familia monoparental y adopción

8 años ha hecho del día en el que conocí a B. y me convertí, inexorablemente, en madre.

Cuando era pequeña y pensaba el año 2000 (yo tendría 28 años), me imaginaba casada, trabajando, viviendo en un piso del barrio de Gracia y con dos hijos pequeños.

Quería hijos desde aquel verano en que llegué a Menorca, y conocí a A., un niño de 4 meses, hijo de una amiga de mi madre que fue, curiosamente, la primera madre soltera que conocí (el padre era un amigo con el que no convivió nunca, y en aquella época fue un escandalazo: sus padres llegaron a negarle la entrada en su casa).

Pero yo no me imaginaba como madre soltera: me imaginaba una familia convencional, con pareja (con marido) e hijos. Y quería ser madre joven, quizás porque fui hija de padres jóvenes…

Me emparejé joven, me fui a vivir joven con mi novio… y me separé joven. Justo en la época en la que empezábamos a buscar un hijo en común. Fue entonces cuando me di cuenta de que me horrorizaba que aquel chico se convirtiera en el padre de mis hijos.

Tenía 26 años.

A pesar de que la decisión la tomé yo, fue dura. Y reconstruir mi vida, más todavía. Me di cuenta de todo a lo que había renunciado por él: había hecho míos sus amigos (o las novias de sus amigos), sus planes de vida, sus costumbres, sus bares de copas, hasta su familia. Así que me sentí como si empezara de cero. No fue fácil, pero fue muy enriquecedor, muy gratificante.

Llegó el año 2000 y yo no tenía marido, ni hijos, ni piso en propiedad… eso sí, vivía en Gracia. Y trabajaba en algo que me encantaba.

Y cuando llegué a los 30, me di cuenta de que mi vida me gustaba. Mi trabajo, mis libros, mis amigos, mi barrio, mis viajes. Y que empezaba a apetecerme tener un hijo. “Igual es un arrebato – me dije – esperate un año”.

Y un año más tarde, lo tenía más claro todavía.

Mi primera opción fue la reproducción asistida. Quizás porque había vivido la experiencia de adopción, muy dura, de unos amigos; quizás porque siempre había esperado que mis hijos crecieran en mi vientre.

Llegué a visitar varias veces una clínica de reproducción asistida, y no me gustó lo que vi. El dinero que se iba en cada visita. La disponibilidad que se me exigía – estar a horas fijas en días concretos, ¿cómo me organizo en el trabajo para hacerlo? El paternalismo del médico. La incertidumbre del resultado.

Yo no necesitaba que mis hijos llevaran mis genes, me dije. Y aún así, lloré por la pérdida de ese bebé que no crecería en mi vientre. Tres cosas me parecieron dolorosas: no poder acunarlo siendo un bebé, no llevar ropa de embarazada y no escoger su nombre.

Y un día de principios de 2004, entregué la solicitud de adopción. 3 meses más tarde me llamaron para hacer los cursos. Era un viernes, día de St. Jordi, fiesta grande en Catalunya. Tú, que te convertirías en mi hijo mayor, habías nacido menos de una semana atrás, el domingo anterior, aunque lógicamente, esto no lo sabía.

En la adopción fue todo rodado. Tardé unos días en escoger país, pero cuando lo escogí supe que no podía ser otro. En la obtención del CI no me sentí nada cuestionada, sinó acompañada. Y lo que se me hizo más duro fue la espera, que visto desde ahora no fue tan larga… 2 años y medio desde el inicio de todo, pero que entonces se me hizo eterna.

Un día de julio me llamaron para comunicarme que me habían asignado un niño de 2 años, guapísimo, tremendísimo, y que lloraba en todas las fotos como una magdalena. 6 días más tarde, me fui a buscarte, acompañada del abuelo, mientras dejaba al resto de la familia organizándolo todo: montando la habitación, comprando ropa… por superstición, no había adelantado nada.

Al día siguiente de llegar a Addis, te conocí. Hacía 4 días que un juez te había convertido en mi hijo mayor.

Tenía claro desde el principio que quería más de un hijo; al menos dos. De hecho mi pretensión era adoptar a 2 niños de golpe, pero cuando hice el CI, me dijeron que ni hablar… lo agradecí cuando te conocí y me di cuenta de que necesitabas toda la atención que pudiera darte, y más.

1 año y medio después de tu llegada, presenté la segunda solicitud, para el mismo país. La espera había aumentado, pero no me importaba. Pensé que cuando llegara tu hermano, tu tendrías unos 7 años y yo podría optar a un niño algo mayor, de 3 o 4.

Pero cerraron la posibilidad a las monoparentales de adoptar en ese país y tuve que buscar otro… no había ni de lejos tantas opciones como 3 años antes, y al final me decidí por otro país africano. Un lugar al que podía ir a buscar inmediatamente un niño, y aunque yo habría preferido esperar, después del cierre de un país, no quería arriesgarme a otro… y me fui. Me fui detrás de una pareja amiga que me dijeron que, en el orfanato de su hijo, había un niño de 18 meses listo para ser adoptado. Y así fue como nuestra pequeña familia se convirtió en menos pequeña, cuando otro juez decretó que tú te convirtieras en mi segundo hijo.

Anuncios

Comentarios en: "Cómo me convertí en vuestra madre" (12)

  1. Gracias por compartirTE , gracias y gracias.

  2. Las vueltas que da la vida, hasta que nos encontramos en nuestra vida.

    ¡Gracias por compartir tu experiencia!

  3. Antton Zabala dijo:

    Gracias!

  4. Cuánta emoción en unos pocos párrafos! Un abrazo.

  5. Si, gracias por compartir, cuánta emoción y qué reflejada me veo en tu historia!. También monoparental, que siempre tuve claro querer tener hijos y nunca pensé en adopciones, que tuve pareja desde muy joven y que con 25 años eso se acabó, que barajé la posibilidad de in vitro o inseminación cuando decidí que estaba preparada emocional y económicamente para ser madre y que finalmente me decanté por adopción. Que no tenía ni idea de que país elegir, y una vez informada me decanté por Etiopía. Que allá por el 2006 empecé el primer proceso y fui a buscar a mi hijo en el 2008. Que nada más llegar sabía que deseaba otro hijo y que un año después cuando quise iniciar proceso, Etiopía había cerrado para monoparentales. Que buscando nuevo país elegí otro país africano y cuando fui a la entrevista de idoneidad me informaron de que hacía unos días Etiopía había vuelto a abrir para monoparentales con hijos etíopes, volví a elegir Etiopía y dos años y poco después, allá por el 2011, regresaba con mi segundo hijo de 18 meses a casa.

    • Yo también habría podido “regresar” a Etiopía, quizás, pero una vez puesta en ruta a Marruecos ya no me sentí capaz… son curiosas las ataduras geográfico-sentimentales…

  6. Ay, se me ha puesto la piel de gallina… Yo, con 36, estoy ahora empezando a plantearme cómo crear mi propia familai y leer tu experiencia me resulta muy inspirador. ¡Gracias por compartirla!

  7. Precioso post. Gracias madre

  8. Seguro que ni en tus mejores sueños te imaginabas con la preciosa familia que habéis formado N. y tu aunque ahora lo único que no se cumple es que no vives en Gracia 😉

  9. ¡Qué bonita historia de amor!

  10. Qué historia tan bonita!!! bsss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: