familia monoparental y adopción

Libro(s) de familia

Podríamos discutir de si tiene algún sentido el concepto “libro de familia” en una época en la que los divorcios, separaciones, familias reconstituidas, hijos nacidos de parejas no casadas… han hecho que la familia para toda la vida sea algo que se está extinguiendo.

Y de hecho, parece que hay un proyecto para que desaparezca el libro de familia para que cada ciudadano tenga una ficha única con todo su historial en el Registro Civil, que además se podrá consultar por Internet. Un Registro en el que la unidad de medida dejará de ser la familia para pasar a ser el individuo.
Mientras esto llega, muchas familias, entre ellas la mía, tenemos varios libros de familia, expedidos en distintos momentos. Y es curioso hacer un ejercicio de comparación entre ellos: permite ver cómo está cambiando, más rápido de lo que tal vez creemos, nuestra sociedad.

El primer libro se expidió en 2004 y su titular es N. Dña. N. Su nombre figura en segundo lugar, debajo de una línea tachada que empieza por D. En la primera página hay también un rayote: el que corresponde al D. ausente, y en segundo lugar, los datos de N. En la página 4, está inscrita C., como hija de un padre imaginario y N. (en este orden) 3 años más tarde, cuando nació P., ya no hacía falta padre imaginario y está inscrito como hijo de N. (que figura en primer lugar, seguida de un tachón).

El segundo libro se expidió en 2006, cuando llegó B. Igualmente, mi nombre figura en segundo lugar, después de que la primera línea (que especifica “para el señor”) tenga un rayote. También en la siguiente página son los primeros datos (los del “señor”) los que están tachados y debajo, están los míos. En cambio, en las inscripciones de mis hijos, estos constan sin nombres falsos de padres imaginarios. B. como hijo de ——— y mío; y A., como hijo mío y de ———–

(Ambos, por cierto, están inscritos como nacidos en su lugar de nacimiento y con la grafía original de sus nombres, a pesar de que las dos veces las funcionarias me intentaron convencer de que sería infinitamente mejor poner que habían nacido en España y adaptarles el nombre).

El último libro de familia nos tiene a N. y a mí como titulares. Yo estoy en primer lugar, pero podría ser al revés, también si fuéramos una pareja heterosexual: ya no pone D. en la primera línea y Dña. en la segunda, sino que pone en ambas D/Dña. En este, en cambio, no está inscrito ninguno de los hijos que ahora compartimos… cosas de la vida.

Anuncios

Comentarios en: "Libro(s) de familia" (10)

  1. Me estoy imaginando a los antropólogos del futuro explicando en tesis doctorales cómo hacía la administración del siglo XXI para inscribir a la gente e intentar clasificarla en ciertos modelos y como la sociedad se empeñaba una y otra vez en salirse de esos esquemas. Creo que daría para un capítulo muy denso y a la vez desternillante.

  2. Me parece que los sociólogos y antropólogos del presente ya no saben por donde empezar !!!!!

  3. Pues mi primer libro de familia fué el de mi matrimonio. Yo nunca antes tube un libro de familia, por que mis padres se separaron antes de nacer yo y el libro desapareció y nunca más se supo. Era un problema cuando lo necesitabamos mi hermana o yo, por que teíamos que pedir la partida de nacimiento directamente.
    Mejor sin libro, el actual está lleno de anotaciones anexas .
    Con el DNI debería bastar, eso sería un gran avance.

  4. Felicidades pareja!!

  5. Entonces… Os habéis casado???? ENHORABUENAAAAA

    Al hilo del tema, yo tengo el libro de familia de antes de divorciarse mis padres, luego no hubo mas libros, era como si dejara de pertener a una familia, nunca me gustó

  6. Es decir, que vais acumulando libros de familia 😉
    Felicidades!!!

  7. Felicidades!!
    Y al hilo del tema, es cierto que el concepto libro de familia parece un tanto arcaico, además de adaptarse poco y mal a las realidades actuales. Nosotros tenemos uno nuevo, flamante, donde solo aparecemos nosotros dos. Y mi marido tiene uno anterior, además de los respectivos con nuestros padres (por cierto, el mío con nombre de padre imaginario también!). Si quieren mantener el concepto de libro propongo que los hagan más flexibles, que quepan en él hijos, hijastros, madrastras y hermanastros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: