familia monoparental y adopción

Poco tiempo después de publicar la anterior entrada, me topé con este texto, escrito por una adoptada adulta, que también hablaba de cambiar los nombres. Seguro que no todos los adoptados piensan lo mismo respecto a su nombre, su nombre de origen, el que les han dado los padres adoptivos (aunque curiosamente he conocido a varios que utilizan el nombre de nacimiento por encima del de adopción, aún habiéndolo descubierto ya mayores), pero sus reflexiones me parece que merecen ser escuchadas. Originalmente se llamaba “Renombrar como borrador cultural”, pero el post lo titulé en función del anterior escrito sobre el tema.

Gracias a Dios que mis padres tuvieron la cabeza en su sitio y no decidieron cambiar mi nombre por otro como “Pax” o “Zahara” o “Maddox” cuando me adoptaron, porque si lo hubieran hecho, estoy segura de que hoy en día no nos hablaríamos.

No voy a dar rodeos elocuentes: creo sinceramente que es una lástima que se vea como algo normal o natural que se cambien los nombres de los niños cuando son adoptados.

No les guardo rencor a mis padres por haber tomado esa decisión. Lo que quiero decir es que siento necesario defender profundamente la importancia y el peso cultural de los nombres originales de los niños dados en adopción.

Gracias a la recientemente ampliada familia Bennetton de Angelina Jolie, en la actualidad hay un debate abierto y lleno de cinismo sobre lo vergonzoso que es cambiarle el nombre a un niño que tiene ya 3 años de vida…

…mientras que el nombre de un bebé, por el contrario, parece algo insignificante debido al mito de que los bebés llegan a las familias adoptivas como un lienzo en blanco.

¡Eso es absurdo!

Los niños no son ponis ni muñecas de feria. Ningún nombre de ningún niño es un nombre desechable, da igual quién se lo pusiera.

Los niños adoptados con nombres puestos por sus padres biológicos se merecen poder conservar esa pieza de su patrimonio vital, ya que es una de las pocas partes de su vida pre-adoptiva que pueden reclamar como propia, real, auténtica y verdadera.

Los adoptados como yo, cuyos nombres les fueron adjudicados por trabajadores sociales, enfermeras o personal del orfanato donde vivieron, pueden darse cuenta de que aunque esos nombres no son parte de la historia de su nacimiento ni representan lazos sanguíneos con sus familias biológicas, sí que representan una parte esencial de sus historias legítimas.

Por supuesto que puede haber adoptados que no estén de acuerdo, que tengan sentimientos ambivalentes o se sientan menos vinculados a sus identidades pre-adoptivas, tal y como yo me he sentido también en otras etapas de mi vida. Pero para mí, hoy, Ji In, aunque no sea el nombre que me dieron mis padres biológicos, es la parte más real de mi patrimonio cultural coreano que puedo aspirar a poseer.

Ese nombre me recuerda que soy quien soy hoy en día como consecuencia de las decisiones que otros han tomado por mí. Representa las injusticias sufridas por mi madre coreana y muchas, muchas otras como ella -a quien quitaron la libertad y la oportunidad de darme un nombre que me conectara con ella y con mis hermanas. El hecho de que mi nombre coreano sea tan diferente del de mis tres hermanas coreanas, cuyos nombres encajan juntos igual que una armonía en un coro, es una cicatriz que llevo en mis carnes con un profundo sentimiento de pérdida. Nuestros nombres no se corresponden, pero sabemos porqué.

Despreciar mi nombre coreano diciendo que es menos importante que un nombre de nacimiento o menos significativo que el nombre que me dieron mis padres adoptivos, sería lo mismo que admitir que es aceptable borrar una parte de la vida de una persona adoptada o de la mía misma.

Y eso es verdadera y genuinamente algo A-B-S-U-R-D-O.

Me tiene sin cuidado si el trabajador social que eligió mi nombre lo hizo consultando una carta astral, se estiró y lo arrancó del mismo cielo, se inspiró al ver los lunares que tengo en el hombro izquierdo, o cerró los ojos y puso su dedo sobre un nombre del listín telefónico. Alguien en Corea me dio ese nombre. Y lo perdí durante 30 años.

Mi nombre coreano es una parte muy real de lo que soy. Ya no lo rechazo ni lo oculto. Apreciaré toda la información que pueda conseguir sobre mi vida, porque una parte muy grande de ella ha sido borrada.

Anuncios

Comentarios en: "Mi nombre te sabe a hierba" (14)

  1. Ya sabes tu que has conocido a muchos niños y niñas adoptados, que cada uno de ellos tiene una historia personal diferente, formada por muchos ingredientes y componentes. Por lo tanto, creo que no se puede dogmatizar y mucho menos pensar que lo hecho por nosotros es lo mejor. Cada madre o padre adoptivo hace lo que piensa y a partir de ahí los niños y futuros jóvenes harán, pensarán y cuestionarán, lo hecho por sus padres biológicos y adoptivos. La adolescencia y la edad adulta de cualquier persona se basa en cuestionar a tus progenitores. Por lo tanto ELLOS, los niños adoptados tendrán algo más a cuestionar. Otros niños biológicos cuestionarán a sus padres por otros muchos aspectos: pautas educativas, parejas o mil temas que pueden afectar a la formación de la personalidad . Los niños adoptados no son diferentes de los biológicos.

    • Por supuesto, conozco muchos casos, los respeto todos aunque unos los entiendo mejor que otros. Pero es una decisión muy personal. La intención del post no era afirmar qué postura es mejor (aunque está clara la posición de la autora, y la mía), sino reflexionar en los argumentos que damos para hacerlo.

  2. Yo siempre dije que cuando adoptase dejaria el nombre que tuviera el niño salvo que me pareciera un horror. Era Honduras asi que me “horrorizaba” que pudiera tener uno de esos anglosajones mal escritos tipo Guendi (que nadie se me ofenda si se llama así pero a mi no me gustan nada) así que pensaba, como siempre llevan dos decia, alguno será salvable digo yo…
    Luego pensaba ¿y si ese nombre se lo hubiera puesto la madre biologica? Pensé en que se lo dejaria en ese caso aunque en mi opinión fuera feo. Pero ¿el nombre dado por una asistente social? no se, nunca me lo habia planteado.
    Al final tuve suerte y mi hijo tenia-tiene un nombre precioso, tanto que ni siquiera le quite uno de los dos nombres (lo que hace la mayoria de los adoptantes en Honduras) que es lo que tenia pensado (nunca me ha gustado eso de tener dos nombres) ya que me parecio precioso así como estaba. Además la madre de acogida, aunque usaba uno (el que yo uso ahora aunque me gustase mas el otro) a veces lo llamaba con los dos (mi hijo cuando le preguntan como se llama dice los dos bien orgulloso, por cierto)
    Aparte de eso, mi hijo tuvo un nombre no legal durante varios meses (el que le dio la señora que lo cuido hasta que entró en el “sistema”) que fue cambiado al entrar en el mismo no se porque motivo.
    Ahora tiene el nombre que le dieron los servicios sociales pero no se si la trabajadora social, el juez o quien. No se porque lo eligio, si lo hizo porque su hijo se llamaba así o porqué eligio el santo de ese día. Si que imagino que se lo dió la trabajadora social ya que mi hijo llevaba su apellido pero nunca lo sabre a ciencia cierta (o si, :)).
    Si que se que la primera mujer lo eligio de corazón, al menos eso me dijo y por ello a mi niño se lo hare saber cuando vea yo el momento.

    • A mí hay nombres muy normales que no me gustan nada… pero siempre he pensado que si lo llevaran mis hijos, desde ese momento empezarían a gustarme. Afortunadamente, a mi parecer, ambos tienen nombres preciosos….

      • Ya, el nombre que uso para mi hijo jamas lo hubiera elegido (y eso que es de lo mas normal del mundo), tampoco le hubiera puesto dos nombres y se los deje.
        Pero para mi hay nombres inasumibles como los malsonantes/tendentes a la burla (digase Kutre, Fanta que ya habeis comentado) y los normales mal escritos. Yo he conocido niños (no en orfanatos) llamados Charlon (de “Charlon Heston”), Hauston (de Houston) y una Laura Pausini (el Pausini era nombre) y me contaron que esos no eran nada ya que conocian a una Ascaris (nombre comun de la lombriz intestinal) y una Sifilis. Vamos, una joyica de nombres, jeje.
        Otra opcion al cambio (o a añadir otro) hubiera sido que hubiera coincido ni nombre o el de mi hermano ya que al ser soltera y no permitirme el cambio de orden de apellidos hubiera sido un rollo legal
        por cierto, gracias a tu entrada me has dado que pensar y estoy intentando contactar con la trabajadora social que llevo el caso de mi hijo par aver si lo recuerda y me dice algo sobre su nombre actual

      • Pues a ver si hay suerte… ¡ya nos contarás!

  3. Seguimos con este debate que es tan interesante. Como comenté anteriormente yo tengo un propósito que es dejar el que ya tiene pero de aquí a que tome esa decisión quedan, por desgracia, unos cuantos muchos meses y no sé qué puede pasar que me haga cambiar de opinión. Creo que dentro del testimonio de esa chica hay una parte que no conocemos; la parte del significado y la diferencia con sus hermanas. Por eso se muestra tan radical. Me duele cuando dice que su historia antes de ser asoptada es de las partes de su vida preadoptiva “única , real y verdadera”. Qué tipo de infancia recordará la pobre. Espero que las personas que estén o vayan a cuidar a nuestro hijo le dejen los mejores recuerdos posibles.

    • Pero es que en todos los casos, el nombre original tiene un significado y propósito, aunque no lo conozcamos… creo que es importante recordar esto, incluso aunque decidamos no mantenerlo.

  4. Ahhhh y otra cosa!! Al ver la foto de la familia de AJ y BP se me cruzan sentimientos. Por un lado creo que gracias a personajes como ellos se normaliza la adopción y deja de ser tabú (como ha sido tantos años), por otro lado siempre se habla de los caminos no-tan-legales que ellos han elegido para hacerlo o la forma superficial de tratar el tema. Yo al menos no tengo información contrastada así que me quedó con lo positivo y desde aquí les agradezco cualquier cosa que puedan hacer que normalice la situación. Aunque me estoy acordando ahora el comentario de una chica a la que le conté que estabamos iniciando este proceso, ” anda qué bien, además está muy de moda,no?”. Creo q esto se lo debo tb a los Jolie- Pitt. :). Pd: no le contesté nada porque tengo claro que np lo dijo con mala intención. Otra cosa es que no creo q le siga informando del proceso. Solamente le.contaré la ropa que me voy comprando.

    • A mí no me consta que hayan seguido caminos no legales… creo que esto siempre se dice cuando se habla de famosos, y a veces se dice muy alegremente.

      • Ya, a mi tampoco me consta, en el post decía que había rumores pero que no tengo datos… de todas formas no creo que nunca lo sepamos a ciencia cierta y desde luego que ellos no cumplen con muchas de las características que nos pidieron a nosotros para declararnos idóneos; un ejemplo el tema de los viajes de trabajo! Buenas noches!

      • Creo que los requisitos en España y en Estados Unidos son muy distintos… incluso en España, según la Comunidad Autónoma, e incluso, el equipo que te toque que te valore… yo conozco personas que viajan por trabajo y no han tenido problemas para tener CIs, y personas con horarios extraños que han tenido muchos problemas, otros ninguno… incluso un caso de unos amigos que trabajaban en teatro y les pusieron muchas pegas para el segundo CI, porque “qué vais a hacer con la criatura si trabajais por las noches”… ya tenían un hijo adoptado, y lógicamente, hicieron con el segundo lo mismo que con el primero (para el que no les habían puesto ninguna pega….)

      • A mí tampoco me consta pero hace años en un reportaje de televisión sobre la corrupción comentaron que el FBI había detenido y encarcelado a una mujer que “facilitó” la adopción del primer hijo de AJ en Camboya por tráfico de menores.

      • No conocía la historia… de todas formas, podría haber pasado sin que ellos tuvieran participación, como a tantas familias que han adoptado en Etiopía….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: