familia monoparental y adopción

A mi hijo no le interesa buscar. No quiere saber nada de su vida antes de la adopción. Sus padres somos nosotros. No muestra ninguna curiosidad.

¿Quién no ha oído estas frases alguna vez de boca de padres adoptivos? La autora de este texto, una madre que entregó en adopción a su hija, lo ha hecho… y tiene respuesta para ellos.

Resultado de imagen de Lion film

 

¿Qué le dices a alguien con quien te encuentras para almorzar que te dice que tiene una hija adoptada que “no tiene interés en buscar” tan pronto como oye el tema de último libro? Su hija tiene veintimuchos.

Le dije que muchos adoptados no buscan hasta que sus padres son muy mayores o han muerto, porque es cuando se sienten libres para hacerlo. Le dije que los adoptados no buscan porque inconscientemente tú (madre adoptiva) has dejado claro que hacerlo te heriría mucho. Lo entendió. Y añadió que siempre pensó que su hija buscaría algún día. Me di cuenta de que mi nueva conocida instintivamente entendió que el deseo de conocer la propia historia y reconectar con la familia en algún nivel era instintivo, y no inusual. No estaba siendo agresiva; creo que simplemente estaba sorprendida de conocer a una madre biológica en la vida real, en el almuerzo de Año  Nuevo del estudio de una artista.

Lo que pensaba es que no importa cuánto tratemos de mostrar nuestra realidad – esto es, la de los adoptados y las madres naturales – nuestras voces no llegan a suficiente gente para marcar la diferencia necesaria. La película ocasional en Lifetime – ni siquiera la película “Philomena” – no ha penetrado lo suficiente en nuestra consciencia social. Son vistas como “historias de mujeres”, aunque los chicos también son adoptados y los padres de nacimiento y adopción están por todas partes. Yo he intentado llegar con mis escritos, pero me quedé allí pensando en el camino que queda por recorrer.

La adopción, para toda la gente implicada – incluidos los abuelos de la gente que adopta – es un tema tan delicado. La racionalidad salta por la ventana, y entran la emoción, sentimientos fuertes y apasionados. Incluso los amigos pueden extrañarse cuando una madre natural cambia de idea y decide quedarse con su hijo. En vez de comprensión por la mujer que está incluso valorando la entrega de su hijo, es probable que oigan lo horrible que es para la madre adoptiva en espera. Cómo ha batallado con la infertilidad, cuánto tiempo, dinero y emoción le ha costado llegar hasta allí– ¿qué le pasa a la madre de nacimiento??! O digamos que eres un editor que escogió una adopción cerrada cuando era posible una adopción abierta;  probablemente no estarás dispuesto a publicar una historia sobre por qué las adopciones cerradas no son positivas, cuánto conflicto sienten los adoptados o qué sucede a las madres naturales, quizá como la que gestó a tu hijo… no quieres ni pensar en ella porque… ¿qué puedes hacer en cualquier caso?

La conversación continua: rápidamente averiguo que la mujer que me habla al lado de la mesa con una selección de quiches, conocía la adopción abierta en 1989 cuando adoptó –y sabía que cada vez era más habitual – pero se decidió contra esta opción porque “no sentía que pudiera gestionarlo”. Dijo que podía sentirse demasiado implicada con la madre natural. La mujer no es agresiva ni maleducada, simplemente honesta. Me gusta su honestidad, pero pensé: ella no podía gestionar la idea de compartir a su hija con otra mujer, porque esto es lo que significa una verdadera adopción abierta es – y debería ser. Ella tuvo que borrar el capítulo de la madre natural en su historia de adopción.

Respondí con tacto pero de forma directa, pero no señalé lo obvio, que cuando adoptó pensó en lo que podría gestionar ella, no en lo que su hija perdía, y en el impacto de ser arrancada de su madre natural y su familia. Aunque era obviamente inteligente y leída, dejaba de lado estos asuntos; no habían entrado en su pensamiento cuando adoptó. Sabía que sí seguíamos hablando, no importa cómo escogía mis palabras, parecía que la confrontaba si desafiaba sus ideas. Es rara la situación donde puedo discutir sobre adopción y el abanico de problemas relacionados – especialmente con un padre adoptivo – sin una reacción emocional y seguramente esta no era una excepción. Había tanto que quería decir. Terminé la conversación antes de que mi corazón se disparara. Ya lo sentía latir.

Cuando se fue, me dio su tarjeta, y me dijo que iba a comprar mi libro. Tenemos que educar, uno a uno, siempre y dónde podemos. Hablar nos ayuda a todos.

Idea tardía: la próxima vez que alguien me diga “mi hij@ no está interesado en buscar”… (a menudo precedido por “le pregunté”… supuestamente telegrafiando la idea de que preguntar en algún momento les exonera), voy a decir: ¿No te parece extraño?

Porque las personas no adoptadas entienden por qué la reacción normal es tener interés en la historia de tu propio nacimiento y familia, y en ¿Quién? ¿Dónde? ¿Por qué no me crió mi madre??? Los padres adoptivos deben reconocer que la falta de interés en la historia propia es atípica, pero no quieren reconocerlo. La respuesta de “falta de interés” no desafía su posición como padres únicos que merecen amor e interés.

La persona que “no está interesada” en su paternidad/ maternidad ha aprendido que la respuesta apropiada a sus preguntas es expresar este no-interés, y así han asumido este no-interés. Saber que expresar interés por su propia historia de nacimiento va a ser interpretada como “¿No somos suficiente para ti?” y así herirán a sus padres, a los que presumiblemente quieren. Finalmente, si sabes que nunca puedes tener algo, ¿para qué seguir anhelándolo? ¿Especialmente cuando expresar esta curiosidad herirá a alguien a quien quieres?

Sí, la próxima vez que oiga lo de “falta de interés” de alguien,, diré: ¿No es extraño? ¿Por qué crees que sucede esto? ¿Puedes imaginar no estar interesado en quién eres o de dónde vienes?

Es la respuesta más honesta, y pone la pelota en el tejado de quién pregunta. En el pasado, me he puesto a la defensiva cuando alguien me dice de la falta de interés de su hij@ en alguien como yo, pero quizás esto cambiará emocionalmente para mí.

Los padres adoptivos deberían ponerse a la defensiva si sus hijos expresan falta de interés en su propia vida. ¿Qué hicieron los adoptantes, o el sistema, para capar la curiosidad natural sobre las propias raíces? Como otros han dicho, la curiosidad en cualquier otra área es vista como un signo de inteligencia. En adopción, en cambio, esta curiosidad se ve como una patología. Es hora de cambiar las tornas y ver la falta de interés, no como una patología, pero al menos como una pista que nos haga saltar las alarmas.

Anuncios

Comentarios en: "Cuando una madre adoptiva dice… a mi hija no le interesa buscar" (19)

  1. Hola, creo que en este artículo también estas sentando una posición única .” Todos los hijos adoptados quieren saber de sus padres biologicos” , y sino quieren es que los padres adoptivos algo de una herida emocional a ellos mismos fue transmitida y eso los detiene en buscar.Acaso ¿ existe otra posibilidad para que cada uno trámite su relación con padres biológicos y adoptivos de manera particular , tan variable como los millones de motivos que llevan a una madre a entregar a su hijo para que otros lo cuiden ? .sólo si hablamos de individualidades de vivir la realidad que nos toca , creo que podremos acompañar a quienes quieran saber más de sus padres de origen o a quienes con pleno derecho decidan no buscar.

    • Yo entiendo que haya quien decida no buscar… pero me cuesta creer que alguien no tenga ninguna curiosidad al respecto.

      • Lo más importante es saber qué hay detrás de esa decisión de “no buscar”. Normalmente, es el resultado de lo que el adoptado absorbe de su entorno, entorno adoptivo, y de las informaciones no contrastadas y muchas veces sacadas de contexto procedentes de los intermediarios.

        Estas decisiones son tomadas por lo tanto con miedos, chantajes emocionales, versiones potencialmente falsas o descontextualizadas etc. Y lo más importante, no se ha facilitado el contacto entre hijos y padres para poder decidir libremente el tipo de relación.

        Otro punto muy importante es la presión de los adoptantes para suplantar el lugar ocupado por los padres del niño. Obviamente, aquellos que tengan un lugar bien definido para sus padres y otro para sus adoptantes, serán más libres y objetivos para tomar estas decisiones.

  2. Leyendo esta pagina de adoptados no entiendo como no an suspendido todabía las adopciones en España, porque está claro que siempre lo hacen mal. Si es así mejor será que todos los niños que quedan huerfanos estean tutelados por el estado, así no hay unos padres adoptivos egoistas que solo piensan en su propio culo.

    • Estar en contra de las irregularidades y el tráfico no es estar en contra de la adopción (como última opción, siempre que sea necesaria). Igual que estar en contra de las violaciones no es estar en contra del sexo.

      • Ya, pero constantemente estais atacando a los padres adoptivos, y no, no son perfectos igual que los padres biologico (los que crian hijos naturales) al igual que los hijos tanto adoptados como biologico. La perfeción no existe. Y las irregularidades creo que se atacan de otro modo, no juzgando siempre a los padres. Mi hijo entró en proteción con dos años y medio, salió en adopción con ocho. Crees que no fue tiempo suficiente de oportunidades a su madre biologica? Ella cree que no, pero ya no creia que deban quitarselo ” porque se le caía siempre por todos lados”. Juzga por tu misma. No sabeis el daño que le haceis a los niños que están esperando a alguien que les quiera y se preocupe por ellos, ya que yo si encontrara este foro antes de adoptar a mi hijo pues igual no lo hacía, ya que segun vosotros le hacemos mas daño que ninguna otra cosa.

      • Creo que confundes juicio con crítica. Se puede ser crítico sin juzgar. En cualquier caso, se debe ser crítico… Solo siendo crítico con una institución como la adopción se puede ser buen padre o madre adoptivos.

  3. ¿no estáis sintiendo un ataque inexistente?

    A mí me parece bastante razonable. Puedes mover tu vida y recorrer el mundo por buscar tus orígenes o no, pero no sentir ni la más mínima curiosidad…sí , suena a herida personal,a duelo sin resolver o a no querer hacer daño.

    Sinceramente indiferencia siento por el vecino del quinto, por quien me concibió, parió y quizá crió y quizá abandonó y de quien quizá fuera arrebatada y ¿cómo puede darme igual?
    Por cierto a los adoptados adultos que emprenden caminos de búsqueda se les entiende muy bien cuando explican sus razones, está claro que han colocado su vida, su pasado, su presente y proyectan hacia el futuro…
    A mí me preocupan mucho las cosas que no existen, que no se nombran, quizá esa “no necesidad”, ese “no querer saber nada”, también deba ser preocupante…

  4. No conozco a ningún padre adoptivo que no entienda el interés de sus hijos en saber o en buscar a su familia de origen.

    Mi hijo los encontró (están cerca) y no ha querido volver a verlos. Es más, no quiere hablar de adopción, no quiere saber nada sobre el tema, me recrimina a mi que pertenezca a una asociación de familias adoptivas … Pero se que es transitorio, que madurará él y sus ideas sobre su origen saldrán de nuevo y tendrá que trabajar sobre ellas.

    Por ahora solo puedo preocuparme por ese rechazo visceral que es indicativo de su tormenta interior, y estar a su lado para lo que sea, como siempre.

    • Pues yo conozco muchos padres adoptivos que cuentan con alivio que sus hijos no tienen ningún interés, no solo en buscar la familia de origen, sino en saber de ella o hablar de la adopción. Los grupos de adoptantes están llenos de ellos… y los grupos de adoptados, de sus hijos.

  5. ctec0000 dijo:

    Mi hija tiene 12 años, metida de lleno en una incipiente preadolescencia. Llegó a mí cuando tenía 3 años. Cuando fuimos a por su hermano, ella tenía 5 y en ese viaje conocí a su madre biológica. Desde entonces mantenemos un contacto más o menos regular. Saben de nosotros y sabemos de ella y sus otros tres hermanos a través de cartas, fotos y también a través de una persona intermediaria. Lo último que escucho cada vez que tenemos noticias o las envío yo es que no quiere saber nada, que para qué ese interés mío… ella sólo tiene una madre que soy yo…Y a mí me preocupa relativamente. Creo que es el conflicto propio de la edad y la identidad y lógicamente de su adopción. Estoy segura que esto evolucionará hacia otra dirección más adelante y espero seguir estando a su lado acompañándola. De momento “ignoro” su no querer saber porque tampoco es una oposición en toda regla. Otra cosa muy diferente sería si ella fuera ya adulta.

    • Bueno, igual no quiere saber más, porque ya sabe. Igual es una fase. Probablemente, en el futuro querrá saber otras cosas, y saberlas de otra manera (quizás sin vuestra intermediación). Por lo que nos cuentan los adoptados adultos, es un proceso con sus altibajos, pero que siempre está en algún lugar, aunque sea de fondo.

  6. Gaby Klauer dijo:

    Tu posicion es comoda. Cada nino es distinto, no todos tienen interes en encontrar a sus progenitores. No confundas tu necesidad como progenitora de sentirte validada, con la necesidad de un nino adoptado de buscar a sus progenitores, por que padre y madre NO son, eso somos los padres que hemos adoptado, cuidamos, nutrimos y amamos sin limites dia a dia. Mi nino entro al sistema de adopciones a los 8 dias (en situacion de abandono) fue adoptado con 1.4 anos, te parece justo? Yo siempre tendre un vinculo especial con la progenitora de mi hijo, pero el es libre de querer encontrar a sus progenitores o no. Si algun dia muestra interes, su padre y yo estaremos alli para ayudarle. Cura tus propias heridas antes de generalizar.

    • Estoy en desacuerdo contigo. Creo que somos padres los que adoptamos, sí (no los que cuidamos, nutrimos y amamos… esto lo hace mucha gente sin convertirse en padre o madre, lo hacen l@s abuel@s, l@s tí@s, l@s herman@s mayores… hasta en ocasiones amig@s de la familia o maestr@s), pero también lo son, y nunca dejan de serlo, las personas que engendran, gestan y paren a nuestr@s hij@s. Que nosotros nos convirtamos en sus madres y padres no les convierte a ellos en menos padres o madres.

      Por otra parte, efectivamente, hay adoptados que no quieren buscar a sus padres biológicos… pero creo que no hay ninguno que no tenga curiosidad en saber. Si esta curiosidad no existe, yo me preocuparía, porque o bien algo está bloqueado en el niño… o bien algo ve él bloqueado en nosotros para no compartirlo. Cosas, en cualquier caso, que hay que trabajar.

      La agresividad y los ataques personales de tu comentario sin duda tienen más que ver contigo que conmigo, así que me abstendré de comentarlos.

      • ¿La conversión en padres o madres funciona como en las religiones? ¿Hay que ser creyente?

        No sóis padres porque padres ya tienen los niños. Sóis sus adoptantes, ¿Insuficiente para vosotros? ¿No cumple las espectativas? Otra cosa es manipular a los niños.

      • Gracias por tu punto de vista.

      • M.Moliner dijo:

        Y otra cosa es ir a al diccionario ver que una palabra tiene varias acepciones y dar por buena solo una, negando la existencia de la otra. ¿Me entiendes, no?

      • Esta es la definición de madre según la RAE: http://dle.rae.es/?id=NpxaH7S

        1. f. Mujer o animal hembra que ha parido a otro ser de su misma especie.
        2. f. Mujer o animal hembra que ha concebido. Cuidan la salud del feto y de la madre.
        3. f. Mujer que ejerce las funciones de madre.

        Y esta la de adoptar: http://dle.rae.es/?id=0oKpOJX

        1. tr. Tomar legalmente en condición de hijo al que no lo es biológicamente.

        Desde lo biológico, desde luego que una madre adoptiva no es madre; desde lo social (y desde lo legal) sí lo es.

        Dicho esto, yo conozco adoptados que solo reconocen la maternidad desde la biología, y otros que en cambio dicen que negar a los padres adoptivos el título de padres, es convertirlos en dos veces huérfanos.

        Y esto totalmente de acuerdo en que es fundamental tener “un lugar bien definido para sus padres y otro para sus adoptantes” (les llamemos como les llamemos).

        Sobre este tema, por cierto, ya discutimos hace algún tiempo aquí: https://madredemarte.wordpress.com/2016/02/04/madre-o-adoptante/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: