familia monoparental y adopción

Rosa

En los últimos tiempos he leído en varias ocasiones textos que narran las dificultades de niños o niñas que han decidido romper con los estereotipos de género. Niñas que quieren practicar deportes considerados masculinos o llevar el pelo corto, o niños, como es el caso del de este artículo, que han elegido como su color el rosa.

Como bien retrata este (y otros) artículo, para muchos niños es una lucha titánica enfrentarse con los estereotipos de género asociados a su sexo. Y a menudo, también los padres tienen que vencer muchas resistencias cuando sus hijas se niegan a ir con el pelo largo, o sus hijos les piden una Barbie… o se emocionan con el color rosa.

Pero, ¿cuándo empezó el rosa a ser el color omnipresente para las niñas?
Aunque cuando yo era pequeña ya existía esta división del rosa para niñas, azul para niños, sobretodo para bebés (no siempre ha sido así: durante siglos, el rosa ha sido un color asociado a los chicos), yo no recuerdo que ninguna de mis compañeras tuviera este color como favorito cuando yo era pequeña. Habría alguna, seguro, pero recuerdo que la mayoría adorábamos el rojo, otras preferían el amarillo, otras el violeta, y alguna, muy atrevida, ya reivindicaba el color rojo.

Ni el rosa ni este lila pálido que ahora adoran todas las niñas estaban entre los colores favoritos de mi infancia. Las habitaciones no eran rosas, ni lo eran, por aquel entonces, todos los juguetes destinados a niñas, aunque por supuesto, había juguetes destinados sólo al género femenino y costaba convencer a los abuelos de que para los Reyes querías un coche, un balón o un geiperman.

Tengo la sensación de que en casi todo hemos avanzado al pasar de los años, que aunque siguen siendo grandes, las diferencias entre hombres y mujeres van reduciéndose, de que hoy damos por sentadas montones de cosas por las que tuvimos que luchar con uñas y dientes… y sin embargo, quizás porque el consumismo se ha exacerbado, el mundo de las niñas y el de los niños están a cada vez mayor distancia estética.

Conozco familias que tienen una hija mayor y un hijo pequeño y se encuentran con que el hermano no puede heredar prácticamente nada de ropa o de juguetes… porque todo lo que tienen es “de niña”. Los patines, las bicis, las camisetas, las zapatillas de deporte, los chándals. Rosa, o lila, y a menudo adornado con dibujos cursis, corazones, florecitas, volantes, lentejuelas.

Aunque los padres quieran reutilizar estas prendas, la mayoría de los niños se resisten. ¿Cómo van a llevar algo “de niña”?

(B. tuvo a los 2 años como color favorito el lila. Me resultaba difícil encontrar prendas de este color que no fueran extremadamente femeninas, pero finalmente, en una tienda de segunda mano, encontré una camiseta de chico de color lila oscuro por muy poco dinero. Le iba un poco grande y pensé que la guardaría para el verano siguiente… al verano siguiente, con casi 4 años, me dijo que él no se ponía esto: “es de niña”. Afortunadamente, pudo aprovecharla A., que también ha tenido manías, pero algo más tarde).

¿Qué objetivo, qué finalidad tiene dividir el mundo en dos grupos cromáticos?

¿Es más absurdo que el mundo de las niñas carezca de colores que no sean el rosa o el lila o que a los niños les estén vetados estos colores?

(El padre de X., la mejor amiga de A., escribió hace un par de años una carta a familiares y amigos con instrucciones para regalos de Navidad. Había 4 puntos que reivindicaban: “¡Viva los colores!” – “Sí, ¡viva los colores!” – “Todos juntos gritemos con fuerza: ¡Viva todos los colores!” –“ (por si todavía no lo habéis pillado, BASTA DE COSAS SOLO ROSAS, GRACIAS)”.

¿Por qué es más fácil para una niña asumir juguetes, ropas, juegos… habitualmente asociados a los chicos? ¿Por qué nadie piensa que una niña con pantalones o que juegue al futbol es ridícula y un niño que pretende llevar vestido o pida una Barbie a los Reyes es estigmatizado – e igual les pasa a sus padres? ¿Es sólo porque lo masculino tiene más prestigio?

¿Qué postura tenemos que tener los padres respecto a la división cromática del mundo infantil? ¿Debemos intentar que nuestros hijos lleven colores “no reglamentarios” o solo aceptarlo cuando lo deciden ellos (o incluso advertirles de los riesgos de no ajustarse a los estándares?

Anuncios

Comentarios en: "Rosa" (36)

  1. Este es un tema muy sencillo de abordar y complejo a la vez. Yo, mujer que ha marchado siempre a contra corriente, que ha ido con el pelo rapado hace 20 años, con las correspondientes confusiones que eso ha generado en los demás, que empezó a jugar a fútbol cuando pocas chicas lo hacían, que he reivindicado siempre lo diferente, yo, decía, lucho desde el primer día con mi hijo contra los estereotipos, intentando que ninguno cale hondo en él pero he descubierto que hay límites… y en eso estoy, en tener claro dónde están los límites entre que él sea LIBRE y que pueda vivir en esta sociedad sin que mi forma de ver la vida la cause daño por parte de la mirada de los demás. En mi casa no se dice jamás esto es de niños” o “esto es de niñas”, ni “las mujeres hacen estas cosas” y “los hombres estas otras” ni, por supuesto, entro a valorar si mi hijo puede llevar un color u otro. Pero es cierto que a veces lo ponen difícil… Aún así continuo educando a mi hijo en la dirección que yo creo mejor, intentando sacarle de encima todos los estereotipos que le caen en las espaldas cada vez que se aleja de mi mirada atenta y mi discurso incansable.

    • Cuando era pequeña no existían los pantalones para chicas. Cuando con 10 años convencí a mi madre de k me comprara unos hubo en casa una guerra mundial con mi padre pork eso era de chicos.
      De hecho, durante toda su vida si me ponía un vestido o unos pantalones me decía: k guapa estas vestida de chica!
      Las mujeres ganamos el derecho a llevar pantalones pero nunca oí k los hombres reivindicaran llevar falda salvo unos pocos artistas en la época de la movida jjj
      Será pork los pantalones son más comidos para hacer ciertas cosas? Son los pantalones los k nos han permitido hacer “cosas de chicos” como andar mejor en bici o caballo, jugar al fútbol y subir a los árboles?

      • Perdón quería decir:
        De hecho, durante toda su vida si me ponía un vestido o una falda me decía: k guapa estas vestida de chica!

      • ¿Qué edad tienes? Yo paso de los 40 y siempre ha habido pantalones para chicas, que yo recuerde… de hecho, mis abuelas, en los años 40, fueron la primera generación que llevaron pantalón, algo que en su momento fue un escandalazo…

        Yo no creo que los pantalones sean más cómodos, no creo que lo sean todos (ni que todas las faldas sean incómodos). Muchos pantalones aprietan en la cintura, los botones se clavan, dan calor… no hay nada más fresco que ir en verano con una falda de algodón, y si no es corta ni estrecha, no impide ningún movimiento…

    • A mí me parece sencillo en la teoría, y mucho más complejo en la práctica. Como a ti, me cuesta encontrar este límite (¿insistimos en que se ponga el chándal lila heredado de C. cuando dice que el lila es un color de niña?), pero me pasa algo que me molesta más: me descubro a mí misma muchas veces cayendo en este tipo de estereotipos, dándole el vaso lila a C. que es niña o descartando determinada ropa o juguetes para unos u otros…

  2. No sé… yo soy madre de un niño que se viste de princesa y juega con barbies, y se va haciendo mayor y sigue vistiéndose de princesa, es verdad que ahora no sale a la calle vestido de princesa pero tampoco sale vestido de spiderman, pero si sale a veces con peluca y va así hasta el cole… le gustan las barbies y tiene 3, cuando me pidió al primera pensé que vaya mierda, no pq me pidiera una muñeca sino pq me pedía una Barbie, no me gustan a mi, ni para niño ni para niña… pero después de portarse muy bien muchos días y como le decía que no tenía dinero para la muñeca y se iba a pedir dinero a la gente por la calle para poder comprarse una Barbie… pues la compré y visto que es el juguete más bien amortizado en cuando a horas de juego pues no me importa comprarle alguna más, las comparte con sus primas y va algún día al a escuela con la Barbie jugando por la calle.
    En P3 unos padres fueron a quejarse a la maestra pq el “niño era raro” pq iba disfrazado a al escuela… iba disfrazado de bailarina, si hubiera ido de batman no habrían dicho nada (y se lo quitaba antes de entrar en clase)
    El curso pasado pasó una pequeña crisis en las que no quería el rosa, ni el lila, pq eran de niña… muy pequeña la crisis hasta que un día me dijo que no hay cosas de niños ni de niñas, y que cada uno puede ir y gustarle lo que sea.
    Le gustan las lentejuelas, las cosas brillantes, de más pequeño le compraba alguna camiseta de la sección de niñas, ahora encuentro alguna en la de niños, con dinosaurios y cosas doradas. La verdad es que no me extraña que le gusta más la ropa de niñas pq la de niños a partir de una edad es muy muy aburrida, azul marino y alguna cosa con rallas, y pantalón tejano y para de contar… Hay mucha más variedad en la sección de niñas.

    • Pero supongo que serás consciente de que tu hijo es una excepción, ¿no?

      A mi hijo mediano le gustan las cosas “de niña”, al menos algunas, pintarse las uñas, o las barbies, disfrazarse de princesa… pero a la vez, tiene muy claro que son cosas para hacer “de puertas adentro”, no se avergüenza de ello, pero tampoco lo hace públicamente. Tiene la teoría clara (no hay cosas de niños y de niñas), pero también tiene muy claro que algunas actitudes o juegos le convierten en “bicho raro” en el cole, y por esto no los hace allí.

      • Si, ya sé que ningún otro niño de su clase se viste de princesa por la calle, ni va con peluca.. pero aunque veo muchas caras de alucine, algún comentario de esto es de nena, también veo bastante cara de envidia por poder ir así. Sé que hay muchos niños que hasta los 5 años o así se visten de princesa, se pintan las uñas (este es un clásico de casi todos me parece),se ponen zapatos de tacón… pero en casa, incluso niños que lo dejan de hacer mucho antes… pero no sé… yo no le he dicho nada nunca de con qué podía jugar o qué le tenía que gustar, desde el año pasado va a una ludoteca municipal un día al semana y allí fue donde empezó a decir que hay cosas de niñas y cosas de niños, pero le tira más que cualquier comentario que le puedan hacer… y cuando alguna de las monitoras dijo que no había cosas de niños ni de niñas y que cada uno podía jugar/vestirse cómo quisiera se agarró a eso y si alguien le dice algo lo tiene clarísimo. Es algo que le sale de dentro igual que su hermano desde que empezó a jugar con cosas se ve claro que le tiran los coches y las pelotas.

      • En casa tenemos un baúl con disfraces de “niña” (princesas, hada, etc) y lo cierto es que todos los niños se matan por llevarlos, tacones incluidos… Pero es cierto que la mayoría solo los llevan de puertas adentro.

    • Me parece horrible que alguien fuera a quejarse por eso… esas son las cosas que no puedo comprender y que hacen que me hierva la sangre… ¿que daño hace a nadie que un niño (o un adulto) se vista con los colores que quiera o se disfrace o se decore como quiera? no lo entiendo…
      Yo tuve también en la escuela un episodio de este tipo que aún hoy día me altera cuando lo pienso. Mi hijo fue un día al colegio con una cinta en el pelo, una de estas elásticas. A él le gustaba ponérsela y a mi me pareció perfecto que se la pusiera si le gustaba. Bien, pues una PROFESORA le dijo que por qué llevaba eso que era de niñas… Sin comentarios…

      • Esto me recuerda lo que le pasó a R., compañero de colegio de B., que lleva el pelo bastante largo. En 1º de primaria, una profesora le dijo tantas veces que era de niña, que le pondría en la fila de las niñas (aluciné que hiciera filas de niños y niñas??? ¿Sería para los vestuarios en gimnasia?) que finalmente pidió a su madre que le cortara el pelo. Ella estaba totalmente en contra, pero se lo cortó… Ahora hace 5º, hace tiempo que le ha vuelto a crecer, y este año, la profesora le ha dicho que se corte el pelo o bien se haga una coleta o se ponga una diadema. ¿A cuántas niñas con pelo largo les dirían esto?

        A mi hijo pequeño, que tiene un pelo rizado precioso y a veces lo lleva bastante largo, le recomendó que se lo cortara “porque era mejor para uqe no fueran piojos” una profesora que tiene dos niñas con unos tirabuzones de cuidado!! Le dije a mi hijo que le contestara que cuando se lo cortaran sus niñas, él también lo haría… y nunca más.

      • La mayoría de niñas llevan pulseras, collares con alguna cosa, gomas en el pelo, clips, pendientes, etc… las normas del cole dicen que no pueden llevar cosas de estas, pero si con las niñas son permisivos y pueden llevarlo a clase, los niños también deberían poder… Cada vez que mi hijo ha llevado un colgante o alguna mandanga me lo ha devuelto dentro de la mochila pq la maestra dice que no se pueden llevar colgantes en clase… pero las niñas llevan cosas!!! he optado pq vaya sin mochila, así lleve lo que lleve no tienen dónde guardárselo… Seguro que cuando lleva algo colgando se pasa le rato enseñándolo y mira lo que tengo y se lo quitan por eso, pero bueno, también puede ser que no… Hace días que lleva un pantalón con elásticos pq le ha encantado los elásticos y se pasa el rato enseñándolos y no le quitan los pantalones…

      • Sí, el problema de estas normas aparentemente tan racionales y razonables es que cuando rascas un poco, queda claro que están basadas en el prejuicio…

  3. Me acabas de recordar este post de Patrick Rothfuss
    http://blog.patrickrothfuss.com/2014/09/a-guy-game/
    Al final los colores de la tienda son efímeros (a los trece todos irán de negro) y lo impotante será que en su entorno inmediato hayamos sabido gritar bien alto y claro el ¡vivan todos los colores!

  4. Pues yo creo que es muy difícil para un niño superar esa discriminación de sexo. Y me alegro que tu hijo “alakfala” tenga la suficiente valentía para hacerlo. En este caso es mucho más difícil además para un niño que para una niña. A mi hija le encanta el futbol, la mayor parte de sus amigos son niños varones y no la verás nunca con un vestido o una falda. Tampoco la verás nunca con un juguete de color rosa o lila (que ella asocia a niñas cursis….). En general la mayor parte de la gente me comenta que mi hija es muy auténtica, divertida, singular porqué es como un chico y eso hace gracia. Es puro machismo. Cómo la única vez que un padre me cuestionó que mi hija jugara en un equipo de futbol porqué le estaba potenciando ese comportamiento que no correspondía a una niña. Tanto los comentarios positivos como negativos responden a que tenemos un estereotipo de lo que debe hacer un niño o una niña y lo que le debería gustar. Sobre lo que significa ser niño o niña… Sea como fuere, sin embargo, es verdad que recibir comentarios “positivos” hace que sea más fácil que una niña haga cosas supuestamente de niño, mientras que un niño en el mismo caso recibirá comentarios más difíciles de afrontar…. y muchas veces ridiculizándolo o cuestionando su identidad

    • Efectivamente, para un niño es mucho más difícil que para una niña. ¿Es porque lo masculino tiene más prestigio? Una niña que hace cosas “de chico” nos puede parecer mejor o peor, pero nunca será “ridícula” o estará “rebajándose”…

      El año pasado, B. jugaba en una liga escolar de futbol. Aunque en su equipo eran todo chicos, la Liga era mixta y algunos equipos (pocos) tenían alguna niña (pocas: una o dos como máximo). Y enseguida descubrimos que “las niñas son buenísimas!!” (“hay que vigilar a la niña”, decía B., “son buenisimas!”). Sin duda, porque para vencer todas las resistencias sociales para jugar en un equipo, una liga, un juego,… “de niños”… tiene que gustarte muchísimo y tienes que sentirte muy segura de ti misma…

      • Efectivamente. Yo soy jugadora de fútbol (mi madre también lo fue, en ese sentido lo tuve muy fácil). Además soy entrenadora de un equipo de fútbol sala de niños de 10 años. Lógicamente soy la “atracción” del club, sobretodo al principio. Un día tuve que escuchar de un compañero “voy a quedarme en tu entrenamiento a ver cómo lo haces”, cosa que jamás hubiesen dicho a un hombre, por supuesto.
        En fin, lo que quería decir es que sobra decir que las niñas pueden jugar tan bien como los niños, de eso no hay duda; pero cuando una niña juega en un equipo con niños, tened por seguro que es porque la niña es buena, de lo contrario es bastante difícil que esté jugando ahí. La niña tiene que demostrar mucho más que el resto de niños; igual que yo parece que tengo que demostrar que puedo ser una buena entrenadora por encima de cualquier entrenador masculino en mi club.

      • ¡Que fuerte!, ¿y se quedó?

      • Pues creo recordar que sí… pero vaya, tampoco lo recuerdo muy bien. Me importaba un pimiento que se quedara o que no, yo era consciente (y soy) de que todas las miradas estaban atentísimas a mis primeros entrenamientos en este club… He sido entrenadora en otras ocasiones, he sido árbitro… me he acostumbrado a esa mirada y he aprendido a ignorarla por completo.

      • A mí me pasa lo mismo con la cosa de la familia transracial: me he vuelto impermeable. 😉

  5. pues yo no recuerdo si me gustaba tanto el rosa como a mi hija, pero claro no tengo recuerdos de tan pequeña apenas, ella tiene aún tres años, el caso es que es cursi hasta la médula y todo lo que quiere son lazos, cosas fucsia o rosas, o lilas como tú dices, y cuanto más brille y más colorines mejor, pero creo que es cosa de la edad y que luego se les pasa… en cuanto a los niños, mi hijo a los cinco años llevaba una pulsera rosa y fuimos a comer con unos amigos y el otro niño que vino, que tenía 7años, casi que se apartó de él por llevar la pulsera rosa, le dijo claramente que eso era de chica… mi hijo no se la quitó, ese día, pero poco a poco empezó a decir que no quería nada rosa, ni lila, que esos colores son de chica, así que me imagino que es algo que socialmente lo van aprendiendo de sus mayores -los niños un poco mayores que ellos- y como cuando eres niño normalmente no quieres que te señalen con el dedo ni mucho menos que te marginen, pues vas entrando en la senda de lo que es comunmente aceptado como ‘correcto’… ahora le gustan los colores más oscuros, y las cosas muy de chico, pero todavía a los cinco él quería camisetas como las de su hermana pequeña, con animalitos, con colorines, y no había! las de chico eran con super héroes y con animales que rugían y mostraban los dientes, pero las tiernas del perrito con cara de bueno y el gatito que bebe leche, eran todas de niña! creo que sí, que desde muy pequeños la sociedad les va mostrando que ellos tienen que ser potentes, rugir como el león o pelear como un super heroe… algunos se salen de la norma, pero no tantos… será genético, será aprendido, será un poco de cada? no lo sé, yo creo que algo hay de genético y bastante más de aprendido…

    • Yo no creo que la genética tenga nada que ver (hasta los años 20, el rosa era color de chicos… no han cambiado tanto los genes). Creo que es algo que nos meten en el cerebro desde el día que nacemos, aprobando las conductas que se ajustan al rol de género que nos correponde, criticando o minimizando las que no se ajustan…

  6. Creo que este tema, se puede decir, que está vinculado con el patriarcado en el que todavía vivimos. Desde que naces, ya puedes diferenciar a los bebés por el color de su ropita, el carrito o por si lleva pendientes (aunque esto último ya no lo veo tanto).

    Tanto los niños como las niñas tienen etapas, en unas, en las que les gusta más ponerse tacones, jugar con vestidos y pintarse los labios o las uñas, y en otras les gusta jugar a futbol, jugar con coches o vestirse de spiderman (según los niñxs también). Creo que es clave, pues buscan su identidad. Pero quien decide esta separación de cosas de niño o cosas de niñas, son los adultos, no ellos.

    Y empezaba hablando del patriarcado porque, aún muchos piensan que el hombre “por definición” es mejor que la mujer. Por eso, quizás cuando una chica quiere hacer “cosas de chicos” es valiente, quiere ser mejor, quiere ser como un chico (o en todo caso, es marimacho, algo negativo). Pero cuando un chico quiere jugar a “cosas de chicas”, es peor todavía. Algo tan simple como llevar un carrito de bebé a los 2 años, que a todxs les gusta arrastrar algo cuando va caminando, es un ejemplo de que el “machote de la casa” se rebaja a las tareas de la mujer, o en su defecto, es gay, algo muy malo también.

    En resumen, que las cosas establecidas como las de chico son las maravillosas y exitosas, sin embargo, las de chica, son ridículas y poca cosa.

    Por suerte, creo que eso poco a poco va cambiando, pero todavía se juzga mucho a los niños/as (y en consecuencia, a su/s progenitor/es). ¡Que son niños/as!

    • Yo fui una niña con pelo corto y sin pendientes… en una época en la que toooodas las niñas llevaban pendientes (y la inmensa mayoría el pelo largo). Efectivamente, algo hemos avanzado en este camino, ya es bastante normal ver a niñas sin pendientes, incluso se ven niños de cierta edad con uno, y las longitudes del pelo son también menos estrictas.

      Con dos años, a mi hijo mayor le gustaban mucho los carritos de bebé y le compré uno… no sabes lo que me costó encontrar uno que no fuera rosa y cursilísimo, tenían todos volantes y bordados (algo que tampoco habría aceptado para regalarle a una niña). Lo paseó la mar de orgulloso por los parques durante bastante tiempo…

      La foto, ¡preciosa!

  7. Me sorprende (para bien) que tengais la mente tan abierta y las ideas tan claras. Yo pienso exactamente igual, pero en bastantes ocasiones he encontrado estos comportamientos como argumento para justificar la transexualidad de alguien. Me parece que es una forma de ejercer la libertad -aunque mentalmente tiene que ser un cóctel explosivo- pero los estudios médicos que he leído me reafirman en que no se nace con el sexo equivocado porque te gusten los coches siendo niña o los faralaes siendo chico. Últimamente pienso que los prejuicios machistas tienen que ver, en muchos casos, con la postura que se adopta cuando se presentan situaciones de ese tipo.

    Antes lo confundía con el hermafroditismo, pero estos son casos muy claros y escasos de indefinición biológica que no tiene nada que ver con lo otro.

    • Yo también he oído relacionar el “hacer cosas del otro sexo” (como si las cosas que nos tocan a unos y otras fueran parceladas e inamovibles) con la transexualidad o la homosexualidad… como si que a un niño le guste el rosa implicara necesariamente que fuera gay… o que sus padres le permitan vestir de rosa pueda hacer que acabe convirtiéndose en gay. En fin…

  8. Estoy muy de acuerdo. Mi hijo tiene cosas rosas, incluso en la decoración. ¿Desde cuando los colores tienen sexo? Lo de que por muchos años el rosa se identificó con los chicos me recuerda a lo que dicen ahora de que las novias deben ir de blanco, cuando es algo relativamente nuevo. Y yo que me voy a casar con vestido de novia pero en color… ¡seré la comidilla meses! Jajajajajajajaja

  9. Yo hace poco oí a una madre quejándose de que su hijo de 3 años era “flojito” por pedir para su cumple un carrito de limpieza y una muñeca con cuna.

    Por otro lado yo cuando voy a comprar ropa a mi sobrino hasta los 7-8 años si he visto polos, camisetas y camisas en colores rosas/lila pero con diseño masculino (sin princesas y demás), donde no veo es en bebe bebe, ahí es más segmentado.

  10. Desde mi punto de vista, y en relación al tema cromático, es más fácil ser medio coherente con las niñas que con los niños. De hecho, cuando no se salen de lo que todas hacen, dejamos a las niñas jugar y confraternizar con el rosa y el lila hasta que los abandonan. Y por el camino intentamos que miren otros colores y otros estilos. Mientras que a los niños nos cuesta más que hagan lo mismo con estos colores (hay honrosas excepciones). Recuerdo la cara de normal felicidad en un niño disfrazado de princesa por sus primas más mayorcitas, y la cara de horror de la madre (el padre no estaba presente, no sé como hubiese reaccionado) al verlo. Cada una de esas caras era un poema, y el contraste otro.

    Dentro de las curiosidades (y repito lo que ya se ha dicho) está el hecho que nos choca menos (o como mínimo vemos con mejores ojos) que una niña muestre una tendencia a lo considerado como masculino que que un niño muestre una tendencia a lo considerado como femenino. Y lo más curioso es que después de rompernos la cabeza para compensar rosas, rojos, azules… todos acaban vistiéndose con colores similares en la adolescencia, y si se tercia critican a los padres (bueno, en general a las madres) por haberlos vestido de esa manera durante la infancia.

    Por cierto la foto de Ele para mi es impactante. Espero que sea porqué no tengo niños a mi alrededor; realmente me gusta!!

    Y todo deber ser cultural. Recuerdo a un joven de origen griego que a menudo llevaba camisas rosas (que por cierto le quedaban muy bien) y que era de lo más tradicionalista en lo que a roles masculinos y femeninos se refiere.

    • Sí, curiosamente, muchos de estos padres qeu se horrorizarían si sus hijos vistieran de rosa, llevan camisas rosaditas… .bueno, dejan de horrorizarse cuando los niños se visten de rosa… con la equipación de su equipo de futbol!

  11. yo tengo mellizos: niño y niña. La niña es muy cañera, le encanta el futbol y lleva tiempo diciéndome que la apunte (no lo hago porque la veo muy pequeña), cuando lo comenté a otras madres me miraron en plan raro raruno porque mi niña quería ser futbolera y no había más niñas en el equipo, ninguna me animó a hacerlo. Además odia vestir con vestiditos, no le gusta el rosa y no juega con muñecas. Sus comportamientos y forma de ser son diríamos “típicos masculinos”, su hermano en cambio es un niño tranquilo al que le encanta salir a la calle empujando el cochecito de muñecas, odia el futbol y le encanta ponerse las diademas de su hermana en la cabeza. Yo nunca les he dicho nada de “esto es de niños y esto de niñas” y mi hijo tiene la teoría de que los colores no tienen dueño (dicho por él con tres años) a sique si le gusta algo rosa hace uso de él y punto.
    En casa no somos ni de rosa ni de princesas y sin embargo la gente cuando te regala algo tiende a princesas rosas para la niña y superheroes para el niño, o se empeñan en comprar muñecas a una niña que no quiere, o insisten en que al niño le tiene que gustar el futbol…
    El tema rosa me parece ñoño, muy ñoño igual que esa manía con las princesas disney o con decorar la habitación rosa y demás… un día en carnavales había que llevar a los niños con calcetines originales y a mi hijo le puse uno rosa y otro azul a cada uno a los que añadí tachuelas y lentejuelas…. un padre en el patio le dijo a mi hijo: “el rosa es de mariquitas” un comentario estupendo para un niño de tres años que lo miró sin ningún interés todo contento con sus calcetines… al cabo de unos días vi a este mismo padre con sus dos hijos vestidos con la equipación rosa del real madrid ¿imagináis lo que pensé?

    • Pues en cuanto crezcan habrá que ponerles a ver “Quiero ser como Beckham” y “Billy Elliot”, para que vean que el futbol no es patrimonio de niños ni la danza de las niñas…

  12. Hola, yo soy profe de infantil y estoy harta de batallar con los estereotipos de muchos padres. Habia por aqui alguien que hablaba de que sus hijos hacen cosas de niña de puertas para adentro y que los niños que lo hacen de puertas afuera no son normales. Qué es la normalidad??? Si para ti es normal que lo hagan en privado, no estas confirmando que tus hijos (y tu) se han dejado llevar por las convenciones sociales y la presión de grupo??? Que un niño haga eso no quiere decir que tenga un problema, en todo caso bien por él por tener la valentia de hacerlo.

    Queria contar una anécdota de una madre, que me preguntó en una ocasión qué le podia regalar a su hijo de 1,5. Yo le dije que en el grupo jugana mucho con el carricoche, que ponia a la muñeca de tela dentro, y él era feliz empujando. La madre me tomó la palabra, y al cabo de unos dias me contó que fueron ella y su marido a comprarle un juguete al crio, que el crio vio la muñeca de tela igual que la que tenemos en el cole, y al lado un carrito rosa. Les montó un pollo que no se queria ir de alli sin la muñeca y el carro. El padre, un macho, antes muerto que comprarle eso al niño, y le intentaba convencer con coches 😄 Al final, cedió el padre, pero le comoraron el cochecito azul en vez de rosa, al menos que no sea tan de niña, y solo se lo dejan tener en casa, no vaya a ser que algun vecino los vea…

    Por cierto madredemarte, me encantan tus articulos, aunque a veces discrepo en algunas cosas me parece muy interesante todo lo que comentas y hace reflexionar mucho. Sigue asi y gracias!!!

    • La reflexión que quiero hacer es que a veces lo normal no es lo que es correcto. En nuestras manos está decidir si queremos seguir con la rueda o cambiarla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: