familia monoparental y adopción

Yo nunca toleraría

Cuando un niño es “bueno” y “educado” (hablo de su comportamiento, porque niños que se portan mal son buenos, y les hemos educado…), todo el mundo da por hecho de que lo que se ha hecho en casa ha funcionado… pero, ¿no se deduce de esto que cuando un niño se porta mal es porque algo estamos haciendo mal los padres?

“Yo nunca lo toleraría”, dicen algunos ante los comportamientos disruptivos de nuestros hijos. “Yo no consentiría que hiciera esto”. “A mí, esto, sólo me lo haría una vez”.

¿Y qué se creen, que nosotras sí lo toleramos?

¿Qué hacemos con ellos, matarlos?

Y en el fondo…

…es posible que debiéramos preocuparnos en igual medida por los niños hipercomplacientes. Nos preocupan menos, porque dan menos problemas, pero su actitud denota lo mismo que la de los niños con conductas disruptivas: un terror cerval al abandono. Me porto bien, no hago nada malo, complazco a todo el mundo… no vaya a ser que me abandonen. Los que se portan mal (a veces hasta límites difícilmente sostenibles) lo hacen por lo mismo: a ver hasta dónde aguantan sin abandonarme…

Y quizás no deberíamos tolerar ninguna de las dos cosas.

Anuncios

Comentarios en: "Yo nunca toleraría" (54)

  1. Y quizás deberíamos dejar de juzgarnos a nosotros mismos continuamente por las actitudes de nuestros hijos. ¡Qué fácil decirlo!

    • Pues sí. Yo me juzgo muy duramente a mi misma… y me siento juzgada por mi entorno, muchas más veces de lo que me gustaría.

      • ¡Qué me vas a contar que yo no sepa! Yo me juzgo me rejuzgo y tengo a mi madre ahí todo el día dispuesta a juzgarme y juzgar a mi hija. Y sabes qué te digo, que es mi propósito primaveral, me estoy quitando de mi propio juicio personal = flagelación diaria. 😉

      • Yo a veces tengo la sospecha de que me tomo demasiado a pecho cualquier comentario, cualquier crítica, que me siento juzgada incluso cuando no hay intención…

  2. me gustaría mucho que lo desarrollases más porque leído así es demasiado “simplista”

  3. sí, creo que nos comemos demasiado la cabeza con si somos demasiado duras o brujas con ellos o todo lo contrario, según el momento, pero simplemente somos personas y como tales nos equivocamos lo importante es que les expliquemos bien las cosas, que sepan porqué están castigados, que sepan que les queremos más que a nada en el mundo y que pase lo que pase y hagan lo que hagan nunca vamos a dejar de quererles… pero sí hay que saber poner límites y respetarlos, ellos y nosotros, porque creo que los niños necesitan saber cuáles son sus límites, es parte sana de su educación, lo he escuchado decir a muchos psicólogos y creo que es verdad… saludos!

    • Yo me di cuenta al poco de llegar mi hijo mayor, que había quien me consideraba demasiado estricta y quien me consideraba demasiado laxa… Al final hay que seguir el instinto.

  4. Pues yo siempre he tenido presente una frase de mi madre “los únicos que pueden hablar del comportamiento de los niños son los que no tienen hijos” (por si no se entiende, lo decía por eso que si en algún momento te permites un comentario crítico y tienes hijos después te lo tienes que tragar, con o sin edulcorante). Quizás por eso, quizás pq ya tengo una edad, quizás pq mi entorno más cercano no me parece crítico, quizás pq … yo intento no flagelarme. Sólo anadir que mi hija tiene episodios diruptivos y episodios hipercomplacientes. Me preocupan más los segundos. Los primeros los podemos comentar,,, y a la larga espero que mejoren. Los segundos son más defíciles de afrontar; o a mi me cuestan más.

    • Estoy de acuerdo: no he tenido nunca más claras las cosas sobre la maternidad que cuando no era madre… con mi primer hijo desaparecieron las certezas… con el segundo se esfumaron las últimas que podía tener, si quedaba alguna…

      Yo creo que los episodios disruptivos tienen dos ventajas: les permiten expresar el malestar, y nos obligan a hacer algo con ellos. Sin duda, los de hipercomplacencia son mucho más cómodos…

  5. No hay ningún hipercomplaciente en casa.. que mala suerte!! Pero cuando alguna tiene el dia especialmente porculero, asumo que estoy haciendo algo mal.
    Y si’, hay algo que difícilmente toleraría: que peguen/agredan a otros ninios. A veces se pegan entre ellos, pero entre hermanos lo veo “normal”. No se que haría si me encontrase con un hijo pegon.

    • ¿Qué harías? Gestionarlo como mejor supieras, cómo hacemos todos. ¿Qué vas a hacer, matarlo?

      • matarlo matarlo no, pero lanzarlo por la ventana… Lo gestionaría lo mejor que pudiese, pero es lo que me resulta mas inaceptable. Curiosamente mis hijos si han sido victimas de varios mini-matones, y siempre había algo detrás, un hermano pequenio, un progenitor estresado, una abuela/ajuma exigente. Se que no siempre tiene que haber un motivo claro, pero soy mas feliz asi y comprendiendo a los minimatones.

      • Yo creo que siempre hay algo, tendemos a pensar que la familia, pero a veces son otras cosas… sufren bullyng en el cole, reciben agresiones racistas… o han tenido una primera infancia difícil en el caso de los niños adoptados o acogidos…

  6. Yo también soy muy crítica conmigo misma…. o me cuestiono mucho… Eso en principio está muy bien, aunque tenga como contrapartida el pasarlo mal, a veces inutilmente.
    Mi hijo es un niño tranquilo, de los que no llora, ni pega y de bastante buen conformar. De pequeño era más terremoto, pero a partir de los tres años algo cambió que le dio la calma.
    Por las tardes vamos al parque después del colegio con cuatro compañeros de su clase. Y mi hijo es, en comportamiento, completamente diferente. No llora, no quita juguetes, no pega si se los quitan, respeta los turnos, se retira cuando hay conflictos… Y muchas veces me hago la pregunta…¿bueno o sumiso?.
    Por si acaso trabajo cosas en casa, le digo que le quiero siempre, cuando come, cuando duerme, cuando se porta bien, cuando pega, cuando grita….. Y le repito muchas veces que cuando alguien hace o dice algo que no le gusta debe decirlo, porque me da miedo que no sepa defenderse.

    • A mí apartarse de los conflictos no me parece una mala estrategia, siempre y cuando no deje que abusen de él… No es mi caso, pero sé que los padres y madres que tienen niños poco peleones, están igualmente preocupados por si pueden convertirse en víctimas…

    • Mi hija mayor (5) es exactamente igual, tranquila, comparte, no pelea jamás y me preocupa. Me preocupa muchísimo. Porque es muy reservada. Porque lleva 6 meses haciendo gimnasia rítmica y aunque yo lo sospechaba y le preguntaba, ayer por fin admitió que no le gusta y no quiere ir más. Me preocupa porque cuando no entiende algo se calla y no pregunta. Porque si la llamo en voz alta se asusta. Porque se roe las uñas de manos y pies y se chupa el dedo compulsivamente. Y estoy segura de que le pasa algo y todo el mundo me dice que me quejo de vicio, que ya quisieran ellos tener una así.
      Y me siento culpable cuando la regaño por perder la segunda rebeca en menos de una semana, porque su llanto me parte el alma. Y aunque cada día le repito lo mucho que la quiero, pase lo que pase, haga lo que haga, creo que hay algo que no estoy haciendo bien.

      • Así a botepronto se me ocurre que si tiene hermanos pequeños, y no hay otros factores a considerar, se muere de celos. Los celos son tremendos para los críos, y mientras unos los demuestran luchando, otros lo hacen retrayéndose. Y está claro que tener celos no implica no querer a los herman@s; tampoco que tu no le demuestres que la quieres. Quizás pasar más tiempo con ella sola, por ejemplo enseñándola a saltar a la comba ahora que llega el buen tiempo, le sienta bien.

      • Yo creo que en el caso de niños adoptados, siempre hay otros factores a considerar. Sus vivencias previas marcan muchas de las estrategias que adoptan, las que les han sido útiles en otras situaciones… Es cierto también que los celos, las relaciones entre hermanos, también determinan muchos de los comportamientos de nuestros hijos. En mi caso, yo tengo claro que mi hijo mayor, al llegar el pequeño, no se vio ante la tesitura de pensar que iba a tener que compartir a su madre, como les pasa a todos los niños: él pensó que iba a ser sustituído. Y esto hizo que su relación con su hermano fuera (sea aún) infinitamente más compleja que la que derivaría de simples celos…

      • Yo creo que lo que le sucede a tu hija no tiene nada que ver con que tú lo hagas bien o no: tiene que ver con estrategias que ella ha interiorizado, que le han sido útiles para sobrevivir en situaciones muy adversas. Si le funcionaron cuando su vida estaba en riesgo, ¿por qué cambiarlas?

        Yo no me he encontrado en este caso, y no tengo mucha idea de qué se puede hacer, qué se puede proponer, para que encuentre un espacio donde se atreva a ser ella misma, a rebelarse, sin miedo a perderlo todo… ¿alguien tiene alguna idea?

      • Darle tiempo para ir superando etapas. Y como extra dicen que el teatro ayuda mucho; me imagino que por eso de hacer que los personajes se expresen.

      • Es verdad… y una cosa que ayuda mucho en casa (no sé si aplicaría en este caso) es el role-playing, jugar a representar una situación para buscar estrategias para afrontarla. O, frente a un mal comportamiento, hacerle repetir lo mismo, pero bien… dicen que esto ayuda mucho más a nuestro cerebro a generar rutinas distintas que las broncas, castigos, etc, que podríamos echarle para el mismo comportamiento.

  7. Madre yo me siento como tu, juzgada aunque no haya mala intencion, y lo que dice Lola del comentario de su madre, la mia tambien lo dice y creo que tiene razon.
    Yo tengo un caso cercano, de una niña megahipercomplaciente, con una situacion personal un poco peliaguada, y estoy de acuerdo que es mas dificil de gestionar, no sabes por donde entrar por suerte con casi nueve empieza a sacar la cresta, miedo me da que cuando llegue a la adolescencia explote toda esa complacencia.
    Mi hijo en cambio no es nada complaciente, y pegar no pega, almenos asi porque si, pero ultimamente pega mas de lo habitual, trabajamos este tema mucho, visto con mis ojos era recibir un empujoncito y responder exageradamente, y luego averigue todoooo lo que habia detras, y al final ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos.
    Y como me dijo el el otro dia: mama estoy castigado por las cosas que he hecho mal, lo se, pero no soy tan malo ni soy el unico y los demas no estan castigados.

    • Yo creo que ningún niño pega porque sí: siempre hay alguna razón detrás, ningún comportamiento disruptivo nace de la nada. El problema es que al niño que pega se busca neutralizarle por la directa (castigos, broncas, apartarle, expulsarle), en vez de intentar trabajar tanto con él dándole herramientas como con las causas de su malestar…

      Al final, hay niños que llevan una etiqueta y se les juzga en función de esta etiqueta, siempre son los culpables de lo que sucede aunque haya otros niños implicados, son los que reciben los castigos, a los que no se escucha… esto es difícil de gestionar.

  8. Y lo peor me he sentido juzgada por personas que despues son mucho mas laxas con sus hijos, o es que no ven o no quieren ver……

    • Sí: muchas veces aplicamos raseros muy distintos a unos niños y otros, dependiendo de si son nuestros o ajenos, de si son negros o blancos, de si son movidos o tranquilos…

  9. si madre exactamente eso le pasa al mio, que se las carga casi siempre por sistema, el acostumbra a solucionar los problemas por su cuenta a su manera, sin denunciar, porque el no es un chivato, y el resto tira la piedra y esconde la mano. No es un niño “malo”, al contrario tiene un corazon enorme, nunca le he tenido que explicar lo que significa compartir porque parece que lo llevara integrado de serie, siempre se preocupa del sufrimiento ajeno y sin embargo hemos tenido que pelear para que no se le etiquete. Por suerte los malos comportamientos van remitiendo..;)

    • Yo creo que no hay niños “malos”. Si los hay, no conozco ninguno. Yo creo que sus comportamientos siempre responden a algo que están viviendo o han vivido en su pasado…

      Yo lo que veo es que, además de que se ve más el comportamiento de niños como el tuyo, además, dan por hecho que siempre que pasa algo han sido ellos, y aunque haya más implicados en el asunto, a ellos les castigan más…

      • Discrepo. yo sí creo que hay niños malos, igual que hay adultos malos.
        No siempre hay que buscar una explicación o una excusa o un atenuante. Directamente hay niños a los que les gusta molestar al prójimo, fastidiar, criticar..hacer daño. Claro que los hay…afortunadamente pocos.
        y cuando se hacen mayores son mu peligrosos.

      • Pues yo no conozco ninguno. Todos los niños que he conocido que lo parecían, si rascabas, si conocías… tenían motivos sobrados para comportarse como se comportaban. En cambio, adultos sí…

      • Huy no se…Yo creo que si hay niños malos. Niños que disfrutan haciendo daño a los demás, torturando animalitos, que son inmunes a los sentimientos de los demás …mira la lista de estos”angelitos” de abajo. ¿Tu crees que a sus víctimas les importaron los motivos que les llevaron a convertirse en tales monstruos?
        http://listas.20minutos.es/lista/los-ninos-mas-perversos-de-la-historia-300806/

        ¿Has visto “¿Quien puede matar a un niño” de Ibañez Serrador? Muy buena.
        Y por supuesto “El señor de las moscas”, buenísimo.

      • ¡¡Que miedo!! YO no conozco a ningún niño que me parezca malo, la verdad, igual el tiempo me desmiente y soy como aquellos vecinos que dicen del maltratador de la escalera que “parecía un tipo normal, siempre saludaba”… en cualquier caso, yo sí creo que es importante saber qué causas les han llevado a hacer esto, quizás si alguien se hubiera molestado en buscarlas en su momento, algunos de estos crímenes se habrían evitado.

        Sí, he visto / leído ambas. Y “Tenemos que hablar de Kevin”, también.

      • En general un “niño malo” que tortura animales, a otros niños etc… cuando cumpla los 18 años le será diagnosticado un trastorno mental (trastorno antisocial de la personalidad o será directamente un psicópata). Sólo que antes de esa edad no se puede hacer el diagnóstico aunque “ya se vea venir”.

      • ¿Y no se puede tratar de alguna manera? Lo pregunto desde el absoluto desconocimiento, es un tema que sólo conozco por la literatura…

      • Los trastornos de personalidad no se pueden tratar farmacológicamente porque en realidad son formas de ser pero llevadas al extremo. Pueden hacer psicoterapia etc.. pero es muy difícil porque es algo inherente a la persona. Seguro que todos conocemos personas con trastorno de personalidad, pero que en muchos casos ni siquiera están diagnosticados.(trastorno esquizoide, ezquizotípico, límite etc…) Solo cuando interfiere con la ley o si tiene unos padres preocupados suele diagnosticarse. El antisocial sí que se diagnostica más, precisamente porque tiene problemas para aceptar la autoridad, cumplir las normas (ojo no estamos hablando de un niño que no hace caso. Es algo exagerado: pega a un profesor, se escapa del colegio, consume drogas, robos, peleas, conducción temeraria..).
        Un psicópata, desde mi punto de vista no se puede tratar, o al menos no con éxito. (un ejemplo es un asesino en serie). De hecho no está loco, lo que se entiende por enfermo mental (un esquizofrénico por ejemplo que sí se puede tratar):

      • Pero comportamientos como los que tú describes pueden deberse a trastornos de la personalidad como tú dices, pero también a otras cosas, no? ME acabo de leer el último libro del Juez Emilio Calatayud y muchos de los casos de los que habla le van a la zaga a este tipo de comportamientos… y sin embargo, en muchos casos, los chavales, con la ayuda adecuada, han podido convertirse en jóvenes y adultos que llevan una vida normal…

      • Sin entender nada de psicología ni psiquiatría. Por lo que dices, si son así es pq son ‘malos’ en esencia; yo no creo que eso sea cierto. Yo conozco una persona con, creo, un claro trastorno de personalidad sin diagnosticar. Sé su historia, así por encima, y aunque soy conscientes que otras personaas con historias comparables no son como esa persona, entiendo que esa persona sea como es y no lo calificaría de ‘malo’. Sí calificaría de ‘malos’ a personas adultas que habiendo tenido opciones de muchos colores han ido aprendiendo estrategías que aplican sin ningún tipo de rasero, llamémosle, ético. Esas personas quizás nacen con unos rasgos, pero desde mi punto de vista también se hacen poco a poco a veces de manera muy consciente. Yo creo que esas personas no son ‘malos’ cuando son niños, pero si lo pueden ser (y mucho) de adultos. Como evitar que lleguen a serlo es un misterio para mi; me imagino que requiere un entorno muy consciente de muchos temas que en general se nos escapan. Y, porqué no decirlo, ausencia de modelos a seguir o como mínimo reflexión ante esos modelos (difícil, difícil).

      • Yo creo que el hecho de ser etiquetado como “malo” desde la infancia, es una elemento que ayuda bastante a convertirte en un “malo” adulto. Niños con las mismas actitudes, comportamientos… serán muy distintos si han encontrado apoyo, empatía, ayuda (que es todo lo contrario a consentírselo todo, por si alguien piensa que me refiero a esto) o si sólo han recibido rechazo y castigo, si se ha dado por hecho que como son “malos” no hay nada que hacer y se ha tirado la toalla con ellos…

      • Estoy de acuerdo contigo. Sin embargo los adultos ‘malos’ que conozco yo (poquítos, no creas) son de otra calaña: son personas que cuando les interesa acosan a las personas que les hacen sombra o que les molestan si ven que pueden acosarlas y con otras personas son encantadores o sencillamente (cuando les puede hacer sombra pero se dan cuenta que no podrán con ellas) las ignoran. Sé que en algunos momentos todos (o quizás muchos, no sé) podemos llegar a hacer cosas similares de manera más o menos consciente. También sé que algunas personas lo hacen de manera súper consciente con una perversidad que yo considero maldad. Afortunadamente no son muchos; o yo me he encontrado muy pocos por el camino.

        También me atrevería a decir qu algunos niños a veces pueden actuar de maneras comparables a las que he descrito. En esos casos yo no considro que sea maldad. Un niño/a está aprendiendo a relacionarse y va probando aquello que le sirve para sus objetivos. Los adultos responsables somos quienes debemos velar para que no utilicen estrategias que les perjudiquen u otras que pueden ser perjudiciales para terceros. Encontrar el equilibrio es dificilísimo (entre otras cosas porque requiere muchísima consciencia y, quizás, presencia por parte de los adultos).

      • No lo podías haber explicado mejor. Yo comparto esta impresión. Así como cuando hablas con un adulto de este tipo, te sientes como si te dieras cabezazos con una pared – ves que no les llegas – cuando consigues hablar con un niño que hace esto, sí le ves receptivo y dispuesto a reconsiderar su postura. Y creo que esta diferencia no es menor.

      • Para etiquetar a una persona como alguien que sufre un trastorno de personalidad debe cumplir varios requisitos. Que tenga uno, dos o tres rasgos que todos los niños pueden tener en algún momento de su desarrollo no lo califica como trastorno de personalidad. Y como decía, hasta que no cumples los 18 años no se puede hacer el diagnóstico porque precisamente el niño está en evolución y desarrollo y pasa por diferentes etapas.
        Hay alguno que es muy claro, “torturar animales”. No un día que me encontré una rana con un amigo y cada uno tiró de una pata a ver qué pasaba o puse la lupa para ver como se quemaban las hormigas al sol. Hablamos de un menor que busca, roba, engaña para pillar animalitos y torturarlos de forma sistemática y continuada y se esconde porque sabe que lo que hace está mal. Para empezar este niño ya carece de empatía, es incapaz de sentir compasión.

        Los trastornos de personalidad son formas de ser exageradas, que provocan un trastorno en la vida de la persona y/o quienes le rodean. Existen varios y en general sólo perjudican al afectado (sus relaciones familiares, sociales, de pareja, laborales). Evidentemente el entorno influye, la familia, la educación, la atención temprana etc….
        Y personas malas existen, de adultos y de niño. Afortunadamente son pocas. Y no todas están “locas”. Además “el malo” tipo villano de cómic que es malo en todo lo que hace no existe, porque las personas no somos blancas o negras (en personalidad). Para mí, un ejemplo son los adultos que abusan de menores. En otras esferas de la vida se comportarán normalmente pero abusan de menores sin piedad ni compasión y no se arrepienten. Eso es ser malo. Y ese adulto abusador fue niño antes. Y no todos ellos han sufrido abusos en la infancia, por cierto. Los hay que son así. Sin más.

      • Gracias por la aclaración!!

  10. madre me lees el pensamiento, jejejeje

  11. Hay comportamientos anómalos que solo afectan al niño o a la familia ( pueden ser los llamados hipercomplacientes , que deben existir pero yo nunca he conocido a ninguno/a) y otros que afectan a las personas de alrededor, que es el caso de los niños violentos ( no se si aquí se habla de eso, pero supongo que se incluye en el portarse mal) y este es un problema grande.
    Si no se corrige este comportamiento el niño violento ( no hablo de niños muy pequeños) será un adolescente violento, porque los problemas empiezan en la infancia. Pueden ser factores genéticos, psicológicos, familiares, educacionales y ambientales , pero al final el resultado es el mismo porque convivimos en sociedad. Pues como se dice en Psicología “Lo que no hagas cumplir antes de la adolescencia será imposible exigirlo después”.
    El comportamiento agresivo del niño -que claro crece y se convierte en adolescente, en adulto- complica las relaciones sociales que este o esta va estableciendo a lo largo de su desarrollo, y dificulta por tanto su correcta integración en cualquier ambiente.
    Yo creo que no hay que permitir que nuestros hijos hagan ningún daño a los demás, eso hay que cortarlo de cuajo desde bien pequeños. Ni disculparles por su actitud agresiva. Ni creo que estar pendientes de si a los demás se les castiga o no, si nuestro hijo/a es violento/a el problema es nuestro y es grande, y si le hacemos ver que es injusto el castigo el niño o niña se va a crecer aun mas…y los problemas crecen, como el nombre de la serie aquella.

    • Evidentemente, hay comportamientos que molestan y otros que no. Los primeros se corrigen de forma mucho más contundente, aunque los segundos pueden evidenciar problemas igualmente graves… por ejemplo, se buscan soluciones para el niño que pega a sus compañeros (obvio), pero a veces se preocupan poco por los niños que, por las mismas razones, tienen escapes de pis… No es un ejemplo al azar, es algo que he vivido. Y el malestar que subyace en los dos comportamientos puede ser el mismo, y ambos necesitan intervención…

      Por otra parte, en ningún caso he hablado de no corregir los comportamientos disruptivos, sean cuáles sean. Al revés: creo que la ventaja de un comportamiento disruptivo es que, como es inadmisible, buscamos soluciones para él, lo que no siempre sucede en otros casos.

  12. Eso que planteáis me ha recordado que en el mundo de la educación especialmente en secundaria se suele tomar medidas con aquellos alumnos que molestan en el aula… medidas que nos gustarán más o menos (menos en mi caso) pero algo se hace.. En cambio, si un alumno no molesta, aunque no obtenga ningún resultado académico, no se suele hacer nada (en la mayor parte de los casos) y sé que estoy generalizando (a veces eso es muy injusto con algunos profesores que sí hacen.. ). Pero el sistema en sí está pensado en este sentido. Y eso tiene que ver con el impacto sobre el colectivo que el problema individual genera. Cuando un problema individual pasa a ser colectivo (cuando un niño o adolescente molesta, es agresivo…) se intentan buscar soluciones. Cuando ese problema individual no afecta al colectivo o bien no se detecta por parte de quien debería, o bien no importa, porque no hay capacidad o voluntad para dar respuesta al mismo.

    La reflexión supongo que iba más en la línea de que hacemos como padres cuando nuestros hijos son excesivamente complacientes o disruptivos… y lo difícil que es a veces detectar en el caso de niños muy complacientes que ahí detrás hay también un problema. Y ahí sí que hay un gran reto para los padres… en el que no tengo muchas respuestas… La única ventaja de un niño complaciente es que como padre no te sientes tan cuestionado.. pero miedo me da la adolescencia y la vida adulta de un niño que no cuestiona, que no se rebela…

    • A eso me refería, sí. Creo que en las aulas es muy evidente, pero creo que también pasa en muchas familias: si el niño no da problemas, aunque tras sus actitudes subyazca un problema, muchas veces no se toma ninguna medida, incluso cuando el problema se reconoce y preocupa.

      Yo tengo en mi entorno una niña de 8 años que es la perfecta imagen de niña hipercomplaciente: se esfuerza en todo, está siempre pendiente de lo que quieren / esperan los demás, se porta bien, hiperresponsable, se angustia si cualquier cosa le sale mal o si se equivoca, si la regañan… Su familia lo ve, saben que responde a un miedo al abandono, pero no saben qué hacer con ello; y tampoco necesitan resolverlo de forma perentoria, como sí les sucedería si, por este mismo miedo, tensara las relaciones hasta el extremo (aunque tampoco supieran muy bien como abordarlo, lo harían, lo intentarían, funcionara o no).

  13. Qué tema tan interesante!! y cuanto estoy aprendiendo de todos vuestros comentarios. Gracias

  14. Mi hijo mayor (6 años) adoptado de bebé, se porta bien, suele obedecer y es un niño “fácil” en el día a día, tiene sus momentos de frustración y enfado pero por lo general su comportamiento es bueno, es un niño algo tímido (aunque con el tiempo lo va superando) y tranquilo. Pero, ¿es en realidad esta forma de comportarse inherente a su persona o aparece como estrategia para evitar un segundo abandono?. a mi me duele y me cuesta tanto pensar que el miedo al abandono pueda existir en mis hijos…….¿no sé? ¿hay algo que yo esté haciendo mal? evidentemente cuando una conducta es buena y no da problemas tendemos a no corregirla pero ¿por qué achacar esa conducta al hecho de ser adoptado?. Yo tengo claro que un abandono en un niño lo marca para siempre pero es ese el condicionante de sus actos? no sé, interesante y complicado tema.

    • Yo creo que el hecho de ser adoptados les supone y les va a suponer extras a nuestr@s hij@s. Pero sus actos no siempre van a estar condicionados por ese abandono (aunque no podamos obviarlo). Sí, el tema es interesante y complicado, y se puede complicar más si dejamos que el niño o la niña ejerza el poder que esa consciencia del abandono sufrido le puede dar en su trato con nosotros.

      Supongo que una de las mejores cosas que debemos intentar aprender es esa capacidad de poder observar desde una cierta distancia para no perdernos entre cábalas sobre posibles causas y ser capaces de encontrar caminos. Que frase me ha salido 😉 (cómo se hace ese emoticón del rubor?)

      • Sí, yo creo que una de las grandes dificultades que afrontamos es saber qué se debe a su adopción (abandono, carencias previas, institucionalización, etc) y qué a situaciones normales que viven todos los niños… No es fácil.

    • Si estuviera en tu caso, me preocuparía si detectara señales de ansiedad, miedo a desagradar, que pareciera que está pendiente de lo que quieren los demás en vez de expresar sus necesidades… otra cosa es que haya niños tímidos (también puede ser un problema), o más introspectivos o…

      Yo tengo claro que el miedo al abandono está muy presente en los actos de mi hijo mayor, lo dice y lo manifiesta de muchas maneras, en cambio, nunca he tenido esta impresión con mi hijo pequeño, aunque sí tiene ciertas dificultades derivadas de sus vivencias, pero no esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: