familia monoparental y adopción

Raseros

 

Cuando yo era pequeña era muy buena niña. Sacaba notas excelentes, era confiable, responsable, madura, tranquila, obediente… vamos, la clase de niña con la que muchos padres sueñan. Y maestros.

No me desmandé hasta 3º de BUP, cuando descubrí la noche, los chicos y la vida más allá de la familia y el instituto. Mis notas bajaron, pero no mucho. Y empecé a hacer cosas que no casaban con la imagen que me había creado. Por ejemplo, novillos.

Me di cuenta, en ese momento, de que mi personaje de niña responsable y madura me daba mucha cancha para hacer cosas que no se le toleraban a otros compañeros. Podía faltar a clase y dar cualquier justificación, nunca me ponían en duda ni pedían una justificación de mis padres. Podía llegar a ser impertinente con los profesores, si lo hacía con la suficiente finura, porque me toleraban cosas que no habrían tolerado a compañeros considerados menos listos o menos buenos.

Incluso me puntuaban los exámenes al alza.

 

Pensé en esto el otro día cuando hablaba con A., la madre de V., un niño de 8 años movido y respondón que ahora está empezando a sacar buenas notas… pero que se encuentra con que a menudo, le puntúan a la baja. Le sacan los dos puntos que vale una pregunta que ha contestado bien en parte, por ejemplo. Le ponen flechas hacia abajo en los notables y sobresalientes que empieza a llevar.

Tuve la sensación, que compartía con su madre, de que donde en otros niños valoran esfuerzo y mejora, en él siguen juzgando el niño movido y gamberro que ha sido estos años.

Hace un par o tres de años, B., tuvo conflictos repetidos en una de las extraescolares. Se peleaba con sus compañeros, y siempre acababa castigado. Lo cual no me parece mal… pero sí me sorprendía que los otros niños, que a menudo habían hecho lo mismo que él (no es una valoración mía ni de B.: es del monitor), siguieran con el juego mientras él se iba a conserjería a esperarme. Tuve la sensación de que le medían con un rasero distinto al de sus compañeros. Un rasero que se debía a su historial previo, a su actitud movida y a veces desafiante, a la cantidad de veces que se metía en líos… A él le castigaban más veces, y le castigaban más duro.

Puedo entenderlo, pero también puedo entender que a él le pareciera injusto y no le animara a portarse mejor.

 

Hace poco, hubo una pelea en la plaza con amigos de B, con dos niños implicados. La madre de uno de ellos me lo contó luego, y me llamó la atención la diferente manera en la que relataba la misma acción según viniera de un niño o de otro. De R., un niño que tiene fama de movido, cuyos padres no tienen mucha relación social con el resto, que tienen una pinta poco convencional, decía “su actitud es inadmisible: tiene que aprender que no puede ser tan agresivo”; de M., un niño que tiene fama de no haber roto un plato, explicaba: “para que él llegue a pegar, tienen que haberle pinchado mucho”… Dos raseros muy distintos para dos niños que habían hecho lo mismo.

 

A menudo aplicamos raseros distintos a lo que hacen los niños. No miramos la acción, sino que miramos el niño que actúa. Y valoramos distinto, hacemos una interpretación distinta, según si es movido o tranquilo, niño o niña, sacaba buenas notas o suspende, es negro o es blanco… según si es nuestro hijo o el de otros.

¿Cómo se resuelve esto? Me pareció muy acertada la frase de D., una adolescente que acaba de empezar la ESO en una escuela distinta a la que había ido hasta ahora. Su madre la elogió por lo mucho que la felicitaban y valoraban sus maestras y ella dijo: “Hago lo mismo que en la escuela de antes, pero ellas me miran distinto”.

Anuncios

Comentarios en: "Raseros" (33)

  1. claro, acaso no lo hacemos con los adultos cuando les ponemos etiquetas a veces nada más conocerles? y bueno, a los niños y a los adultos se nos juzga -cuando se nos conoce de tiempo- por lo que hacemos pero también por cómo somos… si un niño es super atrevido y super dinámico pues te extrañas cuando se muestra retraído o muy quieto, o lo contrario igual, es decir el que es muy gamberro pues lo suelen juzgar con más dureza porque llueve sobre mojado quizá, y al que siempre obra bien pues lo tratan con más delicadeza porque parece como que es un error que se haya portado mal… y sí, es un error que no premiemos al travieso cuando se está portando mejor o sacando mejores notas, claro, pero somos humanos, me parece que tenemos que corregirlo todos, padres y profes, pero que en parte es inevitable que pase… lo que no quiere decir que no haya que controlar y protestar si sentimos que en algún momento es injusto o que les están frustrando sus buenas actitudes… siempre alerta!

    • Efectivamente, de mayores también nos pasa. Pero quiero creer que de mayores sabemos más cosas y estamos más preparados para protegernos de ello, que aunque es cierto que determinadas pintas por ejemplo puedan predisponer a alguna gente en contra, también podemos encontrar entornos en los que precisamente por ellas nos acepten… La escuela, con sus objetivos iguales para todos y su forma de habitual igual para todos, me parece uno de los entornos más hostiles posibles, sobretodo para niños que sobresalen (por debajo o por encima) del estándar…

  2. Pues…. igualita qe tú hasta 12º de bup que suspendí una y fue una alarma familiar tremenda!!! (aprobé en junio sin más y segui sacando las mismas notas de siempre en los siguientes cursos). A mi hijo en infantil le ha pasado lo que cuentas de B., lo mismo que hacen otros niños (y no es opinión mía sólo, y que para colmo muchas veces soy más dura de lo debido) a él castigado y ridiculizado en la fila cuando le iba a buscar: ya me propagaba la profesora a los cuatro vientos, delante de todos, lo mallllllllllll que había hecho. Luego me enteraba que era una más de otros muchos… pero de los otros niños nadie decía nada.
    Y sí me quedo con la última frase de tu post, a la que le estoy dando muchas vueltas.
    Gracias

    • Sí, yo también. Tengo la esperanza de que el cambio de colegio sirva, entre otras cosas, para recomenzar sin el estigma que llevaban en la escuela anterior, tanto entre los profesores como entre los compañeros y sus padres.

  3. ¡Uf¡ ¡qué dificil mantener la mirada limpia de prejuicios, tanto para bien como para mal¡ Aún siendo dificil (a veces creo que imposible), pienso que es una tarea que tenemos que hacer todos, sobre todo si trabajamos con personas… la tarea de volvernos conscientes de nuestros prejuicios, analizarlos, conocerlos, tenerlos presentes cuando actuamos… para que no nos dominen, para evitar automatismos como los que cuentas, para en que cada momento veamos a una persona tal cual, y no a através de nuestras gafas prejuiciosas que cambian de color según a quien miremos. Consciencia de nosotros mismos y empatía. 😉 casi nada.

    Tenemos que ayudarnos a no olvidar, a tener presente que nuestra actitud y nuestra prejuiciosa mirada ayuda a crear etiquetas y que esas etiquetas siempre, SIEMPRE (aunque sean positivas) son malas y hacen daño. Nos han hecho daño y siguen haciendonos daño.

    .

    • Todos caemos en prejuicios. Yo me descubro a mí misma más de una vez cambiando la mirada en función de lo que averiguo de una persona… la idea que me he hecho cuando pensaba que era una cosa, y la idea, distinta, que me viene a la cabeza cuando una información me lo sitúa en otro estereotipo. Creo que es un ejercicio interesantísimo (y doloroso, por lo que implica de nosotros mismos).

  4. El otro dia en los 40 hicieron la prueba de entrar a robar en una tienda – y que les pillasen- una locutora que estaba buena, y un locutor; vaya diferencia de trato a los dos cuando los pillaron! A la chica el guarda jurado le dejo dejar la camiseta y que se largase sin más cuando le puso ojitos , y al otro le querian retener hasta que viniese la poli!

    • No puede ser más gráfico. Me has recordado una secretaria espectacular que hubo en el despacho de mi padre, que siempre que había una gestión “difícil”, se ofrecía a ir porque, argumentaba (y tenía razón) a ella se lo harían mientras que a otras personas menos agraciadas era fácil que les dieran largas, o les dijeran directamente que no…

  5. Bufff!! Qué real lo que cuentas y que dificil actuar sólo ante la situación dejando a un lado todas las valoraciones subjetivas que tenemos acerca de unas u otras personas. Interesante reflexionar sobre este tema y trabajar en no actuar asi. Saludos

  6. Muy interesante y mucho más si lo centramos en la escuela puesto que la actitud (más o menos explícita) de los profesores afecta la motivación de los alumnos. Leí en algún sitio sobre un estudio en el que a profesores nuevos les daban dos listas aleatorias de buenos y malos estudiantes. Al tiempo los calificados como buenos trabajaban mejor que los calificados como malos. No sé si el estudio es cierto o no. Pero sí creo que la “mirada” de esos y otros profesores (por ejemplo los de D.) afecta el modo de actuar y la motivación de los estudiantes.

    • Yo también recuerdo haber leído este estudio (que si se hizo con estudiantes reales y en tiempo real, tiene guasa!!). Está claro que nuestra mirada y nuestras expectativas son en gran medida condicionantes del comportamiento de los que nos rodean…

      • Yo recuerdo haber estudiado en la carrera (Ed. Infantil) lo que se conoce como “profecía autocumplida”, y que creo que tiene que ver con lo que expones..

        http://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_Pigmali%C3%B3n#Educativo

        Por otro lado, aunque injusto, entiendo que el historial de cada uno predispone a los otros a juzgar de una forma u otra. Así, por ejemplo (y exagerando mucho), si una monja misionera con años de servicio en países pobres matara a alguien, pensaríamos como la madre que te describía la pelea de los 2 niños: “algo muy gordo le habrá pasado para que llegara a ese punto” (o “ha perdido la cabeza”, o..).
        Sin embargo, si Jack el Destripador matara, pues muy posiblemente pensaríamos que es “normal”, porque ¿qué otra cosa esperas de un asesino en serie?

        Justo esta semana debatía con un amigo lo de las etiquetas. Él me decía que si una vez has hecho una “putada” (la palabra era otra porque hablamos en inglés), entonces eres un HdP. Punto. Da igual lo que hagas o dejes de hacer después, porque si una vez lo has hecho, significa que puedes volver a hacerlo. Yo le decía que yo creo (o quiero creer) que hay una balanza donde ponemos las cosas malas y las cosas buenas que hacemos, y que las etiquetas deberían variar según esté inclinada la balanza. Yo misma he hecho cosas que seguramente puedan calificarse de putadas, pero no por eso considero que sea una HdP Él me decía que el mundo no funciona así.. y yo sigo dándole vueltas al tema..

        Creo que me he desviado un poco pero es lo que me ha salido al ponerme a escribir..

        Saludos desde Bélgica!

        Raquel

      • Quiero pensar que seguramente, las buenas equilibran a las malas… siempre y cuando las buenas sean muchíiiiiiisimas más… Si no, creo que nos quedamos un poco con la primera impresión (sea buena o mala)

  7. Este post lo deberían leer todos los educadores porque lo que describes es la realidad misma y lo sabemos todos los padres de niños movidos… para mi es una cuestión muy importante porque lo que suele funcionar es el refuerzo positivo…los padres acabamos por darnos cuenta pero si en el cole hacen todo lo contrario…las etiquetas hacen mucho daño.

    • Sí, sí lo hacen. Hace años me di cuenta, que incluso con adultos, tendemos a conservar la “imagen” que han dado las personas en épocas pasadas… Recuerdo un compañero de trabajo que era majo pero había sido conflictivo, la gente que lo había conocido en la época conflictiva le seguía viendo así, hiciera lo que hiciera… igual pasa al revés, aunque creo que los estigmas negativos son más indelebles aún que los positivos…

  8. Ayer tuvimos reunión general con la tutora de mi peque, este año ha cambiado de ciclo, por lo que es nueva. Otra madre y yo (la madre del amigo de mi hijo) ibamos esperando escuchar más de lo mismo: son movidos, no trabajan, etc… Nuestra sorpresa fué enorme, cuando la nueva maestra nos dijo que estaban sentados JUNTOS, que trabajaban muy bien, y que desde luego no eran de los más “trastos”. Ellos no han cambiado, lo puedo asegurar (por lo menos, no más de lo normal) pero sí ha cambiado la forma de mirarlos.

  9. Magnifico post! Mi hijo tambien es movido y si hay un conflicto es raro que no este, y aunque el no haya empezado siempre es el que se lleva la peor parte, almenos este año esta aprendiendo a alejarse de los conflictos. Recuerdo un dia que me paro la profesora en la puerta de la clase y me dijo ha hecho esto ha hecho lo otro, lo he tenido que castigar…, le conteste que si solo tenia un niño en clase, y me contesto que no que obvio que habia 20 mas, y entonces le dije solo es el mio el que la lia? nooo, entonces porque soy la unica madre que estoy hablando contigo?

    • ¿Y qué te dijo? ¿Reflexionó? ¿Cambió de actitud?

      • Si, no tengo queja de esta profesora, (ya no la tiene), pero si que hubo un cambio, de hecho, me reconocio que muchas de las veces que el niño hacia algo, habia alguien detras pinchando,

      • Es obvio que hay comportamientos (respuestas) que no debemos tolerar, sea cual sea la causa que los ha provocado; pero estar atentos a las causas también ayuda a mejorarlos. Casi nunca un niño hace algo por nada…

  10. Este año comenzamos curso en otro colegio. Como en junio cerraron al k iba nos han mandado a todos (menos alguno k ha buscado plaza en otros centros) a la escuela del barrio.
    Lo curioso es k se esta portando mejor este principio de curso y creo k una de las causas es k ya no es la “nueva” y la “rara”. Toda la clase son “nuevos” aquí, y eso la iguala más con el resto. También los profesores, k no han sufrido su comportamiento de los últimos 2 años, la tratan como al resto y el resultado es k, de momento, se porta mejor!

  11. En la charla del cole de mi hijo el martes, la tutora nueva nos explicó eso,que ella prefiere no preguntar nada a las profesoras del año anterior sobre los niños, que quiere hacerse su propia valoración de los niños sin condicionarse (igualito que el post), que nunca lo hace, en todo caso al cabo de tres meses si tiene alguna duda con algún comportamiento ya preguntará. Sin embargo en la de la pequeña lo primero que nos ha dicho es que a sabía que era un curso muy movido y que había hablado con las profesoras del año pasado y ya sabía como era cada niño. Vaya diferencia!!!

    • Yo en cada cambio / incorporación me debato entre sobre si contar y poner en antecedentes y que cualquier situación no les pueda pillar de imprevisto o callar y dejar que se hagan sus ideas, sin prejuicios ni etiquetas… Creo que ambas cosas tienen sus ventajas y no siempre es fácil encontrar el equilibrio.

      • Si, pero muchas veces, los profesores ya se han explicado como es cada niño, lo que decia Bone

      • Me refería a cambios en los que no hay referencias… de la guardería al colegio… de un centro escolar a otro… al empezar un campamento de verano en un sitio nuevo… este tipo de cosas.

  12. cuando el niño está muy encasillado, un cambio de cole viene genial casi siempre. A mi sobrino le pasó, hasta los 6 años en un cole era un “inadaptado escolar” y siempre era el que estaba en todos los lios y castigaban, lo cambiaron de cole a ver que pasaba, porque peor no podía ser y el cambio fue radical, de los mejores de la clase. “un niño inquieto porque es muy inteligente y eso es bueno” en un cole a “inadaptado escolar” en el otro.

  13. Es curioso. Algunas madres que conozco se quejan de tener que dar algunas explicaciones importantes (por ejemplo un problema de oído) con cada cambio de profesor. Sin embargo hay información que si parece circular 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: