familia monoparental y adopción

El padre reencontrado

D. es una mujer adoptada que lleva muchos años buscando pistas de su familia biológica. Finalmente, gracias a las pruebas de ADN, parece que ha encontrado algo sobre su madre biológica… y también sobre el padre, este gran olvidado en el discurso de la adopción. Estas son sus reflexiones y sus emociones al respecto:

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interior

Después de un tiempo de hurgar en el gigantesco árbol genealógico de una prima segunda que descubrí con un test de ADN, creo que ayer descubrí quién podría ser mi padre bio. Coinciden muchas cosas y uno de sus hijos es parecidísimo a uno de mis hijos. Si es él, la historia sería así: cuando yo fui concebida él tenía 17 años y estaba en el último año de la escuela secundaria. Mi madre biológica, si es la que creo que es, era unos años mayor. Él perdió a su padre a los 10 años, hizo la secundaria en una escuela internado y luego se fue a la gran ciudad a estudiar Medicina. Imagino la situación. Por el mes en que fui concebida, su aventura o encuentro casual ha sido en una visita a su ciudad, en el verano, en las vacaciones escolares. Es posible que ni se haya enterado. O sí y hayan sido su madre o sus hermanas mayores las que hicieron los arreglos. No puedo evitar ponerme en el lugar de su madre (yo tengo dos varones adolescentes). Por más que miro su perfil de facebook y veo a un hombre de 67 años, no puedo evitar ver en él al chico de 17, que seguramente se parecía a mis hijos hoy, con toda la vida por delante, con la cabeza en una nube, el peso de ser (en esos años) el único varón de la familia, la esperanza y el orgullo de su madre viuda. Y siento hacia él una ternura casi maternal. Pienso que cuando yo tenía dos meses, él celebraba su graduación de secundaria. Cuando yo empezaba a gatear, él empezaba la universidad, y así. No me puedo sentir hija. Sí lo veo padrazo de sus hijos (cariño que se trasluce en los comentarios a sus fotos, en los recuerdos que comparte), mucho más jóvenes que yo, y siento que quizás, si yo hubiera llegado a su vida en otro momento, en otras circunstancias, seguramente habría sido un buen padre. Lo irónico además es que es médico obstetra, entonces sus pacientes le escriben agradecimientos “por haber ayudado a nacer” a sus hijos. Y yo siento que yo soy una más de esas bebés que ayudó a nacer, en mi caso aportando su ADN. Y contrariamente a lo que siempre pensé que me iba a pasar, siento muchas ganas de conocerlo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: