familia monoparental y adopción

Las voces menos escuchadas de la tríada adoptiva son sin duda la de las madres (y padres) biológicas. Porque están siempre en el lado más frágil, porque arrastran culpas y remordimientos, porque luchan por olvidar, o porque no encuentran quién les escuche. Y porque a veces, dicen cosas tan incómodas como esta historia.

Resultado de imagen de cuaderno de retazos

Cuando alguien me agradece que sea “valiente” y “corajosa” por hacer “lo correcto” para mi hija al haberla entregado en adopción, sé que todavía queda mucho trabajo por hacer. Quiero gritarles: No fui valiente ni corajosa, estaba yaciendo en el lodo y el barro de la desesperación y no vi otra opción. Fue la peor cosa que hice en mi vida, la peor que haré jamás.

¿Qué me ha llevado a despotricar así hoy? Un post en Facebook.

No sorprenderá a mis lectores habituales saber que soy liberal, progresista, demócrata. Colgué esto en Facebook el otro día.

“Como alguien que ha luchado mis propias batallas como mujer, porque no fui a la escuela adecuada, porque me han despreciado por ser una de “esas mujeres” que renunció a una criatura, me identifico con Hillary, y con las batallas que ella misma ha librado. Es la feminista que quiero en la Casa Blanca. No es perfecta, pero yo tampoco lo soy. Es mi candidata, y estoy emocionada hasta el tuétano. Trabajaré para ella, he donado lo que he podido, y haré más, y en la noche de las lecciones, veré como se convierte en la próxima presidenta de los EEUU.

Me he reprimido de decir lo que opino de Bernie Sanders en las páginas de otras personas, y pediría a los que le apoyáis que tengáis la misma cortesía conmigo”.

La mayoría de la gente le entendió y solo alguno dejó comentarios sarcásticos sobre Hillary, pero bastante pronto, una madre adoptiva – amiga de un amigo – escribió que me aplaudía por tener el coraje de renunciar a mi hija y escoger lo mejor para ella y que, por cierto, ella es la feliz madre adoptiva de XYZ. Antes de que viera el comentario, otros de nuestra cuerda lo hicieron. Alguien preguntó si iba a dejar pasar el comentario no deseado. Dije, sí, y probablemente escribiré sobre ello. Hoy ha quedado atrás, y no hice un pantallazo, pero por supuesto recuerdo la intención.

Sé que la mujer no fue desagradable a propósito, y escribió su comentario con buenas intenciones. Pero lo que pensé fue que esta es la basura con la que se alimentan los padres adoptivos hoy – y de alguna manera, esta actitud se esparce sobre la mujer, o mujer-niña, que renuncia a su propia carne y sangre. Por lo que deduzco del contacto con el mundo adoptivo, jóvenes vulnerables son “agradecidas” y lisonjeadas como bastiones de generosidad por dar a sus hijos a personas con más recursos. Les dicen que “toman la opción valiente” dándoles a sus hijos un “futuro mejor”.

Bazofia. Yo renuncié a mi hija para darle un futuro incierto con extraños. No estaba casada y tenía pocos recursos; la pareja adoptante estaba casada y tenía una vida confortable. Eran de clase media. Pero no se parecían a mí ni a mi familia. Eran convencionales, confiaban en la autoridad, seguían las reglas y se mantenían fieles a la Iglesia Católica. Mi familia es artística, cuestionamos la autoridad y a pesar de las plegarias de mi madre, estamos alejados de la religión organizada. Ironía es nuestro sobrenombre. Mi hija no sólo no “encajaba” – aunque les quería y era fieramente leal. Y fue abusada sexualmente por el compañero de vida de su abuela. El abuelo, a quien mi hija recuerda con cariño, había muerto.

¿Fue este el gran sacrificio que hice por mi hija? ¿Que le dijera un hombre que “no contaba” como incesto porque ella “no era realmente de la familia”?

Este hombre no desaparecería, ella se vería obligada a verle otra vez incluso después de haberse prometido que no lo haría (después de contar a la familia sobre el abuso, años después de que empezara), esa abuela dejaría sus pendientes de diamantes a mi hija, pero ella no podría llevárselos? ¿Por esto se supone que tengo que sentirme bien por haber renunciado a mi hija?

No todos los adoptados sufren abusos, claro, pero los hijos no biológicos tienen más probabilidad que otros.

Mi hija no tuvo una vida mejor que la que habría tenido conmigo, una soltera sin recursos, sin marido, afrontando las hondas y las flechas de la cruel fortuna de los tiempos. Ninguna de las dos “lo superó”. Mi hija no tuvo una vida mejor, tuvo una vida distinta. En Downtown Abbey hay una escena en la que Ethel, la criada que se quedó embarazada de un oficial británico, tiene que decidir si renunciar al bebé – que desaparecerá de su vida – en manos de los ricos padres del oficial, que había muerto en la Gran Guerra. Fue desgarrador verlo, y lloré sin parar. Mientras Ethel considera las opciones – ha caído bajo porque ha perdido su trabajo, no puede encontrar otro como soltera con un hijo – ella dice algo sobre el efecto de su hijo ganando una posición en la sociedad, una educación y toda la pesca, pero “perdiendo el amor de una madre”.

El otro día conocí alguien que pasa los veranos donde yo vivo en Long Island. Es un tipo interesante – un profesor de Sociología que se ha convertido en un piloto privado, alguien que hace volar anuncios sobre la playa, que es curiosamente algo bastante peligroso. Ha resultado que conoce a Jane un poco – compartieron un par de bebidas en el tugurio local. Cuando ella fue a la universidad, coincidió con su hijo. No habíamos intercambiado mucho más que saludos durante varios años – y solo en veranos.

Ahora, estábamos en la puerta de Correos – donde recogemos la correspondencia en nuestro pueblo – y casualmente me preguntó cómo estaba Jane.

Bien.

Sin pestañear, le dije: Se suicidó en 2007.

Le dije que recordaba que una vez me contó, después de tomar una copa con Jane, que cuando le preguntó cómo estaba, ella respondió: Bien, he decidido no matarme esta noche. Él cabeceó.

Le conté sobre la incidencia más alta de intentos de suicidio entre los adoptados. Cabeceó. Y en un extraño giro del destino, le dije que su hijo era ahora el editor del periódico local que estaba revisando mis memorias. La vida es extraña, ¿verdad?

Nunca agradezcas a una madre natural haber renunciado a su hijo. Nunca le digas que es valiente o que hizo lo correcto. Nunca le digas que hizo un gran sacrificio para que su hijo tuviera una vida mejor. Mi hija perdió el amor de una madre y tuvo una vida diferente, entre extraños. Para nosotras dos, su adopción fue una tragedia que nunca pudimos arreglar.

 

Anuncios

Comentarios en: "No me agradezcas que haya renunciado a mi hija" (22)

  1. Excelente!!Gracias por enseñarme.
    Abrazo

  2. Buff que duro……
    Seguramente una verdad como la copa de un pino
    Yo sigo pensando que las adopciones abiertas facilitarían las cosas, seguro que no todas, pero para un porcentaje elevado creo que seria una opción más constructiva para las tres partes, y sobretodo para el hijo (el más importante y quien menos tiene a decir en esta situación lastimosamente)

    • Totalmente de acuerdo. Adopciones abiertas, sin ablación de origen ni pérdida de identidad y con posibilidad de mantener una relación fluida con todas las partes… ¿Es una utopía?

      • No debería serlo, de hecho creo q tendríamos que luchar y apoyar iniciativas en esta dirección, pero personalmente no se me ocurre ni por donde empezar!.,

  3. Pues yo sí tengo que decir que la madre vio de mi hija mayor fue valiente. X nació en China y su madre la conservó junto a ella algo más de un mes, dándole el pecho. Cuando decidió dejarla la preparó con cuidado, le puso una bolsa de agua caliente y la dejó en la puerta del orfanato poco antes de la entrada del turno de las 8 para que en ese frío febrero no le pasase nada. Dime sino es valor desafiar a las autoridades, exponerse a que la descubrieran dejándola allí, y no tomar el camino fácil y abortar o enterrarla en la nieve como muchas otras. Eso también es amor aunque no lo veamos así. Y estoy segura de que X fue amada aunque no entienda las razones que llevaron a su madre a dejarla en el orfanato. Y quizá lo importante no es que yo lo entienda sino que lo acepte y haga que X llegue a aceptarlo también.

    • Mientras no podamos conocer su versión, no podremos más que especular e interpretar lo que hicieron y sus por qués…

      • Creo que jamás podremos conocer su versión. X manifiesta cierto desapego con todo lo que tenga que ver con su origen, su historia o su cultura. Y no creo que forzar el acercamiento por su parte sea bueno para ella (aunque de vez en cuando le cuento cosas y le recuerdo fechas especiales para que tampoco se olvide del todo)
        Esa es otra realidad de la que no se habla: los adoptados que hacen una vida feliz con lo que tienen y no buscan sus orígenes biológicos. ¿Es que no tienen voz o es que les molesta que andemos hurgando en sus pasados como una herida que duele y que no les dejamos cerrar? Mi hija dice que es consciente de que es adoptada pero que no puede basar su vida en ello y darle vueltas todos los días. Y también tiene razón

      • Yo creo que es una realidad de la que sí se habla, sobretodo por parte de los adoptantes: nos gusta creer que la mayoría de los adoptados no tienen ningún problema con la adopción, es un capítulo cerrado en sus vidas, algo que ya terminó. A mí los años, las lecturas, las conversaciones con adoptados adultos… me han hecho reconsiderar esta idea, creo que todos piensan y se duelen de su adopción a uno u otro nivel, pero la mayoría no lo explican. Y especialmente, no nos lo explican a los padres adoptivos.

        A este respecto me parece muy revelador este blog, de una adoptada adulta: https://lasalasdenabi.wordpress.com/

  4. No es valiente, claro que no lo es. Dicen que es valiente los que disfrutan de su regalo. Dicen que es lo correcto, porque, por lo visto lo correcto es tener dinero y estatus.
    Todos los que dicen que es correcto…venderían a su madre por dinero, básicamente es lo que están diciendo…
    Dinero, formas, religiones… hipocresía del mas alto nivel.
    Otra adoptada suicidada, y los miles de casos que hay que se ocultan, por no hablar de los intentos. De todos los adoptados diagnosticados de alguna enfermedad mental, estigmatizados de nuevo.
    Otra adoptada abusada…¿Saben cuantos son?
    No se sabe…y ¿por qué no se sabe?
    Porque no hay datos oficiales. Porque por “proteger a los adoptados” no aparece en ningún sitio que lo sean. Esto es falso, no están protegiendo a los adoptados, están protegiendo la institución de la adopción. Están defendiendo, una vez más, sus locos dogmas.
    Si saliera la verdad, si se supieran las estadísticas de suicido, abusos, re-abandonos, ingresos psiquiátricos, re-homing y demás… Si se supiera la adopción caería.
    Y eso dejaría a millones de personas que creen que ser padre es un derecho sin su juguete.
    Eso dejaría a millones de personas que viven y se enriquecen con la adopción sin dinero.
    Y, claro…el dinero y el derecho a ser padres es lo importante. ¿No?
    A fin de cuentas…. hacen lo correcto al pensar que el dinero y el estatus valen mas que una Madre.

    Atentamente:
    Un adoptado.

    • Depende de lo que consideres que es una madre: una mujer que da a luz o una que cuida, protege y educa. Creo que dar a luz es un trabajo con fecha de inicio y fin pero criar es una tarea para toda la vida y siempre hay quien no quiere complicarse.

      • No estoy de acuerdo contigo en esto… dar a luz te convierte en madre, sí o sí, incluso si luego no crías a tus hijos. Adoptarlos, también te convierte en madre… en cambio, cuidar, proteger y educar no necesariamente lo hace. En nuestra tribu, las maestras, la canguro, las tías (y tíos), abuelas (abuelos)… cuidan, protegen y educan a mis hijos… pero ninguno de ellos se convierte por esto en su madre.

  5. Vale, ¿y que hacemos con el derecho que tienen los niños a tener una familia?

    • Dàrsela, claro. Pero eso no tiene por qué suponer quitarle la otra familia

    • Ya tienen una familia. La SUYA.
      Habría que preguntarse por que no hay absolutamente nadie de su familia con ellos, muy normal no es. Humano tampoco es, ni siquiera es costumbre generalizada en otros mamíferos. ¿Que habrá pasado para que en el Humano si sea tan normal?
      ¿Es normal que TODA LA FAMILIA deje a un crio?
      A mi me parece que no se investiga si hay familia, no se les dices a las madres bios las consecuencias que eso tendra en el niño y un monton de cosas mas de la “mafia de la adopcion” Porque mas que lobby es mafia.

      • No, no es muy normal. Una sociedad que lleva a madres que quieren criar a sus hijos a no poder hacerlo, por jóvenes, solteras, pobres o lo que sea, no es sana.

  6. Sólo se me ocurre leyendo este texto desgarrador pensar que no todo es blanco y negro. Los grises también existen… La adopción suele ser la solución a un problema… pero a veces, como muchas soluciones, se puede acabar convirtiendo en un problema si no se gestiona de forma adecuada. Pero eso no significa que la solución no deba existir y no sea correcta (aunque no siempre y no utilizada sin control…). Además debemos recordar que la adopción es una solución para los niños… no para los padres… y así debe plantearse… Que haya adopciones fallidas, no invalida a la adopción en general. Que haya madres que toman la decisión de dar su hijo en adopción y no sea la decisión adecuada para ellas, o ni siquiera para sus hijos, tampoco invalida el concepto y el uso de la adopción como medida de protección de los menores desamparados.

    • Completamente de acuerdo.

    • Estoy de acuerdo en que el derecho de un niño a crecer en una familia (y a tener una familia propia, adoptiva si en la biológica es imposible) está por encima de todo. Sin embargo, sí creo (aunque no es el tema de debate en este post) que este derecho debería poder realizarse sin que el niño perdiera su identidad, su historia, y si es posible, el vínculo con su familia de origen (o con parte de ella).

    • La adopcion es un problema. Si no quieres/puedes criar a tu hijo, por favor. Aborta. Nadie merece vivir como un regalo.
      Fdo: Un adoptado

  7. Qué dura historia! Me ha puesto muy triste. Qué podemos hacer como padres adoptivos para asumir ayudar a nuestros hijos?

    • Hablar con ellos, no dejar que haya tabús en nuestras vidas, escucharles, escuchar a los adoptados adultos, acompañarles… y asumir que hay cosas que no podemos hacer, que no dependen de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: