familia monoparental, diversidad familiar y adopción

Que raro volver a coger el metro después de tanto tiempo. Que raro que se haga raro algo antes tan cotidiano: buscar la tarjeta, pasarla por el torniquete – ahora circundado por vallas y carteles en los que pone “control de admisión, aunque hasta dónde vi nadie controla nada. Que raro bajar las mismas escaleras y esperar en el mismo andén, ahora salpicado de pegatinas en las que indica que guardes distancia. Que raro esperar tantos minutos, cualquiera diría que para reducir cercanías se deberían incrementarlas frecuencias de paso. Que raro que no se les haya ocurrido abrir las puertas automáticamente para que no tengas que tocar las palancas de abrir. Que raro sentarse tan cerca de la gente. Que raros todos con mascarillas. Que difícil leer con la mascarilla interfiriendo en el campo visual.

Llegó el último día de vacaciones, este año sin la tradicional cuenta atrás que compartía con mi compañera T. Sin la tradicional copa en la coctelería del barrio, sin abrazos ni besos ni viajes en perspectiva.

Finalmente se van perfilando los planes de vacaciones. Aún sin acabar de perfilar, decidiendo sobre la marcha, tomando precauciones, la idea es compartir tiempo con la familia y las amistades a las que hace tiempo que no vemos, pisar la naturaleza, ver el mar, empaparnos de esos horizontes que luego nos faltarán durante el curso.

El día de hoy ha empezado a las 7:45, con una pareja gritando en la calle. No sé por qué tantas parejas han decidido venir a discutir a la puerta de nuestra casa, a todas horas: por la noche, de madrugada, también durante el día, aunque molesta menos, claro. N. les ha pegado un grito desde la ventana, pero ya no  me he vuelto a dormir: me desvelan todos los preparativos que tenemos que hacer antes de dejar la casa cerrada: maletas y organizar el cuidado del gato y los riegos de la plantas, acabar la comida de la nevera, poner a punto el coche, preparar viandas para el viaje, asegurarnos de no dejarnos nada importante, lavadoras y demás vicisitudes domésticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: