familia monoparental y adopción

Cae la noche

No sé por qué, en el aparato de música suena ópera.

Es  el “Nicomix”, un disco de los niños que tiene un poco de todo y que escuchan incansablemente.

A. y P. han cenado ya y juegan a un extraño juego llamado “caos contra reis” que se juega con papeles y rotuladores, encima de la mesa.

“Nos han matado, A. Nos han matado algunos”. ¿O es a algunos?

En la cocina, hierve el puchero con garbanzos para mañana y esperan para la cena el repollo rehogado y los filetes de cinta de lomo.

Oigo borbotear el lavaplatos.

El gato se ha apropiado del sofá.

C. termina la tarea en su cuarto. O quizás trastea con el móvil. O quizás ha decidido, por fin, empezar ese libro de Stephen King que hace meses que le recomiendo.

Escribo con el ordenador sobre las rodillas, mientras espero que N. y B. regresen del primer día de fútbol.

En un extraño paréntesis donde no hay deberes, ni gritos, ni peleas, ni lavadoras.

La luz amarilla de la lámpara, el hule con dibujos de vacas, cojines amontonados y algunos juguetes que habría que mandar recoger.

La ópera ha dejado paso a algo que parece jazz progresivo.

Cae la noche.

Anuncios

Comentarios en: "Cae la noche" (2)

  1. Ya se que no es el objeto del blog, o tal vez si, pero he de reconocer que me encanta leer tus historias cotidianas… Y las echo de menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: