familia monoparental y adopción

La edad NO es sólo un número

Cuando empecé mi primera adopción en Etiopía, en una reunión con la ECAI que se iba a ocupar de los trámites, nos contaron que a menudo los etíopes no registraban a sus hijos, y que por esta razón, las edades eran muchas veces aproximadas y la fecha de nacimiento la escogíamos los padres.

Cuando me asignaron a B. me dijeron que tenía “unos 21 meses” y le calculé la fecha de nacimiento a partir de este dato. Tiempo más tarde, me llegó otro dato distinto, que le hacía algunos meses mayor, y finalmente, recibí un certificado de nacimiento de Etiopía con una fecha no muy alejada de la primera, y que es la que celebramos. Hay cierta esquizofrenia en el hecho de que haya un mes de diferencia entre la fecha de sus papeles oficiales y su fecha real de nacimiento, aunque ahora mismo, no es algo que genere demasiados problemas.

Con B. llegaron de Etiopía algunos niños mayores, también de edad incierta. Ninguno tenía ningún documento que evidenciara el día de su nacimiento, aunque es posible que estos documentos existieran en algún lugar y nadie se hubiera tomado la molestia de hacérselos llegar a sus nuevas familias. Ni, por tanto, en dejar constancia para cuando ellos crecieran.

El caso que más me impactó fue el de S., un niño de 6 años que meses más tarde confesó a sus nuevos padres que tenía en realidad 2 años más. Le dijeron que mintiera (y mintieron en sus registros) para convertirle en más adoptable, más apetecible.

Después he oído muchas historias parecidas. Niños y niñas con edades oficiales muy distintas a las reales, casi siempre mayores de lo que decían sus papeles, aunque en ocasiones era al contrario, eran más pequeños. Diferencias que se han convertido difíciles de gestionar en los historiales médicos, en la escolarización. Muchas veces me he preguntado cómo lo vivirán ellos… el otro día, este artículo del blog The Lost Daughters me dio una pista al respecto.

La última vez que sucedió, estaba sentada enfrente de mi doctora, con la toalla de papel arrugándose bajo mi peso. Me senté en la mesa de examen, viéndola dar vueltas a mis gráficos. Mi hijo tenía pocos meses, y le acababa de contar lo exhausta que estaba. Le confesé que no podía imaginar  otro hijo en mi futuro. Tener dos hijos menores de 5 era dura. Ella fue comprensiva, pero me dijo que quizás cambiara de idea cuando mi hijo creciera. “Aún eres muy joven, así que todavía tienes mucho tiempo para pensar en tener más hijos”, me dijo y le dio la vuelta a la carpeta cerrada. “28. Es aún un montón de tiempo”. Hizo clic con su bolígrafo un par de veces y se lo colocó tras la oreja. Unos minutos después dejó la habitación.

Sentada allí, pensaba en lo que había dicho. En cada papel identificativo, ponía que tenía 28 años. Mi carné de conducir, mi pasaporte, todo decía que tenía 28. ¿Cómo era posible que acabara de celebrar mi 30º aniversario?

Con el objetivo de dar respuesta a la demanda de niños pequeños, los registros de adopción a menudo son alterados. En países donde los registros son de pacotilla, esto significa que incluso los certificados de nacimiento pueden cambiarse para encajar con una posible familia adoptiva. En mi caso, la mujer que orquestró mi adopción cambió mi año de nacimiento, borrando dos años de mi vida. Para ella, esta alteración aparentemente inocua, me hacía más adoptable, me daba la oportunidad de un futuro mejor. Pero esta decisión me ha perseguido mi vida entera.

Mis padres adoptivos supieron desde el principio que algo fallaba. Poco después de llegar a Canadá, me hicieron una evaluación. Después de una serie de pruebas, la mejor estimación del médico fue que yo no tenía uno sino tres años. Y desde entonces, así fue. Para mis padres, en casa, yo tenía 3 años. Celebré mi cuarto aniversario y después el quinto. Pero mis registros no cambiaron. Cuando soplaba las velas de mi quinto aniversario, mi certificado de nacimiento decía que tenía tres años.

Mis padres usaron las notas y las evaluaciones del médico para inscribirme en el colegio. Era demasiado joven para entender que sucedía. Y no fue nada importante hasta que cumplí 16. A los 16, mientras todos mis amigos se sacaban el carné de conducir, yo aún tenía que esperar otros dos años. A los 16, empecé a ser consciente de la gravedad de la situación. NO quería contárselo a nadie, así que respondía con excusas. Mis padres nos llevaban a mí y a mis cuatro hermanos a la escuela privada a la que siempre fuimos, así que no necesitaba conducir. Y yo no quería conducir por ahí en la furgoneta de mis padres. Además, no me podía permitir un coche. Al menos esto es lo que le conté a la gente. Pero era una respuesta torpe. ¿Cómo podía explicar a mis amigos que no sabía exactamente cuando había nacido?

Finalmente me saqué el carné de conducir a los 19, entre veranos en la universidad. Para entonces, mis amigos y yo nos habíamos graduado todos, y la excitación había pasado. Mis novedades fueron recibidas con felicitaciones encarecidas. En la Universidad, evité situaciones en las que debía sacar mi identificación para verificar mi edad. Se lo conté a alguna gente próxima, y para ellos fue “una locura, increíble, no puedo creer que te sucediera esto”, pero para mí, era aún una parte vergonzosa de mi historia.

Desde entonces me he encontrado con mi madre biológica, y me ha confirmado que nací en 1983, y que el doctor, pues, tenía razón. Pero no hay nada que pueda hacer ahora. Una persona esencialmente borró dos años de mi vida. Una persona decidió que era mejor para mis intereses alterar algo tan integral de mi identidad, una decisión que se convierte en un problema real en tantas adopciones internacionales. Nuestras identidades no son importantes. No tenemos voz, nuestros cumpleaños, nuestras historias familiares a menudo son decididas por gente que saca provecho de ello.

Sentada en la consulta de la doctora aquella tarde, me di cuenta de que nunca superaría las mentiras en mis registros de adopción. A los 30 años, otra persona tenía aún control sobre mi vida. No corregí a la doctora. Habría significado explicar los detalles de mi adopción, darle información de mi historia. No me apetecía pasar por esto. Cuando salía de la consulta, me dirigí al ascensor. Se abrieron las puertas, y me sentía agradecida de que estuviera vacío. Apoyé mi cabeza contra la pared del ascensor, moviendo el pie hasta que llegué a la primera planta. Las puertas se abrieron y yo crucé el vestíbulo hacia la tarde cálida, preguntándome cuánto tiempo pasaría antes de que volviera a enfrentarme a mi secreto.

Anuncios

Comentarios en: "La edad NO es sólo un número" (20)

  1. Después de leer la entrada de hoy yo también quiero unos minutos en el ascensor sola, con la cabeza apoyada.

    • ¡Vaya!, desde aquí mi energía para que te sientas acompañada en tu viaje.

      • Gracias! Siempre me preocupó ese tema, no está clara la edad de mi hija y no sé muy bien como gestionar esa falta de información, y por eso me preocupa mucho cómo le va a afectar a ella.

      • En el caso de mis hijos hay alguna duda pero no afecta a la edad sino a la fecha exacta de nacimiento. No es tan grave, pero igualmente desasosegante (para ellos empieza a serlo)

      • Por cierto, ¿hay alguna posibilidad, alguna forma, de aclararla?

      • Pues cuando lo intentamos lo que conseguimos fue liarnos más. Fechas contradictorias pero todas apuntan a que tiene más edad de la que en un principio nos dijeron (oh! Qué raro!!!)

      • Lo entiendo, yo también he tenido un baile de fechas, aunque se movían “solo” 6 meses arriba o abajo (mismo año de nacimiento, mismo curso).

  2. En Etiopía no existe un registro civil como aquí, pero casi todos están registrados porque todos los ortodoxos están bautizados, porque otros han nacido en hospitales públicos o centros de salud, y en cuanto a los musulmanes tendrán también su forma de registro. Todos los niños de nuestra escuela están registrados, no admitimos a ninguno sin papel ( para estar seguros de su identidad) y no tienen ningún problema en conseguirlo, claro.Lo que no hay es voluntad en los que se encargan de la adopción para como mínimo poner un papel de registro de nacimiento. Mi homóloga sacó el certificado de nacimiento biológico con el papel del bautismo, y así siguiendo el proceso de sellitos y apostillas pude cambiarle la fecha de nacimiento aquí, a la mía la habían ” envejecido” , por lo que hubiese ido adelantada un curso y sólo le hubiese faltado eso a su llegada, bueno de hecho repitió P 1 gracias al certificado de nacimiento bio etíope.

    • En Etiopía es “fácil” conseguir un certificado de nacimiento que también puede ser falso. Como un amigo etíope (adulto) que de quitó casi 10 años porque le beneficiaba en un tema personal.
      Hay niños que aún siendo ortodoxos no están bautizados y ni ellos mismos ni sus padres biológicos saben la fecha de nacimiento.
      No es tan fácil…

  3. Vaya, este post da para pensar y mucho… Y los comentarios también. Mi hijo llegó con 4, al tiempo nos dimos cuenta de que no lo eran… Tras pruebas etc, le pudimos cambiar la edad, 2 años más. Hace pocos meses he tenido la suerte de contactar con la familia biológica y saber la fecha de nacimiento. Hemos clavado el año pero legalmente cumple 7 meses antes de lo real…
    He pensado mucho en esto, creo que acertamos al preocuparnos de cambiarle la edad, era totalmente extraterrestre llevarle al cole con compañeros y compañeras que parecían sus hermanos pequeños… Pero sigo dándole vueltas (no tengo claro cómo han pasado la fecha del calendario etíope al nuestro). Aún cuando “sé” su fecha de nacimiento no las tengo todas conmigo y también sigo teniendo la sensación de que para él no va a ser fácil gestionar este baile entre la fecha de nacimiento que indica su carnet de identidad y lo que sabemos…
    Me llama la atención lo que explica Vic. ¿Es posible acceder a algún tipo de registro etíope para obtener un dato más fiable?

    • A mí el paso del calendario etíope al nuestro también me ocasionó muchas dudas… por esto no la dimos por definitiva hasta tener un certificado de nacimiento etíope. En nuestro caso hay muy poca diferencia (apenas un mes) pero sí me gustaría poder cambiar la fecha oficial y que no tenga que andar dando explicaciones.

  4. Efectivamente se dan muchos casos… yo he conocido dos de cerca y son terribles: el primero una niña que en teoría tenía 9 meses, y como no andaba, no hablaba y era pequeñita…. en principio coló, pero a su regreso a España la pediatra comprobó que tenía ya todas las muelas y que en 6 meses, andaba, hablaba….pues la realidad era que tenía ya dos años y los padres pasaron un calvario y gastaron un dineral en pruebas hasta que finalmente pudieron cambiar la edad…hoy tiene 8 años y no me imagino si no sé lo hubiesen cambiado y ahora tuviese 6…..
    La otra es una niña que fueron a recoger con la idea de que tenía 4 años y la niña ya había comenzado a desarrollarse, tenía entre 9 y 10 años; cuando comenzó a hablar les dijo a sus padres que en la casa de acogida les habían mentido que ella tenía ya 10 añitos y que a ella la habían amenazado para que mintiera….sin comentarios.
    Ambas de Etiopía.

    • Yo conozco un par de casos muy heavies también: una niña de “dos” años (y con tamaño de dos años, aunque no comportamiento) que en un año creció hasta los 6; y una niña en cuyos papeles ponía 7 4… y resultaron ser 10. La madre se encontró con una adolescente escolarizada en 2º de primaria, con las dificultades que implicó tanto el cambio de fechas, el cambio de curso, asumir que tenía una hija con 6 años más de lo que ella había creído…

      Porque para los niños es difícil (y esto es lo principal), pero los padres también tienen que asumir que tienen unos hijos distintos a los que esperaban, a veces con una diferencia muy grande.

  5. Por lo que contais parece ser que ese problema entre la edad real y la edad “que nos cuentan” sólo pasa en Etiopía, no?
    Yo conozco un caso, también de Etiopía. Una niña de la cual decían que estaba a punto de cumplir 6 años…y ya tenía todos los dientes y muelas cambiados..Al año siguiente empezó a desarrollar.
    Sus padres no han hecho nada, sigue rigiendo su vida por la edad que les dijeron, pero es evidente que, al menos, tiene 2 ó 3 años más.
    Ahora, en teoría tiene 11, pero está completamente formada, es una mujer hecha y derecha…y todavía está en primaria…

    • Pues yo conozco un caso en NEpal, curiosamente, en una familia que luego adoptó a un niño etíope con edad “falseada” también…. tenían a 2 niños con 3 años más de lo que decían sus papeles.

      Yo creo que es un error, cuando las diferencias son grandes, no tomar medidas para escolarizarlos en su grupo de edad, sobretodo cuando llegan a la adolescencia…

  6. Nosotros tampoco sabemos la fecha (ni el año) de nacimiento de nuestro hijo. Suponemos que es algo mayor pero no hemos tenido manera de saberlo porque ni su madre, ni hermanos biológicos la saben. Les extrañaba nuestra insistencia en saber esta fecha…
    Celebramos el día que tiene en la partida de nacimiento “falsa” que tenemos pero ya hemos hablado varias veces con él de que no sabemos cual es el día exacto…por ahora lo lleva tan “naturalmente” , no le da mayor importancia.
    Tampoco hubo que cambiarlo de curso porque en el cole no dijeron que el nivel en el que estaba era el que le venía bien.
    Intento no darle muchas vueltas… Pero sí que tiene su importancia !

    • Yo estoy en tu misma tesitura. la madre bio de mi hija “cree” que nació dos años antes de lo que pone en sus papeles ” por el timkat” pero no está segura y también le cuesta aceptar que a mi me preocupe tanto la fecha… me ve como extraterrestre por insistir tanto con el tema. Y eso que yo insistí a la ECAI en ponerle “un año más” cuando vi su fotografía. Y menos mal que lo conseguí!!!!!
      Yo creo ( y los médicos) que no es dos años sino uno o menos mayor… ella es feliz con la edad que tiene cuando he intentado hablar del tema, se hace un poco la “loca” , parece que no quiere saberlo. Creo que se siente identificada con su edad “de los papeles” con sus amigas, con el resto de alumnado del insti… así que no le hemos dado más vueltas. Creo que algún día si querrá saberlo, y ahi estaré para intentarlo de nuevo. Aunque lo veo difícil. No se me había ocurrido lo de la iglesia, voy a preguntarle a su familia bio si la bautizaron y donde.

      • No es la primera vez que oigo de familias bio que no recuerdan, o no saben, las fechas exactas de nacimiento… no es el caso de la madre de mi hijo, que la recuerda perfectamente.

  7. Mi hija llego con 5 años y medio. El informe del médico decía que tendría 1 o dos más porque ya tenía todos los dientes cambiados. Cuando llegamos a España, el dentista volvió a repetir lo mismo. Lo gracioso fue cuando 6 meses más tarde celebramos su cumpleaños. Su sexto cumpleaños. Entonces ella dijo: “Igual que el año pasado”. Ya no nos hicieron falta más pruebas. No ha sido un gran problema hasta ahora, incluso mejor para temas de colegios. Un año no es un gran problema.
    Tanto ella como su hermana han tenido pubertad precoz y ha habido que hacerle todo tipo de pruebas. Hay que tener en cuenta la edad real, pero ya está. Espero que no le cause muchos problemas en el futuro. De momento ha sido una ventaja. Además puede que si hubiesen puesto la edad real ahora no sería mi hija, y eso no quiero ni imaginarlo.

    • Yo no dudo que pueda ser una ventaja en algunos momentos de la vida (siempre que hablemos de diferencias pequeñas… como puede ser una ventaja repetir un curso), pero creo que en otras etapas puede ser desasosegante, como cualquier cosa que no cuadra, te recuerda la razón por la que no cuadra. Mi hijo pequeño tiene un décalage de solo unos días y esto, no conocer la fecha exacta, le está empezando a generar angustia… y yo le entiendo, porque a mí también me pasaría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: