familia monoparental y adopción

Carolina Bescansa con su hija y Rita Bosaho esta mañana en el Congreso.

Del Congreso de los Diputados nos llega una de las imágenes más refrescantes de los últimos tiempos: mujeres, muchas mujeres, en el Hemiciclo…

…una de ellas, la primera diputada negra…

…y otra, una diputada que reivindica la conciliación, la maternidad, la crianza.

Carolina Bescansa, tras finalizar la sesión, ha reconocido que estar con su bebé es “un privilegio”, pero cree que es un modo de “visibilizar a la gente que cuida de los demás”. “Es hora de visibilizar en las instituciones lo que hay en la calle, es hora de que esta Cámara se parezca más a nuestro país”.La parlamentaria ha reivindicado su derecho y el de otras mujeres a “a criar a nuestros hijos con apego”. “Todo el mundo tiene el derecho a criar a sus hijos como quiere y como puede”, ha asegurado. “Insisto que me siento muy privilegiada por no haberme separado de mi hijo desde que nació”.

No sé si se podrá llevar durante mucho tiempo, no es fácil llevarse a los hijos a una jornada laboral, si es el sitio más adecuado para ellos o si permite trabajar al 100%… 

…pero la conciliación incluye trabajo y familia, si no, no es conciliación. En todas las épocas y tiempos las mujeres han trabajado con sus bebés a cuestas… con bebés a cuestas han arado los campos, trabajado en fábricas (no dejen de ver “Sufragistas”,  a este respecto), han puesto tiendas, han cosido o lavado para otros… y por supuesto, aunque sin cobrar, con bebés a cuestas han hecho los trabajos domésticos. 

Y además, es un plus la reivindicación de los espacios públicos, de muchos de ellos, para los niños; que no tengan que estar relegados únicamente a espacios “reservados” para ellos, como guarderías o parques… que dejen de estar mal vistos en restaurantes, aviones, … que puedan colonizar el espacio público.

Anuncios

Comentarios en: "De diputadas y conciliación" (47)

  1. La verdad es que a mí todo esto me chirría. Así de entrada alguien ha pensado en respetar la intimidad de ese niño que hoy ha salido en todos los medios de comunicación de este país.
    Por otro lado me parece “postureo ” del facil. No creo que fuera el día para reclamarlo. Debo de ser muy antigua pero la importancia creo que del acto para nuestra democracia, esto sobraba, cualquier otro día mejor. Pero esto solo es mi opinión.
    Y respecto a la crianza con apego. No lo veo a lo mejor es que para criar con apego y sin separarte en ningún momento de tu hijo tienes que ” renunciar” a ser diputada. Para mí la conciliación sería que cuando quisieras volver a tu puesto de trabajo con 40 años pudieras hacerlo. Después de haber criado a tu hijo. Y no creo que esta sea la manera de conseguirlo.
    Sino lo siento pero es imposible, como dice un refrán, no se puede estar en misa y repicando.
    Es verdad que generaciones de mujeres trabajaron con sus hijos al lado. En fin…..quizás no tuvieron otra opción. No creo que poder dejar a tus hijos con su padre, que tiene derecho a baja por maternidad. Sea mejor que llevártelo al trabajo. Quizás esto para mí es un avance no un retroceso. Quizás las sufragistas no tuvieron esa opción.y si la hubieran tenido la hubieran utilizado.
    No sé qué pensaríamos si mi amiga cirujana, decidiera lo mismo que esta señora y operar con su hijo al lado por qué no quiere separarse de él . Y el mismo derecho tendría que la señora diputada.
    Y respecto que los niños recuperen los restaurantes etc… Tampoco lo veo, vuelvo a utilizar la palabra sacrificio , renuncia. Yo a mis hijos no los llevo. Por qué ni ellos quiere ir, ni yo llevarlos y como no soy la señorita Rotermeyer y no les tengo atemorizados. por respeto a los demás. me como una pizza en casa.
    Si la infancia dura poquísimo y dentro de unos años podré ir donde quiera por qué ellos volaran por su cuenta.
    Un saludo Maria.

    • Pues yo sí creo que es el día… un día de poco trabajo efectivo y con las cámaras. Respecto a la intimidad, ella ha pedido que no se hicieran fotos (no sé si es una petición muy realista) y de hecho en muchos medios sale el crío pixelado… en todo caso, dentro de unos meses será difícilmente reconocible.

      Y discrepo contigo en lo de estar en misa y repicando. Yo sí creo que se puede, y se debe (si se quiere) compaginar la crianza con el trabajo, de la manera que sea… a esto le llamamos conciliación. No se puede hacer en todos los trabajos, ni obviamente todo el tiempo, pero sí en muchos y durante un rato si es necesario.

      Y si los restaurantes fueran menos hostiles a los niños… no sentiríamos que faltamos al respeto a los demás cuando vamos con nuestros hijos. Es una de las cosas que descubrí en Marruecos, nadie esperaba que un niño no se comportara como un niño y era bienvenido en todas partes, la gente asumía que eran parte de la vida.

  2. Te sigo aunque no comento y he de decir que estoy completamente de acuerdo con María, me parece que la nueva política se va a basar mucho en golpes de efecto. Ojalá y no todo sean fotos. Yo soy madre adoptiva de un chaval de 13 años y mi empresa (privada) donde soy la única empleada mujer siempre ha sido exquisita conmigo y he podido conciliar. No me gusta la grandilocuencia de podemos, no niego que las imágenes son hermosas, pero es otra cosa lo que necesitamos en estos momentos. Llamadme antigua.

    • Yo soy de las que creo que en política, los gestos son importantes. Es importante que haya personas negras (y de otros colores), que Pablo Iglesias prometiera su cargo en lenguaje de signos, que haya gente en silla de ruedas… y madres que ejercen, que no colocan a la criatura a las dos semanas de parir y trabajan como si no tuvieran hijos. Aunque claro, los gestos tienen que ir acompañados, siempre, de políticas. Pero los que no hacen estos gestos…. tampoco hacen estas políticas.

      • Mirad que bien explicado está aquí: http://www.eldiario.es/zonacritica/maternidad-notemos_6_473212728.html

        Sí a la maternidad, pero sin que la notemos mucho

        Se nos exige que demos vida, sí, pero silenciosamente, sin que se note mucho, en privado, sin que condicione las dinámicas de trabajo.
        Las reacciones ante el gesto de Carolina Bescansa llevando a su bebé al Congreso demuestran cuánto camino queda aún por recorrer en las libertades de las mujeres a la hora de elegir su modelo de crianza.
        Se elogia la entrega absoluta al trabajo mientras se desprecia la productividad social de la maternidad.
        OLGA RODRÍGUEZ
        35 comentarios
        13/01/2016 – 22:56h
        Carolina Bescansa (Podemos) acude al Congreso acompañada de su bebé y le da de mamar en el hemiciclo
        Carolina Bescansa (Podemos) acude al Congreso acompañada de su bebé y le da de mamar en el hemiciclo
        Dice un proverbio africano que para criar a un niño se necesita una tribu, pero en nuestra sociedad se ha optado por concebir la paternidad como un asunto privado, individual, exclusivo de los progenitores y, sobre todo, de la progenitora. No hay una corresponsabilidad social que comprenda la crianza como un asunto comunitario. Esto condena a muchos bebés y niños a crecer en guarderías o encerrados en casa, viendo muy poco a sus padres y madres, con niñeras en muchos casos mal pagadas y explotadas, o con abuelos cansados y con achaques. Y, si la situación económica no permite pagar a una niñera, algunas madres con sueldos ínfimos terminan abandonando el mercado laboral.

        Resulta llamativo que el gesto de Carolina Bescansa de acudir al Congreso con su bebé haya sido tan criticado por periodistas y políticos. El ministro del Interior cree que es “lamentable” que Bescansa fuera con su bebé. La socialista Isabel Rodríguez ha dicho que “no es cómodo ni para el bebé ni para nosotras”, creyendo que sabe mejor que la propia madre qué es lo preferible para el bebé. Y Carme Chacón ha afirmado que “esto no hace falta”.

        Cuando era ministra de Defensa Chacón fue muy elogiada por su partido y medios afines por incorporarse rápidamente al trabajo poco después de dar a luz. Pero había un detalle: su situación era casi imposible para el resto de las mujeres. Pudo hacerlo porque vivía en un ático situado en el mismo edificio que su despacho, porque contaba con al menos una niñera y porque tenía ayuda de su pareja. No todas pueden permitirse tales comodidades.

        Llama la atención que la imagen de Bescansa con un bebé en brazos genere tantas críticas y la de una ministra regresando al trabajo 42 días después de dar a luz fuera tan aplaudida. Carolina Bescansa cría sola a sus dos hijos y uno de ellos es aún lactante. Eso significa que no puede separarse de él mucho tiempo. ¿Es eso una servidumbre? Sí, pero es que criar a un bebé lo es.

        Recuerdo que antes de ser madre pensaba que jamás daría de mamar. Lo encontraba molesto y esclavo. Sin embargo, para mi sorpresa, cuando tuve a mi hija la lactancia fue para mí la mejor de las opciones: la más cómoda, la que menos trabajo me daba, en comparación con tener que preparar biberones, cargar con ellos e intentar que el bebé los tomara (algo difícil con muchos bebés).

        En los meses de lactancia de mi hija estuve sin ir a trabajar, con una prestación por maternidad, pero hacía otras cosas, como escribir y dar conferencias. Presenté uno de mis libros en la Feria del Libro cuando mi hija solo tenía unos meses. Mamó antes y después del acto, porque un lactante no aguanta muchas horas sin mamar, y entre medias se quedó en brazos de su padre. Si no hubiera estado su padre, y si tampoco hubieran estado mis padres, es probable que hubiera optado por tenerla en mis brazos.

        Nuestra “tribu” actual es la que aplaude la disponibilidad total para trabajar de las mujeres recién estrenadas como madres. La que admira a las mujeres que tienen todas las horas del mundo, sin que nada interfiera en su productividad laboral. Tal es así, que en muchas oficinas se castiga a quienes piden un permiso de maternidad mayor o incluso a quienes se quedan embarazadas.

        Se elogia la entrega absoluta al trabajo mientras se desprecia la productividad social de la maternidad. Es más, se considera que un bebé interfiere en el buen funcionamiento del trabajo, de la empresa. Y los modelos actuales de trabajo, ¿no perjudican acaso el buen funcionamiento de la crianza, de los afectos, de la conciliación con la vida?

        Son demasiadas las situaciones laborales que exigen a mujeres y hombres invisibilizar por completo su maternidad y su paternidad, mantenerla alejada del trabajo, compartimentada, nunca compartida. Son millones las personas que trabajan en lugares a los que nunca podrán llevar a sus bebés. Por eso mismo es necesario que las mujeres y hombres que pueden permitírselo, con proyección pública, más aún si son políticos, den un paso al frente para reivindicar el tipo de crianza que deseen, para fomentar debates muy necesarios y, por supuesto, para reivindicar otros modelos laborales que permitan una mayor conciliación.

        Desde hace siglos a las mujeres se nos ha juzgado, se nos ha dicho cómo debemos vivir, cómo tenemos que amar, cuándo podemos tener relaciones sexuales, cómo debemos actuar siendo madres.

        Somos nosotras las que parimos y son muchas las mujeres que asumen buena parte de la crianza. Sin embargo, siempre están ahí esos sectores de la sociedad metiéndose en qué debemos hacer con nuestros hijos, en cómo debemos educarlos, sin que a cambio nos entreguen ni un ápice de apoyo moral o económico. Criticar y juzgar es gratis y sin embargo las consecuencias de ello pueden ser muy caras.

        Las mujeres que son madres, que perpetúan la especie, se exponen a todo tipo de juicios ajenos. Se nos exige que demos vida, sí, pero silenciosamente, sin que se note mucho, sin que incordie, sin que interfiera en la vida comunitaria cotidiana, sin que influya en nuestros mundos laborales, sin que condicione las dinámicas de trabajo, sin que modifique los modos de organización laboral, sin crear espacios para los pequeños o, incluso, sin que los niños lloren en público (“¡qué maleducado!”, decía recientemente un hombre sobre un pobre niño que sollozaba en alto en un vagón de tren).

        Curiosamente algunos de quienes se niegan a defender otro tipo de organización en los lugares de trabajo para facilitar la conciliación con la maternidad o paternidad han sido los mismos que han criticado a Bescansa. Da que pensar. Ahí está ese discurso que no se escandaliza con la contratación de niñeras por bajísimos salarios y sin Seguridad Social, ese que dice no al aborto, no a más guarderías públicas, no a otras dinámicas laborales, sí a la maternidad pero en casa, lejos, invisible, callada, sumisa, sin que se note. Y así, miles de años de humanidad.

  3. Me ha dado la misma impresión que Maria. La veo muy demagoga. Si en un primer momento justificaba llevar el niño para visualizar lo que ocurre en la calle, el efecto ha sido ser vista como privilegiada porque las trabajadoras asalariadas de este país no tenemos esa posibilidad. Yo he pagado 40 euros al día a la chica que se ha quedado con mis hijos estos días de vacaciones de navidad cuando yo he ganado 50/dia. No puedo llevar niños al trabajo. Y luego mencionaba la lactancia para no poder separarse de su hijo. No conoce los extractores de leche?. Y luego queda la figura del padre, no se puede quedar con el bebé?. No me gustan los anuncios para adultos por ejemplo coches que utilizan niños. Y la privacidad de ese niño?. Elena

    • La familia de Bescansa es monoparental, creo recordar, y las madres lactantes no deberían verse obligadas a recurrir al extractor.

    • Bueno, muchas trabajadoras (yo misma) no tenemos esta posibilidad, otras sí. Conozco a personas que han criado a sus hijos en las tiendas que regentan; o se los han llevado a las casas donde limpian; niños que meriendan en el bar de sus padres, mientras hacen los deberes… yo misma, pasé muchas tardes y días de vacaciones en el despacho de arquitectura de mi padre (y le acompañé a no pocas visitas de obra) y también acompañé a mi madre a vigilar exámenes en septiembre, cuando ella ya trabajaba y nosotras aún no teníamos cole… Para mis padres esta flexibilidad les ayudó a conciliar, para mí fue muy enriquecedor.

  4. Bien está visibilizar pero mejor es que tu partido tenga un programa valiente y eficaz a favor de la conciliación. Podemos no pasa del 16+16 y “guardería desde los 0 años para todos”. Con ese panorama a mi me ha sentado bastante mal la imagen.
    Pero sí que estoy contenta con que el Parlamento se vaya llenando de color y humanidad :).

  5. Ha sido hermoso y revolucionario. Carolina es una mujer valiente.
    Y luego están las interpretaciones: en vez de alegrarte por ella y decir, olé tú, ahora vamos a luchar para conseguir que toda la que quiera pueda hacer esto algún día, va la gente y se pone a criticar y a quejarse de que la mayoría de las mortales no puede hacerlo, de que es demagogía …

    Cada una ve lo que es.

    Saludos

    • Mi mamá valiente favorita es Marina emigrante con un niño autista limpiando negocios sin papeles y lo mejor de todo siempre alegre.

    • A mí me parece importante que quienes puedan hacerlo lo hagan, precisamente por quien no puede hacerlo.

      • Precisamente lo contrario. Han llevado a sus hijos o nietos a sus lugares de trabajo porque no podian dejarlos con nadie al no disponer de dinero. Cuando yo voy a mi oficina es a trabajar porque me pagan por ello. Y cuando salgo del trabajo tengo el tiempo para estar con mis hijos. No es mejor madre la que esta 24 horas con sus hijos.

      • Cada uno se organiza como puede, o quiere… yo no he llevado a mis hijos al trabajo y los he dejado a cargo de colegios, guarderías, canguros, casales… en muchos casos habría preferido tener la flexibilidad de llevarlos conmigo (o quedarme a trabajar en casa con ellos, algo que este último año sí he podido hacer). Evidentemente, no en todos los trabajos se puede, pero en muchos sí se puede, o se podría a poco que le echáramos ganas. Y todos saldríamos ganando.

  6. Está claro que no es suficiente. Estoy con Ada, un programa valiente y eficaz a favor de la concialiación (y de otros temas también muy importantes), junto con los votos suficinentes para poder luchar por ello, sería el mejor de los pasos. Pero bienvenida sea la visibilización que, desafortunadamente, sólo pueden hacer efectiva personas que pueden hacerse ver y oir públicamente. Y que conste que eso no quita mérito a las personas anónimas que cada día demustran que eso y mucho más se puede hacer sin discursos bien estructurados y con una sonrisa en los labios. Al contrario, el mérito lo tienen todo y más. Pero también creo que el hecho que una persona con relevancia pública lo visibilice hará que otras personas anónimas valoren el saber hacer y estar de Marina, la inmigrante sin papeles, y muchas otras. Que no habré oído yo veces eso de ‘¿dónde va siempre con los hijos a cuestas?’ ‘ese no es lugar para ir con críos’….

  7. Loles Sánchez Pérez dijo:

    Hola, me ha gustado mucho tu post, estoy de acuerdo con el gesto de Carolina Bescansa. Pienso que son gestos necesarios, para que estas situaciones se vayan normalizando, a las mujeres todavía nos falta mucho por conseguir en este mundo “tan masculinizado”.
    Algún día su hijo verá las fotos y seguramente se sentirá parte de la historia, y no por protagonismo.

  8. Pues no estoy de acuerdo en lo del bebe. Quiero pensar que lo ha hecho un poco por abrir debate porque no me parece ni medio normal que una este trabajando con el bebe al lado. No se trabaja igual. Con el mismo derecho otro llevara a su hijo de 3 años y si se pasa correteando todo el rato pues nadaaa, a aguantarse tocan. Un trabajo no es una guarderia y ya. TendrIan que luchar por favorecer a las empresas que favorezcan la jornada intensiva, las bajas de maternidad… Dudo que haya ninguna empresa que vea con buenos ojos que la gente se lleve a sus hijos a trabajar. No se trabaja al 100% (ni tu ni los que tienes al lado, claro)

    • Pues depende del trabajo… y no, no se trabaja al 100%, pero no sé, jugando al Candy Crush como hacía Celia Villalobos (o mirando el Facebook como hace mucha gente), pues como que tampoco…

      • Obviamente,y a esa también la criticaron por no trabajar. Si tienes tu negocio pues que cada uno haga lo que quiera pero si dependes de otro pues al menos que este en lo que este. A ver cuantos jefes quieren tener a sus trabajadores con el nene al lado. Además hay niños y niños. Si es tranquilo y se pasa el rato dormido o dibujando pues bien pero no me imaginó un puesto de trabajo con varios niños correteando

      • Sí, pero no se trata de varios niños correteando sino de un bebé en brazos de su madre… no creo que sea comparable.

      • Ya,pero el mismo derecho tendrían todas/os las demás de llevar a sus hijos para conciliar. No hablamos de un hecho esporádico de que un niño vaya con uno de sus progenitores al trabajo un día x algún motivo concreto sino que sea lo normal. Esa señora no creo que fuera con el neneese día por algún motivo concreto (estuviera malico,sin canguro…) sino de hacerlo como algo común,de diario. Si no no hablaría de apego… Vamos,que lo que reivindica es llevar al nene todos los días al trabajo durante toda la jornada. Quiero pensar que lo hizo por dar que hablar porque el 99%de las personas no pueden llevarse al niño al curro. Y que conste que yobtrabajo en una empresa pequeña y aunque no me dan al opción de llevarme al niño al trabajo si de desviar el tf de empresa a mi casa en caso de emergencia. Pero vamos, no como algo comun

      • Me alegro de que el gesto de esa señora no fuera una pose sino su forma de vida pero eso no quita que lo vea bien o mal. Vamos,que si mi forma de vida es ser nudista pues voy en pelotas a mi trabajo y que nadie me diga ni mu. Si mi forma de vida es llevar burka¿porque me obligan a quitárselo?. Que quiero no escolarizarna mi hijo y enseñarle la fe de cristo en plan secta pues genial. Que por la misma regla de tres creo en la crianza con apego y llevo a mi hijo de dos años al congreso y se dedica a molestar, pues nada, en mi derecho como madre estoy de no llevar al niño a la guarderia. La cuestion no creo que radique en el hecho de la libertad de cada uno sino esa libertad te hace hacer bien tu trabajo y dejar hacerselo a los demas). No me quiero ni imaginar lo bien que funcionarían las empresas si ahora todos los padres pensaran que esa crianza es la mejor y se llevaran a los niños al curro. Porque uno solo no molesta mucho (si es tranquilo) pero cuando se juntan no hay forma. Yo al menos que tengo un hijo relativamente tranquilo si voy sola un bar a tamarme algo con alguien aún puedo hablar pero si ese alguien tiene un niño ninguna de las dos podemos hablar de nada.y hablo de una charla informal,no de un trabajo que requiera cierto niver l de atencion

      • Yo creo que la cosa no es poderse llevar a todos los niños a todos los trabajo todos los días… es aceptar que la vida es más flexible y que la flexibilidad nos beneficia a todos. Yo tengo 4 hijos y no todos aguantarían una tarde en mi trabajo, probablemente ninguno de los pequeños… si por lo que sea tienen que quedarse conmigo, prefiero trabajar en casa… pero si en un momento dado se necesita mi presencia en el trabajo sí o sí y excepcionalmente uno de mis hijos no puede estar atendido en otro lado y yo sé que es capaz de estar algunas horas en este entorno sin impedirnos trabajar… no veo que tiene de malo.

  9. Muy bien explicado el artículo de Olga Rodríguez.

    Una anécdota. El primer hijo de una pareja amiga era un bebito súper cuya presencia, siempre en brazos de su madre o de su padre, ni se notaba. Un día la pareja decidió ir, con el niño a cuestas, a un espectáculo por la noche. Creo que tuvieron que utilizar todas sus dotes de persuasión para que al final les dejaran sentarse en un rinconcito, me imagino que muy cerca de una salida de emergencia ;), dónde la pareja disfruto del espectáculo y el bebé durmió plácidamente como tenía por costumbre.

  10. Para mí, lo de ayer con el bebé fue puro postureo.
    Eso no es conciliar…eso es querer dar la nota y que se hable de tí…
    Para mí, escogió la forma errónea de criticar la necesidad que hay en este país de una ley de conciliación eficaz.
    Conciliar no es llevarte a tus hijos al trabajo. conciliar es poder estar con tus hijos en casa, en el parque, sin tener que renunciar a tu trabajo y sin tener que exponer al niño como ha hecho ayer esta mujer.
    Para mí, prima el derecho a la intimidad y a la imagen de mis hijos por encima de la reclamación a la conciliiación….mal hecha.
    Por no hablar de que ese, por mucho que esté en brazos de su madre, no creo que sea el lugar más idóneo para un bebé de 6 meses
    Si la señora diputada quiere estar con su bebé puede pedir una baja, una excedencia….
    Tiene mil posibilidades antes que exponer así a su hijo y hacer el papelón para que hablen de ella.
    Patético.

    • A mí lo que me parece patético es que la única forma aceptable de criar a un hijo sea o dejando de trabajar o delegando en otras personas… si alguien es capaz de hacer ambas cosas, ¿por qué no permitírselo?

  11. María José dijo:

    Ole Ole y Ole!!! Yo creo que es una reinvindicación muy bien traída. Que lo haya hecho hoy, el primer día del Congreso, con todos los periodistas allí, pues claro! Cuando lo iba a hacer y que hubiera tenido el mismo eco?. Y además hace falta. Ya está bien de tanta hipocresía: mucha conciliación laboral pero a la hora de la verdad, nada de nada. Y además ha provocado la declaración de otras políticas, del PP y del PSOE, que se vanaglorian de haber parido y a los 4 días estar trabajando o de haber repartido el permiso de paternidad con sus compañeros. Toma ya! Eso sí que es conciliación? Venga ya!

    Carolina Bescansa ha reinvindicado muchas cosas con este gesto. Me siento muy identificada con ella, por qué he sido profesional al 200% de dedicación, justo cuando no tenía hijos, claro; y por qué he tenido a mi hijo cuando ya no me dedicaba a la profesión al 200%, por que caí en la trampa de la entrega a la profesión o la entrega a la maternidad no compartimentadas.

    Gracias, tú que puedes, por ese guiño a todas esas madres (y padres) que no pueden conciliar su vida familiar con el trabajo. Si sirve para que algo cambie, para que haya un debate social sobre la importancia de las medidas de conciliación, independientemente de si el Congreso tiene guardería o no, que la tiene, y la diputada de Podemos lo sabe (menuda respuesta la de Celia Villalobos: que hay guardería!), si claro, y que se puede pagar una niñera, no te digo! Lo dicho: que ya lo sabe, que no lo hizo por eso, y yo que me alegro!!!. Algunas en el Congreso empiezan a ser dignas representantes de las representadas y desfavorecidas ciudadanas.

    “”””””” Parece ser que Podemos hizo un COMUNICADO:

    Ante las preguntas sobre Carolina Bescansa y su bebé en el escaño del Congreso;

    Es un gesto simbólico por la reivindicación de todas las mujeres que tienen que poder conciliar vida familiar y personal y vida laboral y hoy día no pueden, que son muchas en nuestro país, millones de mujeres que se enfrentas solas a múltiples obstáculos. Queremos:

    1- poner los cuidados en el centro, hablar de ellos cuando hagamos política y no que sean un asunto privado que las mujeres tienen que resolver por su cuenta en la invisibilidad.

    2-repartirlos entre hombres y mujeres (permisos iguales) y

    3-ponerlos al alcance de todos y todas (acceso para todos a la educación infantil y no privilegio para quienes pueden pagar 400 euros al mes).

    Con todo ello, defendemos un país con democracia, es decir, en el que la maternidad no sea incompatible con la participación política de las mujeres. Queremos unas instituciones de la gente y para la gente y queremos madres haciendo política. “”””””””””””

    Pero para pena nuestra, resulta que no es la primera vez que una diputada acude a una sesión parlamentaria con su hijo o hija (vale! Quizás es la primera vez en la sesión de constitución del Congreso), y por eso el revuelo que se ha montado en realidad oculta otras noticias, como que el PSOE, PP y Ciudadanos han pactado la Mesa del Congreso, lo que anuncia el pacto de gobierno, la gran coalición!!! ai! Mi madre! La que se avecina! Que vayan preparando coletas, rastas, camisetas, pancartas, hijos, y tolo lo que tengan!!! Que van a tener que reivindicar muuuuuuuuucho!

    A mi me parece muy bien cuando al Congreso algunos acuden con camisetas reivindicativas en contra de los recortes en educación o sanidad, o cuando sacan una pancarta por los derechos y libertades que tanto tiempo ha costado conseguir y nos están mermando, o se ponen un esparadrapo en la boca para reivindicar el derecho de manifestación y expresión (contra la ley mordaza, vamos!) y , también cuando llevan a sus hijos (que no es lugar para un niño!!!? Lo sabrá su madre, digo yo!!!); desde luego me gusta mucho más que cuando pillan a la Presidenta de la cámara jugando al Candy Crash de las narices.

  12. Dices que ¿”por qué no permitírselo?”, pues básicamente porque esta señora debe ir al Congreso a trabajar, con y tiene la suerte grandísima de que su lugar de trabajo cuenta con una guardería para que el bebé pueda estar atendido y a pocos metros de su madre mientras ella trabaja.
    Es evidente que ayer, no sólo ella sino prácticamente todos sus compañeros estuvieron más pendientes del bebé que de su trabajo, pasándoselo de brazo en brazo y haciéndole carantoñas.
    Que tu padre arquitecto te llevare a su estudio, es distinto básicamente porque el sueldo de tu padre no venía de los presupuestos del estado, supongo.
    Igual que si el dueño de un bar se lleva a sus hijos al bar por las tardes a hacer los deberes o la modista cose con sus hijos al lado….
    Pero lo que ha hecho esta señora es simple y llanamente postureo, no cuela y ha quedado francamente mal.

    • Yo creo que hicieron el trabajo que tocaba hacer, con niño o sin él. De hecho, si te fijas, no hay ninguna crítica a la falta de productividad de nadie… solo al “posturismo”. Un posturismo necesario, a la vista de que, ¡por fin!, llevamos dos días hablando de conciliación.

    • No es por nada, pero en la sesión de investidura solo tienes que entregar tu papeleta al llamarte por tu nombre, vamos que el trabajo que tenía ese día se podía hacer con toda una familia numerosa alrededor. Hay trabajos y trabajos, cuando teletrabajas estás hablando por los cascos y a la vez haciendo el bocata a tu hijo y no se resiente la productividad, al contrario hay numerosos estudios que indican que el teletrabajo es muy productivo y de mucho valor añadido. Hay trabajos que se puede y otros en los que no, la vida es así, lo que tiene es que haber políticas para en los que no se puede, los horarios sean compatibles con estar con tus hijos al menos unas horas antes de que se acuesten y recursos públicos para el cuidado de tus hijos que cubran tus horas de trabajo. La política también son gestos y visibilización, y los que ponen el grito en el cielo por la intimidad del niño pues tendrían que hacerlo con la mitad de los españoles que suben fotos de sus hijos al facebook, los presentan a un casting o permiten que el político de turno les de un besito en campaña electoral o en la visita del Papa.

  13. A mi no me gusta ni lo que ha hecho esta señora con su hijo. Ni l o que hizo Celia Villalobos. Y justificar lo uno con lo,otro es no tener argumentos.
    Por otro,lado por qué identificamos maternidad con bebe lactante. Como decía alguien por ahí arriba y si quiero llevar a mi hijo de tres años a que corra por el hemiciclo. O a mis hijos preadolescentes a que se jueguen una pachanga de fútbol en el hemiciclo. Por qué me da miedo dejarles solos en casa…..por qué tienen que recuperar espacios como en Marruecos. Quizás prefiero dejar en casa a mis hijos en vez de llevarlos a un restaurante. Antes que vivir en Marruecos donde creo que la democracia es esa gran desconocida y los derechos de las mujeres. Sin comentarios, aunque Esto da para otra entrada creo.
    Sigo,pensando que postureo. Por hacerlo nadie la va a decir nada. Yo no la critico, pero es vivir en los mundos de Yupi. Y a mí personalmente no me parece que que haga ningún favor a las mujeres ni a los hombres trabajadores. Y si tu jefe te dice oye tráete al niños al trabajo y así te quedas sin prisa. Es otra lectura no¿.Si cualquiera de mis amigas apareciera en su oficina con un bebé en brazos. Diciendo que no quiere separarse de él por qué está lactando.y que ha pensado que como dice un proverbio africano, (para criar un hijo hace falta una tribu). Pues qué mejor tribu que su compañeros de oficina En el mejor de los casos sus jefes las mandaban a casa. O al psiquiatra a mirárselo.
    Sigo diciendo que no se puede estar en dos sitios a la vez. Y que la conciliación no es llevarte a tu hijo a la oficina. No es su sitio.
    Es tener horarios razonables, es poder volver al trabajo cuando has decidido dejarlo para criar a tus hijos. Es ayudarte con personal cualificado a cuidar a tus hijos no se me ocurre otra cosa. Pero seguro que las hay. Desde luego llevarte a tus hijos al trabajo NO.
    Uun saludo
    Maria

    • Hay muchas opciones: una es dejar de trabajar para criar a los hijos. Otra es trabajar y delegar el cuidado en otras personas. A mí me parece bien que se explore una tercera vía, que permite no renunciar a ninguna de las dos cosas. Que insisto, hay casos en los que es imposible hacer (en un quirófano, por ejemplo), otros en los que se hace sin problemas (en el caso de muchos autónomos) y otros en los que no se hace simplemente por rigidez. Y como dice una amiga mía, la rigidez para las persianas.

      En cuanto a lo que dices de Marruecos, me parece tan absurdo como criticar la educación de Finlandia porque el clima es malo… es mezclar churras con merinas. En Marruecos hay muchas cosas que a mí no me hacen sentir cómoda (como por ejemplo, la omnipresencia de la religión o la superioridad del hombre sobre la mujer), y otras que me encantan, como el trato social que tienen los niños (no tan distinto al que tenían en España hace unas décadas) o la hospitalidad…

      Y me parece bien que prefieras dejar a tus hijos en casa en vez de llevarlos a un restaurante; lo que yo pido es que un restaurante no sea un espacio hostil para los que sí desean llevar a sus hijos.

  14. No entiendo cómo se puede armar tanto follón porque una mujer haya acudido a su puesto de trabajo con su hijo. Conste que me da igual que sea de “Podemos” o de “Lointentamos”. Por lo que he leído aquí se mezclan churras con merinas y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladoliz incluso aprovechamos a dar lecciones sobre democracia.

    En un país como Marruecos puede parecer muy bien, que como turista, lleves al niño a un restaurante y se comporte como “un niño” y a nivel estatal, los derechos de los niños por no hablar de los DDHH se los pasan por el arco del triunfo.

    Estoy conforme con que hay que definir qué es y qué no es conciliación familiar, algo, que sea dicho de paso, corresponde a familias monoparentales y no monoparentales por igual, y entre estas últimas a los dos indivíduos sea cual fuere su sexo. Pero estamos haciendo de algo simbólico un debate al que nos han empujado los medios y las redes ya que esto ha pasado en este país con anterioridad y en otros europeos, sin que se derramara el agua.

    En cuanto a que los niños tienen que recuperar su espacio y que debemos entender que se comporten como niños, me temo que estamos pisando suelo farragoso. Si llevamos a los niños a un restaurante, soguiendo el ejemplo que ya se ha dado aquí, deberemos evitar que su comportamiento, ni impida, ni moleste el trabajo de los profesionales del local, ni perturben al resto de los clientes. A veces, cuando vas con niños a ciertos sitios, los padres entienden por “portarse como niños” cosas que francamente tienen que ver con la mala educación. Un niño, o adulto puede correr y jugar en un parque, pero un restaurante o un museo no son lugares para ello.
    A veces creo que en vez de defender los derechos de nuestros hijos, defendemos nuestra propia comodidad
    Hay cientos de lugares a los que asistir con niños para que disfruten al máximo y hay otros en los que debemos imponer unos límites para que la convivencia sea agradable y justa. No vale defender que “como son niños, vale todo”

    • Sobre esto discutimos hace algún tiempo. Aquí están las reflexiones de ese momento, ahora haría las mismas: https://madredemarte.wordpress.com/2011/04/01/sin-ninos/

      Es muy fácil meterse con los niños, y con los padres, o mejor dicho, con las madres, que son las que recibimos casi siempre… pero la misma gente que se encara con ellos / nosotros, no lo hace cuando grupos de adolescentes o adultos maleducados molestan o impiden el trabajo en restaurantes, museos, autobuses, cines… lo que me hace pensar, una vez más, que los niños (y sus madres, sobretodo) somos un colectivo cómodo de atacar.

      • El mundo contra ti….Por Dios!

      • No, contra mí no… contra los niños. Sobretodo cuando van acompañados de mujeres. ¿Tú no lo has notado?

      • Estoy contigo. Nunca se me habría ocurrido decirlo así tan claro. Pero a menudo recuerdo a parejas de amigos que años ha (me decidí por la maternidad cuando la mayoría de mis amigos habían medio criado a sus hijos) me decían que era paciente con los niños y que sabía como tratarlos. Yo no entendía sus palabras porqué no me considero excesivamente paciente y nunca he sido muy “niñera”. Sencillamente apartaba las cosas apreciadas antes de que llegaran y dejaba que hicieran su vida sin perseguirles con el “eso no se toca”, “eso no…”, y evitando sobresaltarme (entre otras cosas porque sabía que les tocaba a sus p/madres controlarlos/educarlos, y lo hacían). Ahora es cuando me doy cuenta que hay bastantes personas que, sin más, se sienten autorizados para atacar a las familias con hijos cuando algo no va como a ellos les gustaría (incluso cuando lo que está pasando no les afecta en absoluto, más allá de verlo u oírlo – se puede tratar de una simple conversación- mientras están paseando por la calle).

      • Sí, hay mucha gente obsesionada con educar a los hijos de los demás, incluso cuando no lo necesitan.

  15. Ahora que se que tenia una chica contratada esta acción politica los afines a Podemos defienden y los que no lo somos y no quiere decir que seamos de derechas rechazamos. Hablo por mi, como madre soltera trabajadora, este mensaje politico no me convence. No criticamos que los politicos buscan la foto cuando aparecen en desastres o se ganan copas del mundo? POLITICA.

    • Bueno, a mi me parece normal que la acompañe alguien que se haga cargo del niño si este, por las razones que sea, no le permiten trabajar… pero que esté cerca por si necesita comer, y que si puede se ocupe ella en vez de dejárselo a la canguro… seguramente si hubiera hecho lo contrario (dejar que fuera la canguro quien se ocupara) también se la criticaría….

  16. María José dijo:

    Leed este artículo de Soledad Alcaide en El País el día 14. Opino prácticamente igual. http://blogs.elpais.com/mujeres/2016/01/%C3%A9sas-que-lo-quieren-todo.html

    • Me ha gustado mucho. Efectivamente. Yo también lo quiero todo, no quiero renunciar a nada. AL menos hasta donde pueda… En cuanto a lo de “He oído críticas a la diputada de Podemos sobre la base de que ella “puede” llevarse al bebé al trabajo y tenerlo a su lado”… me parece tan absurdo como quejarnos de que otras puedan reducir la jornada si no podemos hacerlo, por ejemplo. ¿No se trata de luchar para que todos ganemos derechos, en vez de que los que los tienen los pierdan?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: