familia monoparental y adopción

Volviendo a casa

Hace mucho que no salgo, pero sí, recuerdo cambiarme de acera, escudriñar las esquinas y los rincones por si había alguien escondido en ellas, vigilar por encima del hombro por si alguien se acercaba demasiado, aguzar el oído, evitar algunas calles, trazar un mapa mental de lugares seguros – abiertos, con gente -, radiografiar desde la distancia a los grupos de chicos o a los hombres solitarios, llevar las llaves en la mano, caminar cerca de los coches, apretar el paso… ser consciente de que, como a la mayoría de las chicas de mi edad, si no me había pasado nada grave es porque, la primera vez, cuando aún me pilló desprevenida, tuve suerte.

Ahora tengo una niña de 12 años. Que volverá a casa. Que tendrá miedo. Que correrá riesgos. Que querrá que nada le sea negado. Que respirará cuando cierre la puerta de casa.

Anuncios

Comentarios en: "Volviendo a casa" (3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: