familia monoparental y adopción

Hemos hablado en otras ocasiones de respetar el nombre de nuestros hijos, de respetar el lugar de nacimiento… pero no hemos hablado nunca de respetar la religión.

En la primera reunión que hice en la ecai con la que tramité la adopción de B., uno de los adoptantes en ciernes preguntó si los niños estaban bautizados. Me sorprendió la pregunta y se lo dije. Me dijo que dependiendo de si estaba bautizado o no, se sentirían libres para bautizarle ellos… me sorprendió la respuesta.

En aquella época tenía clarísima la separación entre la genética y el entorno, lo aprendido y lo heredado, lo biológico y lo adoptivo. Y la religión era algo que pertenecía al entorno, lo aprendido. A la familia adoptiva.

Mis hijos nacieron en países, y probablemente en familias, donde la religión tenía un peso específico, distinto al que la tiene ahora en el país en el que viven (aunque la tuvo no hace tantos años… echar la vista atrás ayuda a entender muchas cosas). Es posible que si hubieran permanecido en su tierra de origen, en su familia, habrían tenido una educación religiosa igual que habrían hablado otro idioma, aprendido otras costumbres…

…pero es importante recordar que el hecho religioso es tan personal y poliédrico en los países de nuestros hijos como lo puede ser en España. Que en países cristianos, musulmanes, o donde conviven religiones distintas como en un crisol, hay gente más y menos creyente, más y menos practicante. Igual que hay muchas maneras de ser católico (se puede estar bautizado sin ser creyente, ser creyente sin ser practicante, practicar a tu manera)…. también hay muchas de ser musulmán, o cristiano ortodoxo. No todos los musulmanes van a la mezquita ni rezan cinco veces al día, aunque todos conocen los preceptos del Islam.

Pensar lo contrario es pecar de etnocentrismo y superioridad moral…

Transmitir el islam (o cualquier otro aspecto de la religión o la cultura del país de origen de nuestros hijos) como una única realidad, monolítica, sin matices…. a diferencia de la nuestra, que vivimos como flexible, cambiante, diversa…. me parece una forma simplista y negativa de acercarse a esa cultura.

…y sin embargo, sí es cierto que de crecer en sus países de origen, en sus familias de origen habrían conocido una o más religiones que se practican allí e impregnan muchas cosas del día a día…

…y abrirles la puerta de este conocimiento, en la medida de lo posible, sí me parece importante.

 

Anuncios

Comentarios en: "La religión de nuestros hijos" (16)

  1. Cuando veo a una niña china vestida de primera comunión o enarbolando una ikurriña gritando ¡presoak kalera, independentzia¡, por ejemplo, me hago muchas preguntas, no lo puedo remediar. Y mis respuestas han ido variando con el tiempo, y con ello mis actitudes. ¡Qué puedo enseñar yo de una cultura que no es la mía¡, por otro lado mi hija vive aquí en un piso, en una calle, de una ciudad vasca… y nosotros somos lo que somos, cristianos viejos con unos cuantos apellidos vascos. Hoy por hoy me quedo con un principio de una religión no muy conocida, la Bahai, “La tierra es un sólo país y la humanidad sus ciudadanos.”.

    • Sí… es muy complejo. Mucho.

    • Conozco muchos inmigrantes que se involucran en la vida de mi ciudad, incluido ir a manifestaciones con sus hijos. Las independentistas y las otras. Un adoptado, que vive desde muy pequeño aquí, pues con más razón, ¿no?

      Yo tengo dos niños de Marruecos y practicamos el Islam en casa. No les interesa especialmente y lo respeto. Con el idioma pasa algo parecido. Se habla darija pero no han querido aprenderlo. Supongo que valorarán el haber tenido acceso a ello y que si no fuera así, algún día dirían que no lo han aprendido por no tenerlo accesible.

      A veces pensamos que algo que no podemos hacer aportaría mucho y las cosas son aún más complejas…

  2. Para mi la religion ha sido un nexo importantisimo con mis hijos adoptivos, cristianos ortodoxos, y su familia biologica. Yo les regale medallas de la Virgen Milagrosa y ellos a mi una cruz otodoxa que tenemos en un lugar privilegiado de la casa. Vamos a misa los domingos y estoy peleando para que su bautizo ortodoxo sea valido aqui y dentro de poco puedan hacer la primera comunión sin pasar por ese tramite, no quiero transmitirle que “lo suyo no vale” Me trae sin cuidado que de mayores sean adventistas, agnosticos, ateos o lo que ellos decidan…pero ahora van a mantener las creencias que les transmitieron sus familiares y que para mi son muy importantes.
    Cuando me encontre con la abuela de mis hijos. sin poder entendernos ni una palabra, me emocionó como besó la Medalla y como rezamos juntas.
    Ahora intento que mis niños vean normal que muchos no crean, que las mujeres se pueden casar con mujeres (descubrimiento reciente para ellos) que hay hombres que quieren ser mujeres y todas las cosas que van apareciendo, pues antes que catolicos los quiero respetolicos

  3. Hola…
    Yo llevo poco tiempo siendo mamá adoptiva, pero he tenido que superar muchos obstáculos para llegar a él y sigo superando muchos cada día. No ha sido fácil y sin embargo es lo mejor que me ha pasado en la vida. También le di muchas vueltas a lo del nombre, al hecho de arrancarle de su cultura y origenes y mientras estuvimos en su país al que también siento un poco mío yo quería absorber cada cosa, con la dificultad que conlleva hacerlo con un bebé recién adoptado. Mi casa lleva un poco de su país y mi alma sin duda también. Hay cosas sin embargo que yo no sabré explicarle, y en todo este tiempo, corto pero intenso, creo que ya he aprendido algo importante. Y eso es el que cada día cuente, que cada día se sienta querido, valorado, respetado, orgulloso de ser quien y como es. Porque al final podrá cambiarse el nombre si quiere u optar por una u otra religión. Pero si es feliz, si ha visto que su origen es tan válido y bueno como cualquier otro, probablemente eso siga siendo lo de menos…
    Todo es difícil pero a veces lo hacemos aún más. Yo me agobio queriendo hacerlo todo bien, todo me parece poco por el y para el y a veces, sólo a veces, las cosas son más fáciles.
    Gracias, un abrazo.

    • ¿Y no crees que el mantener su nombre, conocer su cultura de origen, respetar la religión de su primera familia… forma parte de este respeto por él?

      • Lo creo, y en ningún momento he dicho que no haya hecho todas esas cosas… Quizás no me expliqué bien o más bien no dije claramente lo que he hecho. Hay cosas, eso sí, que no las sé ni podré saberlas y esas desde luego no las puedo transmitir…
        Pero me refería a que mantengas o no un nombre ( por poner un ejemplo) es algo que tiene solución porque podrá cambiárselo. Conozco un caso de un niño que no quiere tener el nombre que le dieron en su país de origen… Cada persona es distinta y pienso que al final lo importante es que nos tengan para todo, que sepan que les apoyamos, que se sientan queridos…

      • Yo creo que cambiar el nombre tiene solución, efectivamente, pero también creo que deja secuelas. Que transmite un mensaje respecto al niño, su identidad, su ser y su origen… también creo que el argumento de “el niño quería cambiarse el nombre” les viene muy bien a muchos adoptantes,… muchos niños que no son adoptados también desean, o fantasean (yo misma lo hice: detestaba el mío), con cambiarse el nombre, pero en la inmensa mayoría de casos, sus padres no lo hacen…

  4. Yo soy muy simple, y no me remuerde la consciencia por ello.
    Soy Católica en un país de viejos católicos, mi religión no me obliga ni me somete, por que no lo deseo, evidentemente.
    No me veo capaz de intentar introducir otra religión en casa, ni siquiera aproximarme.
    Tengo símbolos religiosos de otras culturas, me gustan, y me autoconvenzo de que lo único que sirve es la buena voluntad y la concordia de los seres humanos y sus creencias.
    Digo todo esto por que no llego a entender la importancia de aproximar a nuestros hijos a una religión que no conocemos, por el único motivo que sea la religión mayoritaria de su lugar de nacimiento.
    Para mí es un absurdo.

  5. En el país de mi hija hay católicos romanos y católicos ortodoxos. En el orfanato pregunté si los niños habían recibido algún tipo de formación religiosa y me dijeron k no. Cuando vino me preguntaron si iba a hacer la comunión pork tenía k empezar la catequesis YA y pyesto k no conocía ni el idioma no me pareció oportuno. De lo k aprendió aquí en el colegio dedujo k “en las iglesias vive Txus (así llamamos a su tío Jesus)”. No la veo como para interesarse mucho por la formación religiosa y tenemos otros frentes abiertos k me parecen más imprescindibles así k la religión ha quedado relegada de nuestra vida…

  6. Abrir la puerta al conocimiento de la religión es una cosa muy distinta a educar en una creencia. Para esto último hay que ser creyente. Yo no soy religiosa y por eso mi aproximación a la religión siempre ha sido antropológica y no emocional o mística. Desde esa postura educo a mis hijos. No me sale otra, no podría fingir un sentimiento religioso que no tengo. Ellos han pasado por distintas fases de curiosidad/posición hacia la religión, pero al final, se están educando como ateos.

    • Sí… pero el conocimiento, el acceso, no es el mismo en un lugar que en otro. NO solo en esto… en general, lo que podemos transmitirles nosotros de su cultura, su país de origen… es muy superficial y folklórico. Lo realmente importante, cómo impregna su cultura la manera de vivir y ver el mundo de los que crecen allí, se nos escapa.

      • Hola de nuevo, no entiendo por qué dices que el que un niño se quiera cambiar el nombre le viene bien a los padres adoptivos. Qué pueden sacar de eso? A mi lo que me viene bien es que mi hijo sea feliz, y si lo es más con un nombre o con otro por seguir con el mismo ejemplo, ahí estaré yo para apoyarlo, me guste el nombre que elija o no. Creo que ser padres pasa por ahí, por apoyarlos y estar a su lado aunque no siempre nos guste lo que eligen.
        Si es más feliz siendo barrendero que abogado pues le ayudaría a ser lo que desea, por ejemplo.

      • Reafirmar su idea de que cambiarle de nombre, de identidad, es bueno. Les permite hacer algo que habrían querido hacer, sobre lo que tenían dudas éticas… es el argumento perfecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: