familia monoparental y adopción

1000 minutos

A menudo, los padres adoptivos nos preguntamos por qué algunos niños, adoptados al nacer, y que no han sufrido por lo tanto ni institucionalización, ni negligencia, ni la experiencia de apegarse a alguien para perderlo después… parecen tanto o más dañados que niños que han sido adoptados de mayores (y que procedían en algunos casos de hogares donde no eran bien atendidos o de orfanatos inhóspitos).

Nancy Verrier aseguraba en su libro “La herida primaria”, que esta herida, la que procede de la separación entre el niño y su madre cuando aún forman parte de un “todo”, es más grande cuando el niño es separado inmediatamente al nacer que cuando puede pasar aunque solo sean unas horas con ella.

En “La Contra” de la Vanguardia publicaron la semana pasada una entrevista que aporta elementos muy interesantes a esta idea. es con el experto en neurociencia perinatal Nils Bergman.

Copio algunos extractos:

Los mil primeros minutos de vida determinan la salud y el desarrollo para toda la existencia.

La separación madre-bebé después de parto y durante el primer período crítico (incluso con grandes prematuros) crea un estrés tóxico que provoca cambios hormonales, metabólicos y cognitivos que afectan la salud y la duración de la vida.

Que madre e hijo permanezcan piel con piel durante esos mil primeros minutos hace que los circuitos neuronales de la inteligencia emocional se conecten: la amígdala (el cerebro emocional) se conecta con el lóbulo prefrontal (el cerebro social). Si el bebé percibe que este mundo es un lugar difícil, en lugar del circuito de la oxitocina conecta el del cortisol. El neonato en las primeras dos horas tras el nacimiento escoge entre las dos opciones según si se siente seguro o inseguro. Hay un sitio en concreto en el cerebro que dice a la amígdala en qué dirección tiene que empezar a hacer las conexiones y la decisión responde a la cuestión “¿estoy seguro o inseguro?” Es una decisión binaria: sí o no. El circuito del cortisol acelera otros circuitos, eleva el estrés, la presión, y el cerebro y el cuerpo experimentan  un desgaste que afecta también a la duración de la vida.

 

Anuncios

Comentarios en: "1000 minutos" (26)

  1. sí, qué duda cabe que esa separación originaria también nos afecta, y digo nos porque yo soy una de ellas, a mí me separaron de mi madre bio después del parto y jamás me pudo abrazar, no sé si voluntaria o involuntariamente pero así fue… y bueno tengo mis carencias afectivas, mi terror al abandono, pero aparte de eso soy una mujer creo bastante fuerte y con lazos emocionales sólidos, besos y gracias por la info! no vi la contra de la vanguardia, y la verdad no sé si quiero verla…

    • Me pareció muy interesante, no hablaba de adopción sino de neonatos, incubadoras… yo la idea la tenía, pero me gustó la explicación hormonal, que no se me había ocurrido. Ojalá sirva para cuidar estas cosas, tanto en las separaciones de niños que van a ser dados en adopción, como en casos de prematuros, incluso en partos normales, que es habitual que se separe al niño de la madre nada más nacer para lavarlo, vestirlo, hacerle pruebas…

  2. Y yo me pregunto, aunque mi hijo si estuvo esos 1000 minutos, realmente sintió que estaba seguro?
    Todo es muy relativo, pq. aunque el si pudo estar con su madre biológica, ya no se si ella a lo mejor no hizo nada para que se sintiera seguro?
    Cuantas dudas aparecen siempre……………………

    • Bueno, yo no sé lo suficiente para hilar tan fino… igualmente, creo que la actitud de la madre durante el embarazo (si hay rechazo, si hay miedo a vincularse porque sabe que no se quedará con él) seguramente también afecta… Y desde luego, el tiempo pasado con ella después de estos 1.000 minutos puede no ser necesariamente bueno: muchos de nuestros hijos también han sido dañados por haber estado institucionalizados, negligidos… en algunos casos durante muchos meses, incluso años….

    • Eso es lo definitivo. ¿Cómo fueron esos 1000 minutos?
      Por otra parte mi hijo estuvo casi cuatro años con su madre biológica, y está bastante dañado, asi que…

      • Claro, si le sumas todo lo que pasaron después…. igual su importancia es relativa. Yo creo que puede servir para explicar dificultades importantes en niños adoptados al nacer (por haberles faltado esta vinculación), o al contrario, capacidad de vínculo en niños a pesar de haber vivido después situaciones complicadas y duras…

  3. Estoy segura de que esa separación afecta al igual que la actitud de la madre biológica durante el embarazo. Lo que no se muy bien es que opciones tenemos en la adopción. No se si cuando una mujer dice antes de dar a luz que va a dejar el niño en adopción, se le da la oportunidad de estar algún tiempo con él o se le separa inmediatamente, supongo que dependerá de lo que ella pida, pero tampoco se si ellas querrán o no estar con el bebé e incluso verle. Como en todo supongo que cada caso y cada persona es un mundo.
    En mi caso particular, soy madre adoptiva de dos niñas de adopción nacional de renuncia hospitalaria y aunque no lo se seguro, dudo que su madre biológica estuviera con ellas algún tiempo.

    • En el caso de la renuncia hospitalaria, supongo que es comprensible que haya madres que no quieran pasar tiempo con sus hijos, entiendo que separarse después puede ser dificilisimo… pero no todos los niños que entran en adopción han sido separados de sus madres al nacer, muchos han convivido con ellas durante días, meses, incluso años… en este caso, esta diferencia sí puede importar.

  4. ¿y que pasa con los niños nacidos de vientre de alquiler? Ultimamente leo en los foros de adopción,peticiones de firmas para que sea legal en España, artículos de personas que han ido a USA para contratar un vientre de alquiler (personalmente creo que esa mujer es tan madre de ese niño como la madre biológica de cualquier niño de renuncia hospitalaria) y me pregunto si es moralmente lícito provocar esa herida adrede a un niño, con conocimiento de causa para satisfacer la necesidad de tener hijos.Una cosa es que los niños adoptados hayan tenido que pasar por eso por circunstancias de su vida que no podemos controlar y que por supuesto desearíamos que no les hubiese pasado, por artículos como este me entristece este tema y sobre todo cuando lo planteas y dices que no tienes intención de firmar para ayudar a “una pobre mujer” que su única posibilidad de ser madre es el vientre de alquiler y todos te contestan que no es lo mismo, que ya lo dice la palabra, vientre de alquiler, no madre….

    • Estoy completamente de acuerdo.
      La idea del vientra de alquiler me parece abusiva, repugnante y un abuso.
      No veo la diferencia entre tener un hijo mediante”vientre de alquiler” y “comprar” un bebé de 2, 3, x meses a una madre que no puede o no quiere seguir criando a su hijo.
      Para mí es lo mismo y debería estar penado.

    • Yo siempre me he preguntado lo mismo: además de la cosificación de la mujer, la legitimidad de crear a un ser humano para separarlo de su madre, para provocarle esa “herida primaria”…

    • También de acuerdo con Bone, generar heridas para satisfacer nuestras necesidades no debería ser lícito.
      El artículo muy interesante y en linea con lo que yo creo, imaginaos a un recien nacido que tras 9 meses en contacto con su madre es de repente separado y se encuentra solo e indefenso, eso tiene que poner a funcionar mecanismos de alerta que pueden condicionar muchos de sus comportamientos, o al menos asi lo entiendo yo.

      • Esto es lo que decía Nancy Verrier (y no es la única), que un recién nacido, y durante los primeros meses de vida, no tiene entidad propia, sino que se siente parte de un todo integrado por él y por su madre (biológica)… bajo esta premisa, la separación implica quitarle algo de su esencia…

  5. El problema que yo veo con este artículo es que cuando la ciencia intenta hacer predicciones en el ámbito social o psicológico falla más que una escopeta de feria. No tengo ninguna duda de que el estudio científico es riguroso y que la bioquímica y los cambios hormonales ocurren tal y como ellos dicen. Pero de ahí al determinismo de que eso nos marcará de por vida y determinará nuestro temperamento…lo siento, pero no me saltan todas las alarmas. Estoy segura de que se pueden encontrar tantos ejemplos como contraejemplos. A ver, no he leido el artículo completo, pero conozco niños muy prematuros que tuvieron unos terribles 1000 primeros minutos y unos segundos y unos terceros…y que son niños emocionalmente muy fuertes. Y lo contrario.
    En cuanto a los vientres de alquiler, yo veo mucho más problemático el mercantilismo que se está haciendo con el cuerpo de la mujer, y con la desesperación de las dos partes, por parte de clínicas, agencias y gobiernos.

    • Estoy de acuerdo contigo. Me parece algo a tener en cuenta, a valorar cuando pensamos en cosas que pueden haber afectado a nuestros hijos… (y sobretodo a tener en cuenta cuando se proponen políticas post-natales) pero siempre teniendo en cuenta que el cerebro es plástico y que casi nada es tan determinante como para marcar el resto de nuestras vidas…

    • por supuesto que ahí está la resiliencia, hay gente que con la muerte de un hijo se hunde y otros que salen adelante, pero eso no implica que le desees a nadie pasar por ese mal trago de forma consciente y premeditada, es lo que intento decir.

  6. Me parece horrible que los primeros mil minutos de una persona, determinen toda su vida. El otro día leía en un blog que sigo bastante, al otro lado del hilo rojo. Unos comentarios sobre una charla a la que había acudido la persona que escribe ese blog. Donde un neuropsicologo, decía que el cerebro es un órgano muy plástico, que se puede re programar. Y puede superar cosas durisimas. Lo siento me quedo con esa teoría no con la de los mil minutos.
    Y respecto a la herida primaria. Una pregunta y si en el hospital te cambiaron.? Y si tu madre no es tu madre pero nadie lo sabe. Nadie es consciente de ello. Donde está la dichosa herida.
    Este tema da para muuuchooooo.
    No se sí conocerés una película de la que se esta hablando mucho en los foros de adopción en China. Generación Mei Ming, donde hablan las primeras niñas adoptadas en China. Hoy en día jovencitas de entré 17/18 años.
    Que gustó en la mayoría de los casos, anécdotas aparte, su vida es NORMAL. No llena de sufrimientos y heridas. Creo que nos calentamos mucho la cabeza los padres…..
    Sin realmente saber lo que va a pasar con nuestros hij@s.

    • Lo cierto es que, frente a una desgracia, hay gente que sale adelante a pesar de vivencias durísimas y otra que se hunde. ¿Qué marca la diferencia? Pues quizás (apunto, no lo sé), el proceso hormonal que generaste en estos 1.000 minutos…

      Aún así, yo también creo que el cerebro es plástico y que hay muchos elementos que ayudan a construir la resiliencia. Y en ello estamos todos, creo…

      No he visto el documental “Generación Mei Ming”, así que no puedo opinar. Sin embargo, de entrada te diré que desconfiaría de un documental donde nadie se calienta la cabeza… me haría pensar que las chicas han sido seleccionadas precisamente porque este es el mensaje que se quiere dar… Yo he hablado y leído a muchos adoptados adultos, y algunos efectivamente, no se comen nada la cabeza, y otros, en cambio, arrastran las pérdidas hasta muy mayores… lo que no quiere decir que no tengan una vida normal, por otra parte…

    • Yo creo firmemente que una separación o una pérdida genera una herida, lo cual no quiere para nada decir que esto vaya a condicionar para siempre y en todo la vida de una persona, ni que esa persona no sea capaz de ser feliz y llevar una vida “normal”. Otra cosa es si a raíz de esa herida se desencadenan mecanismos en el cerebro que hacen estar alerta ante una posible misma situación, lo cual yo creo que si ocurre. Cierto es que cada persona es un mundo y cosas que a algunos nos afectan a otros no, no sé, en mi caso, tras un abandono por parte de mi pareja, traumático para mi, no he vuelto a enamorarme y ya va para 15 años. Antes de ello siempre había tenido facilidad para sentirme atraída por otra persona y tener relaciones de pareja y tras esto, creo que inconscientemente he creado una barrera en la que no dejo entrar a nadie. Sin embargo soy una persona feliz, una vez superada la etapa de duelo por esa pérdida. También, y por lo que yo he vivido, creo que pasar el duelo es fundamental para seguir adelante.
      No es comparable mi pérdida con la que sufren los niños abandonados por su madre biológica así que si yo, creo, generé un mecanismo de protección ante situaciones similares, es posible que ellos también lo hagan. Aunque es posible también que ni sean conscientes de ello y que nosotros sus madres y padres tampoco lo lleguemos a detectar. Estoy segura de que nuestros hijos e hijas adoptados/as pueden ser personas felices pese a ese abandono que han sufrido.

  7. Yo fui madre de un gran prematuro al que a penas pude tocar los días que vivió, soy madre bio de un niño del que no me separé en meses desde el instante en que nació, y soy madre adoptiva de otro niño que no tuvo contacto con su madre bio. He visto mejorar el ritmo cardíaco del primero solo con tocar su mano he visto variaciones espectaculares en el crecimiento y desarrollo del tercero dependiendo de donde estaba viviendo, increíblemente positivas sobre todo tras su adopción. Un bebé necesita, para desarrollar su química cerebral, lo que le aporta una madre, pero esa madre puede ser cualquier persona que sepa darle eso seguridad, cuidados, contacto físico, amore incondicional..y esto no suelen haberlo tenido los niños separados de sus madres bio justo después de la separación. Creo que si a mi hijo prematuro una enfermera le hubiera sostenido su mano y acariciado también hubiera mejorado su ritmo cardíaco.. Pero eso no ocurría y en las 23 horas al día en que no nos dejaban visitarlo..nadie sostenía su mano…si mi hijo adoptado no hubiera tenido que compartir cuidados con otra docena durante un año tb hubiera sufrido menos..

    • Más variedad no se puede tener, para ver las diferencias… REalmente es una pena que los prematuros no puedan estar con sus madres o padres (u otras personas) todas las horas posibles sin poner en peligro su supervivencia y su salud….

  8. Curioso verlo explicado de una forma científica, pero me asalta la pregunta. ¿Y si esos primeros 1000 minutos los pasa con su madre adoptiva no se sentirá seguro? Es decir, ¿es necesario que los pase con la madre biológica o es la conexión con otro ser humano que le haga sentir seguro?

  9. Pues es una pregunta interesante… este médico no se refiere a la adopción, así que no sé siquiera si se lo ha planteado… La hipótesis de Nancy Verrier es que la madre (biológica) y el niño son un “todo”, parte de una especie de ente conjunto, y que si no es su voz, su olor, el ritmo de los latidos de su corazón… lo que siente, hay una pérdida.

  10. Ha sido una casualidad que me haya encontrado con este blog y con estos comentarios que me parecen sumamente interesantes pero tan solo quiero responder a madredemarte que las chicas que han participado como protagonistas en el documental Generación Mei Ming: Miradas desde la adolescencia no fueron escogidas a través de ningún casting ni de ninguna prueba, ni seleccionadas por su madurez ni por su sinceridad de las que doy fe absolutamente. El director del documental se puso en contacto con nuestra asociación Andeni porque necesitaba seis familias para elaborar un documental que tratase sobre el tema de la adolescencia de la primera generación de niñas adoptadas en China, seis jóvenes de edades comprendidas entre los 12 y 18 años, periodo que abarca la adolescencia como bien es sabido, y de diferentes lugares de la geografía española para que los puntos de vista que en la película se reflejasen fueran lo más diversos y variados posibles. Yo me hice cargo, personalmente, de buscarle a las familias, a base de muchas llamadas y conversaciones personales con todas ellas durante horas porque convencer a alguien para que abra su casa, y lo más importante y difícil ,su corazón a un desconocido y a una cámara no es nada fácil. Las casualidades de la vida, o que simplemente la gran mayoría de los adolescentes son extremadamente maduros y simplemente hay que dejarles expresarse y escucharles, han hecho que estas jovencitas se hagan unos planteamientos y unas reflexiones sobre su condición de adoptadas increiblemente extraordinarios para su edad que sorprenden a quiénes las escuchan y que no dejan indiferentes a nadie. Todas ellas sin excepción se cuestionan sobre su abandono y sobre sus orígenes y en todas ellas se aprecia que de una u otra forma el abandono ha dejado su huella más o menos traumáticamente. Unas han sido capaces de desarrollar una mayor resiliencia y otras están empezando a construirla, unas siguen sumidas en un dolor que conlleva un pequeño o gran rencor hacia ese abandono, otras han sido capaces de transformar ese dolor en algo positivo para ayudar con su experiencia a los demás y otras están descubriendo sus propias posibilidades y encontrándose a si mismas en aspectos que ni se habían planteado, pero repito ninguna de las seis desempeña un “papel” ni finge lo que no es, son solamente adolescentes construyendo su propia identidad.

    • Gloria, gracias por tu comentario. Lo cierto es que no he visto este documental (no por falta de ganas), así que mi juicio no puede ser jamás sobre vuestro trabajo: es sobre los comentarios de algunos padres adoptivos que explican, aliviados, que las chicas que salen en el documental “son felices y normales y la adopción es una anécdota en su vida”, más o menos este sería el resumen. Puesto que (por mi manera de ser) se me hace difícil pensar que alguien adoptado no reflexione, no se duela… de su propia historia (aunque esto no sea el eje central de su vida ni le impida ser “feliz y normal”), me aventuré a imaginar que quizás la selección de las participantes se había hecho en base a su “normalidad”. Tanto si se hizo así desde los realizadores del documental como si fueron las propias familias las que hicieron una “selección natural” y acabaron decidiéndose a ir los que tenían un mensaje más positivo que transmitir… En todo caso, como digo, es un juicio de tercera mano, basado en comentarios que han hecho otras personas que han visto el documental. Si tengo ocasión de verlo, entonces sí que haré una crítica con conocimiento de causa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: