familia monoparental y adopción

La madre del año

¿Quién no ha visto el vídeo de esta madre de Baltimore que sacaba a su hijo a boinazos de las protestas (para algunos; altercados para otros)?

Algunos la han ensalzado, otros la han denigrado… a mí la reflexión que más me ha gustado es esta, de Anna Canilla Morozovich, del que aquí reproduzco un fragmento:

La semana pasada se hizo viral un vídeo en el que una madre soltera, Toya Graham, de 43 años y a cargo de sus seis hijos y una nieta, vapuleaba a uno de sus hijos, que participaba en las revueltas de Baltimore a raíz del enésimo asesinato racial cometido por la policía estadounidense. El vídeo es realmente gracioso, muestra una escena cómica universal: una Aída de “Esperanza Sur” abroncando al Jonathan pero en versión yankee.

El caso es que a lo largo de la semana vimos a los medios, por un lado y en mayor medida, ensalzar la actuación de esta señora, hasta el punto que se ha ganado el epíteto de “madre del año” o “madre coraje”. Por otro lado, los hay que han invocado, no sin razón, qué habría pasado si la madre de Nelson Mandela hubiera actuado igual que Graham. En el primer caso, se ha dejado en segundo plano la crudeza del asesinato de Freddie Gray. Y, en el otro, se ha insistido en la cuestión racista, eso sí, desde la condescendencia hacia el hecho de ser madre, símbolo primero y último de lo que Betty Friedan describió hace más de 50 años como “la mística de la feminidad”.

No se puede evitar pensar que, en el fondo, ambas aproximaciones pivotan sobre la idea de que ser la madre del año -para bien o para mal según el espíritu revolucionario de quien opine- consiste precisamente en ser la eterna mujer abnegada y sacrificada que posterga su vida en pro de las personas que la rodean. Y llegamos a una situación que, pese a resultar llamativamente paradójica, se presenta incuestionable: las mujeres en general y las madres en particular tenemos la obligación de preocuparnos a la vez porque “nuestros hombres” sean revolucionarios y no sean revolucionarios. Mira tú por dónde: si las madres dejan a los hijos hacer la revolución -o cualquier otra cosa- son malas madres por no soltarles dos hostias y mandarles a memorizar nombres de afluentes de algún río ibérico. Si no les dejan, son las culpables de que el chaval quebrante su destino. En la anécdota de Graham se ha incluido, como no podía ser de otra forma, el relato de los amigos del muchacho que confirman: “A veces me gustaría que mi madre también me hiciera eso a mí, quizás entonces no estaríamos en las calles como estamos”.

Y entre tanto nos preguntamos: ¿Cuándo revolucionamos nosotras? ¿Cuándo nos cuidamos a nosotras mismas? ¿Cuándo dejan de juzgarnos? Y pienso en mi madre y en las madres de mis amigos y amigas, que harían todas lo mismo o lo contrario que la señora Graham, y la verdad, no me inspira ternura y tampoco me hace gracia. Da rabia. ¡Déjennos tranquilas!

 

Anuncios

Comentarios en: "La madre del año" (10)

  1. Pensé que era a la única a la que le había molestado soberanamente esa “situación”. Vi una entrevista que le hicieron a la madre, y uno de los periodistas le preguntó “No es la primera vez que le pegas, ¿no?.” Ella sonrió y respondió “No es un chico fácil”.

    Están llenos de violencia y abandono, y no es porque sean negros, es porque llevan años de exclusión. Leí esta frase y me quedó resonando: “A riot is the language of the unheard.” (Martin Luther King).

    La sociedad americana está terriblemente rota hace muchísimos años, y no solucionará su problema hasta que no lo reconozca. Y mientras seguimos comprando sus películas del gran sueño, seguimos alimentando esa idea de que están en lo cierto.

    Y creo que lo que peor les hace es la religión, a la madre, lo único que le importaba era lo que fuera a pensar su “pastor”. De su discurso se desprendieron varias frases que me helaron la sangre, del tipo “es mi único hijo varón”, “es mio, él es mio”.

    Y para rematar la historia, el mismo mensaje de siempre “mujer quédate en casa y abnegadamente cuida de tus hijos, porque todos los males de la sociedad son exclusiva responsabilidad tuya.”

    De las películas americanas, nos ha quedado a todos grabado a fuego, el estereotipo del criminal: un negro. Y de ahí que no importa en que país estés, siempre que haya alguien negro en un grupo, la policía lo tendrá como el principal sospechoso de todos los males. Si incluso en China los discriminan terriblemente.

    Cuando cursaba criminología, recuerdo que el profesor nos mostró un documental sobre los primeros bosquejos de los estereotipos, en el caso sudamericano, el delincuente, tenía rasgos aborígenes.

    En fin… seguimos cultivando los mismos almácigos, no deberíamos sorprendernos de la cosecha.

    Un fuerte abrazo!!!

    • A mí me pareció el estereotipo puro de madre negra americana… y de madre en muchas culturas y entornos. Esta mujer abnegada, que vive por sus cachorros, que mueve los hilos en la sombra, que no tiene poder, pero sí mano izquierda…

  2. Yo cuando ví la escena, …??? , es que me reconocí.
    Yo tambien saco a hostias a mis hijas del “peligro” si hiciera falta.
    Pero claro, esa historia tiene un fondo muy distinto a mí, a mi vida y la de mis hijas.
    Y fijaos que la madre alega algo así como que es su unico hijo varón, cosa que no me gustó un pelo, pero sí me gustó que tuviera ese dominio sobre su único hijo varón, por que está clarito, que a pesar que quiere defender con cualquier arma a “su unico hijo varón”, tiene los santos co..nes de dominar a su querido hijo varón.
    Un gran ejemplo para ese adolescente, que tiene dentro de casa una grandisima madre coraje que le muestra con hechos el valor de las mujeres. .., cabreadas…., o quizá también sin cabrear, por que si nos fijamos en la escena desde el principio, ese chaval no opone ni un pelin de resistencia cuandi aparece la” mama” cabreada.

  3. La verdad es que yo era de las que no había visto el vídeo. Encontraba, y sigo en mis trece, fuera de lugar que ensalzasen a una señora por sacar a su hijo de una manifestación contra la brutalidad policial. No sé qué hubiese hecho yo (supongo que comprendo la idea de Irlem de sacar a mi hija de un posible peligro). Sí sé que mi hija a sus 8 años ha asistido a unas cuantas manifestaciones que, dicho sea de paso, parecen no servir de mucho. Pero es que si no denunciamos lo que nos parece mal, no sé dónde vamos a llegar (no lo sé con las denuncias!!)

    • Mis hijos también han ido a bastantes manifestaciones… Yo sí creo que sirven, al menos para que vean que no nos tragamos sus mentiras.

      Una anécdota: El 1 de mayo, coincidimos con la manifestación del Día del Trabajo. Me dice mi hijo A.: Mamá, una mani, ¿nos metemos? Le digo: no sabemos por qué se manifiestan (no caí en el momento). Me dice: ¿Pero no ves que llevan banderas republicanas?!!

  4. A mí mi madre me enseñó a ser revolucionaria. A enfrentarme a la autoridad cuando ésta no tiene razón o cuando existía una injusticia. Incluso me escribía justificantes para asistir a manifestaciones faltando a clase. Pero también sé que se muere de miedo cada vez que estoy en una situación que pueda ser peligrosa. Pobrecita. Yo creo que, en referencia al artículo, su lado humanitario es el que me dice que salga y proteste, y su lado de madre protectora es el que hace que no duerma hasta que vuelvo a estar en casa.
    No podría sentirme más orgullosa de ella.

  5. No lo estaba sacando de una manifestación pacífica.
    Lo estaba apartando de algo que podía acabar en revuelta, a tiros…y por nada del mundo quería que el día acabara con su hijo muerto a tiros por los disparos de un poli blanco, que es como suelen acabar estas cosas en EEUU.
    Me quito el sombrero ante la madre.

  6. A mi me resulta dificil evaluar si me gusta o no la reacción de esta madre desde el punto de vista USA, aquí nos lo quieren vender sólo como un conflicto racial, cuando en Baltimore las autoridades son mayoritariamente negras también, y se mezcla la lucha de clases, la desigualdad brutal que ha creado esta crisis, en USA comenzó antes que en europa y el índice de desigualdad con el que se supone que ha salido de ella, o es lo que nos venden, es todavía mas alto que el de Europa. Imagino su pánico al ver a su hijo adolescente, el chaval es menor de edad y están con toque de queda, y su reacción sería la de cualquier madre, incluida yo misma. No es una asistencia a una manifestación pacífica del día del trabajo. Y me da pena la pobre, siendo utilizada esa grabación por las autoridades y la prensa para distinguir entre las buenasmadres que se preocupan de su prole y las malasmadres que los dejan ir a las “riots”. Sigo con interés este tema porque creo que es lo que está por venir en Europa si seguimos por el camino de la desigualdad entre las clases sociales, una generación entera sin expectativas de futuro, las autoridades practicando la represión en la libertad de expresión y de movimientos, explota por todos lados como esta pasando en USA y con una edad parecida se pueden encontrar mis hijos y ¿que haría yo?

    Os recomiendo si leeis en inglés seguir las manifestaciones de Jesse Williams(el actor de Anatomía de Grey de padre afroamericano y madre noruega, su posición en este conflicto lejos de las tesis oficiales)

    • Si , como en todo, estan manipulando a esta madre -que tendra una vida bien jodida- para sus intereses. Y ya consiguieron que ella tenga mas repercusion que el muerto.

    • Claro, no es una manifestación con autorización gubernamental, ni pacifica. Eso es una revuelta cruda y dura.
      Nosotras tambien hemos asistido a manifestaciones, pero si hay que “correr”, soy la primera en largarme.
      Se suelen perder los papeles, por desgracia estre ambas partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: