familia monoparental y adopción

Hace 9 años

¿Dónde estaba yo hace 9 años? No sé qué hice el 7 de julio, pero sí recuerdo que estaba esperando una llamada de la Ecai, una llamada en la que “conocería” a mi primer hijo, una llamada que me convertiría en madre. Llegaría 2 semanas más tarde. Mientras, en una ciudad a 600 km., otra mujer, S., estaba viviendo lo mismo, con unos días de diferencia. Viajamos a Addis Abeba más o menos en las mismas fechas, sin saber, ¿cómo íbamos a saberlo?, que terminaríamos conociéndonos, incluso viviendo en la misma ciudad.

Hoy S. ha escrito esto. Y me ha gustado tanto que le he pedido permiso para compartirlo aquí:

Leí a una amiga diciendo que los días son largos – y los años cortos. ¡Vaya si lo son!

Hoy hace 9 años que me fue concedido el privilegio de poder acompañar a mi hija en la apasionante aventura de crecer. Una sentencia judicial me convirtió en madre – pero fue ella quien me transformó en “mamá”. Ella, ese gorrioncillo diminuto con los ojos más grandes que jamás había visto, con ese chupete que parecía una parabólica en medio de su carita preciosa…

Ella me ha hecho más débil, porque tengo más miedos, pero también más fuerte, porque siento que he de serlo para estar a su altura. Ella me ha enfrentado a mis contradicciones, me obliga a mirarme desde fuera y ha replantearme todo desde cero una y otra vez.

Decían que tener un hijo te cambiaba la vida, pero nunca imaginé hasta qué punto te pone del revés y te obliga a observar todo con una nueva mirada.

Ella es pura vida. Es luz, es energía, es alegría. Es sorpresa, es asombro, es fuerza. Soy una mujer muy afortunada por tenerla a mi lado, y espero estar a su altura durante el resto de nuestro trayecto juntas. Nueve años ya… los más emocionantes de mi vida.

Anuncios

Comentarios en: "Hace 9 años" (10)

  1. Pues ya somos tres compañeras de viaje…hace unos días hizo ocho años del momento en que escuche su nombre y vi su rostro en una fotografia por primera vez….es ella, si lo aceptas y el juicio lo confirma. Y así fue. Somos familia desde entonces. Y cómo hemos cambiado!!. Como bien dice S. (la primera madre forera a la que conocí) para bien y para mal, pero en resumidas cuentas, para mejor…Y no me canso “de tenerlo presente”….

  2. Felicidades S, Madredemarte, Montse…… Me quedo con todo el texto, pero en especial con “Hoy hace 9 años que me fue concedido el privilegio de poder acompañar a mi hija en la apasionante aventura de crecer.” Hace pocos días que celebré el cuarto aniversario de la concesión de ese privilegio.

  3. Hace 9 años , el 7 de Julio nosotros estábamos en Addis Abeba. A nuestro hijo le conocimos el 22 de Junio, en una casa cuna donde había pocos niños más, entre ellos la preciosa hija de S. Allí conocimos a nuestro bebé, tenía 6 semanas, que después han resultado ser 5. A los pocos días de estar allí nos enteramos que el juicio había quedado a falta de un papel, uff… Vaya disgusto y vaya días más horribles hasta que se solucionó. Fue un viaje muy intenso, 20 días en Addis, nos tocó traslado del Ministerio de la mujer de un lugar a otro, cierto día me vi ayudando a colocar mesas y sillas en el ministerio porque no arrancaban y seguíamos a falta de una firma. Eramos el tercer grupo de Mundiadopta, teníamos que haber viajado en el segundo pero no pudo ser. En la casa cuna pregunté por M. la niña de S para poder decirle a su madre algo sobre ella, pero me señalaron a una niña más mayor que resultó ser un niño. Le saqué un par de fotos a A, otro de los niños que estaban allí por petición de su madre, a la que le faltaban unos días para viajar, también jugué con él a la pelota, y recuerdo tanto esa carita triste…
    Nos encontramos con un representante que nos pedía dinero hasta por la gasolina, algo que ya iba incluido en las tasas de la Ecai. Nuestros niños, tenían el culo en carne viva, y alguno de ellos rozaba más la muerte que la vida. Nos mintió sobre el orfanato del que procedía nuestro hijo y varias cosas más, que la Ecai decía que iba a solucionar. En aquel momento pensé que era porque estaban empezando y les quedaban muchas “cosas” por atar. Ilusa de mí!!!
    El día 11 de Julio volvimos a casa, y ese día empezó realmente nuestra vida en familia.
    Con ese pequeñajo que no era capaz de dormir una hora seguida y que se asustaba con el más mínimo ruido, que necesitaba el calor humano tanto como su biberón, que fue creciendo rápido y feliz, y que nos sigue enseñando día a día junto a su hermana a ser padres.
    Cuánto razón en tu escrito S. Y gracias por traerlo aquí Madredemarte!!

    • Gracias por compartir tu experiencia… desde luego, para muchos de nosotros, la adopción ha sido, entre otras cosas, un camino que ha supuesto la pérdida de la inocencia. Pasa como con la política (al menos tal y como la conocemos hasta ahora): lo que al principio parecen ser daños colaterales o “manzanas podridas” sólo son la muestra de la corrupción endémica del sistema…

    • Jo, Marga, como me acuerdo de vuestro estrés… Y sí, esos culitos en carne viva… Yo recuerdo a mi pitufa blanca desde el ombligo hasta las piernas, pensando que tenía un hongo, y era pura irritación, pobre mía… Y a ese representante chulesco, cargado de oros, mintiendo… A los hermanos que estaban en la casa cuna, que eran idénticos, y que la directora de la ECAI me decía que no lo eran, que en Africa llamaban “hermanos” a los que vivían cerca – y el cabreo de los padres adoptivos de esos “hermanos no hermanos” cuando la madre de los tres niños acudió a despedirse de sus hijos, sin saber que cada uno iba a un lugar diferente… Buffff, cuántas mentiras. Y qué bien que perdiéramos la inocencia pronto y podamos contar la verdad a nuestros hijos, es un tesoro.

      • Ni que lo digas… tela, todo. Y lo peor, quizás lo hemos sabido después aún, que muchas familias adoptivas se niegan a que sus hijos se relacionen con estos hermanos que han terminado en otras familias…

  4. Pues yo, en octubre cumplo 10 años. Fui en la última hornada del Protocolo Público, con lo que me quitaron la inocencia de golpe.
    Me pasé un mes enterito en Adiss y hoy con el paso del tiempo pienso que fue un tiempo muy valioso y necesario, un tiempo de adaptación, sin prisas, sin familia, sin caos (del nuestro), un tiempo para dedicar sólo a tu hijo y del que nunca he vuelto a disponer al 100%, tiempo de compartir con amigos que desde entonces y hasta hoy siguen formando ya parte de tu vida para siempre…
    Seguimos paso a paso los trámites de la adopción, después de que nuestro “representante” nos dejara tirados y con el expediente en la embajada…ufff, se puede decir que, burocráticamente “parimos ” a nuestros hijos.
    De toda esa experiencia y de las noticias que poco a poco hemos ido recopilando posteriormente, he llegado a muchas conclusiones… pero una importante es que no es bueno andar con intermediarios en este tema sobre todo porque los únicos que se benefician, y mucho, son ellos.
    P.D.: Y como todas las cosas, todo esto, con matices.

    • Yo también creo que esta adaptación, lenta, pausada… es fundamental. Yo me llevé a mi hijo el primer día de conocerlo, al cabo de un rato de cogerle en brazos. Tampoco había estado mucho en la casa cuna y no se sentía a gusto allí (el último día regresamos y montó uno de los mayores números de la historia), pero es añadir trauma sobre trauma… con el pequeño, que hubo un acoplamiento de 4 semanas, las cosas fueron mucho más fáciles en muchos sentidos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: