familia monoparental, diversidad familiar y adopción

Felices

Una de las pocas cosas que tenía clara cuando decidí tener hijos es que los hijos no llegaban para completarnos la vida o hacerla feliz: era necesario tener una vida feliz, completa, interesante, con sentido, para compartirla con las criaturas que llegaran a ella. Igualmente con la pareja: son dos situaciones a las que, si se llega, hay que llegar feliz.

Que bien lo explica la autora de esta página de Facebook en la que va retratando su día a día como madre por adopción.

No hay descripción de la foto disponible.

“Te completan la vida… te llenan los días… la felicidad empieza cuando ellos llegan” …Son muchas de las cosas que te dice la gente, que escribe mucha gente sobre la parentalidad.

Y a mi no hay nada que me parezca más hipócrita que esas palabras.

Porque habrá que ser una persona y una familia muy feliz para recibir un otre, diferente, único… irrepetible. Sin mandato de ser como el papá, la mamá o el abuelo…

Un otre que es todo deseo, que en el caso de los nuestros vienen con una historia de dolor y abandono.

Hay que conocer muy bien la felicidad, porque hay muchísimos días donde no estás contenta, no te gustan los gestos del otre, ni los juegos del otre, ni las demandas del otre.

Sólo un profundo registro de lo que es ser feliz, puede ser el sostén de muchos días donde criar no es para nada placentero.

Es más, muchas veces se parece a una tortura. Elegida, consentida, buscada… pero a veces criar duele; y mucho.

Anuncios

Comentarios en: "Felices" (6)

  1. “Es más, muchas veces se parece a una tortura. Elegida, consentida, buscada… pero a veces criar duele; y mucho.” Amén!!!

  2. A mi por lo menos de momento, nunca me ha parecido una tortura. Que hay aspectos y momentos difíciles pues si. Que hay que tomar decisiones por ellos y a veces no es nada fácil pues también. Pero yo tortura no he sentido hasta ahora.
    Creo que si, que hay que tener mucho camino allanado antes de ser madre y más aún por adopción, pero ya no tanto en felicidad, como en madurez, capacidad, comprensión, humildad…
    Mi hijo si ha hecho mi vida mucho más feliz, aunque mi objetivo no era serlo yo, si no que lo fuera el. Y por suerte lo es. Y me esmero en que lo sea.
    No quito lo duro y difícil de ciertos momentos, pero en general, nada se puede comparar a tenerme en mi vida, nada me hace más feliz que despertar y ver su carita o escucharle decir como ayer mismo “eres lo que más quiero del mundo”

    • Tenerle (no tenerme jeje)

    • Yo me siento como tú, y a la vez, también siento y entiendo perfectamente lo que dice la autora de ese blog. Si sigues el enlace, podrás leer las cosas que ha ido escribiendo en su último año y creo que comprenderás a qué se refiere.

  3. Imagino que tiene hijos adolescentes…Entiendo ese sentimiento y lo comparto.
    Tengo pendiente de leer “el huésped inquietante” porque con dos adolescentes y un preadolescente no veo el día en que pasemos de etapa….una larga y dura etapa en la que en mi caso necesito “escaparme” de ellos, desconectar cada cierto tiempo …y cargar las pilas. Cosa que nunca necesite cuando fueron pequeños. Jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: