familia monoparental y adopción

Debatíamos unos días atrás si la adopción transracial es una moda.

A nadie se le escapa que la adopción transracial es, en España, un fenómeno moderno. Hasta hace poco más de una década, la adopción era nacional, y como España era un país blanco, no había, salvo excepciones, muchos casos de adopción interracial.

La adopción era, además, una forma de formar familia a la que se optaba en casi todos los casos porque no se podían tener hijos… era algo que muchas veces se ocultaba, a veces a los propios hijos, y era posible hacerlo porque los niños que se adoptaban eran recién nacidos y blancos.

La adopción internacional supuso una revolución. De golpe, empezaron a verse familias formadas por padres blancos e hijos de otras razas; de golpe, la adopción subió a la palestra: dejó de ser algo que pertenecía a la intimidad de las familias para ser algo de lo que se hablaba públicamente. Y el discurso al respecto también cambió: dejó de considerarse algo a lo que se recurría cuando no se tenía más opción para empezar a ser considerada una opción más, a la que seguían llegando familias que no podían tener hijos, pero también familias que decidían, por las razones que fueran, tenerlos por esta vía.

Gente que nunca se habría planteado la adopción la empezó a considerar.

Se convirtió en algo posible.

Podríamos decir que, de alguna manera, la adopción se “normalizó”. Y se normalizó la adopción transracial.

¿Es esto lo mismo que decir que se “puso de moda”?

¿O hablar de moda nos hace pensar en frivolidad, falta de reflexión, falta de preparación, falta de criterio?

¿Adoptamos transracialmente  porque queda “bonito”, para presumir de modernos y solidarios, por aburrimiento, porque es guay, porque nos hace creernos mejores, porque queremos parecernos a Angelina Jolie?

¿Escogemos realmente adoptar un niño de otra raza? ¿Decidimos específicamente ahijarnos a un niño con un color de piel, un aspecto físico, que le diferencien de nosotros? ¿O son las circunstancias las que nos han llevado a buscar a nuestros hijos en lugares lejanos? Si la adopción nacional fuera viable, ¿la gente preferiría adoptar en el extranjero? Si nos dieran a escoger entre adoptar a un niño blanco o a un niño negro, ¿escogeríamos al niño negro?

¿Adoptamos a nuestros hijos porque son distintos a nosotros… o a pesar de que lo son?

Anuncios

Comentarios en: "¿Es una moda la adopción transracial?" (43)

  1. El boom de adopciones en China por parte de familias españolas fue a raíz del famoso documental sobre los orfanatos. Familias que ya habían “cerrado” su cupo de hijos, (con hijos adolescentes) fueron a China a buscar sus bebés. Los grupos eran de 15 y 20 familias y las entregaban (eran casi todas niñas y bebés de menos de 1 año) en los hoteles. Estoy convencida de que en estos casos sí hubo cierto componente de “moda” y por tanto de falta de reflexión y preparación.

    Y recientemente he conocido un caso de “vamos a adoptar que es sinónimo de estatus económico elevado”. Y con resultado de niña de 5 años re- abandonada en Rusia “porque, tía, ya ha pasado tanto tiempo desde que la conocimos que ha crecido demasiado”.

    • Yo también creo que el hecho de que haya un boom adoptivo tras un documental se puede calificar de “moda”, aunque quiero pensar que detrás de la motivación de (la mayoría de) las familias hay algo más de reflexión.

      Lo de la niña reabandonada en Rusia me deja sin palabras…

  2. Bueno, yo vivo en Cuba, acá la adopción es un lío tremendo, solo pueden adoptar parejas, matrimonios por lo civil, nunca personas solas, las parejas tienen que responder a la heteronormatividad, o sea, la parejas homoparentales (que además, no se pueden casar, a lo sumo unión consensual) que ni lo sueñen. Salir del país para adoptar un niño es imposible… Los que finalmente logran pasar todo el proceso por lo general adoptan niños de su raza y esperan que sean bebés, o sea, en este momento los niños que quedan por adoptar son casi siempre muy grandes (6 años no es muy grande… pero) o tienen discapacidades asociadas. La madre del pequeño en cuestión tiene que haber renunciado a la custodia, cosa que acá es bien difícil, las madres suelen negarse aún cuando no quieren al niño, tenemos ciertas extrañas limitaciones relacionadas con el tabú imbécil de que “es mi hijo, lo parí yo, si no lo asumo, algo no está bien en mí”, por esa razón a veces en los Hogares de Niños sin Amparo Filial (así se llaman nuestras casas de acogida) hay muchos niños que sus madres están presas o en atención psiquiátrica y el pequeño permanece por años sin un hogar real, sumando además el caso de los niños huérfanos, que terminan en esta desafortunada circunstancia casi siempre cuando ya no están en la “edad linda” que buscan los que quieren adoptar… en fin… que la adopción, sin apellidos como “interracial” “internacional” y tales, acá es un asunto todavía muy complicado… aprendo contigo, madredemarte

    • Que interesante poder conocer una realidad tan distinta… bueno, y con tantos puntos de coincidencia: también aquí la adopción es, o era, preferiblemente de bebés blancos (el equivalente a la misma raza), por supuesto, de matrimonios (heterosexuales y casados hasta hace muy poco) la evolución hacia otras realidades es muy reciente…

      • la evolución hacia otras realidades es urgente, no sé cómo lo ven ustedes desde allá, pero la familia como institución social está ramificándose hacia derroteros que usualmente no consideramos “correctos”… un error porque el camino debería ser precisamente hacia una sociedad diversa y empática… pienso que las legislaciones deben proteger a los niños, sobre todo a los niños, hacerse en su beneficio exclusivo, a veces la legislación va unos pasos por delante de la práctica social, a veces es a la inversa, la adopción interracial tiene todavía muchos lastres, antes que nada la visión que se tiene de qué niño adoptarías, por qué y si tiene o no qué ver el niño contigo… es tema para debatir con ganas y muy seriamente…

      • La sensación que yo tengo es que aquí la realidad avanza mucho más rápido que las leyes, y las mentalidades de algunos… que vivimos en un mundo mucho más rico, diverso, flexible… del que nos “venden” los medios de comunicación, el cine, la televisión…

    • Vaya agradable sorpresa, yaaaa . ¿Ccomo puedes conectarte desde Cuba?Conozco los los hogares que me dices, viaje a Cuba durante diez años. !Un beso y bienvenida!

      • me conecto en mi oficina, es una utilísima opción que tengo para investigar sobre los temas que me interesan (protección a la niñez, maternidad y paternidad responsables, familia, prevención de la violencia) y para compartir mis experiencias y aprender de otrxs. Acá en Cuba nos queda mucho por andar todavía en materia de legislaciones a favor de los niños y la familia.

    • Pero tambien teneis mucho que enseñar…

  3. Yo quiero suponer que sí hay una reflexión, pero hay casos que tal vez no tan profunda como era de esperar. Ahora hablo de mi caso, cuando me planteé tener hijos siendo soltera consideré la adopción en primer lugar, me acerqué a la consejeria de familia para ver que posibilidades tenía y fueron ellos los que me recomendaron etiopía, por ser “rápido y seguro” y el otro país que recomendaban era Rusia, pero lo de viajar dos veces y ver al niño y dejarlo allí hasta el siguiente paso me pareció muy duro y no me sentí capaz.Cuando me acerqué allí no había pensado en el color de mi futuro hijo, simplemente quería adoptar y la elección transracial fueron las circunstancias, si me hubieran recomendado la nacional o el país de al lado lo hubiera hecho. Los dos años de espera me ayudaron mucho a profundizar en la adopción en general, en las diferencias y necesidades de nuestros hijos y en la adopción transracial en particular. Ahora que he adoptado a mis hijos,por supuesto que volvería a hacer lo mismo, y estoy encantada, pero reconozco que como las cosas en la vida, son fruto de la determinación por una parte y de las circunstancias por otra. Lo que sí elegí muy conscientemente es que ya que tenía un hijo negro, si que quería que mi segundo hijo también lo fuese y por eso volví a África, después de ver las dificultades de vivir en una sociedad donde no eres la etnia mayoritaria, la posibilidad de apoyarse entre ellos, comprender y sentir lo que es ser negro en un mundo de blancos y tal vez hablar entre ellos con conocimiento de causa, de verse reflejados el uno en el otro, ya que en mi reflejo no se pueden identificar, me pareció que puestos a elegir un país, lo prefería así, y la verdad es que no me arrepiento, aunque como siempre las circunstancias imperan, tu envías el expediente, si te asignan pues bien y si no pues podría plantearme otras posibilidades como hijos biológicos, adopción nacional o tener un sólo hijo.

    • Pues yo tengo dos caucasicos, una asiatica y una africana, y te aseguro que a ellos les resulta muy enriquecedor…

    • Yo reconozco que en mi caso, y supongo que no es el único, buena parte de la reflexión viene después. Llegué a la adopción con mucha ilusión, voluntad, esperanzas… pero lo que me encontré era muy distinto, y mucho más complejo (y difícil) de lo que había imaginado. ¡A pesar de que yo pensaba que venía reflexionada de casa!

      Yo también habría deseado que mi segundo hijo fuera negro pero, cosas del azar, fue blanco. Y creo que le añade complejidad a la cosa, y también, cómo no, riqueza…

      • Anabel R. dijo:

        pues yo ni te cuento…. a mi me pasó como a tí Madrdemarte, la reflexión llega ahora con todo lo que vivimos con nuestra hija… muy sobre la marcha… pero creo que aunque me hubieran dicho todo lo que sé ahora tampoco me lo habría creído…
        Y también quería un segundo hijo negro adoptado y llegó una hija blanca biológica que nació el mismo día que su hermana…. no sé si recochineo o qué? 😉

      • A mí me dijeron muchas cosas, leí muchas cosas… y las descarté. Por exageradas, negativas, agoreras. No ha sido hasta que me han tocado que he sido consciente de cuánto tenían de verdad.

  4. Q buenas preguntas!!! Imagino q habrá de lo uno y tambien de lo otro pero desconozco en q proporciones…

  5. Supongo que cada caso es diferente pero en el mío influyó mucho las circunstancias del momento.
    Cuando decidimos adoptar queríamos un hijo y nos daba igual de donde viniera, abrimos expediente en Internacional porque en ese momento era lo único que se podía en ese momento en Madrid ya que nacional estaba cerrado. Nos decantamos por China pero tal y como están las cosas en ese país dio tiempo a que abriese Nacional, lo echamos y finalmente nos asignaron antes en nacional que en China. Decantarte por nacional supone asumir cualquier raza, con lo que debería decir que respondiendo a tu pregunta adoptaría a pesar de que fuesen distintos. Al final resultó que nuestras hijas son de nuestra misma raza, de madre biológica española.
    Pero está claro que en nuestro caso eso es una simple casualidad porque nuestra primera opción era China y porque hoy en día la adopción nacional es la más multirracial de todas.

    • Sin duda, aunque en algunas comunidades (en la mía por ejemplo), se puede escoger si aceptar o no otras etnias (o determinadas etnias).

      • En la convocatoria de adopción nacional de mi comunidad ponía que no se atenderían solicitudes con tintes racistas o discriminatorios con lo que doy por hecho que no se puede escoger raza.

      • Hay formas de rechazar etnias sin parecer racistas… “no estamos preparados” o “mi entorno no lo acepta”… En Catalunya no sólo es aceptable rechazar etnias, sino que los propios técnicos validan a menudo estas decisiones: a una conocida le dijeron cuando dijo que aceptaba todas las etnias, “¿incluso magrebíes?, mira que cuando crecen son muy feos…”

  6. El final del artículo me lleva de la mano a la “teoría del falso dilema”:
    ¿Quiero especificamente un hijo negro, o chino… O, en otro caso, por descarte es lo que queda?
    ¿Hemos forzosamente de pensar algo cualitativamente importante acerca del color de la piel del que será nuestro hijo? Es un niño, no más. Ya que, dadas la oportunidad y la necesidad, los padres que no pueden realizarse como quisieran por medio de la paternidad, se ha demostrado que esa línea no importa, no frivolicemos con la moda o el racismo. Las lacras de cualquier sociedad en evolución se hallan superadas cuando no se da lugar a la cuestión. Cuestión muy diferente, por cierto, que mirar para otro lado. Alegrémonos de la normalización.

  7. A mi no me gusta nada juntar adopción y moda, a mi manera de ver no es posible.
    Mi manera de vivir, es sobre todas las cosas preocuparme por lo que yo hago, siempre hacer lo que me parece correcto.
    Nosotros queríamos ser padres de un niño que necesitara realmente unos padres, lo demás nos daba igual, y así fue como nuestro hijo llego a casa. Nuestro hijo, sin mas etiquetas.
    Adoptamos transracialmente porque queda “bonito”, para presumir de modernos y solidarios, por aburrimiento, porque es guay, porque nos hace creernos mejores, porque queremos parecernos a Angelina Jolie?
    Ufff pensar alguna de estas cosas, que esta sea tu motivación creo que es partir de un error de base
    Yo la mayoría de padres adoptivos que conozco, creo que les daría igual adoptar nacional e internacional y tb. les daría igual la raza, y tb. conozco padres en el caso contrario, que no adoptarían nunca un niño de raza negra.
    Respecto a tu pregunta, si volviera a adoptar y me dieran a elegir entre adoptar un niño blanco o negro, jamás elegiría, que el destino decidiera por mí.

    • Yo creo que ningún padre adoptivo piensa esto, adopta por estas razones (al menos, ninguno que yo conozca…) Sin embargo, sí creo que es lo que piensan muchas personas que ven la adopción desde fuera. Nadie siente que adopte por “moda”, pero sí conozco muchos padres adoptivos que piensan esto de otros adoptantes (en el debate que hemos tenido en un grupo de FB, por ejemplo, surgía repetidamente esta idea… siempre aplicada a otros).

      Yo conozco muchos adoptantes a los que les da igual una raza que otra, pero también conozco a muchos que prefieren, o incluso descartan, determinadas razas.

  8. Yo no creo que sea una moda. Situados fuera del ámbito de las familias adoptivas lo parece: hay personas que hablan del tema de una manera completamente banal. Entre las familias adoptivas habrá más o menos consciencia previa de lo que supone la adopción en general y la adopción transracial en particular. Durante la espera y cuando llega el momento de la verdad, esa consciencia sube a buen ritmo y a veces a marchas forzadas. También supongo que hay familias (espero que muy pocas y me gustaría que desapareciesen) que no son nada conscientes. Pero me niego a creer esas generalizaciones impresentables que oigo y leo una y otra vez (muchas veces formuladas desde organismos oficiales) para descalificar a personas que han adoptado y/o a otras que pretenden adoptar. Generalizaciones que nunca están avaladas por nada; se suelta la frase y ya está. En relación a estos temas (y también a otros, no voy a negarlo) el hablar parece suficiente; nunca demuestran nada. Y que conste que para mi el dolor de un/a niño/a que sufre por segunda vez en propia carne el vivir en una familia que no sabe cuidarle y amarle como se merece es demoledor.

    • Iba a dejar un comentario, pero te me has adelantado. Pienso exactamente igual que tú. Hace unos años oí al presidente de la comisión que estudiaba la reforma de la ley de protección de la infancia, todo un señor senador, decir que la adopción internacional era más glamurosa que la nacional y por eso era la más solicitada (en aquel momento). Me sentí muy dolida, sobre todo porque venía de un legislador que, en teoría, estaba profundizando en el tema.

      • Creo que afirmar esto es saber muy poco de adopción nacional e internacional… creo que muchos optamos a internacional porque nos parecía más fácil, menos riesgoso (por el acogimiento preadoptivo, por la lejanía de las familias biológicas), que se ajustaba más a nuestras expectativas (por el perfil de niño…) No creo que tenga mucho que ver con el glamour.

      • Madre, yo he oído frases comparables de boca de técnicos del ICAA y de una ICIF. No sé pq lo decían; daben muchas posibilidades. Una sería que sepan poco de adopción. Otras ellas (las técnicos) sabrán; me imagino que tendrán sus propios objetivos (quizás digo esto pq prefiero pensar que algo saben sobre adopción).

      • Sería preferible sí. Me refería a que saben poco, o les interesan poco, las motivaciones de la gente al escoger dónde y cómo adoptamos…

  9. Yo creo (o quiero creer) que cuando una familia se decide a adoptar a un niño no lo hace por moda y ha reflexionado sobre lo que supondrá el adoptar a ese niño (aunque luego se equivoque en sus reflexiones).

    Pero sí que he oído a gente (afortunadamente siempre gente sin hijos) eso de “pues yo voy a adoptar a un niño negro, para que se note que es adoptado”, diciéndolo con cierto orgullo. Espero que esa gente, si algún día se decide a adoptar realmente, haya avanzado desde ese pensamiento.

    Saludos!

    • Si hubiera preferido k mi hija tuviese la piel más clara? Pues sí, la verdad. Por k? Pues pork para ella hubiese sido mucho más fácil la integración en este nuestro punetero “no racista” (de boquita) país!
      Sólo por eso. A mi me parece tan preciosa k veo al resto de los niños demasiado blancos y demasiado gordos jjj creo k es perfecta (físicamente hablando) y me hiere profundamente cuando le dicen lo contrario por el color de su piel.

  10. Una de las pocas cosas buenas que tiene que los procesos de adopción se estén en general alargando tanto y que haya cada vez más trabas (y ojo que estoy de acuerdo en que existan trabas si estas sirven para garantizar el bienestar del menor, que ese es el objetivo…) es que hay mucho tiempo para pensar, y que si se ha llegado a la adopción por un tema de moda… seguramente el tiempo y las dificultades acaben por llevarte a otro lugar…

    Yo creo sinceramente además que a la mayor parte de los padres adoptivos no llegan a la adopción por moda. Aunque sí que es verdad que la normalización de la adopción ha permitido que sea mucha más gente la que se plantee esta opción de familia, cosa que no es lo mismo que dejarse llevar por una moda.

    maria

    • Sin duda, lo mejor de que el proceso se esté alargando, es el hecho de que se llegue al final con todas las garantías de haber tenido un proceso transparente. De que los niños que en realidad no tienen una familia que pueda o quiera hacerse cargo de ellos, sean los que salgan de sus países a formar parte de su familia adoptiva.
      Yo creo que a la adopción se llega por decisión y a la adopción transracial por circunstancias. Al menos en mi caso y creo que en el de la mayoría de la gente que me ha coincidido en el camino.

    • Ojalá los plazos se alargasen por hacer los procesos más transparentes y con más garantias, pero en ocasiones son decisiones políticas relacionadas con la imagen que el país quiere dar en el exterior.
      Los plazos también se alargan, ahora estoy hablando de la adopción nacional, cuando los recortes en servicios sociales hacen que no haya técnicos que trabajen los expedientes de menores tutelados o que se reduzcan los recursos para menores en riesgo de desamparo.

      • Ojalá los plazos se alargasen porque los procesos se hacen con más garantías. Desgraciadamente en el caso de la adopción nacional, al menos en Catalunya, que es dónde conozco porqué he trabajado en el sector de protección no siempre ha sido ni es así. Y en el caso de algunos países, es cierto que se ha tratado más de una decisión política y de imagen que de temas de transparencia y garantías. Pero eso sería otro debate…

        Maria

  11. Desde mi humilde punto de vista, mi pregunta es que si muchas familias adoptivas antes de tomar esta decisión, saben exactamente cuáles son sus implicancias al adoptar un niño de otra raza, basándonos en el respeto a lo que ellos son, negros, chinos, sudamericanos, etc. ya que estos niños crecerán y los demás ojos de la sociedad no los miraran con los mismos ojos de los padres, además de las veces que escucharan en casa o en su entorno cercano comentarios xenófobos con el resto de la inmigración, entonces como se puede decir que las familia adoptivas se preparan para asumir un nuevo miembro de otra raza respetando su cultura de origen.. les recomiendo leer “Adoptive Migration” https://www.dukeupress.edu/Adoptive-Migration/index-viewby=title.html
    http://www.brown.edu/academics/population-studies/research/projects/transnational-adoptees-and-migrants-peru-spain

    • Yo puedo responder por mí, pero creo que es el sentir de muchas familias: no tenía ni idea de todo lo que implicaba una adopción transracial. Ninguna.

      • Yo creo que muchas familias adoptivas transraciales deberían hacer una meditación de las veces que ellos mismos han comentado ” no quiero que a mi hijo lo confundan con inmigrantes” eso ya es un acto xenófobo y el chico crece asustado pensando que ser inmigrante es malo, es lo mas bajo del escalafón de la sociedad, esto les crea inseguridad… Lo comento, ya que es una de las preocupaciones que he percibido al ir leyendo en diversos blogs cuando se toca el tema transracial.

      • Sin duda, y muchas lo siguen diciendo estando aquí sus hijos…

  12. Una moda no es, pero si ha sido una “burbuja ” que no se va a repetir. Los países cierran o la adopción internacional es cada vez menor, los paises tienen en realidad pocos huérfanos pequeños y sanos yvolveremos a los valores del 2000, con la adopción nacional como primera fuente e internacional con unos valores bajos. Ahora comienza la siguiente “burbuja” en España, la gestación subrogada en países de menor nivel económico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: