familia monoparental y adopción

No hay texto alternativo automático disponible.

Como madre de niños que perdieron su primera lengua cuando aún no la hablaban, o no la hablaban correctamente, que empezaron a hablar su nuevo idioma calcando estructuras de otro que en teoría no era el que habían escuchado, y que luego volvieron a cambiar de lengua vehicular y decidieron abandonar la que hablaban por otra distinta, hace tiempo que vengo dándole vueltas al tema del idioma y la adopción.

A lo largo de los años he ido leyendo cosas dispersas: que el primer idioma queda en algún lugar del cerebro y que hay adoptados (¿todos? ¿algunos? ¿muchos?) que son capaces de recuperar la lengua materna cuando se vuelven a acercar a ella por años que hayan pasado y por olvidada que la tuvieran; que el tiempo que pasa entre la pérdida del primer lenguaje y la consolidación del segundo crea un vacío que tiene consecuencias en el uso sofisticado del lenguaje, más allá de lo coloquial, y en los aprendizajes; que entre los hijos de inmigrantes españoles en Francia, tenían mejor nivel de francés los niños cuyos padres les habían hablado en español (o en sus lenguas maternas) que los que les habían hablado en francés, porque educar a tus hijos en una lengua que no es la primera les hace poco competentes en cualquier idioma; o que los niños adoptados tienen tal instinto de supervivencia que tienden a abandonar los idiomas que no precisan en su nueva vida, porque han aprendido a adaptarse como camaleones a cada nuevo medio.

Sigue siendo mucho menos lo que sé que lo que me pregunto, de hecho, en ocasiones ni siquiera sé bien qué tengo que preguntar para conseguir sacar alguna luz de este tema que me trae de cabeza.

Unos días atrás cayó en mis manos – a mis oídos – esta historia de adopción. La historia de Peter, un niño adoptado en Rusia por una familia norteamericana con la que no conseguía entenderse. Los padres llamaron a un intérprete de ruso, y este les dijo que el niño no hablaba ruso; quizás checo. Llamaron a un intérprete de checo, pero tampoco hablaba checo. Ni polaco, ni búlgaro, ni ninguna de las lenguas que, una a una, fueron descartando. Finalmente, un lingüista les desveló el misterio: Peter hablaba un idioma único en el mundo, que solo hablaba él y 59 niños más: sus compañeros en la habitación de su orfanato en Rusia.

Anuncios

Comentarios en: "El lenguaje de la adopción" (5)

  1. Noam Chomsky: gramática generativa: los humanos tenemos el cerebro formateado para generar lengua. Podéis investigar online.

  2. Me gusta el positivismo del comentario de Clara. De todas maneras a mi esta historia me ocasionó mucha tristeza. Nuestros hijos, y evidentenmente esos 59 niños de ese grupo, son unos supervivientes natos, pero pensar que tienen que buscarse la vida incluso para aprender a hablar demuestra un estado de abandono inenarrable

  3. Cuando mi hija llegó a casa… En seguida le noté un acento que no era el mío aunque su historial decía que había nacido en la misma ciudad en la que vivo. Ya los rasgos físicos me hacían pensar que ella viene de una región totalmente distinta a la mía. .. incluso de otro país. Averigüé si entre las educadoras del hogar alguna era de otra región por si había copiado ese acento. . Y nadie lo era.
    Luego… , en mi ignorancia, la corregía constantemente Hasta cambiar por completo la pronunciación de la doble R. No logré lo mismo, menos mal, con la doble L. Leyendo tu entrada me doy cuenta que forzarla a cambiar su manera de hablar es también negar su identidad. Gracias por la entrada y el Blog entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: