familia monoparental y adopción

¿Sois novios?

La mejor amiga de A. es X., una niña.

-¿Sois novios?

Le pregunta la gente, a veces, directamente lo afirman… a pesar de que a ellos les molesta y suelen contestar que no, que son amigos. Y se vuelven a su juego imparable, a ser piratas o vampiros, o zombies saliendo de un centro comercial…

Cuando un niño y una niña son amigos, siempre surge la cuestión, el apunte, el interrogante de si son novios. Algo que no sucede ¡jamás! cuando son amigos dos niños, o dos niñas, por íntimos que sean…

(Aunque yo, cuando es B. quien interpela a su hermano en este sentido, suelo preguntarle si él es el novio de su mejor amigo del momento…)

Por no hablar de las madres (igual hay padres que lo hacen, pero yo siempre lo he visto en mujeres) que hablan de “su nuera” o “su yerno”, o se dirigen una a otra llamándose “consuegra”…

A los 6 años que tienen A. y X., son demasiado jóvenes para darle intención “sentimental” (o “sexual”) a sus comportamientos… me preocupa, y me molesta, esta obsesión de los adultos en poner a los niños en roles de pareja cuando no están en su manera de vivir y ver las cosas.

Una cosa es que los niños jueguen a ser novios, como juegan a ejercer otros roles adultos…

(Recuerdo que en 1º de primaria escenificamos una boda en mi clase. Yo era una de las novias, la otra, L., y los novios eran F. y O.; un compañero hacía de cura – boda civil era implanteable entonces – y el resto de la clase se repartieron los papeles de los familiares… No he sabido nada más de L., pero curiosamente, tanto F. como O., los dos novios del juego, son gays).

…y otra esa presión externa, que además, se da siempre y sólo en el caso de amigos de distinto sexo.

¿Qué les estamos transmitiendo?, además de la invisibilidad de las parejas homosexuales, de la soltería… ¿Que una amistad entre un hombre y una mujer tiene que terminar inevitablemente en una relación de pareja? ¿Que un hombre y una mujer no pueden ser amigos?

Anuncios

Comentarios en: "¿Sois novios?" (16)

  1. Si, a mi me molesta esta manía de “emparejar” a los niños.
    Las madres de las compañeras y compañeros de mi hija (4 años) siempre están con la preguntita “quien es tu novio o novia?”, o “que fulanito es tu novio?” Que manía! los niños y niñas de 4 años son compañeros de juego, o deberían serlo… es que un niño y una niña no pueden ser simplemente amigos? Desde bien pequeños ya se les transmite la idea de que tienen que tener pareja , y de que esta tiene que ser hetero.
    Se lo transmite la familia, la sociedad, la televisión y, por desgracia, también la escuela. En el primer trimestre de este curso, en el colegio de mi hija hicieron un proyecto sobre la familia, y la única familia de la que hablaron es la formada por una pareja heterosexual, casada, y con hijos biológicos (nosotras formamos una familia monoparental por adopción, vamos, que mi hija no se veía identificada por ningún lado).

    • Que fuerte, a estas alturas…
      Para mí, de todas maneras, lo peor no es este tipo de trabajos escolares, que es fácil combatir, sea en el propio colegio, o por nuestra cuenta, en casa; son los micromensajes de presencia continua, este “¿tienes novio?” (pero no “¿tienes novia?” o simplemente nada: no tener pareja también es una opción vital), estos finales de cuento / serie / película en la que siempre llega el príncipe, sea azul o de otro color, este considerar normal que la familia equivalga a pareja (heterosexual y casada), etc etc etc…

  2. Mi hija, con 4 años, vino un día del cole diciendo que dos niñas no se podían casar. Yo le dije que eso no era cierto y además le puse el ejemplo de una de mis mejores amigas, a la que ella considera su tía, que está casada con otra mujer. Siguió insistiendo en con esa cantinela unas semanas más.
    Después de unos meses de silencio, un día me preguntó si ella se podría casar con su mejor amiga. Yo le dije que sí. Estuvo rumiando mi respuesta un rato y luego me preguntó que cuál de las dos llevaría el vestido. Yo le dije que las dos, si ellas querían.
    Al día siguiente viene y me dice: “mamá he pensado que mejor me caso yo sola”. Me pareció genial!

  3. De todas maneras ellos van matizando con el tiempo. Mi hija tenía un ‘novio’ y ahora dice que por el momento son ‘amigos.’ Todo ello con una explicación que no sé si debe a su profesora, a algún comentario mío, a algún comentario de los padres del niño, o a su propia (de uno o de los dos) elaboración del concepto. Parece ser que cuando serán mayores (quizás) serán novios, pero que ahora son amigos.

    • Para mí el problema no está tanto en que ellos digan o no que tienen novios… sino en cómo lo alimentamos los adultos. ¿Se les ocurriría lo de “hacerse novios” si no se les preguntara / presionara al respecto?

  4. Si hablo de novios y le pregunto a mi hija por ello. Antes, ahora con la edad este tema es muuuyy diferente. Y lo hago o hacia con toda la intención, desde que oí varias veces como le decían que ella no podía tener novio porque era china e incluso llegó a preguntarme si ella podía tener o no novio por ser china. Como en muchas cuestiones que afectan a mi hija, es la situación la que determina lo que le digo o más bien donde poner el acento.

    • Yo cuando hablo de novios/as lo hago en futuro, como hipótesis, en el futuro quizás tendrán novia, o novio… o no tendrán, o tendrán en unas etapas y en otras no… NO sé, me parece tan determinante afirmar que no puedes tener novio por ser china como afirmar que sí tendrás, como si fuera la única opción…

  5. Hay una época en la que algunos críos en los que la homosexualidad se trata con normalidad que tienen novios y novias. Mi sobrina me preguntó si podía tener una novia y un novio. Yo sinceramente tampoco entiendo esa obsesión de los adultos por los novios de los críos

    • No es cuestion de ser determinante o no en las respuestas sino de responder a sus dudas o más bien a sus inquietudes. Y no es cuestión de atosigar preguntando, simplemente sacar el tema. Y ahora si Afirmar que podrá hacer lo que quiera, que ella eligirá. Y Afirmar que el trato que deberá recibir tendrá que ser siempre de igual a igual y desde el respeto absoluto. El hablar de novios no es hablar desde la risita tonta que a veces se hace, es hablar de futuro, del derecho a elegir, de lo que debes de esperar de tu pareja si la tienes, de autoestima… no es una noñería.

      • Lógicamente, una cosa es responder a sus dudas (¿tendré novio? Pues claro, si tú quieres, esto no depende de tu raza sino de que encuentres a alguien que te guste y a quien le gustes, etc), y otra – de lo que hablo – es interpretar en clave adulta comportamientos de niños. En clave adulta y estandarizante: porque les hablamos de que son novios cuando son un niño y una niña que se llevan bien, pero nadie lo dice cuando son dos niños ni dos niñas (ni siquiera, curiosamente, las parejas gays que conozco: hace años, el hijo de unas amigas mías bebía los vientos por B. Recuerdo que una de ellas me dijo: “S., de mayor, quiere ser como B., mira cómo lo mira”. Lo miraba embelesado, y pensé “si fuera una niña, diríamos que se ha enamorado, pero como es un niño”…)

        Pero una cosa es asegurarles que tiene tantas posibilidades de tener pareja – novio o novia – como cualquier otra persona, y otra asumir, como hacen muchos padres, que el único futuro posible pasa por tener pareja y que esta sea del otro sexo. ¿Cómo se sentirá este niño o niña si cuando llega a adulto no se enamora, no encuentra a alguien con quien convivir, o se enamora de alguien de su mismo sexo? ¿Se sentirá impelido a emparejarse con cualquiera que le guste un poco, que le haga caso, por el imperativo social de “ser parte de una pareja”?

        Hace poco, en un foro de adopción, una madre contaba que le había dicho a su hija algo así que cuando fuera mayor se iría de casa, “cuando te cases, te irás y tendrás tu propia casa”, y me sorprendió que en la mentalidad de una mujer joven, la emancipación pase necesariamente por la boda… Yo a mis hijos cuando me preguntan les digo que se irán si quieren (ellos sienten que no querrán, aunque yo sé que esto cambiará con el tiempo, pero quiero que les quede claro que siempre serán bien acogidos en casa, que van a ser ellos los que quieran independizarse de mí y no al revés), que se irán a vivir solos, o con su pareja, si tienen, o con amigos… No sé, hay un montón de opciones de emancipación y a veces, escuchando a mi alrededor, me da la sensación de que algunas personas contemplan una sola.

      • Ya había entendido por donde ibas 😉 Y solo quería añadir que este tema da mucho de sí, según las curiosidades o inquietudes de nuestros hijos nos da para hablar de más cosas de las que parece. Hablamos como vivimos, pensamos y sentimos así que hay tantas formas de planterlo como padres (es un decir). Cada uno tenemos nuestra forma de mirar y poner el acento, por ejemplo la mía es el respeto a uno mismo en una relación y el de mi hija el étnico.

      • Sí, creo que lo que cuentas no es incompatible con lo que digo yo… son dos caras del mismo poliedro.

    • Sí, igual que hay una etapa en la que los niños no rehuyen colores como el rosa y el violeta; tiempo más tarde, aunque les gusten o les hayan gustado, la mayoría dejan de usarlos porque los consideran “de niña”. Y esto, independientemente de cómo lo gestionemos en casa…
      La influencia del entorno es enorme…

  6. Por cierto, me encanta la foto que acompaña esta entrada. Me transmite tanta ternura!

    • Es preciosa!, me encantó cuando la vi… y es la típica foto de la que pensé que si hubieran sido niña y niña, más de uno habría hecho el comentario del enamoramiento, o los novios…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: