familia monoparental y adopción

Las madres biológicas (o madres de nacimiento o primeras madres) son las grandes ausentes en la triada adoptiva. Pocas veces tienen voz… ni siquiera en este blog. Esta es una de estas ocasiones. Me ha parecido muy interesante el punto de vista expuesto en este artículo, del que os ofrezco la traducción casera.

1. Odio no poder hablar de ello con la mayoría de la gente.

Los pocos amigos con los que he hablado de ello me han puesto la cara lastimosa de “cáncer”. No sabéis como odio esta jodida cara de lástima. Lo entiendo, la mayoría de la gente no saben qué decir y por esto optan por defecto por “la cara”. ¿Qué sería mejor que “la cara”? Es tan duro para mí hablar de mi experiencia que si la saco, por favor, hazme preguntas. No duele menos si no hablo de ello.

2. Odio que la mayoría de la gente crea que somos drogadictas, maltratadoras, negligentes, analfabetas e ignorantes.

En mi experiencia, la mayoría de la gente asume una de estas cosas sobre nosotras, si no todas. Vale, es cierto en algunos casos, pero apostaría que no en la mayoría. Estos estereotipos hacen incluso más duro hablar de mi dolor. No me puedo sentir cómoda discutiendo asuntos que tienen que ver con la adopción si soy vista como una mamá adicta a las ayudas sociales. En algunos casos, es más fácil para la gente etiquetarnos en este sentido para no tener que enfrentarse al hecho de que somos iguales a los padres adoptivos en muchos sentidos.

3. Odio haber construido estos muros emocionales debido al dolor de dar en adopción a mi hijo.

Dar en adopción a mi hijo mayor ha permeado cada faceta de mi vida. El trauma de no traer a mi bebé a casa hizo cambiar mi cerebro. Mi cerebro está intentando protegerme de la posibilidad de sentir este dolor alguna otra vez. No puedo derribar estos muros. Quiero a mis hijos y a mi marido más de lo que puedo explicar, pero sé que hay una parte de mí que espera que me abandonen. Ser una madre de nacimiento me ha convertido en una pesimista eterna, siempre esperando que caiga la otra zapatilla. Soy incapaz de aceptar y experimentar plenamente momentos felices en mi vida porque siempre estoy buscando “el problema”. Sigo esperando que suceda algoque haga volver el dolor. Vivir así es un horror.

4. Odio que otra persona esté criando a mi hijo.

Egoísta, ¿verdad? Experimentar la alegría de ver crecer a mis otros tres hijos me ha hecho consciente de todo lo que me he perdido con mi hijo mayor. Cuando le di en adopción pensé que cuando tuviera “mis propios hijos” no le echaría tanto de menos. Al menos, esto me hicieron creer. Puedo contaros que es exactamente lo contrario. Tener “mis propios hijos” me ha hecho añorarlo más.

5. Odio no saber si mi hijo es feliz.

Realmente no tengo ni idea. Sólo he tenido contacto con su madre una vez en 14 años desde que renuncié a él. Sólo conozco el punto de vista y la perspectiva de ella. Si él no es feliz, dudo que ella me lo contara. Y cuando digo feliz, no quiero decir “la la la que día tan bonito y me encanta jugar fuera”. Quiero decir en un nivel primario. Feliz con su vida hasta ahora. Feliz de estar vivo. Suena tan fuera de lugar no saber qué siente la carne de mi carne sobre su propia vida.

6. Odio que mi hijo no conozca su historia de nacimiento.

No tengo ni idea de qué le han contado a mi hijo sobre cómo llegó al mundo. Cómo llegué al mundo es una parte tan importante de quién soy. Sé por mi propia madre cómo fue su parto, cómo me quiso y se sintió apegada a mí instantáneamente, y lo agradecida que estuvo de tenerme. ¿Cómo puede ser para mi hijo? ¿Sabe que yo me sentí apegada a él desde que nació? ¿Sabe que le cogí y le mantuve conmigo hasta dos días después de nacer? ¿Sabe que le quise? ¿Le importa? ¿O es algo que no le concierne en absoluto? ¿La única historia pertinente para él es la de cómo sus padres llegaron a criarle? No lo sé.

7. Odio que ser una madre de nacimiento haya hecho tan imposible para mí expresar mis emociones.

Esto es lo que sucede: algo en mi vida es difícil, una situación o una relación. En vez de enfrentarme a mis sentimientos en el momento en el que sucede, los meto tan al fondo de mi alma y me niego a aceptar que tengo alguna emoción al respecto. Estas cosas pueden ser pequeñas o grandes, la forma en la que me relaciono con ellas es la misma. Sigo adelante y ¡BUUM!, un derrame explosivo de rabia y emoción estalla hacia los que me rodean, que no tienen ni idea de por qué estoy tan afectada. La manera cómo gestiono mis emociones tiene relación directa con ser una madre de nacimiento.

8. Odio ser incapaz de encontrar un terapeuta calificado que me pueda ayudar a gestionar estos asuntos.

La pérdida de la adopción no es la misma que otras pérdidas. No digo que sea peor o más fácil pero no es lo mismo que ver morir a un hijo. Es un tipo especial de dolor relacionado con una experiencia increíblemente dolorosa e interminable. No se cierra nunca. Mi hijo aún camina por algún lugar. Hasta hoy, aún no he sido capaz de encontrar un terapeuta especializado en postadopción. Sí, he recibido asesoramiento post-adoptivo (si se le puede llamar así) justo después del parto. Pero este asesoramiento sólo funciona a corto plazo. Los efectos a largo plazo están enormemente indocumentados y se deben estudiar muchísimo más. He tenido terapeutas que me han dicho que tengo que superarlo y seguir con mi vida, como si fuera un hecho aislado que me hubiera sucedido en el pasado y necesitara básicamente pasar página. Perder a mi hijo al darlo en adopción no fue un hecho aislado , es una cadena continua de emociones que el tiempo solo parece amplificar.

9. Odio oír a los amigos exagerar la pérdida de los padres cuando una adopción “no se culmina”.

Siento empatía por la gente que no puede tener hijos. Pero cuando oigo a la gente decir que su proyecto de adopción ha fracasado, mi mente va hacia la madre que decidió criar a su hijo, y sólo quiero gritar ¡Yuju! Por supuesto, no soy una completa gilipollas y no lo hago. Pero honestamente, no puedo ignorar la manera cómo estos amigos hablan de sus adopciones potenciales. ¿Por qué no se dan cuenta de que insertándose en el embarazo de una madre que espera sólo se están buscando un infarto? ¿Por qué no ven que involucrarse tanto antes de la firma de los papeles sólo es una forma de coaccionar a la madre? No puedo decir estas cosas porque si lo hago, me dicen que hablo sólo desde mi propia experiencia y ¿por qué estoy tan enfadada, en cualquier caso? Bueno, yo no veo por qué VOSOTROS estáis tan enfadados por no poder criar al niño de otra persona.

10. Odio odiarme a mi misma.

Me odio por no tener fuerza de carácter. Me odio por ser una persona tan complaciente que renuncié a mi propio hijo. Me odio por haber creído tanto tiempo las mentiras sobre la adopción. Me odio por haber creído que otras personas serían mejores padres para mi hijo. Me odio por no haber creído en mi misma. Me odio por no haber explorado cada opción disponible para convertirme en madre. Me odio por haber abandonado a mi hijo.

Anuncios

Comentarios en: "10 cosas que odio de ser madre de nacimiento" (17)

  1. Como siempre interesante. Verbalizar esa rabia, poner las palabras sin tapujos y tan acertadas desde lo que me permite la empatía es un gran paso adelante en la elaboración del duelo. Además es una mirada novedosa sobre los duelos añadidos que permanecen a lo largo de la vida y las allá del momento de la decisión. Gracias una vez más!

    • Sin duda… ¿Cuántas madres, cuántas personas habrá, que ni siquiera sean capaces de verbalizar su dolor, no digo ya estructurarlo como ha hecho ella?

    • Copio un comentario que una mujer adoptada adulta ha dejado en el FB, y que me ha impresionado:

      Ouch! Lo que impresiona es que tantos sentimientos se corresponden tanto con lo que se siente “del otro lado”, del lado del hijo. Qué desencuentro. Por esto, para dejar de sentir todo eso, es que creo que sirven los reencuentros. Para poner las cosas en su lugar, sanar y recién ahí seguir adelante.

  2. Sin duda, la olvidada.

    Hay mucho en este texto para reflexionar desde la perspectiva de padres adoptivos.

    Totalmente de acuerdo con esa parte en la que la adopción fallida, por haber regresado el niño a su familia biológica es vista como un fracaso, cuando en realidad debería ser visto como un éxito y llenarnos de alegría.

    Totalmente de acuerdo con esa parte en la que manifiesta que al involucrarnos tanto con ese niño antes de que la adopción sea firme, es una forma de coaccionar a la madre y al sistema.

    Me gustaría saber si lo que ella siente, es lo que sienten la mayoría de las madres que no están criando a sus hijos biológicos, si arrastran ese dolor. De lo que si estoy casi segura es de que cuando dejan a sus hijos, es porque las circunstancias del momento son tales que no tienen otra opción, y eso me hace pensar en lo injusto de este sistema, del que yo me he beneficiado para ser más feliz.

    Me ha gustado mucho leerla, son pocas las veces que recibimos el mensaje de lo que ELLAS sienten.

    Gracias madredemarte

  3. Muy interesante, comprendo su dolor, y me ha gustado mucho leerla (además me ha dolido por ella).
    También creo que no debería ser tan dura consigo misma. Quizás debería empezar a perdonarse. Creo que quizás le ayudaría a sobrellevar ese dolor y, definitivamente, a no culpabilizar (aunque sea de manera indirecta) a otros. Espero que haber sido capaz de verbalizarlo la ayude.

    • Supongo que es difícil perdonarse a una misma cuando sabes que hay una criatura por el mundo que no sabes si te perdona o no… quizás, como decía esta adoptada adulta que comentaba más arriba, encontrarse ayudaría a sanar muchas cosas, por los dos lados.

  4. Muy interesante, pero en que paises les dan ese apoyo?? Por aqui no es raro que la madre no de a la criatura en adopcion, muchas veces son las abuelas (suegras incluso en parejas casadas), se llevan al bebe y lo entregan porque consideran que son demasiados hijos, o hijAs o que mejor no tener un hij@ soltera. Hasta hace tiempo que reinstauraron el babybox!!! http://peaceshannon.tumblr.com/post/73905300454/why-im-an-adoptee-who-is-against-the-babybox . A las madres solteras les dan la mitad de subvencion mensual por hijo que a los padres adoptivos…. que decir ?

    • En pocos, si en alguno. Y por esto hay tantos niños que son adoptados aunque sus madres (quizás también sus padres, en algunos casos) habrían preferido quedarse con ellos…

  5. Que duro. Durísimo. Aquí es cuando el silencio, desgarra. El silencio de los otros. Se puede hacer un buen trabajo del perdón y la reconciliación sin necesitar estar con el otro. Eso por lo menos ella. Lo que no se sabe es que crianza puede tener el niño, y si le podrán guiar en el camino de la verdad y el perdón. ¿ Y el padre ? Ahora a buscar un testimonio masculino con igual situación.

  6. Se lo voy a dar a leer a mis hijas, me ha encantado y también me ha llenado de pena. Es cierto que la mayoría de los que estamos en esta parte, tendemos a pensar que las madres biologicas proceden de mundos dificiles y marginados, es mas facil para todos.

  7. No se por qué, quizás es el día, pero no logro empatizar con el testimonio de esta madre biológica. Hay algo que me chirría. Lo guardo para leerlo con más calma más adelante. Imagino, por el contexto que es del primer mundo. Gracias por la traducción.

  8. Si le vale, a esta madre donde quiera que este, que tuvo a mi hija en sus entrañas durante nueve meses:
    Gracias,
    gracias por haberla tenido,
    por haber tenido la fuerza de estimar que no podia cuidarla por la razon que sea( no soy yo nadie para juzgar) , y dejar que otra gente lo hiciera en su lugar
    y de su historia no tengo la suerte de saberla, para poderle dar a mi hija toda la informacion que quisiera. Aun así en nuestras concersaciones siempre la tenemos en cuenta ya que sin ella mi pequeña no existiria.
    Como madre biologica y adoptiva evidentemente puedo entender todo el dolor que envuelve una situacion asi
    Un beso para todas las madres biologicas y adoptivas que en definitiva mueven el mundo

    • Igual ella no lo lee… pero igual otras madres que pasaron por lo mismo sí. Y estoy convencida de que a ellas les sirve, como a nosotras nos sirve escuchar a las madres biológicas de niños distintos a los nuestros.

  9. Antton Zabala dijo:

    Eliminar esta carga fue precisamente el único motivo que me empujó a buscarla. Es una verdadera lástima que me tacharan de traidor. La vida sigue. Mi familia es maravillosa. La mía es sana y carente de complejos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: