familia monoparental y adopción

Lo afro no era afro

Hace mucho tiempo que leo a Alicia Murillo, una de las más interesantes pensadoras (y activistas) feministas del momento. De las más provocadoras. De las que más hacen pensar, y tambalearse los cimientos de lo que pensamos. En las últimas semanas, su blog ha tomado una dimensión más personal… con la llegada de un nuevo miembro a su familia: Y. Sigo con deleite las entradas en las que habla de ella… me parece que, más allá de la ternura de la historia personal, tienen reflexiones tan interesantes como estas, en las que habla de lo afro, el cabello, la otra madre de su hija. Estas preocupaciones que todas las madres (y padres) adoptivas (o acogedoras), las madres (y padres) blancas de niños negros, compartimos. O deberíamos compartir. Y me he permitido la licencia de reproducirlas aquí:

Al verla con las trenzas, se puso muy contenta y quiso saber si la había peinado “una blanca o una negra”. Le dijo que papá iba a ir a hacerse un análisis de sangre y así iban dejar que Y*** lo conociese. Al despedirse, cogió las manos de mi niña y juntas rezaron una oración preciosa para que Dios la protegiera, porque está muy preocupada de que no le hablemos nunca de Dios y de que la eduquemos como a una blanca… y es verdad. Yo no estaba, claro, me lo ha contado la trabajadora social. En realidad tiene razón en todo. Yo no sé peinarla y al final se la tuve que llevar a una señora de Senegal que vende bolsos en la calle, cerca de casa, para que le hiciera las trenzas. La señora nos riñó mucho a David y a mí. Lo del pelo a lo afro no es afro, es americano, por lo visto. Yo no lo sabía. Lo del pelo a lo afro es como no cuidar de la niña. Nos riñó y nos dijo que nos iba a traer un líquido, que si hacía falta lo pagaba ella, pero que el pelo así no podía llevarlo, que había que alisarlo, que dónde iba la niña con el pelo así…

Fue lo primero que Y*** me dijo al conocerme: “Tengo una pregunta ¿Quién me va a peinar?” Yo no sé peinarla pero voy a aprender. Si su madre estuviera aquí podríamos peinarla juntas y así yo aprendía. Es raro esto porque siento que si ella no está no voy a saber qué hacer con Y***. Es muy difícil que eso pase pero yo se lo voy a pedir al Dios de las niñas negras, al que ellas me digan. No voy a poder hacerlo bien si ella no está, sueño con poder mirarla y que me mire. Ella tampoco puede hacerlo sin mí, sin nosotrxs.

Yo soy la madre de las espinacas. Ella es la madre de los donuts. Yo soy la madre que se enfada normal. Ella es la madre que se enfada mucho. Yo soy la madre que cuida. Ella es la madre que debe ser cuidada. Yo soy la madre de todos los días. Ella es la madre de una vez al mes. Yo la de ir al cole. Ella la de rezar con las manos cogidas. Yo la madre de las dudas, ella la de las respuestas.

Hoy se me puso la boca grande mientras estábamos sentadxs, a la hora de comer:

-¿Por qué se te ha puesto la boca grande, mamá?

-Porque estaba pensando en ti, mi vida.

-Me gusta cuando ríes con tu boca grande.

Anuncios

Comentarios en: "Lo afro no era afro" (19)

  1. Joeer, qué bonito, leñe.

    • Sí, lo es. Leéte las entradas anteriores, son todas de una ternura arrolladora…

      • Lo haré cuando esté solita, porque estoy hecha una babas y puedo hacer el ridículo en público cosa mala… Que estoy muy blanda, y no sólo (que también, arggg) de mis carnes tolendas…

  2. precioso! me he enganchado a su blog, que no lo conocía, como si fuese una novela

  3. Gracias Madre por la referencia a Alicia Murillo, además de la de Chimamanda Ngozi! Me las apunto todas!!
    Firmado: Núria (una mujer que lee…poco, pero que no pierde la esperanza)

  4. Lo del pelo afro… verdad al cien por cien. Es un estándar que uso incluso yo misma en el evaluar las familias de los niños aquí: si la niña lleva el pelo trenzado e hidratado, quiere decir que mamá la quiere. Los pelos secos y dejados a su aire… a mamá la niña le importa entre poco y nada.

    • ¿No hay mujeres africanas que reivindiquen el afro “natural”, como pasa en otros lugares?

      • En Addis Abeba, sí, entre la gente joven y formada es cada vez más frecuente ver chicas con lo que nosotros entendemos por “pelo afro” al natural (hidratado, pero no trenzado). En el interior de Etiopía, ni de coña. De hecho, ahora he conseguido que me dejen a la Nena una semana sin trenzar… ¡porque tiene 39 de fiebre! (y sólo nos faltan los dolores post-trenzado). Entiéndase que, a los dos años, ha llevado extensiones en las trenzas durante más de un mes, por supuesto, decisión unilateral de su círculo próximo…(“¡sorpresa! tu Nena lleva pelo artificial antes de saber pronunciar la palabra “pelo”)

      • Ostras… creo que es muy bueno que el círculo próximo de tu hija esté lleno de personas de su mismo color, me encantaría que les sucediera a los míos… pero creo que llevaría fatal la injerencia que resulta de pensar que “yo no sé” (y al parecer, no puedo aprender)…
        Hace algún tiempo, B. quería llevar rastas. Un día, hablando con una conocida etíope cuyo marido lleva rastas hasta la cintura, se lo comenté… ¡y le pareció fatal!, se ve que las rastas no se consideran peinado para niños… (finalmente las llevó muy poco tiempo porque no le aguantaban… ahora lleva “afro natural”, o sea, largo e hidratado… y alguna vez, algún negro me ha regañado por ello… tampoco debe ser de niño).

    • Yo estuve este verano en una peluquería en Addis para hacernos trenzas mi hija y yo y vaya dolor que pasé, me dolía tanto la cabeza que tuve que tomar paracetamol dos días hasta que aflojó un poco, y a mi hija también le caían las lágrimas, no estaba acostumbrada a esos tirones y las chicas muy amables ” por fin la llevas peinada”, con extensiones por supuesto, que si no no queda bien, hasta me las pusieron a mi para que el pelo quedase más “estirado”. Las afroamericanas están comenzando ahora a reivindicar el afro natural, como Solange o la hija de Beyoncé, así que hasta el rural de Etiopía aun falta un poco por llegar, me encanta leeros tanto a Kaktus como a madredemarte.

      • Alguien me dijo (aunque ni yo ni mis hijos lo hemos comprobado en propia cabellera) que el riesgo de estas trenzas tan estiradas es que acabe debilitando la raíz del pelo y dejando calvas… No puedo imaginarme que te duela la cabeza durante dos días por un peinado…

      • Es totalmente cierto que ese tipo de peinados puede producir calvas permanentes: se llama alopecia de tracción, y debido a la tensión constante que se ejerce sobre el folículo piloso, éste se inflama, se irrita, se acaba debilitando, se forma tejido cicatrizal y no vuelve a crecer el pelo. Como con cualquier cosa en el cuerpo, desde los tacones a la ropa que aprieta, el dolor es señal de que algo no va bien…
        Además, en la población afroamericana de algunos sitios también hay una gran prevalencia de acné debido al uso indebido de ceras, cremas y productos grasos que acaban llegando a la piel sobre todo de la frente y laterales del rostro, causando granos enormes que además cicatrizan mal.

  5. Yo tambien estoy de acuerdo con lo del pelo. Lo que me sorprende de esta mujer son otras entradas de su blog , de hecho ella es muy libre de hacer lo que quiera con ella misma, pero teniendo hijos y uno de ellos de acogida me extraña que no se corte mas en lo que dice , con su nombre y apellido y poniendo fotos suyas…

  6. Me ha recordado a un episodio de Anatomia Grey. Los protagonistas guapetones adoptan a Zola, una niña africana. Un día el doctor buenorro nota miradas hostiles hacia él y su hija por parte de afroamericanos. El todo ofendido hace un alegato de la tolerancia, que estamos en el siglo XXI bla bla bla… hasta que su compañera negra le dice algo así como: “pero tú te das cuenta que es que esta despeinada” y se ofrece a hacerle unas trenzas. Para los africano el aspecto externo es fundamental. Hasta en los mercados locales más recónditos venden junto a las cebollas y las especies, pelo artifical y productos para lucir guapisimas.

  7. Muy bonito el sentimiento pero, yendo a la parte práctica, espero que no le alisen el pelo. Y el pelo no es americano. El pelo es “pelo afro”. Siempre. Así que sí es afro y lo es siempre. Es afro natural, o afro desrizado, o afro loquesea, pero nuestro pelo es afro. Siempre.

    Gracias por dejarme el enlace, y si tienes relación con esa madre, Susana, dale algunos consejos sobre pelo… y recomiéndale algún blog 😉

    Un abrazo.

  8. Antes de tener a mi hija me había informado un poco sobre los cuidados del pelo afro, pero no he sido consciente hasta que llegó de lo importante que es cuidarlo adecuadamente y del mensaje de autoestima que das a tu hijo/a cuando te preocupas por la singularidad de su pelo, que sin duda es afro.
    Yo sí peino a mi hija personalmente, con twist, trenzas (sin extensiones) flojas y estilos protectores, porque llevar siempre su afro suelto implica muchos enredos y contribuye a que el pelo se rompa por fricción, esté menos sano, màs seco y no crezca. Pero también lo luce afro de vez en cuando, y cuando lo lleva así es verdad que muchas mujeres africanas se escandalizan y me dicen que la trence inmediatamente! Espero que a esa niña le den el mensaje adecuado sobre su pelo y jamàs se lo alisen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: