familia monoparental y adopción

Archivo para la Categoría "Películas y libros"

Adopción e Internet

Este fin de semana tuve el privilegio de participar en el Segundo Congreso Galego de Adopción, titulado “De expectativas y realidades”. Me invitaron para hablar de Adopción e Internet (lo cual demuestra el pobre nivel de la blogosfera adoptiva española, dicho sea todo), compartiendo mesa con la autora del blog Una adoptada más.

La primera cosa que me dijeron cuando, hace ya más de una década, firmé con la ecai que me iba a llevar hasta B., fue “No leas nada en Internet”. Internet estaba lleno de bulos, mentiras, rumores y noticias sin fundamentar, esto dijeron, y era mejor que cualquier pregunta se la hiciera  a ellos.

Obviamente, empecé a buscar en Internet, y descubrí, entre otras cosas, que la información que se manejaba en foros y webs era casi siempre mejor, más fiable, más completa y más rápida que la que te llegaba por los canales oficiales, las ecais y la Administración.

Y que cuando alguien te dice que no mires algo, es porque tiene algo que ocultar.

Entonces eran los foros, algunos privados, otros abiertos (mención especial merecen los hace mucho desaparecidos “La Pizarra” y sobretodo, “Adoptiva”, donde primero fui lectora, después empecé a responder preguntas y finalmente vertí mis primeras reflexiones sobre adopción: este blog le debe mucho a aquel foro). Foros donde se intercambiaba información, opinión y reflexión, donde se generaban redes-  y de donde nacieron relaciones de amistad. Foros donde las relaciones eran horizontales, algo parecido a lo que ahora llamamos Economía Colaborativa: todos pedíamos lo que necesitábamos y dábamos lo que teníamos, sin esperar nada a cambio. Y nada nos podría haber enriquecido más.

Los foros de aquella época, dijo alguien, eran como un iceberg: sólo un 10% estaba en la superficie, pero fuera de la vista, otro 90% de intercambio, correos, relaciones bipersonales… formaban el entramado que aguantaba la estructura.

Después de los foros llegaron los blogs, que después han sido sustituidos por los grupos de Facebook. Algo más inmediato, aunque también por ello, que se desvanece antes. Todos estos formatos nos han permitido a los que adoptamos a encontrar iguales– personas que vivían lo mismo que nosotros y que a menudo no era fácil encontrar en nuestro entorno, pero también a encontrar algo más difícil e importante: adoptados adultos. Gente que nos dice aquello que nuestros hijos quizás nos dirían pero que no se atreven, no saben, o no quieren compartir con nosotros.

Resultado de imagen de internet africa

Internet, además, ha abierto una puerta que no fuimos capaces de imaginar: la del encuentro. Es tan fácil poner un nombre y unos apellidos y, si hay suerte, encontrar a alguien al otro lado… y hoy hay padres y madres de niños adoptados en Nacional que atesoran fotos de la madre y los hermanos de sus hijos, chicos que quizás en casa no hablan siquiera de su familia biológica pero que rastrean el ciberespacio en busca de pistas,… y familias biológicas que hacen el camino a la inversa. Porque si Internet nos permite buscar, también nos permite ser buscados.

A este respecto, no os perdáis el documental “Twinsters”, la historia de dos gemelas, nacidas en Corea, separadas al nacer, adoptadas por familias separadas por un océano… y a las que la casualidad e Internet las volvió a unir.

Anuncios

Atípico

Hace algunos años, cuando la primera infancia de mis hijos parecía que no iba a terminar nunca, M. me advirtió: “Te van a decir que te prepares para la adolescencia, que es terrible… pero ¡no es verdad!, a medida que crecen las cosas mejoran, puedes compartir con ellos películas, libros…”

Lo cierto es que el tiempo ha pasado rápido, demasiado rápido, y B. y C. ya están entrando en la adolescencia (y a A. y P. no les queda tanto). Y empezamos a poder compartir cosas no de las que ellos desean ver (por buenas que sean) sino de las nuestras.

Exposiciones, canciones, algún libro.

Y series.

En estas últimas semanas hemos visto los 8 capítulos de “Atypical”, una serie protagonizada por un chaval que tiene un trastorno del espectro autista.

Resultado de imagen de Atypical Netflix

 

Una serie que retrata muy bien el día a día de las familias con personas con alguna discapacidad: la centralidad de esta condición en la vida familiar, la invisibilidad de los hermanos, las distintas formas de afrontarlo de los padres, los conflictos con el entorno, la dificultad de la madre que ha sido cuidadora de dejar volar solo a su hijo cuando empieza a convertirse en adulto.

No dejen de verla.

Mientras pueda pensarte

Acabo de leerme “Mientras pueda pensarte”, de Inma Chacón, una novela sobre el robo de criaturas en España de hace unas cuantas décadas (en la historia, los niños robados lo son a mitades de los años 60).

Resultado de imagen de MIentras pueda pensarte

Es una historia bien escrita, bien estructurada, que muestra todos los puntos de vista (aunque los narradores son la madre a quien se ha robado un hijo y el hijo que ha sido robado, están también muy bien dibujados la familia adoptiva, el entorno, y los que trafican con niños, desde el ginecólogo a la monja, pasando por los militares y los taxistas). Pero también me ha parecido especialmente atinado todo el subtexto, la explicación de cómo la pérdida, la separación, la adopción, lo que se cuenta, lo que se calla, los duelos sin resolver, las preguntas que se prefiere que sigan sin respuesta… afectan a todas las partes implicadas. En los adoptantes, en los adoptados, y en las madres biológicas he leído cosas que los adoptantes, adoptados y madres biológicas de mi entorno manifiestan cuando hablan de adopción.

Merece la pena.

 

Después de ver This is us

Llevamos días enganchadas a la serie This is us. Como adoptante, me parece un retrato magnífico de todos los ángulos de la adopción (y de la adopción transracial). ¿Piensan igual los adoptados? He encontrado este texto en el blog de una adoptada adulta (que tiene otras entradas sobre la serie y que parece en conjunto muy recomendable, aunque aún lo estoy empezando a explorar).

Resultado de imagen de this is us randall

Resultado de imagen de this is us

Mi coguionista me vio acercarme a la cafetería está mañana y paró el coche y bajó la ventanilla. “¿Estás bien”, dijo.

Sacudí la cabeza. “Esa serie”.

“Salgo”, dijo. “Mejor que no venga nadie”. Dejó el coche enmedio de la calle y corrió a abrazarme. “Estuviste chillando a la televisión anoche”.

Asentí

“Pero te gusta la serie, ¿no?, crees que es buena”

Asentí otra vez.

“Vas a llorar, ¿verdad?”

“Es el aniversario de la muerte de mi madre”, dije

“Oh, no”, se puso a mi espalda y empezó a cepillar mi chaqueta como si estuviera cubierta de pelusa. “Y tu cumpleaños es mañana”.

A veces ser adoptado es demasiado. Como ser humano, soy un vaso de agua lleno hasta el borde conmigo misma. Como persona que fue adoptada, soy un vaso de agua que a menudo se derrama – soy demasiado – y no es infrecuente que la única gente que entienda este fenómeno sean otros adoptados.

Y el guionista de This is us.

Cuando prestas atención a algo de manera amorosa e interesada, esto prospera. Tener una serie en televisión que pone el foco en la adopción de una manera intrépida, amorosa e inteligente me hace pensar que vivo en un mundo completamente nuevo. Uno donde yo podría florecer de una manera completamente nueva.

Hay gente – millones de personas – que ven esta serie y a los que se les cuenta – ¡muestra! – cómo puede ser ser adoptado (sin mencionar cómo es ser parte de una adopción transracial) y los espectadores están PRESTANDO ATENCIÓN. No apagan el televisor cuando la palabra “adopción” aparece. De hecho, incluso SE QUEDAN DESPUÉS DE QUE TERMINE LA SERIE para meterse online y HABLAR de ella.

No puedo deciros lo que significa para mí. No puede decíroslo porque no lo sé. Sé que no puedo respirar profundamente cuando pienso en cómo la adopción no sólo es un tema de conversación aceptable, sino interesante para todas las partes. Quizás, incluso, esperanza sobre esperanza, interesante para los padres que adoptan.

¿Habría MI madre visto esta serie? (Lo he dicho antes, pero no puedo estar segura de que hayáis leído todos mis posts, cuando digo “madre” y “padre” me refiero a los padres que me adoptaron).

No. Ella no lo habría tripeado. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que mi madre vivía en su nube donde las historias de sus hijos empezaban “el día que te conocimos”, donde cualquier cosa que sugiriera que había habido otra madre era insostenible. En los ojos de mi madre, ella era la única madre. Fin a de la historia. (Peligro, Will Robinson. Peligro).

¿Puedes imaginar que toda tu vida has tenido un tercer brazos que a veces no te dolía, pero otras veces dolía mucho pero que sobretodo te dolía de una manera que te descentraba? Imagínate que era lo bastante desgarbado para hacer la vida más difícil de lo que era para la gente de dos brazos, solo que era un brazo que nadie podía ver. Pronto aprendiste que no merecía ni siquiera la pena sacarlo a colación porque nadie quería oír hablar de un brazo invisible (especialmente los médicos – quiero que me devuelva mi dinero, Dr. Fisher. Todas esas horas de terapia a 250 dólares cada una. Ser adoptado sí que importa y deberías haberlo sabido, Sr. Licenciado)

Los adoptados tenemos miedo de parecer llorones, víctimas, y muchos aprendemos a minimizar el dolor y la confusión e intentamos actuar y pensar como los demás. Pero si tienes un tercer brazo, se meterá en medio, incluso aunque nadie pueda verlo.

Hay una escena en el episodio de This is Us que vi anoche donde Randall presentaba a su padre biológico a su hermano. Me dejó sin aliento. Era como ver a alguien hacer lo imposible y juntar dos polos opuestos de un imán. Estaba a la par con la escena de Aliens donde esa cosa surge disparada de Sigourney Weaver. NO sabía que podía suceder.

No puedo siquiera imaginar cómo habría sido si una tarde yo hubiera llegado a casa y mi madre y mi madre de nacimiento estuvieran sentadas en la mesa de la cocina, charlando. Incluso más inimaginable habría sido la escena de yo misma llevando a mi madre de nacimiento a la cocina y presentándosela a mi madre, la madre a quien tanto quiero. Mi cerebro sabe que ni siquiera está PERMITIDO imaginarlo, así que no lo hago. Todo lo que sé es que este encuentro habría matado a mi madre, así que el cerebro se queda en blanco.

Crecí sabiendo que no todas las piezas que definen mi vida están en el mismo lugar. ¿Por qué? Porque los adultos estaban asustados. Y cuando no te permiten tener lo que es tuyo en la habitación, quiere decir que algo falla en ti, algo menos que.

Estoy luchando contra mi cerebro ahora e imaginando a todos mis padres, mis dos padres de nacimiento que no quisieron verme y mis padres que me adoptaron juntos en una habitación conmigo.

Santo Dios, sería como si las puertas del paraíso se abrieran y la luz del conocimiento nos iluminara. Estaría allí, completa. Sería la revelación de que el mundo se preocupaba lo suficiente para mostrarme todas mis piezas. Mis padres se preocupaban lo suficiente por mí para dejar a un lado sus miedos personales y mostrarse como padres.

Hay tanto espacio para el amor en este mundo, y los adoptados lo necesitamos más que la mayoría de la gente porque hemos experimentado la pérdida más profunda que puede tener una persona: la de las raíces. Dar a los adoptados piezas de si mismos: la historia de sus orígenes, sus nombres, sus raíces, su libertad para hablar, incluso, les hace sentir incluso más humanos. La primera cosa que vi cuando conseguí una foto de mi madre de nacimiento fue, no soy de Marte. Muchos adoptados sienten que llegaron de otro planeta. Puede sonar guay si no eres adoptado, como una aventura, pero no es un sentimiento positivo. Cuando los humanos caminamos, nos gusta sentir nuestros pies en el suelo. Nos hace sentir seguros. Conectados. En casa. Nadie de Marte conoce este sentimiento. Y lo quieren.

Llena la habitación de familia. Deja entrar a todo el mundo. Ama. Y observa qué sucede.

This is us

Hemos empezado a ver la serie “This is us”, muy recomendada por personas del entorno adoptivo.

Resultado de imagen de "This is us"

Es la historia de tres hermanos, desde el día de su nacimiento hasta los 36 años. Un trío de hermanos peculiar, porque los padres, que esperaba trillizos, perdieron a uno de los chicos al nacer y decidieron adoptar a un recién nacido negro cuya madre había muerto en el parto y que compartía nursery con sus hijos.

Resultado de imagen de "This is us"

Los “Big Three” crecen como hermanos en una familia transracial, adoptiva, numerosa, caótica… y afrontan muchas de las situaciones que vivimos en nuestras familias. Los duelos sin resolver, la vuelta que da la vida al convertirnos en padres y madres, la complejidad de criar a niños con realidades y necesidades muy distintas, los falsos gemelos la falta de referentes raciales, las dificultades para peinar el pelo afro, las dificultades para vincularse, la (no) relación con la familia de origen, los secretos, las mentiras y los silencios, el racismo de baja intensidad (y el de alta), la necesidad del adoptado de ser aceptado, su fragilidad,  las dificultades de crianza numerosa, los celos, el buscar espacios para cada uno, el agotamiento, las peleas entre los chicos…

Llevamos 8 capítulo, y subiendo.

No dejen de verla.

La luz entre océanos

Anoche vimos “La luz entre océanos”, una película que habla en cierta manera de adopción, o de la peor cara de la adopción.

Una pareja vive en un faro, en una isla entre dos océanos, aislados del mundo. La mujer, que tiene un gran deseo de ser madre, ha tenido dos abortos, cuando aparece un bote con un hombre muerto y una bebé. A pesar de ciertas resistencias de él, deciden quedársela. Pero esta niña, claro está, tiene una madre…

 Resultado de imagen de La luz entre los océanos

La película me pareció un buen retrato de  la posición de muchos adoptantes: la falta de ética, el mirar hacia otro lado, los argumentos, “la niña está mejor con nosotros”, el no querer saber, la mala consciencia…

 OJO: a partir de aquí hay spoilers.

La escena en la que la “madre adoptiva” (apropiadora) se tiene que separar de la niña me recordó tremendamente a la escena de la familia de Sueca, padres preadoptivos de Juan Francisco: que difícil se lo ponen a la criatura, que poco piensan en ella.

Y me llamó la atención otra vez lo doloroso que es el retrato de esta separación y pérdida de la niña de todo lo que conoce… lo que te afecta cuando la ves… y el poco valor que damos los adoptantes a la misma separación cuando es para ser adoptado.

Lion

Vimos, finalmente, Lion, la película basada en la búsqueda de Saroo, un niño indio que se perdió con 5 años, fue llevado a un orfanato y adoptado por una familia australiana.

Pasan 20 años, ha crecido como australiano, la India es una referencia exótica para él… y de repente, el color, el olor y el sabor de un plato de su infancia le regresa a sus primeros 5 años perdidos. Y este chico, tan australiano, tan integrado, tan equilibrado… lo deja todo para obsesionarse con esa búsqueda que no dará resultados hasta 10 años más tarde.

Una historia tan compleja, con tantas cosas, contadas, a veces, con secuencias muy simples: la conversación entre Saroo y su madre adoptiva sobre por qué fueron adoptados; la llegada de Mantosh, hermano adoptivo cargado de secuelas de un pasado que se intuye durísimo; la conversación con los amigos de la universidad en los que él muestra su desapego de su país de origen; y, sobretodo, la comida en la que la madre adoptiva se niega a retirar los cubiertos para el hijo ausente: Que forma más sencilla, gráfica y profunda de explicar lo que es la incondicionalidad. Seguir esperando, siempre, pase lo que pase. Pagues el precio que pagues.

Resultado de imagen de Lion pelicula

C., adoptada adulta que lleva años buscando sus orígenes también, ha hecho esta crítica personal e intransferible:

Algunas de las razones por las que me gustó mucho: porque muestra a las claras que el deseo de saber e interesarse por la familia biológica no es incompatible con tener una excelente relación con los padres adoptivos; porque muestra también que reencontrarse con los orígenes da paz y no menoscaba en nada el amor de los adoptados por sus padres adoptivos; porque muestra que la adopción es la mejor reparación posible ante una desgracia, ante una pérdida inmensa, y no un cuento color de rosa; porque muestra que el amor no lo puede todo, que hay heridas demasiado profundas (pienso en el personaje del hermano adoptivo); porque muestra que sí, que es posible amar a dos madres; porque muestra el dolor inmenso de una madre que no pudo estar junto a su hijo tantos años y en medio de ese dolor, su amor es inmenso también y acepta que la madre adoptiva es tan madre como ella; porque demuestra, en suma, la incondicionalidad del amor. Me parece que es una película que va a hacer mucho bien, sobre todo va a hacer pensar a los padres adoptivos que el silencio (mi hijo no quiere saber) no siempre refleja lo que en realidad siente su hijo adoptado, que el silencio puede ocultar sufrimientos secretos. Algo que llama la atención es que a padres tan empáticos como los de la película no se les ocurriera que el comportamiento extraño de su hijo pudiera tener algo que ver con su búsqueda de orígenes, con su conflicto de identidad; nunca sacan el tema. Por otro lado, es una actitud muy habitual; en ese sentido, creo que la película hace un aporte muy positivo. En cuanto a la búsqueda, acierta en mostrar las sucesivas oleadas de obsesión, desmoronamiento, depresión, conflicto, etc. Me pareció muy realista. Así buscamos: por momentos, obsesivamente; luego, nos preguntamos para qué y abandonamos un año, volvemos a obsesionarnos, etc. Y en el camino, nos desconectamos de quienes tenemos al lado: pareja, familia, etc. La diferencia también es que el protagonista sabía que su madre se alegraría de verlo; la mayoría de nosotros, no tiene esa certeza.

Yo me sentí muy identificada, sobre todo con la angustia que provoca el proceso de búsqueda, que me parece especialmente bien mostrado en la película. Esa mezcla de sentimientos cruzados y contradictorios, esa doble culpa (sentimientos de traición hacia los padres adoptivos y sentimientos de culpa con los biológicos, por haber vivido una vida más cómoda y privilegiada que ellos, por “olvidarlos”) y sobre todo, una enorme soledad (la sensación de que nadie de nuestro entorno nos termina de entender).

En resumen: ¡vayan a verla!

 

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: