algo parecido… mis hijos nunca han dicho que quieran otro color que el que tienen, aunque tienen claro que ellos dos son “marrones”… y yo “blanca” (o “color carne” ¡¡Arghhh!!)

    • Mi hija, nacida en Rusia, es rubísima y de ojos azules…y además de pelo rubio y ojos azules tiene facciones eslavas.
      No es un rubio y ojos azules “de aquí”.
      Y sí, por supuesto que le preguntan de donde es.
      Y contesta muy orgullosa: nací en Rusia.
      Sin problema.

      Si su madre biológica hubiera dado a luz en España, la respuesta no podría ser “nací en Rusia”, pero supongo que sería “mis orígenes son rusos”….si es que le apetece contestar, vamos. Que tampoco tienen porque dar explicaciones si no quieren.
      No?

      • Pues no lo sé. Igual no le gustaría decir que sus orígenes son rusos, igual no le gustaría responder una y otra vez a la misma pregunta, igual no le gustaría que asumieran que es de fuera cuando se siente de aquí… A mi hijo mayor a veces le pasa, una cosa es que te lo pregunten otra vez y otra que te cuestionen siempre de dónde eren. Habrá gente a quien no le importe, y otros a quiénes les repatee…

      • Mi hija lo mismo y estamos trabajando (creo que con éxito) el tema de decir con orgullo nací en Rusia. Pero reconozco que para ello he tenido que añadir la frase previa de soy de aquí. Y es que mi hija con 6 años quería tener muy claro que era de aquí. Me imagino que una personita con rasgos étnicos mucho más distintos de los comunes aquí que los de mi hija puede marear su cabecita muchísimo sin darse cuenta.

      • Es curioso, porque mis hijos dicen “de Etiopía” o “de Marruecos” cuando alguien les pregunta en nuestra ciudad; cuando están fuera, dicen que eren del lugar en el que viven. Siempre me ha llamado la atención… Por ahora no parecen tener especial necesidad en reivindicarse “de aquí”, aunque se identifican con la cultura, el idioma, el paisaje…

  3. Tambien tienes razon Montse, cuesta mucho sacarse estereotipos de la cabeza….,
    Marte, le conteste que le diria lo mismo que al reves, es decir lo que ya le digo, (aclaro quiere ser blanco, creo que mas por un tema de parecerse a nosotros), que tiene que estar orgulloso de como es, y aceptarse y quererse, y que el es negro por fuera si, pero que al final lo que cuenta es la persona y ahi todos estamos al mismo nivel, y si fuera blanco le diria que tiene que quererse tal cual es, que no habia diferencia.
    Pienso que esta pregunta me la hizo porque penso que igual no tendriamos necesidad de hablar sobre racismo si el fuera blanco, lo mejor de todo es que alomejor tiene razon…..,
    Por cierto Montse nosotros tambien jugamos a algo parecido, me ha hecho gracia ver que no soy la unica, nos “cambiamos” la piel, y el me dice, uy ahora eres negra, una negra preciosa!
    Ahora ya no tanto pero al principio tenia mucha curiosidad por saber si yo querria ser negra, estos niños!! El mio me deja muy muy sorprendida siempre con sus razonamientos.

    • Yo seguramente también les diría lo mismo, pero cuando he visto la pregunta escrita me he dado cuenta de que posiblemente no le daría la misma importancia, el mismo valor. Si mi hijo negro me dice que quiere ser blanco, enseguida pienso en racismo, autoestima baja, falta de aceptación… si mi hijo blanco me dice que quiere ser negro, no me vienen estas cosas a la cabeza: creo que quiere emular al hermano mayor…

  4. Pues eso, yo creo que cada persona es un mundo, por eso cada uno gestionará y vivirá su condición de adoptado y sus diferencias/semejanzas de una forma u otra. No le doy más vueltas. No me plantea qué pasa si naciste aquí y tus padres no, si naciste fuera y tus padres eran españoles, si naciste fuera y tus padres tambié……..
    No le doy tantas vueltas, vamos, no le doy ninguna.

    • Pues fíjate, en esto no coincidimos… yo le doy vueltas a todo.

      Aunque reconozco que este tema, cómo gestionar la identidad y el parecido siendo nacido aquí pero pareciendo de fuera, no fue ocurrencia mía: Me lo sugirieron / pidieron algunas madres que se encuentran en este caso, y que también le dan vueltas al asunto…

  5. Yo, que espero en adopción nacional y que tengo un hijo de origen etíope, me he preguntado en alguna ocasión cómo será esa gestión de los orígenes cuando llegue el segundo y lo comparo con el primero, porque tendrá que ser muy diferente. Creo que la manera de gestionar depende mucho de cada niño, de cómo vive ese tema, de cómo vive ser de un cierto color de piel, etc. Y he llegado a la conclusión de que no sé cómo lo gestionaré porque no sé cómo él o ella lo vivirá así que tendré que esperar a que ese momento llegue.
    Mi primer hijo ha llevado muy mal durante mucho tiempo, y lo lleva aún aunque creo que cada vez menos, la cuestión de ser diferente a sus padres en cuanto al color de piel (y en cuanto a todo; no le gusta ser diferente en nada, al contrario que yo…). Y aunque yo también he intentado jugar, hablar y transmitirle que yo querría ser negra pero no puedo, no ha servido de nada, casi ni me escuchaba. Cuando se ponía en plan “no quiero ser negro” ya podía decir yo lo que quisiera que no había nada que le hiciese sentirse acompañado o que le permitiese asumir su realidad incambiable.
    En mi caso creo que es una carrera de fondo que aunque me ha dado la sensación durante mucho tiempo de que mis discursos y mis charlas no le ayudaban en nada, poco a poco han ido haciendo camino y a la larga darán sus frutos… o al menos eso quiero creer.

    • Será interesante descubrirlo… quizás que su hermano se le parezca ayuda, si es el caso…

      Yo empiezo a tener la sospecha de que el discurso de “me gustaría ser como tú”, aunque necesario, es insuficiente; por pequeños que sean, ven clara la diferencia entre ser negro y querer ser blanco… y ser blanco y querer ser negro. Una cosa permite pertenecer, la otra ser distinto. Y hay momentos en la vida en las que matarías por lo primero (esperemos que lleguen esos momentos en los que se enorgullezcan de lo segundo, como nos pasa a muchos de nosotros).

      • Si! Sin duda ese discurso es insuficiente, pero creo que todos los discursos son insuficientes. Creo que, como madres y padres, intentamos buscar esa complicidad, esa empatía, esas palabras que les hagan sentir bien, pero nada lo hará porque su sentimiento es un sentimiento muy profundo que entiendo perfectamente que no encuentre respuesta en ningún lugar porque, aunque viniera el genio de la lámpara y me volviera a mi negra eso no le calmaría… sólo lo haría que lo convirtiera a él en blanco, y tengo mis dudas de que aún así eso le tranquilizara.
        Sin embargo, cuando no tienes más herramientas, o estás en su búsqueda, no queda otra que ofrecerles lo que tenemos… Esas frases, esa compañía, ese intentar comprender y caminar a su lado.

      • Por supuesto. Que sea insuficiente no quiere decir que no sea necesario. Hay que acompañarles, aún cuando nos parezca que necesitan algo más que no podemos darles…

  6. Si un niño/a nace en España, se cria y/o se identifica con este pais, ya es español, tenga la piel, ojos, pelo o facciones como sean.

    Ahora hay más menores españoles con raices de otro pais (por ejemplo una madre boliviana que de aqui a luz), o menores con doble nacionalidad, o menores que han nacido en otro pais pero que se crian aqui desde pequeños (por adopción o migración de los progenitores) y se identifican con una u otra cultura.

    Si a un niño negro le preguntas de donde eres y te contesta que es español ¿para qué darle más vueltas? Pues será español. Pero claro, volvemos a lo mismo de siempre, hay que abrir la mente, sino, no puedes encajarlo, por ejemplo, muchas veces he odio en mi entorno “mira ese ecuatoriano…” (tono despectivo) y he preguntado, ¿cómo sabes que es ecuatoriano, a lo mejor es español? Y se me quedan mirando con cara de sorpresa. Simplemente su cabeza no acepta que una persona con rasgos fisicos “diferentes” puedan ser de su pais. Pero si pasa dentro de España mismo, si eres madrileño no eres igual que un andaluz o catalán ¿por qué?

    Con respecto a la cultura, creo que un menor también puede elegir, si se identifica más con la cultura de aqui o con la de su pais, o con ambas, pero no inculcarle algo simplemente porque haya nacido alli. No somos de donde nacemos, no siempre.

    Otra cosa es que el niño/a te diga que no quiere ser negro ¿por qué no? ¿acaso es peor o mejor ser blanco? Yo no vivo el caso, y no soy madre pero sé que la discrimación está a la orden del dia, por cualquier cosa, pero no podemos vivir pensando en que por ser negro le van a discriminar. Aceptarse a uno mismo tal y como es, muchas veces es complicado (y si marean con preguntas a los crios más todavia), pero para eso deberíamos estar los adultos, para hacerles comprender que se tienen que querer tal y como son (asi sean de piel negra, blanca, amarilla, bajitos, muy altos, con gafas o con orejas grandes, etc).

    Y un último detalle: leo siempre “raza negra”, “raza blanca”, ¿acaso no somos todas las personas de la misma raza, la humana? Os parecerá una palabra, una forma de hablar, o algo “tonto” pero para mi se hace una clara diferenciación cuando se habla de una u otra raza, cambiad la palabra “raza” por “especie”, seguro que no os suena igual. Es solo mi opinión, para mi somos todos iguales (de la misma raza).

    • Pues yo en esto no estoy de acuerdo. El otro día escuché en la puerta del colegio hablar a unos padres que este verano adoptaron a un niño de 3 años en China contar que cuando el preguntaba “¿Soy chino?” Le decían “Eres español, pero naciste en China”. Por supuesto, no dije nada, pero no me parece correcto: el niño es español y también es chino, porque nació en China y porque es asiático.
      Mis hijas son españolas, pero también son asiáticas y una es kazaja y otra china. Aunque no conserven la nacionalidad en un futuro. ¿Por qué negar sus orígenes? Si literalmente lo llevan escrito en la cara. Lo que importa es que se sientan orgullosas de ser quienes son.
      En cuanto a lo de la raza lo que dices es muy bonito pero también pura utopía; el racismo existe y los niños lo perciben y quizás ese sea uno de los motivos por lo que un niño negro quiere ser blanco (también para identificarse con sus padres y hermanos)

      • Yo no soy partidaria de imponerles ni lo uno ni lo otro. Mis hijos han escogido decir que son de Etiopía y Marruecos, y me parece bien, igual de bien que cuando dicen que son catalanes o de su ciudad, su barrio… No creo que sean excluyentes, me gusta la idea de las identidades múltiples. Pero insisto: en ningún caso creo que haya que imponer ni una ni otra, me parece tan desacertado no dejar que un niño negro (nacido o adoptado aquí) pueda reivindicarse como español como negarle a un niño que se siente chino su derecho a decirlo.

      • Yo no pienso que si nieguen los origenes diciendo que es español (en su DNI lo pone) así que en absoluto creo que sea una falsedad. Mi hija es negra nacida en Etiopía y española. Somos ciudadanos del mundo los matices son los que nos impone la burocracia.

      • Pero, ¿tú no crees que hay algo de negación cuando le dices a un niño que se reivindica como chino “no eres chino, eres español de origen chino”? ¿Como si ser chino fuera algo malo, algo que poner en segundo lugar?

        Yo no les suelo definir, no digo ni eres etíope / marroquí ni eres catalán o español… Hablamos de dónde hemos nacido y dónde vivimos, pero son ellos los que escogen cómo presentarse. Y curiosamente, dicen que son de Etiopía / Marruecos cuando están en nuestra ciudad… pero que son de nuestra ciudad cuando están en otros lugares…

      • Releyendo el comentario de Marta veo que sí, que no tiene nada de inofensivo lo del orden. Mi hija jamás ha tenido que decir que es española porque cuando le preguntan sabe que se refieren a su origen no a lo que pone en su DNI. Coincido contigo en la importancia de respetar que digan lxs protagonistas sean los que digan y decidan lo que sienten respecto a su origen.

    • Tengo una amiga que dice que deberíamos hacer como en Estados Unidos: todos son de allí, aunque el origen pueda ser uno u otro. La realidad española está muy lejos de ser así: si alguien tiene rasgos “no españoles”, se le pregunta, cuestiona, pone en duda… constantemente su pertenencia. No creo que “la decisión” de ser de aquí o de allí sea ajena a cómo les perciben (y tratan) los demás.

      “No podemos vivir pensando que por ser negro le van a discriminar”. Bueno, no vivimos así: vivimos viendo cada día que por ser negro les discriminan. No me extraña que digas que no vives el caso, porque si lo vivieras, no tendrías ninguna duda.

      En cuánto a la raza, yo también me negué durante años a usar esta palabra… lo conté aquí: https://madredemarte.wordpress.com/2011/11/18/razas-y-racismos/ Sin embargo, tengo claro que debemos hablar de racismo… ¿y cómo hablar de racismo sin hablar de raza?

  7. Esto de la identidad es una cuestión absolutamente personal, y evoluciona con el individuo.
    Mi hijo nacido en Madrid y de padres rumanos que llevan muchos años en España, se considera español pero le hubiera gustado nacer en Barcelona (vaya Vd. a saber por qué), eso si, un día mientras comíamos en una mesa integrada por personas de nacionalidades diferentes, cuando yo hice alusión al número de rumanos como dos, ya que estaban su tia y prima biológicas, el me dijo: no mamá, rumanos somos tres. Primera vez que le escucho reivindicarse como tal, me pareció interesante.

    • Estoy de acuerdo en que es algo individual pero cuando son pequeños dependerá también de lo que sus padres les digan. Mi hija mayor (5 años) también reivindica sus orígenes kazajos cuando la confunden con una china. “Que soy kazajaaaa, que la china es mi hermana”. Pero, pobrecilla, si hasta los chinos con los que nos hemos cruzado la confunden también.

      • ¿Has leído “Piel color miel”, de Jung? El protagonista, adoptado en Corea por una familia belga, se queja en algún momento de la insistencia de la gente en llamarle “chino”… y curiosamente, termina identificándose con una cultura asiática que ni es la suya de origen ni es la que le atribuyen: con Japón…

    • Supongo que es posible que pasen por fases, sobretodo cuando fenotípicamente no es evidente su origen (quizás también en otros casos). En cualquier caso, no rehuir los orígenes me parece una muestra de aceptación de la propia historia e identidad que es positiva.

  8. Cada niño/a que se identifique como quiera. Si un niño nacido en China pero criado en España, decide ser chino, bien; si decide ser chino y español, bien también. ¿Y si decide ser solo español aunque sus rasgos faciales sean asiáticos? Pues que se identifique como tal, tampoco le vas a obligar a que sea chino si no lo siente (es un ejemplo). No creo que sea negar sus origenes pero tampoco creo que haya que inculcarselos si no se identifica con ellos o si no los quiere. Cada persona es un mundo, lo importante es que sepan aceptarse como tal (aunque no lo sepan hacer los demas).

    • A mi me parece bien lo que dices, y reconozco que hace unos años quizás no hubiese matizado nada. Con mi hija en casa te diré que no es tan fácil. Espero poder transmitirle, inculcarle… lo que sea necesario para que llegue un momento que se pueda identificar con lo que quiera y se acepte como tal (con todas las evoluciones que pueda haber). El camino para llegar ahí es lo que importa (creo yo). Y quizás como madres demos demasiadas vueltas a aquello que pensamos puede preocupar a nuestros hijos, pero es que a veces nos encontramos con que nuestros hijos tienen problemas por algún motivo que hemos sido incapaces de anticipar (quizás debería añadir que afortunadamente; si pudiésemos anticiparlo todo seríamos como máquinaas).

      Además tu parece que lo veas muy claro. Pero no todo el mundo lo ve así, y eso crea uno de los retos de la diversidad (que yo veo como muy positiva).

      • No sé dónde leí el otro día que “cuando no tenía hijos, tenía 6 teorías sobre cómo educarlos; hoy tengo 6 hijos, y ninguna teoría”. Yo creo que tener hijos dinamita todas las certezas que antes hubiéramos podido tener.

    • Yo creo que cómo nos vemos, cómo nos vivimos, no es nunca ajeno a cómo nos ven, tratan y validan los demás.

      Se están haciendo ahora bastantes estudios con adoptados transraciales adultos, y los que se han negado a identificarse con esta parte tan visible de su identidad, suelen tener bastantes dificultades porque se sienten blancos aunque les tratan como negros o chinos (o lo que corresponda). Esta contradicción entre lo que uno siente y lo que vive no es algo fácil de gestionar.

  9. En la asignatura de Medi ayer tuvo que buscar varias palabras cómo emigrante e inmigrante hoy quiero explicarle que aunque a ella la van a tratar y considerar siempre cómo emigrante su nacionalidad es española, así que no estaran en lo cierto. Unos franceses que han venido a vivir a España jamás los llamaran inmigrantes. Los hijos de africanos nacidos aqui también seran llamados y tratados cómo inmigrantes aunque no lo sean. Añadir la cantidad de españoles que conocemos que ahora han emigrado. Todos estos matices dudo que la profesora se moleste en explicarlos, pero cuanto trabajo nos ahorrariamos si todo esto se comentara desde la naturalidad en el aula.

  10. Que difícil!!!!
    Mi hija llegó a nosotros a través de adopción nacional, ha nacido en España y su familia biológica o una de las dos partes es de origen boliviano.
    Cómo gestionar eso? Pues todavía no lo hemos decidido.
    Lo que siento es que yo no estoy unida a ese país y esto afectará nuestra forma de educarla en ese sentido.
    Yo me he leído libros sobre Etiopía (mi otro hijo es de origen etíope), he soñado mil veces con viajar allí, he estado 21 días en el país, he vuelto al país, volverá al país en unos meses, me sigo empapando de Etiopía por todas partes, y sin embargo, Bolivia no me dice apenas nada.
    En ocasiones pienso que lo estoy haciendo mal, que me tendría que vincular o preocupar un poco por buscar información y tener más conocimientos sobre ese país, para poder transmitirlo, pero tampoco sé si debo transmitirlo o no. Que complejo! Tu lanzaste al aire una serie de preguntas y a mi simplemente se me ocurren más y sin ninguna respuesta.

    • Je je, al final las respuestas son lo más difícil…

    • Susana, yo me siento totalmente identificada con tu comentario, yo tampoco me siento identificada con el país de origen de los padres biológicos de mi hijo, he intentado informarme, leo siempre que puedo sobre él, pero reconozco que todavía apenas le he hablado a mi hijo sobre él. Es que me parece que no va a ser importante para él, que a lo mejor no le dice nada puesto que jamás ha vivido allí, ni ha convivido con nadie de ese país y tampoco conoce a nadie de allí. Y no es fácil encontrar a alguien de ese país. Y a veces me planteo si hago mal.
      A veces pienso que si muestra interés, podremos investigar y aprender juntos.

      • Supongo que cuando adoptamos en otro país, “enamorarnos” del país es el primer paso. No conocemos aún al que será nuestro hijo, ni siquiera tenemos pistas de cómo será… así que entretenemos la espera aprendiendo cosas sobre el lugar.

        En mi caso, reconozco que el “enganche” (simbólico, porque nunca había estado allí y tampoco lo conocía a ningún nivel antes de empezar a adoptar; y tampoco considero que lo conozca mucho ahora) con Etiopía fue grande, y esto hizo que en un momento dado, cuando por circunstancias me planteé la posibilidad de cambiar de país, decidiera no hacerlo; con Marruecos, que fue un país al que llegué de rebote, me costó más “engancharme”, y no lo hice hasta que estuve allí haciendo la kafala… aunque lógicamente, por proximidad geográfica, cultural, histórica… sabía mucho más de Marruecos.

  11. Está claro que no soy madre, que no vivo la situación porque no soy negra ni no hay nadie en mi familia negro, por tanto no lo he vivido desde dentro y más con la situación de un hijo/a, que siempre es más complejo. Solamente doy mi opinión, quizás desde mi cierta ignorancia sobre la situación, por eso mismo, porque no lo he vivido en mis carnes (una dura discriminación si, como muchas personas, pero no por color de piel, que puede ser diferente). Con todo esto quiero decir, que está claro que tenga otro punto de vista al vuestro (acertado o no), pero me gusta dar mi opinión ya que me interesa el tema y siempre se pueden aprender aspectos nuevos. Si he molestado a alguien, pido disculpas.

    Madre, he leido la antigua entrada de tu blog y sus comentarios, muy interesante también. Quizás, que diga que no comprendo el por qué de la palabra “raza” y que prefiera decir que todos somos de la raza humana te pueda parecer “racista” pero parto de la idea de que todos somos iguales, no por otra razón. Quizás también, la palabra “raza” me suene a despectivo, como si quien hablara de “raza negra” o “raza blanca” pensara que hay unas mejores que otras (que ya sé que no siempre es así, y un claro ejemplo sois vosotras, está claro), pero en la historia siempre se les ha denotado asi, como que una era mejor y bla bla… y supongo que pienso que todavía al decir “raza” se hace esa distinción y es lo que no me gusta. (no sé si he sabido expresarme).

    Con respecto al racismo, solo espero que poco a poco, y a raiz de todos los modelos de familia que se están creando (entre ellos el vuestro), el significado de esa palabra tenga menos visibilidad (aunque sé que es complicado y va muy, muy lento).

    Y sí, muchas veces peco de utópica, por ingenuidad, porque no comprendo el por qué de la intolerancia, estigmas y estereotipos, el miedo a lo desconocido o diferente, o por pensar que la diversidad es lo más rico que existe.

    • Ele, a mí no me has molestado para nada. Y perdona tú sí te he dado esa impresión. es lo que tiene Internet, que no oyes el tono de voz, ni ves la cara de quien escribe. tu opinión, aunque no seas madre, ni negra me interesa igualmente que la de otras personas. Ya sabes la diversidad enriquece. 😉

    • A mí no me has molestado, todas las opiniones son bienvenidas; pero creo que resulta difícil saber cómo se siente y cómo se vive en la piel de otro, incluso si los tienes cerca, tanto más si hablas desde la distancia que da ser de la raza (de la etnia, si prefieres, dominante).

      A mí decir que todos somos de “la raza humana” no me parece racista, faltaría más: me parece que es un actitud que niega la realidad. Porque, usemos la palabra que usemos (raza, etnia, fenotipo… color, es la que suelo usar yo), no se puede negar que las diferencias existen, y aunque es muy bonito decir que no tienen importancia, es algo que sólo nos podemos permitir el lujo de decir los que no sufrimos el racismo. A mí también me encantaría (¡cómo no!), que desaparezca, me encantaría pensar que puede suceder, pero en este sentido, mi punto de vista cuando empecé mi primera adopción está a años luz de lo que pienso, o sé, ahora: entonces pensaba que el racismo era algo puntual, de energúmenos muy concretos… y esto es así si hablamos del racismo más bestia, más evidente, pero hay un racismo más sutil, menos fácil de ver, que está extendidísimo en nuestra sociedad: tratamos de manera distina a la gente según si son de uno u otro color, tenemos prejuicios al respecto, y valoramos de manera distinta las cosas según las haga una persona blanca, o negra.

  12. Quizás mi punto de vista esté equivocado porque no vivo en esa piel (nunca mejor dicho) pero tampoco creo que niegue la realidad. Sé que la discriminación es algo que pasa dia a dia, no es algo puntual, y no solo por el color de la piel o rasgos faciales. Que te discrimininen o te rechacen continuamente por algo fisico y natural en ti es muy duro y complicado de aceptar (porque es inaceptable). En ningún momento he dicho que no tenga importancia.

    “…tanto más si hablas desde la distancia que da ser de la raza (de la etnia, si prefieres, dominante).”

    Para nada me considero de la “raza dominante”.

    • Da lo mismo que nos consideremos o no de la raza dominante: lo somos. Somos de la raza del 90% de los modelos que salen en publicidad, cine, etc; somos de la raza del 99,9% de las personas con poder e influencia. Somos de la raza a la que no paran para pedirle los papeles por la calle. A los que no se niegan a subirnos en un taxi, alquilarnos un piso, o darnos un trabajo, por cualificados que estemos. Somos de la raza a la que nadie insulta por la calle… Somos de la raza dominante, nos guste o no. Otra cosa es que nos sintamos superiores por ello, que desde luego es una supina estupidez. Pero hacer ver que esta diferencia, el “white privilege”, no existe… es una ingenuidad que sólo los de la raza dominante nos podemos permitir.

      Respecto a discriminar a una persona por ser negra o por otra característica física, hay muchas semejanzas entre ambas cosas; pero también diferencias. Las listamos aquí:
      https://madredemarte.wordpress.com/2013/05/22/que-diferencia-hay-entre-insultar-a-un-nino-porque-es-negro-o-porque-es-gordo/

  13. Marte, ese articulo lo tengo imprimido en casa, juntos con algunos otros que me han parecido interesantes y clarificadores. No ignoro que existe el white privilege, y desde luego lei en este blog no recuerdo donde, que no es lo mismo preocuparse por el racismo que solamente por no ejercerlo. Sera que estamos en un momento de nuestras vidas en que nos toca lidiar con el, el racismo ha entrado en nuestra casa, solo que lo ha hecho demasiado pronto, me estaba preparando para afrontarlo mas adelante, no con niños de P5, y tanto mi marido y yo estamos en la fase de intolerancia total, no porque sean niños que no saben lo que dicen no hay que corregirles, y afirmo con total rotundidad que se nota quien ha hecho los deberes en casa y quien no. He hablado con el profesorado, el proximo paso es hablar con direccion o montar una reunion de padres, pero no se si os pasa me siento muy sola en esto…., recibir frases con 5 años del tipo, marchate a tu pais, negro no me toques, y tu piel es color caca, esta ultima es escandaloso el numero de veces que se lo dicen… , asi que si alguien tiene alguna sugerencia de como poder afrontar mejor el tema, la leere mas que encantada.

    • A mí también me sorprendió encontrarme con el primer episodio serio de racismo a esta edad. En nuestro caso no venía de niños sino de una mujer adulta que increpó a mi hijo en un autobús…

      Para mí el problema en los colegios es que afrontan el racismo de forma pasiva. Muchas veces miran hacia otro lado (“son cosas de niños”; “con otros se meten por llevar gafas”; “no sabe lo que dice”; “a esta edad no ven el color”), otras intervienen puntualmente y dicen que determinado comentario o actitud está mal (aunque muchas otras veces acaban castigando al niño negro cuando responde a los insultos o chanzas de forma algo agresiva), pero no hay una educación activa contra el racismo: explicar qué es, cómo se manifiesta, por qué sucede y cómo se combate…

  14. ahi le has dado, y es que el crio lleva un tiempo pegando, yo lo veo bloqueado, segun la profesora no esta bloqueado, que es un niño que pega mas de lo habitual en esta edad, y el nunca ha sido asi, no lo cuenta, mas que cuando esta desesperado, y me dice mama no entienden nada, ya lo hemos explicado y no lo entienden!! si, la profesora me escucha cuando le hablo, pero que mas hacemos? el problema persiste, aunque se hable con cada padre individualmente, y a veces preferiria que fuera alguien mayor, almenos yo podria dirigirme a el directamente, pero como se gestiona cuando son niños? no puedo increparlos en la puerta del cole, logicamente.., pero es que encima hables con quien hables ( o la gran mayoria), no voy a decir todo el mundo, lo que me dicen es que no le de tanta importancia, que son niños. Les he explicado que no es lo mismo el gordito que el negro, y a modo de ejemplo expongo el caso de una niña del colegio a la que llaman bigotuda por que tiene vellito, su madre se lo decolora y el asunto se resuelve, pero yo ni puedo ni quiero decolorar a mi hijo. Asi que me encuentro en fase de indignacion total y frustrada e impotente porque no se como solventar el problema, y lo que se nos ha ocurrido a mi marido y a mi es montar una reunion con los padres, pero vamos que mucho me temo que tampoco servira de nada. Por eso decia que hay quien si lo explica y lo debe hacer muy bien, porque al niño se le nota, este niño del que hablo vino a mi directamente a decirme lo que estaba pasando, y que el mismo no entendia porque le decian esas cosas a su amigo, que era un gran amigo y muy muy divertido.

    • Madre y otras personas sabrán darte recursos más afinados. Yo te sugiero el librito “Sentiments” (seguro que también se encuentra en castellano) de la editoirial Combel. No te ayudará a combatir el racismo, pero si le dará a tu hijo recursos para reconocer sus propios sentimientos cuando reacciona a un ataque. Yo creo que ese reconocimiento es el inicio de la educación emocional que les ayudará toda la vida. Estoy convencida que a mi hija la ayudó mucho (empezamos a finales de P4). Es más, en P5 su profesora (en educación infantil creo que cuidan bastante el tema emocional) estaba sorprendida del nivel de consciencia de mi hija para con sus emociones. Yo creo que esta consciencia y mi explicación de como habíamos llegado a ello jugó mucho y bien a favor de mi hija (y es que tenía un pequeño conflicto de esas “cosas de niños” y la explicación parecía ser la de niña adoptada que tiene problemas de relación…) Suerte y ánimo!

    • Me parece preocupante la actitud de la profesora, ¿hay posibilidad de hablar con Dirección del asunto? Yo creo que ahí debemos trabajar en varios frentes: con el colegio, exigiéndoles soluciones individuales (respuesta a las agresiones verbales) y colectivas (un trabajo sobre el racismo); sobre los otros padres, yo no lo haría con todos, sino intentaría llevarme a mi terreno a los que veas que más o menos están de tu lado, para que sus hijos puedan ayudar al tuyo; y con nuestros hijos, para que aprendan a qué deben responder, qué les debe resbalar, qué respuestas son adecuadas, cuáles se giran en su contra…

  15. Muchas gracias!!!! pero muchas muchas! de verdad, buscare ambos libros. Si que se que en alguna ocasion han trabajado el racismo, contacte incluso con una ong, no se si bien bien es una ong, pero es una fundacion privada que hace trabajos de ayuda con inmigrantes, clases de catalan, informatica… y aparte de vender libros, tambien se dedican a hacer talleres para grupos grandes en colegios y demas, fundacion akwaba se llama, no se el coste de estos talleres, pero estan bien porque ademas los hacen en funcion de la edad, lo propuse y creo que lo volvere a mirar (aunque lo tenga que pagar de mi bolsillo), soluciones individuales las hay, almenos se que cuando la profesora lo oye para la clase y aclara el asunto, y evidentemente a el ya le voy dando herramientas, con algunos padres tambien he hablado, los que estan en mi terreno y entienden o estan concienzados con el tema, y esta claro que si no remite el siguiente paso es ir a direccion. En esa lucha estamos.., gracias por los consejos, y el apoyo no sabeis lo que se agradece,

    • No sé si has dicho la edad que tiene tu hijo… yo creo que parte del proceso es asumir que esto pasa y se lo van a encontrar. Hace un par de años, mi hijo se quejaba de los comentarios en el patio, lo comenté con una amiga que tiene un hijo algo mayor (hacía 5º o 6º entonces), de origen nepalí, y esta le dijo “claro que hacen comentarios racistas, no hay que hacer caso”… veo que ahora mi hijo está un poco en esta onda, le molesta, pero si no es algo “gordo”, ni siquiera lo comenta…

  16. Tiene 5 años, esta en P5, pero el problema empezo en P4, quiza sea una exagerada, lo he llegado a pensar, el no cuenta mucho a no ser que no pueda mas, pero si que es un niño muy sensible y muy reservado con sus cosas, con mucho afan por agradar a los demas. Lo curioso del caso es que es un niño muy querido, es un niño muy alegre y muy divertido, por eso me choca que reciba esos ataques verbales, pero suceden y lo pasa mal, y hasta ahora el estaba orgulloso de ser negro, igual dentro de un tiempo encaja todo esto de otra forma y aprende a llevar esto mejor…, si ya me lo dijo el un dia… que si eres blanco es mas facil,

    • Ánimo! Dale mucho apoyo y el máximo de recursos. Los niños de educación infantil tienen que aprenderlo casi todo para relacionarse, por tanto van probando a ver que estrategias les van mejor. Y claro prueban estrategias positivas y otras que no lo son tanto (y que, por desgracia, a veces son muy efectivas para conseguir un cierto éxito sobre algunos compañeros). Nuestra función y las de los profesores es intentar dirigirlos hacia las estrategia positivas. Uno de los problemas que tenemos los padres es que no presenciamos aquello que ocurre dentro de la escuela y en consecuencia a veces no nos damos cuenta de los recursos que necesitan nuestros hijos. Tu te has dado cuenta y eso es bueno. Deseo que tengas suerte con el entorno más amplio (escuela y otros padres) que es esencial para influenciar positivamente a todas las personitas del entorno más cercano a tu hijo.

    • No, no creo que seas exagerada, me resulta muy fácil empatizar con lo que sientes, sólo te lo explico porque yo estoy unos cuántos años después y veo cómo cambia su manera de afrontarlo, el asumir que es inevitable, que no pueden pelear contra cada palabra que les dicen… Es una pena esta asunción, pero creo que también les libera para concentrarse en cosas que les importan más…

  17. Gracias!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: