familia monoparental y adopción

Vuelta a los orígenes

Aunque muchos profesionales de la adopción siguen advirtiendo contra los viajes de retorno al país de origen – o contra los viajes cuando los adoptados son aún niños; o contra los viajes sin mediación especializada, que ellos mismos suelen ofrecerse a suministrar – lo cierto es que cada vez hay más familias que hacen estos viajes, y las experiencias (al menos hasta dónde se cuentan) son enormemente positivas.

Este es el viaje que hizo M. con su hija, nacida en Etiopía, y que ahora tiene 10 años.

 

El viaje de vuelta a sus orígenes ha sido enormemente positivo para mi hija de diez años.

Le gusta Etiopía y se ha sentido muy cómoda allí. Ahora ya sabe que contestar a los despropósitos o dudas de la gente. Porque ha estado allí y sabe lo que es. Pudo ver y saborear Etiopia con sus propios ojos.

Hemos tenido la suerte de estar con gente encantadora y educada que le han hecho reírse de los comentarios estereotipados e ignorantes de personas de aquí, que no han viajado más allá de Villaburros, o si lo han hecho, ha sido a destinos standard o en grupo borreguil.

Se ha sentido muy a gusto entre gente que es igual que ella físicamente, allí la única diferente era yo. De hecho hubieron momentos muy graciosos cuando se recochineaban ella y un amigo -de buen rollo- de mí por ser blanca…

Es cierto que muchos no entendían que pudiésemos ser madre e hija, en los términos y significados que encierran estas palabras.

Porque allí la población en general no entiende la adopción internacional. Y los desmanes cometidos en este tema por los involucrados en la adopción, no han ayudado precisamente a ello, sino que han distorsionado todo mucho más.

Se ha engañado a los bios diciéndoles que los niños iban a estudiar a Addis, o en el caso de que se les dijese que iban al extranjero, que volverían de mayores y que mientras tanto les enviarían regalitos y dinero, que habría un contacto. En entornos pobres e ignorantes, la gente es muy manipulable, y buscan soluciones a sus problemas, y esa les parece una muy buena opción. Aunque desde un punto de vista lógico resulte inverosímil que alguien se haga cargo de la educación de sus hijos cuando aún son bebés (¿por qué habrían de hacerlo?) y al mismo tiempo les hagan firmar un papel haciéndose pasar por tíos o abuelos y diciendo que el niño es huérfano, porque si no, no puede ir a un orfanato/ residencia donde dicen que les cuidan y les dan estudios…

Casi siempre reciben algo a cambio de dar a sus hijos, un granito de arena pensando en lo que cuesta una adopción internacional. Puede ser desde una manta, 25 dólares…

Pero sé de un testimonio de primera mano de una mujer de clase media (y con apoyo familiar) a la que le ofrecieron un buen dinero a cambio de dar a su bebé (estaba recién viuda), en palabras textuales le dijeron “si das a tu hijo en adopción te daremos un buen dinero porque es muy guapo y claro”, así que parece que según eres tienes un precio u otro… El tipo era un vecino, ocurrió hace 7 años y ella no le volvió a hablar desde entonces. Mientras tanto y a lo largo de estos años, han ido viendo como él tenía varios coches caros a la vez, sus hijos crecían yendo a colegios internacionales, adquiria dos “guest houses”…etc. etc.

Los que trabajan en adopción se convierten en nuevos ricos , y la gente no es tonta.

Corren bulos ente la población acerca de que los queremos para criados, para cogerles los órganos, para volverles homosexuales… dicen cada cosa que no veas.

Y la mayoría de bios, como parte que son de la población, tampoco entienden la adopción internacional. Creen que sus hijos siguen llevando sus apellidos (normal, porque en Etiopía la adopción es simple). Creen que somos sus cuidadores y benefactores, pero no entienden que podamos quererlos como los queremos ni que nos quieran a nosotros como nos quieren (sí lo entienden cuando lo ven).

Sin absoluto centrar cátedra, y sin que lo que yo diga a continuación se aplique en absolutamente todos los puntos a nuestra situación, me gustaría dejar algunos apuntes por si algún día le sirven a alguien de algo:

– Conocer primero el país antes de hacer un viaje de orígenes. Y no vale el viaje de adopción, porque en ese viaje no se entera uno de nada.

– Conocer primero a los bios, sin el niño. Eso nos da una idea de lo que el niño/a se puede encontrar, aunque nunca vamos a tener la certeza de que nos vamos a encontrar en el momento que vayamos.

– Estar allí con alguien del país de entera confianza, mente abierta y buen carácter. Por las traducciones (vital), porque el niño o niña puede tener sus momentos difíciles, porque no es un tiempo de relax, por todo.

– Tener un buen vínculo afectivo con nuestro hijo o hija antes de viajar. Esto es primordial. Mejor aplazar el viaje que hacerlo cuando el niño aún no está seguro/a con nosotros, o cuando no está estable emocionalmente.

– Ir cuando el niño o niña quiera ir, pero valorar nosotros si está preparado o preparada para ello (dentro de lo difícil que pueda resultar a veces evaluar algo así). El niño o niña deben ser maduros a nivel emocional.

– No mitificar a los bios. Los hay de todo tipo. Y nosotros los padres adoptivos somos el puro ejemplo de como la sangre es solo un tejido líquido que recorre nuestro organismo…

– No hemos de esperar que nuestros hijos se vuelvan locos al verlos (hablo particularmente de niños que ni los recuerdan). Hasta pueden mostrar rechazo o indiferencia. No obligarles a tener contacto físico con ellos porque los bios nos den pena. Los importantes del encuentro son los niños, ni nosotros ni los padres bio. Y si nuestros hijos se sienten incomodos, abreviar la estancia.

– No hay que tener miedo del encuentro. Nosotros somos los padres y ellos los desconocidos. De hecho es un viaje quita-miedos.

– Dejar – si el niño tiene la madurez para ello- que les haga preguntas y así conocer las respuestas de primera mano.

– Intentar que lleven un diario de viaje. Esto no es fácil porque el día está lleno de cosas y no siempre tienen ganas de escribir. Pero animarles a hacerlo, para que cuando pase el tiempo puedan leerlo y así recordar lo olvidado.

Es mejor no centrar el viaje solo en los bios. Hacer turismo, ver y visitar sitios y bonitos, y proyectos interesantes si así se desea; quedar con amigos allí si se tienen o se conocen y que los niños puedan vivir el día a día real fuera de un hotel (que no quiere decir mísero ni penoso, porque en África también hay gente muy educada a todos los niveles y con una vida normalizada).

Cada niño es un mundo y cada familia también. No hay dogmas en la adopción, como no los hay en nada.

Anuncios

Comentarios en: "Vuelta a los orígenes" (17)

  1. pues yo destacaría además que el niño tenga ganas de ir, que sea mayor de doce años al menos, para entender de verdad lo que está viviendo y no hacerse líos, pero sobretodo que él tenga ganas, porque sé de casos que han ido y han vuelto con mucho malestar de ver allí a hermanos suyos de sangre pasándolo mal económicamente mientras ellos aquí disfrutan de una vida desahogada, y eso no les ha hecho sentir bien, especialmente porque ellos poco pueden hacer a su edad por ayudarles, no sé… estoy de acuerdo con una mamá que me decía que ella y su pareja habían ido al país de origen de su hijo adoptivo cuando él todavía era pequeño para recabar rastros sobre su origen, sobre su identidad, porque tenían miedo de que si esperaban a que el niño fuera mayor y él mismo quisiera ir, quizá para entonces esas pruebas se habían disipado y ya era imposible seguir el rastro de la familia biológica, es decir que habían seguido el rastro para si en un futuro su hijo lo pedía pues ya darle los datos… no sé, es difícil decir… es difícil ponerse en la piel de ese niño hasta para mí que también soy adoptada… creo que está bien que vean el tema como un tema abierto en casa, que se puede hablar de ello sin problemas y que tus papás no se ven incómodos porque preguntes, pero de eso a forzar la ida… yo esperaría a verles ya muy formados y muy maduros porque son situaciones duras y sobretodo inesperadas, nadie sabe cómo reaccionará una vez en el terreno… conocer el país y a la gente que es como él ‘por fuera’ sí que me parece una gran cosa, pero conocer a su familia bio es algo muy muy especial y que te puede dejar muy tocado si no es el momento adecuado para ello… en cualquier caso aceptar esta dualidad de tu hijo con normalidad es una gran cosa y les ayudará mucho en su presente y futuro para tener confianza en ellos mismos, en saber quiénes son y en confiar en sus padres…

    • Yo no conozco a nadie que haya ido “forzando” a sus hijos, todos lo han hecho a raíz de la petición de su hijo, de su insistencia en muchos casos… muchos niños tienen muy claro que quieren volver desde muy pequeños, y obviamente, los padres debemos ver si están o no preparados… pero no creo que haya una edad concreta en la que sí o en la que no…

      Conozco a familias con hijos adoptados en Marruecos que viajan regularmente al lugar de origen de sus hijos, en este caso no hay contacto, ni datos, de las familias bio, pero sí con la crèche, las cuidadoras… y de alguna manera creo que esta “normalización” del regreso a los orígenes es muy buena, no convertirlo en un viaje trascendente a una edad determinada…

    • Yo tampoco creo que haya una edad determinada, habrá niños que están preparados y necesitan respuestas mucho antes de los 12 años y otros a los 12 años todavía no están preparados.
      Yo tampoco creo que nadie haga un viaje así si el niño no lo ha solicitado, y cualquiera que lo haga entiendo que ya están preparados y conocedores de lo que se van a encontrar.
      Estoy de acuerdo en que si no es el momento te puede dejar muy tocado, pero yo entiendo que los padres adoptivos que realizan estos viajes, saben a lo que se enfrentan y saben si sus hijos están preparados.

  2. Yo he viajado este verano con mis hijos a Etiopía y el tiene 8 años. Recuerdo que en alguna charla con psicólogos nos habían comentado que la peor época es la adolescencia, o ir de niños con mirada de niños o de adultos, que en la adolescencia es más complicado, aunque por supuesto, si nuestro hijo lo pide y podemos, pues yo no creo que me negase. El encuentro con los padres bio, si no lo demanda el niño, yo no lo forzaría, pero el viajar a l país como turista como nosotros hemos hecho, conocer de primera mano su país y pasar unas vacaciones como las pasaríamos en otro lado, con hotel, piscina, visitas a monumentos, restaurantes, el zoo o cuevas con pinturas rupestres, les ayuda a saber de donde vienen. Procuré no estar en “ambientes internacionales”, sino ir a los sitios que me recomendaban etíopes, El mejor fue ir al Papa’s recreation center en Dire Dawa, el tipico parque de atracciones sencillo y piscinas donde las familias etiopes van a pasar el domingo. Sin hablar inglés se lo pasaron bomba jugando con otros niños etiopes en la piscina y yo charlando con los padres en las tumbonas, quería que viesen que no todo es pobreza, que en Etiopía, como en otras partes, hay también clase media y ricos (…y negros). Son imágenes que como niños que son te quedan aunque no las analices en profundidad. Fuimos a visitar la ciudad donde nació, muy bonita por cierto, patrimonio de la Humanidad y teníais que ver lo contento que estaba cuando la vio. También fuimos a ver el orfanato en el que estuvo, a hacer una vista a las Hermanas y ver donde estuvo en sus primeros meses, un par de horas como cualquier visita a las instalaciones. Ya se que es pequeño, que no procesará todo, pero es un paso y la próxima vez que vayamos pues el ya decidirá que quiere ver o indagar, eso se lo dejo a el cuando decida, yo si que no contactaría con la familia bio si mi hijo no lo demanda, es él y su decisión, y si cuando lo decida pues ya no viven o lo que sea,pues ese camino lo tiene que hacer él. Siempre me acuerdo del famoso chef Marcus Samuelsson, adoptado en Suecia en los 70, que cuando tuvo 20 años decidió hacer su búsqueda y llegó a encontrar a su padre biológico casado y con una familia y que su madre había fallecido. Si encontró él, porqué vamos a pensar que los rastros se pierden ahora y hay que buscarlos “en caliente”, para mí esa búsqueda solo le corresponde a la persona adoptada, sea o no mayor de edad (tampoco me excusaría en la mayoría de edad si lo demandasen a los 10 o los 15 o recién llegados porque se acuerdan perfectamente de la familia que han dejado allí, pero siempre bajo su demanda)

      • Está claro que en el mundo de la adopción no hay blanco y negro, tenemos que lidiar con muchos matices de gris, no hay dogma porque cada caso es único. Yo tengo claro que no iniciaría esa búsqueda así, en frio, con los papeles que tengo,pero si la familia contactase conmigo no le cerraría la puerta en las narices tampoco porque el niño no me ha pedido conocerla. También hablo en teórico, porque yo no tengo documentación de la familia bio y he confirmado de primera mano que lo que tengo es correcto.

    • Nosotros también viajamos a Rusia cuando nuestro nos los pidió, hace un par de veranos, cuando tenía 10 años. No entraba en nuestros planes hacerlo tan pronto, pero nos lo pidió y lo que empezó como un “porqué no?” acabó siendo una de las mejores decisiones que hemos tomado.
      Creo que la razón por la que los psicólogos o los especialistas no recomiendan viajar tan pronto a los países de origen, es que solo miran el viaje a través de los ojos de un adulto. O de un especialista. Cuando todo es tan simple, como hacerlo a través de los ojos de nuestro hijos. Cuando lo haces, es toda mucho más fácil. Nosotros nos “hicimos un viaje de vuelta a los orígenes” como quizás entienden ellos. Nosotros como Bone, hicimos un viaje a su país de origen. Fuimos a pasar las vacaciones al país en el que había nacido. Y en ese viaje a esa ciudad, una ciudad tan grande como podría ser Barcelona, hubo tiempo para todo: para ir al zoo y al parque de atracciones. Y también a la casa cuna. Pero fueron unas vacaciones. No fuimos a buscar nada ni a nadie. Fuimos de vacaciones. Y fueron unas vacaciones maravillosas.
      Y nuestro hijo volvió encantadísimo de la vida. Feliz. Mucho. Y creo que una de las cosas que ayudó fue, ya no sólo el viajar en sí, sino que vio que nosotros no nos importaba hacerlo, que también queríamos. No sé cómo explicarlo. Ver que no había ninguna reserva por nuestra parte acerca de su país de origen. Acerca de volver a él. Porqué en esa ciudad, en ese país, no sólo estaban sus primeros meses, sino también nuestros primeros días como familia. Y juntos también recorrimos eso: ese primer parque, ese primer paseo…esa tienda donde compramos su primera chaqueta, esa plaza donde tomamos esa primera foto….Eso también formó parte de ese viaje.
      Tiempo habrá o no, para el viaje si él quiere, de “reencuentro con sus orígenes”. Mientras tanto, seguramente volveremos alguna que otra vez a Rusia. Y eso es lo que creo que deberían intentar plantearse todas esas personas, esos especialistas que trabajan en temas de adopción. Que una cosa es “viajar a” y la otra “viajar buscando a”. Que es muy distinto.

  3. Estoy de acuerdo contigo Madredemarte en que hay que normalizar, y no dejar que sea sobretodo para los niños algo tan trascendente. Es un paso importante, y en muchos casos inevitable además realizar ese viaje… No se, yo sigo pensando que cada caso es distinto y tenemos que prepararnos para saber detectar los tiempos y las necesidades de cada niño.
    Yo por fin puedo explicar que estas navidades hemos vuelto a Etiopía y que ha sido un viaje maravilloso. Mi hijo los primeros 2 o incluso 3 años de estar aqui me pedía, mejor dicho me imploraba, ir a ver a su familia bio y fue duro no poder dar respuestas. Ahora, cuando yo crei que estaba preparado y además encontramos el momento económico adecuado hicimos el viaje… Pero entonces él ya no ha querido ir a ver a su familia bio, tengo la sensación que tanto tiempo después se le ha convertido en una situación difícil de gestionar, estar alli, frente a ellos… Cuando él lo pedía (y necesitaba) hubiese sido muy distinto.
    Ahora quiere que vayamos nosotros, su padre y yo, y de vez en cuando nos sugiere cuestiones que le gustaría que preguntásemos. Así que en este 2015 tenemos planeado volver a hacer ese viaje que yo creo muy necesario y que aunque mi hijo ya no quiere o puede afrontar directamente si nos pide que hagamos nosotros. Espero poder obtener las respuesta qe necesite ahora o más adelante.

  4. Muchas de las recomendaciones que das madredemarte son geniales y adequadas en la mayoria de casos de adopción internacional, cuando ya hay un buen vínculo entre niño y familia adoptiva, se ha podido hablar libremente sobre el tema en casa y se fomenta el respeto y el amor a los orígenes del niño. Pero a veces, ni todo es tan blanco o negro ni fácil, y es cuando vale la pena hablar con especialistas.
    Luego, también me gustaría reforzar la idea de poder separar el proceso de búsqueda de la família biológica del viaje para adentrarse y conocer mejor el país y la cultura de origen del niño. Al igual que en adopción nacional es muy recomendable poder visitar, siempre q sea posible, el centro o la familia de acogida dónde el niño vivió antes de la adopción, el proceso de búsqueda ACTIVA de sus familiares biológicos se suele realizar cuando el adoptado es adulto y es él mismo quien inicia el proceso. Así también puede decidir hasta dónde quiere llegar con la búsqueda (solamente información, documentos, o contacto con cartas, email, hasta si quiere hacer un encuentro).
    Veo q en adopción internacional se suelen mezclar los dos procesos y eso es lo que en algunos casos puede llegar a ser un problema. No creo que se deba marcar una edad fija para entrar en contacto con la cultura o país de origen, pero si separarlo claramente del proceso de búsqueda de los familiares biológicos.

    • Las recomendaciones no son mías; son de M., que ha hecho este año el viaje de regreso con su hija de 10 años. Entiendo que si no la hubiera visto madura, preparada, vinculada…. interesada en hacerlo… no lo habrían hecho (o habría resultado un desastre).

      Yo también creo que a veces es útil y necesario, a veces incluso imprescindible, hablar con especialistas. Pienso en mediadores, si es el caso, en psicólogos, en pediatras… pero no creo que sea algo obligatorio, que todas las decisiones se deban tomar con la ayuda de especialistas ni todos los problemas los tengan que resolver profesionales. Igual que no todas las viriasis de los niños nos llevan al pediatra, no todos los conflictos que hay en casa nos llevan al psicólogo… no sé si me explico. Que entre la alergia al psicólogo y la dependencia de este, hay muchos términos medios saludables.

      Respecto a la relación con las familias bio que estamos empezando a tener muchas familias adoptantes de nuestra época, creo que es algo nuevo, una modelo raro de adopción abierta que estamos creando sobre la marcha, con sus sombras y sus luces… y que sólo podrá juzgarse si es acertado o no, si los beneficios son mayores que los riesgos, cuando pasen los años. Creo que muchos profesionales nos están juzgando con información de cómo era la adopción hace una década. Y creo que esto no tiene nada que ver…

  5. Yo también estoy de acuerdo en intentar “normalizar” al máximo el tener información e incluso contacto con la familia bio. No forzando pero sí acompañando incluso animando a que se pueda hablar, conocer, viajar al país de origen, familia…
    Hay datos, estudios reales en los que se refleje lo traumatico que puede ser este contacto para ellos? Yo solo conozco opiniones y algunos testimonios pero poco mas.
    En EEUU, donde existe la adopción abierta o con contacto, llevan años de experiencia y no parece q les esté yendo tan mal.
    Al contrario, hay muchos casos de adoptados que han crecido con falta de información, sin ningún contacto con la familia biológica y creo que muchos sí que sufren las consecuencias de ello.
    Es muy complicado. …cada familia decide el camino a seguir y lo hará pensando en que es lo mejor para su hij@, o eso se supone.

    • Si hay estos estudios no los conozco. Sólo conozco experiencias y opiniones personales, muy distintas unas de otras.

      Para mí, sin duda, el concepto de adopción abierta es la vía a explorar. Tan abierta como sea posible en cada caso.

  6. Qué interesante! Creo conocer a quien lo ha escrito. Muy acertado todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: