familia monoparental y adopción

¿Madre o adoptante?

Estos días he asistido a una discusión, liderada por un grupo de adoptados adultos, sobre si a los padres (y madres) adoptivos se les tiene que llamar padres (y madres) o adoptantes. Me recuerda a la clásica discusión en reproducción asistida sobre “¿padre o donante?”, e igual de compleja de resolver.

¿Es lo mismo un padre – una madre-  que un adoptante? Pues en muchas cosas sí: la responsabilidad hacia la criatura que tiene a su cargo es la misma, el vínculo debería serlo… pero claro, también hay diferencias, y las más obvia es la de la biología, además de que el tiempo compartido no es nunca el mismo (en el caso de un adoptado, ha pasado con nosotros como mínimo 9 meses menos que si fuera nuestro hijo biológico).

Muchos padres y madres por adopción  se ofenden cuando leen que hay adoptados que no les otorgan el título de padres. Para ellos, el de adoptante sería un cargo menor, algo equiparable a un cuidador, menos intenso y legítimo. Un título de segunda.

Pero, ¿es así? ¿O en realidad cuando descartamos el término adoptante de alguna forma estamos asumiendo que la adopción es menos que la maternidad biológica?

Yo me llamo madre, quizás porque no tengo otra palabra. Pero mis hijos tienen otras madres, que estaban antes que yo, y que sin duda son y se sienten sus madres. La madre de mi hijo mayor siente que yo estoy criando a SU hijo… y no deja de tener razón, aunque esta crianza lo convierta también en mi hijo.

Yo me llamo madre porque no tengo otra palabra. Porque es la que se usa, la que se entiende, la que mejor se ajusta a cómo me siento y al papel que siento que hago. Pero también sé que si nuestra sociedad usara palabras distintas para ambas situaciones, el vínculo no sería menor.

Como dijo M., madre, o adoptante, de dos adolescentes:

¿Qué soy? La madre adoptiva de mis hijas. ¿Qué me siento y de qué ejerzo? de madre de mis hijas. ¿Cómo me sienten ellas? Me sienten como su mamá, en el futuro ya veremos.

Anuncios

Comentarios en: "¿Madre o adoptante?" (32)

  1. Yo lo tengo claro, yo me siento madre de mis hijos, con todas las letras, nada de adoptante. Y eso no quita para que mi hijo tenga otra madre, su madre biológica.
    Y será mi hijo el que pondrá nombre a sus sentimientos, igual que yo pongo el nombre a los míos y ese es madre. Y respetare el nombre que él quiera poner a los suyos

  2. No se si es cuestión de palabras. El uso de Adoptantes ¿Es algo conceptual o emocional? El concepto de padres adoptivos está definido en las enciclopedias y por la ley. Si hablamos desde la emoción… pues, eso las cosas cambian. De la misma manera a la madre que no cuida a sus hijos le podemos llamar engendradora, paridora o qué se yo. Y no me he inventado estos términos. De todas formas son muchos los frentes que como madre tengo abiertos para enredarme en estas cuestiones.

    • Sí, efectivamente, el quid de la cuestión es si es semántico o emocional. Si estas palabras (adoptante o engendradora… una vez oí a una adoptada adulta decir que las madres biológicas “se sienten incubadoras” de vuestros hijos) ponen distancia, despersonalizan.

  3. Entiendo que, por extensión, nuestros hijos deberían ser denominados adoptados y no hijos.

    Yo, personalmente, lo tengo claro: soy la madre de mi hijo, aunque mi hijo tenga otra.
    Mi hijo, a día de hoy también lo tiene claro, es mi hijo, aunque lo sea de otra madre también.

    Yo supongo que quien entiende que debemos ser denominados adoptantes en lugar de madres/padres no siente a sus adoptantes como madre ni como padre. Pero yo considero que la condición de madre o padre va más allá del hecho biológico. Este hecho te hace madre o padre (por eso, para mí, un donante es un padre, también) pero la crianza también.

    El título de madre no me lo puede otorgar o negar un extraño, me lo otorga mi hijo y me lo otorgo yo misma.

    • Supongo que no, que no los sienten padres. Pero no sé si es porque no han ejercido su función, porque hablan desde la genética, o si es parte de una crítica global al concepto de la adopción. Por lo que voy leyendo, me inclino a pensar que tiene todos estos elementos.

  4. Yo me siento madre…la madre de mi hija!!! Mi hija será, cuando sea mayor, la que me ponga o no me ponga un adjetivo detrás. No me preocupa eso realmente…me preocupan más otras cosas.

  5. Yo creo que es una discusión bastante estéril. Ya la he tenido anteriormente con otros apelativos (mi amiga? mi novia? mi esposa?). Tanto si el problema es el posesivo como si es el apelativo tiene fácil solución: cuando nací ya me pusieron un nombre que me sirve para todo.

    • Pues algunos adoptados se quejan de que ni eso…

      • Que complejas somos las personas… y cuando entramos en el terreno de las percepciones (el del post) nos perdemos tantas veces… Sin olvidar que la tradició, la sociedad, la sabiduría popular… lo pone difícil para lo no ‘standard.’

        Gracias madre. Como otras tantas veces nos haces pensar en el futuro y eso nos puede ayudar a remodelar el presente. A ver si nos sirve…

      • Yo también estoy pensando mucho estos días.

  6. Yo me siento madre, claro, como no.
    Pero yo soy madre adoptiva, mis hijas son hijas adoptivas.
    No hay nada negativo en adjuntar esa palabra a madre e hija.
    Tienen madre biológica, claro, lo de procreadora en este caso no me encaja, quizá para otras modalidades de llegar a la maternidad, podría encajar.
    Cada vez entiendo menos a las personas que quieren “ser sólo madres/padres”, creó que manifestarse en esos términos és un claro rechazo a nuestra situación como familia, como que somos de otra categoría algo inferior.

  7. Maria Adela Mondelli dijo:

    ¿Y quien dijo que “madre hay una sola”?. Mi hija llama “su mamá” a la mujer que la hizo nacer, y “su mamá” a la mujer que la cría (o sea yo). Así se lo transmití yo siempre. Tiene “dos mamás”… si, ¿y?. Por ahora, con 17 años, la cosa parece continuar así. Y a mi me hace bien haberle dado siempre ese lugar a esa otra mujer.

    • Pues lo dice la sabiduría popular, y mucha gente lo sostiene… algunos que opinan que la única madre es la biológica, otros que sostienen que es la adoptiva… Yo no estoy de acuerdo, creo que puede haber 2 y hasta 3…

  8. Madre o adoptante? Por qué excluir a uno u otro? Y a los hermanos qué nombre se les dará entonces? Y a los abuelos?

  9. Bueno, en ese grupo como ya sabes la aplastante mayoria de los adoptados proceden de adopciones fracasadas, con vidas muy dificiles y problemas muy graves. Aqui he tenido oportunidad de conocer a bastantes adultos adoptados que retornaron a hacer su vida , gente de entre 30 y 50 anios. Mantienen su relacion normal con la familia adoptiva, algunos recuperaron contacto con la biologica, con la barrera cultural e idiomatica, otros no tienen interes en hacerlo pero si en vivir aqui. Seguramente es donde mas se ha estudiado el fenomeno y cada semana salen reencuentros en la tele, no es raro conocer por la calle a otro extranjero que viene un par de meses a buscar a su familia biologica. Quiero decir que no todas las adopciones son fracasadas, tampoco creo que la mayoria lo sean, que no todos los adoptados lo viven como los de ese grupo, y ademas que ser adoptado no deberia convertirse en un negocio/forma de vida.

    • Vamos, que los adoptados adultos con los que trato habitualmente aceptan las dos madres sin mayor problema, no como les pasa a individuos concretos, con objetivos concretos.

    • Claro, no se me escapa que son vivencias concretas, de individuos concretas, con unas realidades concretas (y en muchos casos, muy duras). Tampoco se me escapa que eso tan duro también es la adopción (como lo es lo que tú cuentas):

  10. Pues el otro día en el parque, una niña de unos 10 años me abordó sin conocerme de nada y tras la presentaciones y dos o tres frases me dijo:
    ¿Sabes que yo tengo dos madres? y las dos son verdaderas.
    Claro, le dije yo, las madres son siempre verdaderas.
    Pero no se quedó muy convencida.
    ¿Por qué para la mente de un niño es tan complicado de asimilar o de identificar estos conceptos cuando hay dos? No tengo ni idea. Pero creo que son muchos años de tradición y que nos han machacado tanto con eso de que “madre no hay más que una” que de algún modo todo lo llevamos grabado por dentro, aunque no sea cierto ni lo sintamos así

    • *que de algún modo todoS lo llevamos grabado por dentro …

    • No sé si lo llevamos dentro. Sí sé que mi hija cuenta sus cosas a sus amiguitas y estas le devuelven la manera, digamos, estándar a la vez que le dicen que eso no puede ser (todo contado y dicho a su manera claro está). Cuando vuelve a mi, yo le cuento su historia otra vez y siempre acaba diciendo algo similar a si ya lo sé, pero en la escuela no se lo creen.

      • Mis hijos fueron durante años a una escuela donde la adopción era un fenómeno habitual, vivieron en un barrio donde había muchos niños adoptados… ahora vivimos en un barrio que es el extremo opuesto, y me pregunto si la clase de mensajes que reciben son muy distintos en un sitio y en el otro.

    • Sí, yo creo que son muchos mensajes a lo largo y ancho de una vida en el mismo sentido… en que madre solo hay una (y es la que te parió).

  11. De verdad hay gente que discute esto?
    Bufff..que agotamiento…
    Cada uno que se llame como quiera y cada uno que sienta lo que sienta.
    Es que, de verdad….no entiendo nada!

  12. Tengo dos hijos, uno adoptado y otro bio, me siento igual de madre de los dos, soy consciente de que el pequeño tiene otra madre, la que le dio la vida, y la tengo presente, los dos son mis hijos, y hasta la fecha, nunca han cuestionado su condición de hermanos..me parece simplemente imposible considerarme madre de forma distinta con uno que con otro…ese es mi sentimiento, el tiempo dirá cuál es el suyo…

  13. Como apunte cultural diré que en Etiopía a los adoptantes nos llaman asadegui, literalmente “el que hace crecer” (algo o alguien). A mí solía molestarme (tb son asadegui los que acogen un niño pobre del campo de seis años y lo ponen a limpiar y lo echan de casa sin contemplaciones cd da problemas), pero desde que vi la perspectiva de los adoptados, me estoy reconciliando con el término. Al final, quiere decir alguien que cría, y si entendemos la crianza como amar incondicionalmente (y creo que todos la entendemos así), pues a lo mejor es más adecuado.

    • Es un término muy bonito!! ME hace pensar en la kafala, que también se usa indistintamente para estas dos situaciones… y en español, de la misma idea viene el concepto “criado” o “criada”, ¿no?

  14. Yo soy adoptada ya adulta, me adoptaron con casi 9 años por lo que desde el primer momento se que mi madre no me parió, y siempre he sabido cual era mi familia biológica, sin embargo mis padres son los que son, los que me acogieron en su familia cuando ya nadie apostaba por mi y me dieron una vida y un futuro, la pareja que un día me adoptó son y siempre serán MIS PADRES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: