familia monoparental y adopción

La ciudad muerta

Hará… ¿35? años, un porrón ya, la madre de una niña de mi colegio fue detenida de forma arbitraria, junto a un puñado de personas más, y se le aplicó la ley antiterrorista. Estuvo incomunicada el máximo de días que permitía la ley, y no sufrió precisamente buenos tratos. Recuerdo el día que la liberaron, un niño de mi clase acompañó a sus padres en la comitiva que fue a recibirla y estuvimos hablando de lo que había sucedido.

Cuando llegamos a casa, mi abuela dijo: “algo habría hecho”.

Mi estupor no fue menor cuando el sábado por la noche vi, por fin, el documental “Ciutat Morta”. Narra unas detenciones igualmente arbitrarias, una policía igual de corrupta y carente de escrúpulos, un funcionamiento de la justicia igual de surrealista… no podía dejar de imaginarme en la piel de estas personas, convencidas de que vivían en un Estado de Derecho, embarcados en un proceso del que no comprendían nada, del que no podían defenderse, del que ninguna prueba les servía para defenderse… como personajes de Kafka, que terminan descubriendo que el Estado de Derecho es para los otros, los que visten de forma convencional, los que tienen apellidos catalanes, los que pagan hipotecas.

Que descubren que son no-ciudadanos.

No debéis dejar de verlo.

Podéis hacerlo aquí.

Y aquí podéis ver los 5 minutos que un juez obligó a censurar cuando se emitió por la televisión catalana, a petición del protagonista del fragmento. Nunca 5 minutos han circulado tanto como lo han hecho estos este fin de semana:

De este historia yo recordaba sólo el inicio. La fiesta okupa, la llegada de la Guardia Urbana, los objetos volando desde el tejado, el policía local en coma. Las detenciones. Ahí me quedé, nunca más supe nada. ¿Por qué? Igual que se preguntan en este artículo de Cafè amb Llet, yo también me digo que “no puedo evadir mi responsabilidad por no haber conocido nunca esta historia. Porque desde el mismo día en que sucedieron los hechos, cientos de personas se movilizaron intentando que todo el mundo supiera lo que estaba pasando. Primero fueron los familiares y amigos de las víctimas del montaje que desmonta Ciutat Morta: manifestaciones, huelgas de hambre, actos, charlas… ¿Por qué no vi nada? Quizás porque los manifestantes llevaban rastas? ¿Caí en la trampa de los prejuicios? ¿Cómo hice para no ver a aquellos jóvenes que se plantaban con pancartas a las puertas del ayuntamiento diciendo que Patricia Heras había sido “asesinada por el Estado”? ¿El aspecto “antisistema” de Patricia? ¿El origen sudamericano de los condenados? ¿Puede haber sido eso? No puedo evitar preguntármelo porque Ciutat Morta nos interpela a este nivel. ¿Hasta qué punto una historia terrorífica como ésta se hubiera podido producir sin el consenso social de sospecha ante lo que es diferente, lo que se peina y viste de otro modo?

 

Anuncios

Comentarios en: "La ciudad muerta" (19)

  1. Brutal y sobre todo me da miedo, mucho miedo, nuestros hijos pueden ser Yuri o Patricia o catalogados y desgraciadamente tratados como ilegales si un día se olvidan la cartera y no llevan el DNI, o recibir una paliza y después tratar de “arreglarlo ” cuando nos vean a sus padres. Yo no recordaba haber visto la historia en el telediario pero lo peor es que todas las instancias se tapan unas a otras, lo del Supremo es lo peor . Espero que Estrasburgo les de la razón y espero que esta mierda de sistema que tenemos montado reviente antes fue que mis hijos se hagan mayores. Yo con mi voto intentaré contribuir a ello

    • Sí, nuestros hijos tienen muchos números para convertirse en “no ciudadanos”, para los que no rige el Estado de Derecho… y supongo que lo vivirían con el mismo estupor que los protagonistas del documental, que creían que vivir en un país democrático, tener ciudadanía española, que no hubiera pruebas en su contra… les protegería.

      Y nosotras ser estas madres que van de comisaría en comisaría oyendo “su hijo no está aquí, pero si estuviera, no se preocupe, nosotros le estaríamos tratando bien”.

      A mí lo que más me ha dolido es la actitud de los médicos, que ni se inmutan cuando les llegan unos chavales torturados, que aunque creen que hay que operar renuncian a hacerlo porque los policías así lo deciden…

  2. Justamente ayer tuve ocasión de ver el documental “Ciutat Morta”, y aún me dura la indignación, el dolor y la incredulidad que hechos como estos,de tal calibre se puedan llevar a cabo en nuestra sociedad,delante de nuestros ojos, de la que se supone una sociedad moderna y solidaria.
    Me faltan palabras para describir todo el dolor que siento por tanta barbarie e irracionalidad delante de nuestras narices.

  3. Lo he visto ahora… Estoy muda. Y estoy muda porque ahora mismo no puedo ponerme a gritar.
    Yo también me digo lo que te dices tu… Y me temo que si, que yo caí en los prejuicios y por eso no vi nada.
    Así que ahora mismo, no sólo estoy triste por lo que acabo de ver, por darme cuenta de lo que pasa en mi ciudad y que parece que nadie para. Estoy triste porque soy una clasista y he prejuzgado millones de veces a gente como Patricia.

    • Creo que esta mirada de nosotros mismos que nos devuelve el documental es importante. Importante darnos cuenta de esta otra ciudad, la de debajo del escaparate, la de las cloacas… darnos cuenta de que formamos parte de ella, de alguna manera. De que no hacer nada es, como siempre, hacer mucho.

  4. Qué horror!!! Realmente duele!! Pido perdón a Patricia, Alfredo, Rodrigo, Alex, Juan, Yuri y quizás otros más. ¿Cómo podemos ser tan ciegos y tan permisivos?

  5. Puff, sólo he visto los 20 primeros minutos y estoy conmocionada. Es el mismo proceder que con los detenidos en el Chile de Pinochet o en la España de Franco. En serio, yo confiaba en nuestras fuerzas de seguridad y en nuestro estado de derecho, pero cada vez aparecen más casos en los que esto sucede y lo que es más grave creo que vamos a peor. La ciudadanía pierde derechos a pasos agigantados, véase nueva ley de seguridad ciudadana.
    Las redes sociales permiten difundir y dar a conocer los hechos a más y más gente, espero que la difusión de este IMPRESCINDIBLE documento lleve a hacer “algo” de justicia y que se reabra el caso y que los culpables paguen por su conducta.

    Y si, está claro que parece haber ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Desolador e indignante,

    Y

    • Sí, está claro que las comisarías españolas siguen siendo (al menos en gran medida) franquistas… incluso las de las policías creadas después de la muerte de Franco. Yo creo que hay que verlo hasta al final, más allá de la denuncia, que es importantísima, creo que es brillante el relato, al estilo de Kafka, de cómo se van metiendo en un proceso del que no entienden nada, contra el que no pueden hacer nada, del que no pueden defenderse… Como dice uno de los que participan en el documental, tiene la estructura de una película de Hollywood… solo que en una película de Hollywood, en algún momento aparecería el periodista que ha investigado, el testigo clave, el policía honesto o el fiscal batallador… y aquí no aparece.

    • Sin duda, la veré entera.

  6. Que puedo decir como inmigrante, es un reportaje que te pone la carne de gallina, y reafirma lo que siempre he venido luchando de manera personal, stop a la discriminación cultural y racial, una de las razones al crear HijosdelPeru, he visto en persona muchos casos de racismo de la policía en los metros, en los aeropuertos, y demás sitios, solo por ser de raza diferente, y eso siempre te preocupa y te angustia como madre, las veces que he intervenido, la policía me ha mandado literalmente a la mierda…Siempre me he encontrado sola defendiendo estos actos, y la gente continúa su camino, no miran, ni giran la cara….. es cosa de inmigrantes sin papeles…

    • Sí… en este caso, de “perroflautas”, “antisistemas”, “bazofia”… a la que se sumaba en varios casos el origen (que no nacionalidad) transatlántico… Es curioso, sin embargo, como ellos mismos se consideran privilegiados: tuvieron redes de apoyo, pudieron hacer oír su voz. ¿Cuántos de estos delitos pasan absolutamente desapercibidos, cuántos ni siquiera salen a la luz?

      • Lo más curioso del reportaje, es la actuación desproporcionada del agente de origen africano, parece mentira pero las personas 2º generación de la inmigración, se olvidan de quienes son, llegando a discriminar a otros, sintiendo superioridad ante su propia falta de seguridad de haberse sentido aceptados en ese entorno, lo mismo que el chico chileno – español, decía que no le afectaba que le dijeran sudaca porque él no se sentía sudaca, él era español…la misma necesidad de sentirme aceptado en una sociedad que te clasifica.. te hace creer que si menos aparentes ser lo que eres, pasaras desapercibido, pero al final el pobre sufrió la discriminación por sus rastas …. Es triste.

      • Sí, como si tuvieran que hacerse perdonar ser lo que son… a mí también me soprendió, me espantó y me tiene muy perocupada.

  7. Lo estoy viendo a pequeños trocitos; y me estoy quedando muda, con un nudo en el estómago al escucharlos…

    • Varias personas me han dicho que no podían verlo, que habían leído la historia, les indignaba, pero ver el documental les superaba… sin embargo creo que es importante verlo, porque ponerles cara, voces… a las víctimas de esta situación es lo que nos permite entenderlo no desde lo racional sino desde lo emocional… ponernos en su lugar.

  8. Totalmente de acuerdo. Yo sí había leído algo de esta historia, no sé cómo un día cayó en mis manos y leí lo que pasó; me pareció absolutamente inverosímil que hubiera pasado esto “anteayer”, aquí, en Barcelona; me parecía el argumento de una película de terror. Por eso me ha despertado mucho interés el documental; me está resultando muy útil el escucharles a ellos, a las amigas de ella, ver lo que dicen y cómo lo dicen… voy por el minuto 48 y qué duro!! Gracias

  9. aYSS, ya no está el documental!!!! Iba por 1.20 m.Aunque, desde luego, con los primero 20 ya te das una idea de lo brutal que es que esto haya sucedido, no sólo por lo que les ha pasado a ellos, sino por lo que “hemos pasado por alto” todos nosotros.
    Gracias, como siempre, Madre, por abrirnos un poco más los ojos cada día. bsss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: