familia monoparental y adopción

El doble de tiempo

Cuando empecé mi aventura adoptiva, recuerdo haber leído repetidamente (y repetido yo a mi vez) que un niño necesitaba el doble de tiempo en casa que el que había pasado institucionalizado para “normalizarse”. Un niño adoptado con 3 meses, superaba los problemas derivados de la falta de estímulos a los 9; uno adoptado a los 2 años, empezaba a ser igual que los niños de su edad a los 6. ¿Un niño adoptado a los 10 años se libraría de las secuelas de este hecho a los 30?

Ahora me sorprende incluso haber dado crédito a esta idea. ¿Qué es “normalizarse”? ¿Cómo puede haber una regla fija para “superar” un hecho tan traumático como la adopción? ¿”Superarlo” es realmente señal de salud, o todo lo contrario? ¿Qué nos hace pensar que todos los niños y todas las circunstancias reaccionan igual, no importa si han sido institucionalizados en un sitio sórdido, han vivido en una familia de acogida, han sido cuidados por alguien de su familia, han sufrido negligencia o abusos? ¿Cómo podemos pensar que es sólo cuestión de tiempo, una regla fija, matemáticas?

Ahora estoy en grupos de adopción adultos en los que leo que la adopción es una marca permanente, indeleble, que permanece en tu vida.

Ahora conozco estudios que explican que vivencias traumáticas como las pérdidas inherentes a una separación, la institucionalización, el abuso, la falta de estímulos… dejan marcas indelebles en un cerebro que se está formando, marcas que siguen ahí a pesar de que la plasticidad del cerebro y los buenos tratos posteriores puedan cambiar a mejor muchas cosas.

Ahora, que mis hijos han pasado en casa mucho más tiempo de este “doble de tiempo” entre su nacimiento y su adopción, los miro, los veo avanzar y caerse y dar vueltas a las cosas, y alegrarse y ensombrecerse, y repensar cosas que dábamos por asumidas, y elaborar y aprender, y tener dificultades para aprender, y llorar, y dolerse… y veo que a pesar del tiempo pasado, siguen rezumando adopción por todos los poros.

Anuncios

Comentarios en: "El doble de tiempo" (11)

  1. Yo con mi experiencia de ahora, que han pasado 5 años desde que nuestros hijo llego a casa, tengo clarísimo que esta frase que cito textualmente:

    Ahora estoy en grupos de adopción adultos en los que leo que la adopción es una marca permanente, indeleble, que permanece en tu vida.

    Es totalmente cierta.

  2. He esperado con expectación dos fechas. El día en que mi hija hubiera estado más tiempo en casa que en la institución. Tuve que esperar tres años y cinco meses. Y llego ese día y respire hondo. La siguiente fecha es de la que hablas y también llegó. Estoy de acuerdo en lo que dices pero esas fechas tienen para mí un valor emocional o psicológico. No sé bien. Me enseñaron a mirar más lejos, a tratar de comprender mejor la situación de un niño adoptado, a tener paciencia. En esas épocas nadie hablaba de lo que expones ?quien hablaba del cerebro y de su plasticidad o de la huella que deja el maltrato¿ nadie. Esas fechas quizás sean quiméricas pero a mí me sirvieron. Hay quien dice “todos en un momento hacen clic, como si despertaran”… Ahora en estos momentos no espero una fecha o clic, en realidad no espero nada. Seguir caminando y aceptar y disfrutar. No se me ocurre otra cosa.

    • Yo recuerdo, y he contado alguna vez, que una de las cosas que me impresionó de conocer a B. es que me dijeran que no llamara “madre” a su madre, que lo había sido mucho más tiempo que yo…. a pesar de que lo fue durante mucho, más tiempo que yo. Recuerdo también el momento en el que yo “igualé” este tiempo, lo recuerdo como un hito. Otro hito fue el primer año en casa, ahí sí sentí que ambos hicieron un click… también ahora, cuando ha pasado poco más de un año de la mudanza de ciudad, barrio, colegio y familia. Pero no un “click” radical sino que de repente miras atrás y ves cuánto has avanzado, cuántas cosas se han consolidado.

      Otra cosa es el click que quizás tengamos que hacer nosotras al asumir que algunas cosas nunca llegarán a ser cómo las imaginaste.

  3. Nosotros vamos ya para 11 años y coincido en todo lo que dices.

  4. Mi hija ha vivido casi tanto tiempo aquí como en su país de origen. En estos momentos veo su educación (con todo el plus que le añade la mochila de los años previos a la adopción) como una carrera de fondo. Lo que más me procupa es que tendré que darle, enseñarle… recursos que, llegado el momento, le permitan tomar el relevo como buscadora de recursos para afrontar las cosas de la vida. Y es que va aprendiendo pero de vez en cuando se medio pierde (o, mejor dicho, nos medio perdemos) y vuelta a empezar (no de cero, pero no nos podemos despistar).

  5. EL ABANDONO ,QUE NO LA ADOPCIÓN, es una herida existencial que acompaña a las personas toda la vida sin que necesariamente tenga que ser algo incapacitante o una patología.

    • El abandono, que es algo inherente a la adopción. Y otras cosas que podrían no ser inherentes a la adopción pero que en muchos casos la acompañan: los abusos, los malos tratos, la negligencia, la falta de estímulos, la institucionalización… y que quizás (según en qué grado y cuánto tiempo se haya vivido en estas situaciones) dejan secuelas más importantes que el propio abandono.

  6. Coincido con la distinción que hace Diana. Además me la he encontrado hace poco leyendo el libro “Adopción y Escuela”, de Beatriz San Roman. Lo que Beatriz dice es que la adopción es una forma de intentar reparar esos daños que nuestros hijos sufren anteriores a ella. No siempre se consigue, eso está claro. Y como dice Lola en su comentario “no nos podemos despistar”. En cada etapa de su vida, nuestros hijos le dan una nueva vuelta a su situación, a sus vivencias, a su historia… Lo que habíamos dado por asumido, vuelve a la palestra. Es normal. No entiende ni interpreta igual las cosas un niño de 3 años, que uno de 7, ni uno de 10… y así hasta que llegan a la edad adulta. E incluso posteriormente, habrá determinados hitos en su vida que también les harán pensar en ello de una manera diferente… Definitivamente sí, su historia, sobre todo sus vivencias anteriores a la adopción, es una marca permanente que permanentemente tendrán que elaborar. Y nosotros con ellos. Anda que no le he dado yo vueltas al tema para adaptarlo a sus preguntas, distintas cada vez, cada vez más complejas. Y lo que nos queda ;))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: