familia monoparental y adopción

Archivo para la Categoría "Escuela"

Lo que no vemos

Otra vez, un vídeo que vale más que mil palabras, aunque de palabras va el juego. Y de amor, adolescencia, bullying, y consecuencias inesperadas. No dejéis de verlo (es en inglés y está subtitulado en catalán, pero se entiende. Vaya si se entiende).

Que el debate de los deberes…

…haya llegado al anuncio de Ikea es una muestra de cuán polémico es el asunto.

Y sí, efectivamente, la vida da cientos de oportunidades todos los días para “repasar”, “estudiar”, “practicar”… sin necesidad de brearnos a deberes.

Todo lo que realmente necesito saber sobre cómo vivir y cómo ser, lo aprendí en la escuela Infantil

Todo lo que realmente necesito saber sobre cómo vivir y cómo ser, lo aprendí en la escuela Infantil. La sabiduría no estaba en la cima de la montaña de los títulos académicos, sino en el montón de arena del patio. Estas son las cosas que yo aprendí:

  • Compartirlo todo.
  • Jugar sin hacer trampas.
  • No pegar a la gente.
  • Poner las cosas en su sitio.
  • Arreglar mis propios líos.
  • No coger las cosas de otros.
  • Decir “lo siento” cuando hiero a alguien.
  • Lavarme las manos antes de comer. Tirar de la cadena.
  • Las galletas y la leche son buenas.
  • Vivir una vida equilibrada: aprender algo, pensar algo, dibujar, pintar, bailar, jugar y trabajar algo todos los días.
  • Echarme la siesta cada tarde.
  • Cuando salgo al mundo, tener cuidado del tráfico, agarrarnos de la mano y permanecer juntos.
  • Estar atento a las maravillas. Recordar la pequeña semilla en el vaso: las raíces van para abajo y las plantas crecen hacia arriba y realmente nadie sabe cómo ni por qué, pero nosotros somos igual que eso.
  • Los peces de colores, los hámsters, la tortuga e incluso la pequeña semilla del vaso se mueren, así que también lo haremos nosotros.

Y recuerda los cuentos y la primera palabra que aprendiste, la palabra más importante del mundo: “MIRA”. Todo lo que necesitas saber está ahí, en alguna parte.Coge cualquiera de estas normas y ponla en los sofisticados términos de los adultos y aplícala a la vida en tu familia o en tu trabajo, al gobierno o al mundo y seguirán siendo verdaderas, claras y firmes. Piensa que una sociedad mejor puede ser si todos nosotros, el mundo entero, tiene leche y galletas a las tres todas las tardes y luego se echan la siesta con nosotros en las colchonetas. Y si todos los gobiernos tienen siempre como política básica colocar las cosas en su sitio y arreglar sus propios líos. Y comprobarás que continua siendo cierto, no importa cual sea tu edad, que cuando sales al mundo, lo mejor es darse la mano y permanecer juntos.

R. Fulghum

De canciones y películas

Mañana de vuelta a la rutina, después de 3 semanas sin madrugones. Las prisas habituales, coge la fruta, lávate los dientes, abróchate el abrigo que hace frío, ¿lo lleváis todo? charcos y sueño…

…y en la escuela, donde la entrada la marca siempre la música en vez de un timbre, sonaba para entrar “Starman”, de David Bowie…

…y quizás tocaría hablar de David Bowie, pero yo siempre fui más de Beatles… como decía Quino, arruinaron mi gusto musical porque nada se les puede comparar…

…y además, llevo dos días sin poder quitarme de la cabeza esta canción

Que necesario parece recordar en estos momentos que hay que luchar no sólo por lo necesario sino que también hay que defender la belleza.

Vimos “Pride” con los niños… les impresionó pensar que no hacía tanto, no tan lejos, sucedían cosas como las que cuenta la película. ¿Le pegan porque es gay? ¿Por qué no quieren que les ayuden? No lo entendemos…

Y también vimos otra película que nos trasladó a tiempos en las que algunas cosas eran más difíciles: “Adivina quien viene a cenar esta noche”.

Los mayores la vieron con fruición, pendientes de cada cara y cada comentario, viviéndola como si estuvieron dentro… y nos llamaron la atención sobre una frase que yo, que la vi muchos años atrás, no recordaba: cuando Sidney Poitier dice que su chica está convencida de que su hijo podrá llegar a ser presidente e los Estados Unidos. Esta película sucede en 1967, cuando Barack Obama era un niño pequeño.

Esta mañana no he podido pensar en otra canción que nos encantó cuando descubrimos la cantautora Alicia Ramos… y que cantan a todo pulmón los pequeños de la casa:

También vimos, cómo no, “Star Wars”.

Nos gustó la historia, y sobretodo que los protagonistas principales fueran una mujer y un negro.

Y claro, nos gustó la música. Que el día del estreno de la película sonó a la hora de entrar en el cole.

 

 

 

 

Retirada – parte 2

¿Se acuerdan de Removed? En su momento, hace un año y medio, escribí que es la historia de muchos de nuestros hijos. Este pasado del que no consiguen desprenderse, que les sigue como una sombra, que estalla en cualquier momento. Estas reacciones imprevisibles y descontroladas, que no responden a nada que esté sucediendo en este momento sino a algo que sucedió, tiempo atrás, y que sigue sucediendo en sus cerebros. Algo que nosotros no sabemos y ellos no recuerdan. Esta capacidad para tensar las relaciones hasta el límite, para validar lo que les ha enseñado la vida: que no merecen ser queridos.

Y la incondicionalidad, como única respuesta posible.

Ahora ha llegado la segunda parte. Algo más larga, igual de impactante.

Conviene verla. Para que no nos pase lo que dice su protagonista: “Ves lo que hago pero se te olvida por qué”.

Y para que no se nos olvide que hay un futuro.

Para nuestros supervivientes.

P.D. Curiosamente, ha caído en mis manos una entrada antigua del Blog Buenos Tratos, que habla también de las cosas disruptivas que hacen a veces nuestros hijos y de cómo abordarlas. Conviene leerla. Y releerla.

El oficio más esclavo del mundo

Sin duda

O como escribí hace un tiempo:

El secuestro de la infancia

Los profes nos dicen…

Primer día de colegio

C., una de las primeras madres adoptivas que conocí, me dijo una vez que no se podía hablar de adaptación hasta pasado un año. Al cabo de un año, me dijo, las cosas empiezan a repetirse y esto da seguridad a los niños, como cuando te pidan que les leas el mismo cuento una y otra vez. Ya saben qué vendrá, y esto les permite relajarse.

Ha pasado un año y otra vez empezamos el colegio, también en martes.

El primer y último año que estarán los cuatro en primaria. Cosa que le hace especial ilusión a P.

-¡¡Estaremos los cuatro en el mismo patio!!

Ayer fue un día de nervios y carreras, de preparar mochilas y estuches, de poner el nombre en las tarteras y recordar a todos qué iba a pasar a partir de hoy.

-P., sabes que empezarás primaria, ¿verdad?, que tendrás una profesora nueva y también nuevos compañeros, porque van a mezclar las dos clases…

-Pero… ¡¡yo quiero ir con todos mis compañeros!!

B: Mamá, mañana cuando me acompañes al cole, entraré yo solo, vale? No me acompañes hasta la fila.

Yo: Os acompañaré a ti y a C. de la mano… os llevaré en brazos hasta vuestro profesor o profesora y os daré muchos besos delante de vuestros compañeros…

B: ¡¡¡¡Mamá!!!!

Hoy no nos ha costado madrugar. B. ha sido, como no, el primero: estaba vestido antes de que los demás saltaran de la cama. Desayuno, preparar las tarteras, comprobar que las caras estén lavadas y las cabezas peinadas. ¿Lleváis todos chaqueta?

Excepcionalmente hemos salido pronto y hemos llegado antes de que abrieran la puerta. Hemos ido viendo llegar a los compañeros mientras oíamos las pruebas de sonido de la bienvenida.

La entrada ha vuelto a ser un poco caótica. C. y B. se han ido (sin acompañamiento maternal) a sus filas, A. ha visto a su profesor y le ha preguntado dónde tenía que ponerse, y P. se ha quedado con sus compañeros, sin saber aún con cuáles de ellos compartiría aula.

Y luego, la presentación, el lema de este curso, que tiene que ver con viajar, el discurso del director, los maestros bailando al ritmo de la Orquestra Mondragón y su Viaje con nosotros, y todos para su clase…

Al primer día de escuela.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: